Cultura

Sin definir

Académico estudia marginalidad en el cine negro latinoamericano

Académico estudia marginalidad en el cine negro latinoamericano

Una propuesta para comprender el cine latinoamericano de los últimos treinta años, es el desafío que tiene el Dr. José Miguel Santa Cruz, académico del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA). Su investigación se inicia en marzo de este año gracias a los fondos obtenidos en la última versión del concurso Fondecyt Postdoctorado de Conicyt.

El estudio, titulado “Discursos sobre lo popular y la emergencia de un género de cine negro latinoamericano (1990 - 2010)”, parte de la idea de que “la categoría de género cinematográfico se puede aplicar a estas películas en su clave de cine negro, pero con especificidades que las diferencian de un cine equivalente producido en Inglaterra, Francia o Estados Unidos, por nombrar algunos, durante los últimos treinta años, es decir, construir dicha categoría a partir de las operaciones formales que se ven en las películas”, declara el doctor en Historia del Arte por la Universidad de Barcelona.

Esta investigación nace a partir de su tesis doctoral, en la cual se centró en las transformaciones culturales, discursivas y estéticas del cine global desde los años noventa hasta la actualidad.

“Empecé a encontrar una serie de rasgos reiterados en una serie de películas, una suerte de cine negro con vocación ‘lumpérica’, hablo desde Caluga o menta (El Nikki) de Gonzalo Justiniano, hasta Miss Bala de Gerardo Naranjo, pasando por Ciudad de Dios de Fernando Meirelles y Katia Lund, o La virgen de los sicarios (1999), de Barbet Schroeder. Películas que el académico ecuatoriano Christian León problematizó bajo la idea de ‘cine de la marginalidad’ ”, explica el Doctor Santa Cruz.

A través de este proyecto se realizará un profundo rastreo de películas, que incluye cintas de México, Brasil, Argentina, Colombia, Perú y Chile.

“Digamos que es el tronco de la producción latinoamericana de los últimos veinte años. No obstante, incorporaré películas de otros países. Pienso en una película ecuatoriana Ratas, ratones, rateros (1999), de Sebastián Cordero”, comenta.

El académico, además, está trabajando en coordinación con investigadores del Instituto de Artes del Espectáculo de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y del Instituto de Estética de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quienes también aportarán a este trabajo.

 

Cine negro

 

La categoría de cine negro nació en la crítica de cine francesa por Nino Frank, a propósito de cierta producción hecha en Hollywood de los años cincuenta, y después fue recuperada por el estadounidense Paul Schrader en los años setenta como estrategia para pensar esas películas que presentaban los bajos fondos sociales de la sociedad estadounidense, en que se entremezclaban las mafias, los detectives privados, la delincuencia, los problemas raciales, etcétera.

Según indica, la idea de negro viene tanto del clasistamente llamado “sub-mundo”, del tipo de iluminación en claroscuros y de las ambientaciones nocturnas que presentaban esas películas.

Este trabajo se traducirá en artículos académicos, en un coloquio sobre “Estética, cine, violencia en las sociedades latinoamericanas”, y en un libro. Sobre esto último señala que “Sólo en dicho formato (libro) podemos dar cuenta de la construcción de un sistema de pensamiento coherente o una estructura de análisis para pensar un problema y no solo los resultados de categorías aplicadas a unos objetos como ocurre en el 99% de los artículos, sobre todo en los que actualmente están puntuando más en ISI y SCOPUS.”

 

Mujeres como investigadoras

 

Por otro parte, el Doctor Santa Cruz aprovecha la instancia para resaltar la importancia que han tenido las mujeres en el estudio del cine. “Las investigadoras en Chile han sido bastante más relevantes para el campo de estudio local que ‘los investigadores’, pienso en Jacqueline Mouesca, Eliana Jara o Alicia Vega, incluso se podría citar hasta una precursora de las revistas de cine como Lucila Azagra —aunque no está clara que haya sido mujer u hombre—, y ahora Carolina Urrutia, Valeria de los Ríos o María Paz Peirano.”

Según detalla, buena parte del trabajo de estas investigadoras es en torno a la producción local y regional, junto a ellas destaca el trabajo de Claudio Salinas o Wolfang Bongers, por nombrar algunos, generando muy interesantes ideas sobre la producción local.

Finalmente, advierte sobre la particularidad de las humanidades. "Es bastante más importante escribir una introducción a un libro de un académico como Néstor García Canclini, Bolivar Echeverría, Renato Ortiz o Beatriz Sarlo, que 10 artículos ISI o SCOPUS. Incluso la propia medición, es decir, medir con esas categorías, ya es un tema que debería ser profundamente discutido y re-evaluado.”

“Me siento privilegiada de poder cantar en la Universidad de Santiago”

“Me siento privilegiada de poder cantar en la Universidad de Santiago”

Cantar siempre fue su pasión desde niña, entonando música popular y folclórica en sus inicios. Ya a los 14 años, Carolina Grammelstorff decidió inscribirse en una academia y estudiar canto. Fue entonces cuando comenzó la prometedora carrera de la soprano ligera, actual integrante del Coro Madrigalista de la Universidad de Santiago.

Para perfeccionarse, y aún en el colegio, ingresó al coro Crecer Cantando, del Teatro Municipal de Santiago, integrado por jóvenes y adolescentes. Una vez egresada de la Enseñanza Media, no dudó: postuló inmediatamente a la carrera de Interpretación Musical, especialidad de Canto, en la U. de Chile, donde estuvo ocho años.

“Siempre fue mi primera opción estudiar Canto, no tenía otra salida que ser cantante porque yo amo el canto, y desde niña no me veo haciendo nada más. Yo descubrí que cantaba como a los 12 o 13 años, y después ya me encantó, y quería estudiar, así que ningún interés en otra cosa”, enfatiza la soprano.

En la mitad de la carrera, en 2003, Carolina Grammelstorff decide postular al Coro Madrigalista de nuestra Casa de Estudios, donde finalmente fue aceptada.

“Se abrió una vacante en el Coro Madrigalista cuando lo dirigía Guillermo Cárdenas, en 2003. Ese fue mi primer trabajo. El primer lugar donde me abrieron las puertas fue en la U. de Santiago, por eso le tengo mucho cariño a la Universidad”, recalca.

Sin embargo, tras finalizar sus estudios académicos, viajó a España, concluyendo su primera etapa en el Coro Madrigalista. En Europa fue becada por cuatro años para perfeccionarse en la Escuela Superior de Música Reina Sofía (2008), en Madrid, una de las escuelas de canto más reconocidas de España.

En el viejo continente aprovechó de ofrecer conciertos de música de cámara como solista. A España sumó Portugal y Polonia. De vuelta en Chile, en 2012, se abrió una vacante y retornó al Coro Madrigalista de nuestra Universidad. Además comenzó a hacer clases de Canto individuales en la U. de Chile, y en un taller específico de voz de la Fundación Mustakis para niños de Puente Alto.

“El cantante lírico hace muchas cosas y uno podría ir a trabajar a cualquier parte, pero yo siempre he elegido la U. de Santiago porque el ambiente laboral y el compañerismo es muy bueno, y en otros lados uno no encuentra eso”, puntualiza.

 

Coro Madrigalista

 

En ese contexto, Carolina Grammelstorff, hoy de 37 años, casada con el tenor Gonzalo Araya, una hija, aclara que su profesión le permite cantar como solista en óperas, oratorios, conciertos de canto y piano, música de cámara, y además, pertenecer a agrupaciones menores como mayores, entre ellos los coros.

El Coro Madrigalista, fundado en 1980, es dirigido por el maestro Rodrigo Díaz Riquelme, y está integrado por 12 cantantes. Está catalogado entre las agrupaciones vocales más prestigiosas de Chile y su trabajo permanente incluye presentaciones en las Temporadas de Conciertos de la Universidad de Santiago junto a la agrupación Syntagma Musicum, y el Coro y la Orquesta de nuestra Casa Estudios.

“Lo que más hacemos y lo más interesante es el repertorio, que contiene mucha música antigua y de todas las épocas en realidad”, señala la cantante.

Entre los programas del Coro destacan “Música Coral del siglo XX”, “Cantautores de Iberoamérica” y los “Ciclos de Romances españoles y chilenos”. Estas dos últimas, fueron escritas especialmente para el conjunto, por el fallecido compositor chileno Tomás Lefever.

También, destaca el último CD de la agrupación, “Hermoso imán mío” (2014), junto al conjunto Les Carillons, cuyo uno de sus integrantes es el mismísimo maestro Rodrigo Díaz.

“Ese es el plus de estar en la Universidad, tener la posibilidad de cantar con orquesta, con el Syntagma Musicum, hacer de solista, hacer obras de cámara, ese es el fuerte de estar acá. Pero también es importante la difusión que se ha hecho del Coro”, subraya.

Y acota que “más que venir acá porque es un trabajo, la mayoría de los del coro venimos porque nos encanta la música, es por amor a la música, más que cualquier otra cosa”.

 

Desafíos

 

Para la soprano, es un privilegio cantar en el Coro Madrigalista, que a la vez le permite desarrollar su carrera como solista.

“A mí me gustaría seguir cantando en el Madrigalista y de solista. Cantar de solista para mí es un privilegio porque no todo el mundo puede. Y yo me siento una privilegiada por tener esa oportunidad acá en la Universidad de Santiago”, remarca.

También espera que el Coro pueda hacer mucha extensión en el corto plazo. “Me gustaría que pudiéramos viajar más, ir a diferentes lugares, y que hiciéramos obras grandes y poder presentarlas en diferentes lugares, incluso en los barrios de Santiago mismo”, precisa.

Asimismo, la cantante considera que sería importante para la Universidad crear una escuela de arte o de música.

“Eso sería un sueño, hacer clases acá, o a los mismos estudiantes o a gente que quiera estudiar música, sería espectacular. Pero también hay que considerar que la Universidad ya tiene algo muy valorable, que son los elencos estables, que además es muy meritorio que se mantengan”, afirma.

Dentro de sus proyectos, Carolina Grammelstorff también ha considerado internacionalizar su carrera que aparte de ofrecer conciertos en Europa, también se ha presentado en Brasil, en nuestro continente.

“En mis proyectos está viajar, hacer conciertos de música chilena y llevarlos al extranjero, y eso se puede hacer a través de postulaciones. Y también llevarlos a regiones. Entre esos proyectos está hacer algunas óperas de cámara menores, por ejemplo”, revela.

Finalmente, destaca que por su constante estudio perseverancia nunca se ha alejado del canto.

“Nunca he trabajado en otra cosa, porque además, siempre tuve las puertas abiertas acá en la Universidad de Santiago, y siempre han valorado mi trabajo. He sentido mucho apoyo, y siempre ha sido una muy linda experiencia”, concluye.

Orquesta Clásica inaugura Temporada de Conciertos de la U. de Santiago

Orquesta Clásica inaugura Temporada de Conciertos de la U. de Santiago

Conducidos por su director titular Nicolas Rauss, los músicos de la Orquesta Clásica U. de Santiago se reencontraron con su público en el arranque de la Temporada de Conciertos 2017, jornada musical en que las butacas del Aula Magna se vieron colmadas por una amplia audiencia conformada por la comunidad universitaria y público general.

El programa interpretado por el elenco estuvo dedicado al compositor alemán Ludwing Van Beethoven, con piezas que permitieron al público disfrutar de la interpretación de la talentosa pianista chilena Edith Fischer, alumna de Claudio Arrau, quien también ha consolidado su carrera en el extranjero.

Este magistral concierto inaugural de temporada contempló en su primera parte el “Concierto para piano n°1 op. 15 en do mayor”, donde Fischer hizo gala de su reconocida trayectoria internacional. Concentración, precisión y talento fueron suficientes para que la artista cautivara a un amplio público y fuera despedida con fuertes y largos aplausos.

“Como integrante del elenco, lo que sentí es una mezcla entre una entrega espontánea, como si la obra fuera actual, y a la vez el traspaso de una cultura y tradición pianística y musical muy importante trasmitida por muchos profesores, entre los cuales está Arrau. Una sabiduría en la cantidad de detalles que va muy bien con esa espontaneidad. Su manera de tocar es excepcional.”, comentó el maestro Nicolas Rauss.

Después de la pausa, el concierto continuó con “Las Criaturas de Prometeo: Selección de la Música del Ballet, Op.43”, también de Ludwing Van Beethoven, selección de 12 actos que junto con la interpretación musical del elenco chileno, fue acompañado con su correspondiente texto escrito en 1801, que cuenta la historia de dos estatuas que cobran vida y experimentan pasiones terrenales.

Esta presentación abre la Temporada de Conciertos 2017 que agrupa las fechas de los cuatro elencos de nuestra Universidad con la Orquesta Clásica, el Coro U. de Santiago, Syntagma Musicum y el Coro Madrigalista.

Las próximas presentaciones están agendadas para el 29 de marzo con Syntagma Musicum, que conmemora los 250 años de la muerte del gran compositor alemán Georg Phillip Telemann; el 5 de abril con la Orquesta Clásica; y el 13 de abril con el Coro U. de Santiago y el Concierto de Semana Santa. Todas las presentaciones son con entrada liberada y comienzan a las 19 horas en el Aula Magna de la Universidad.

U. de Santiago inicia actividades por centenario del nacimiento de Violeta Parra

U. de Santiago inicia actividades por centenario del nacimiento de Violeta Parra

A raíz de cumplirse 100 años del natalicio de la destacada artista nacional Violeta Parra, el Departamento de Extensión preparó un nutrido programa para conmemorar la ocasión, comenzando este lunes 20 de marzo con una exposición orientada a conectar su obra plástica y su poesía. 

“Contra la guerra. Lectura de una arpillera de Violeta Parra” es una exposición organizada y producida por el Departamento de Extensión de la Universidad de Santiago de Chile, y que está basada en una reproducción de la obra “Contra la guerra (1963)” de la connotada artista, con la pretensión de entregar al público algunas claves y elementos de lectura fragmentarias, surgidos de otras obras de Violeta Parra para su comprensión e interpretación.

De esta forma, se busca que los asistentes puedan hacer conexiones entre la obra plástica y la poesía de Violeta Parra. Dichas  claves para una lectura pertinente, surgen de diversos textos de la artista, como cartas, poemas y letras de canciones, las que forman parte de un trabajo investigativo realizado por el escritor, investigador y poeta, Dr. Jorge Montealegre Iturra, también director de nuestro Departamento de Extensión.

La curatoría y trabajo de la investigación de “Contra la guerra” están a cargo de Jorge Montealegre, y de Paola González Ragulin en diseño y montaje. La exposición es de acceso gratuito y estará disponible entre el 20 de marzo y el 17 de abril, para luego itinerar por diversas comunas para que sean exhibidas gratuitamente en colegios y centros culturales como la Casa de la Cultura Violeta Parra, y Centro Cultural de Cerro Navia.

La exposición, que cuenta con el patrocino del Museo Violeta Parra, incluirá un libro de comentarios que estará a disposición de los asistentes para recoger las diversas opiniones e interpretaciones tras su visita.

 

Conciertos gratuitos

 

La Orquesta Clásica Universidad de Santiago realizará tres presentaciones dedicadas al Centenario de Violeta Parra: una en el Aula Magna y otras dos en Lo Prado (ex Barrancas) y en La Reina, respectivamente, ambas comunas asociadas a la biografía de Violeta Parra. Las presentaciones de la Orquesta Clásica de la U. de Santiago son de libre acceso para el público. Dirige la orquesta Nicolás Rauss y los arreglos de temas de Violeta Parra estarán a cargo de Guillermo Rifo.

Concierto en Aula Magna: 4 de octubre. Concierto en La Reina: 18 de octubre. Concierto en Lo Prado: 11 de octubre

 

Concierto de Coro Usach

 

El Coro institucional de la U. de Santiago, dirigido por Andrés Bahamondes, ofrece un concierto basado íntegramente en la obra de Violeta Parra, abordando las composiciones, las recopilaciones y el trabajo de otros autores, basados en sus textos o dedicados a la artista. El objetivo es desarrollar un concierto que resuma la obra de la artista, abordando diversas épocas de su trabajo musical y sus diversas temáticas recurrentes. Por otra parte, es importante que gran parte del repertorio sea conocido por la audiencia, para generar cercanía y empatía del público.

En el mismo sentido, el coro abordará la interpretación con un sentido estético basado en la música popular, entregando así una señal de cercanía y respeto entre el mundo más académico, en el que habitualmente nos desenvolvemos, y el de la música más arraigada con el pueblo y con las expresiones populares más antiguas de nuestra tierra. Para generar esta cercanía, en términos auditivos, el concierto estaría acompañado por una pequeño ensamble, conformado por instrumentos propios del mundo académico (piano, flauta traversa, cello) e instrumentos habitualmente asociados a la música popular folclórica chilena y latinoamericana (guitarra, charango, quena, bombo).

 

Ciclo de documentales

 

Por último, se llevará a cabo un ciclo de documentales musicalizados por Violeta Parra, de Sergio Bravo (“Trilla”, “Mimbre”) y Giorgio Di Lauro y Nieves Yankovic (“Andacollo”). Se trata de la exhibición más un coloquio, con acceso gratuito en la sala de cine de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio de la U. de Santiago.

Universidades estatales ofrecen ciclo de cine patrimonial gratuito

Universidades estatales ofrecen ciclo de cine patrimonial gratuito

  • La exhibición de corto y largometrajes se realizará el 12 y 13 de enero de manera simultánea en distintas regiones del país, como parte de un trabajo colaborativo de las instituciones que integran la Red de Arte, Cultura y Patrimonio del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (Cuech). La muestra en Santiago considera dos espacios de gran accesibilidad: la Sala Enrique Sazié de la U. de Chile (Casa Central / Metro U. de Chile); y el auditorio René Zorrilla de la UTEM (calle Dieciocho 390 / Metro Los Héroes). Ver cartelera en nota de prensa.

 

Como parte del trabajo colaborativo que desarrollan los planteles estatales y públicos de educación superior, agrupados en el Consorcio de Universidades del Estado de Chile (Cuech), destaca la Red de Arte, Cultura y Patrimonio, instancia en la que participan las 18 instituciones integrantes.

En ese contexto, este jueves 12 y viernes 13 de enero se realizará el “Ciclo de Cine de las Universidades Estatales”, consistente en una serie de cortometrajes y largometrajes patrimoniales restaurados de los archivos históricos de los planteles, particularmente de la Universidad de Santiago, Universidad de Chile y Universidad de Talca, los que serán exhibidos gratuitamente y en forma simultánea en distintas regiones del país.

El lanzamiento se realizará en la Universidad de Tarapacá, en Arica, considerando que los rectores del Cuech se encuentran en esa ciudad como parte de sus habituales reuniones mensuales. Uno de quienes participará en el lanzamiento será el presidente de esta Red de Cultura, Arte y Patrimonio, el académico de la Universidad de Los Lagos, Eduardo Castro Ríos.

“El ciclo de cine es una actividad emblemática, de cobertura nacional, con la cual el sistema de universidades estatales genera un enorme gesto de simbolismo para la cultura nacional”, detalla. En ese sentido, agrega que corresponde a “la promoción y puesta en valor de una de las expresiones artísticas más importantes para la identidad y la historia de nuestro país, como lo es el cine nacional”.

Ciclo simultáneo y descentralizado

Como director del Departamento de Extensión de la Universidad de Santiago, el Dr. Jorge Montealegre Iturra explica que las universidades estatales trabajan en distintas coordinaciones, en una lógica de colaboración más que de competencia. “Una de ellas es esta Red de Arte, Cultura y Patrimonio, que ha permitido relacionar a las universidades en el campo artístico, dándole relevancia a cómo estas instituciones aportan al desarrollo cultural del país, con especial énfasis en el ámbito de lo local”, advierte.

Asimismo, asegura que uno de los objetivos es difundir y compartir los distintos patrimonios culturales de cada una de las universidades estatales y públicas a nivel nacional. “Parte de eso es el cine, como un patrimonio fílmico, cuyo desarrollo está muy ligado a nuestras universidades, y que es precisamente lo que se exhibirá en este ciclo colaborativo”, plantea.

Incluso, no duda en destacar el hecho de que “lo simultáneo y lo descentralizado son gestos que demuestran que efectivamente se pueden desarrollar actividades en conjunto, considerando la activa participación de distintas universidades, ya sea como sedes, productores de los documentales u organizadores”.

Colaboración e historia común

Otro activo representante en la Red de Arte, Cultura y Patrimonio del Cuech es Hugo Valenzuela Pizarro, coordinador de Programación del Departamento de Extensión del Plantel, para quien este ciclo de cine representa una posibilidad para promover la identidad cultural de las universidades estatales, al mismo tiempo que atender a todos los tipos de públicos de manera colaborativa.

“Hemos resuelto congregarnos para trabajar y facilitar estrategias y mecanismos de cooperación entre nosotros, para vincular el ámbito académico, artístico y teórico con las comunidades, tanto internas como externas”, detalla el también participante en la línea de Itinerancia y Programación de la Red.

Una actividad que se posiciona como elemento articulador entre las universidades del Estado, en el contexto del desarrollo propiamente cultural y específicamente de lo audiovisual. “Lo más importante de este ciclo de cine es el sentido de colaboración y trabajo en red, donde los documentales muestran nuestra historia común, como universidades y como país”, asegura Valenzuela.

En ese sentido, uno de los objetivos es desarrollar una programación a largo plazo, a través de distintos tipos de expresiones, sin descuidar las actividades que se vayan consolidando. “Nos proponemos fortalecer lo que ya exista y paralelamente implementar de manera colectiva otras posibilidades culturales que ya se desarrollan en nuestras universidades”, proyecta.

Cortos y largometrajes

En cuanto a las exhibiciones en la Región Metropolitana, el jueves se presentarán en la Sala Enrique Sazié de la Universidad de Chile los cortometrajes “La maleta”, “Río Lauca”, “Ríos patagónicos”, “La Ermita del Socorro”, además del largometraje “El gran Circo Chamorro”. Mientras que el viernes, en el Auditorio René Zorrilla de la Universidad Tecnológica Metropolitana, será el turno para los cortometrajes “El sueldo de Chile”, “Compromiso con Chile”, “Hombres de hierro”, Registro 11 de septiembre de 1973”, junto al largometraje “Historias de lagartos”. En ambos casos a partir de las 19:00 horas.

Cabe destacar el “Registro 11 de Septiembre de 1973”, material audiovisual original, filmado en 16mm color y sin editar, realizado por el cineasta Juan Ángel Torti los días 11, 13 y 14 de septiembre de 1973, entre cuyas imágenes se observa la Casa Central de la Universidad Técnica del Estado, actual Universidad de Santiago de Chile, bombardeada por fuerzas militares.

Todo esto, como parte del ciclo de itinerancia que incluye diversas actividades culturales que la Red de Arte, Cultura y Patrimonio del Cuech tiene programadas para este año.

Grupo de Música de Cámara cierra exitoso ciclo 2016 con extenso concierto

Grupo de Música de Cámara cierra exitoso ciclo 2016 con extenso concierto

  • El Grupo de Música de Cámara de la Universidad, conformada por 15 ejecutantes de diversos instrumentos y con dilatada experiencia en orquestas juveniles, ofrece este martes (19 horas), en la Sala de las Artes Víctor Jara, un repertorio que incluye temas interpretados en su comentada presentación durante la tradicional fiesta de La Tirana (16 de julio). El director de la agrupación, profesor Ernesto Parra Navarrete, destaca el rol de nuestra Casa de Estudios como promotora de la cultura. “Es una de las pocas instituciones que hace una difusión masiva de las artes, en especial de la música”.

 





Este martes 10 de enero a las 19:00 horas el Grupo de Música de Cámara de los Elencos Vocacionales Artísticos del Plantel cerrarán el ciclo 2016 ofreciendo un concierto absolutamente gratuito en la Sala de las Artes Víctor Jara.

La agrupación de 15 músicos mostrará un extenso repertorio que incluirá algunos temas interpretados en la presentación de la tradicional fiesta de La Tirana, en la región de Tarapacá en julio del año pasado.

El director del Grupo de Música de Cámara de la Vicerrectoría de Apoyo al Estudiante (Vrae) de nuestra Casa de Estudios, profesor Ernesto Parra Navarrete, destaca el rol de la Universidad de Santiago como promotora de la cultura.

“Siempre he respetado mucho a la Universidad de Santiago, porque es una de las pocas instituciones que hace una difusión masiva de las artes, en especial de la música. Si bien hay otras universidades que tienen una mayor infraestructura, el acceso es mucho más restringido. En el caso de la U. de Santiago, por ejemplo, los conciertos de la Orquesta Clásica son totalmente gratuitos”, indica.

Respecto a la función de los Elencos Vocacionales en el terreno musical, el profesor Parra señala que “es muy novedoso porque el propósito es fortalecer la personalidad del estudiante, para darle más disciplina, y para que se sientan interpretados dentro de la Universidad. En cuanto al nivel técnico de los muchachos, la verdad es que me ha sorprendido, tienen mucho talento”, enfatiza.

La Tirana

En octubre pasado, el grupo se presentó en la semana de los Elencos Vocacionales que tuvo como eje principal la vida y obra del fallecido cantautor nacional Víctor Jara. Allí interpretaron “El cigarrito”, del músico chileno, y otras melodías como la banda sonora de la serie “Game of Thrones” compuesto por el alemán Ramin Djawadi, de la película “West side story” (Amor sin barreras) de Leonard Bernstein, y algunas composiciones de Johann Sebastian Bach.

Sin embargo, destacó la presentación de entonaciones relativas a la celebración religioso-folclórica de la tradicional festividad de Nuestra Señora del Carmen de La Tirana, como “Reina del Tamarugal” y “Rocío de la Pampa”, que parte del grupo había interpretado en el norte del país.

En La Tirana participaron seis músicos de la agrupación, todos elegidos por el profesor Ernesto Parra, quien fue invitado especialmente por la organización: Christian Gabriel An der Fuhren Flores, Pablo Alcayaga Burdiles, Mauricio Marchant Mamani, Daniel Moreno Maluenda, Francisco Javier Rivera Reyes, y Konstanz Marcela Kuschel Baez, quienes acompañaban musicalmente las eucaristías organizadas para la festividad.

“Antes, la misa central estaba constituida soo por instrumentos de viento (bronces y trompeta) y percusión, y en 2016 se incorporó música de cuerdas frotadas (violines, viola, chelo y contrabajo), y nuestro grupo fue parte de la fila de cuerdas que intervino en las distintas ceremonias”, explica el profesor Parra.

La primera presentación se realizó en la víspera del Día de la Virgen, la noche del 15 de julio, ante más de 250.000 personas.

“Posteriormente, hubo presentaciones en las misas masivas del día siguiente, tanto para saludar el rito de salida e inicio de la procesión de la virgen del Carmen en el transcurso de la mañana, como la llegada de la virgen durante la noche, ocasión en que nuevamente se reúne un número cercano a la festividad de la noche anterior”, comenta el director del grupo.

Asimismo, junto a otros músicos, ofrecieron a la comunidad que asiste a las festividades, dos conciertos durante la semana de actividades en el pueblo de La Tirana. La iniciativa se financió tras la adjudicación de un Fondo Ventanilla abierta del Consejo de la Cultura, y un aporte realizado por la Vicerrectoría de Apoyo al Estudiante (Vrae) de nuestra Corporación.

Por quinto año consecutivo la Radio de la Universidad se adjudica un FONDART

Por quinto año consecutivo la Radio de la Universidad se adjudica un FONDART

  • El Fondo, otorgado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, permitirá  que “Escena Viva”, espacio conducido por los periodistas Muriel Riveros Sierra y Pablo Medel Valdés, amplíe  su  presencia con estudios móviles a través de diversas comunas del Gran Santiago y, ofrezca en Internet la señal Clásica Escena Viva. El programa continuará así por su senda de ofrecer a los artistas emergentes y consagrados la posibilidad de dar a conocer sus  trabajos y aportes a la escena musical.  

 





“Este nuevo Fondo para el Fomento de la Música Nacional, ratifica una vez más que el proyecto que iniciáramos en 2013 cuando, por entonces, nos comprometíamos con la difusión de música chilena, ha sido valorado pues en los años sucesivos hemos ido consolidando ‘Escena Viva’, espacio único en la radiotelefonía nacional que ofrece, particularmente, a nuestros artistas emergentes y consagrados la posibilidad de dar a conocer sus trabajos y aportes a la escena musical. De este modo, el talento musical se toma las tardes en un encuentro con voces calificadas como son Muriel Riveros y Pablo Medel, los conductores, quienes cuentan con un equipo de productores y técnicos de primer nivel”.

Así señala la directora de nuestra emisora, Gabriela Martínez Cuevas, quien promueve y apoya la participación a fondos concursables, tras haber participado (2013) en un seminario organizado por Radio Universidad Federico Santa María y dirigido a los directores de las radioemisoras universitarias, en el que se dan a conocer las variadas líneas de participación que ofrece el Fondart .

“Escena Viva”, ofrece música en vivo tanto de bandas, como solistas nacionales, desde las 19:00 horas por la 94.5 FM, 124 AM y por la señal online www.radiousach.cl.

El pre proyecto fue diseñado por la directora Martínez  y el equipo integrado por los periodistas de “Escena Viva”, donde a los ya mencionados conductores se añade la productora Antonella Galarce más el jefe de la Unidad de la Radio, Arturo Harlen, trabajaron sobre esta base y fue presentado al Fondo de la Música del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, a través de la Corporación Cultural Universidad de Santiago de Chile.

 “La Escena se toma la Región Metropolitana”

Este es el nombre del proyecto y resume lo que será el programa en 2017 con estudios móviles para trasmitir música en vivo desde diversas comunas de la capital.

Este año el programa salió al aire desde el Museo de la Memoria, el Teatro Municipal de San Joaquín, el Teatro Municipal de Lo Prado, la SCD de Bellavista, con entrada absolutamente liberada. Con el proyecto se sumarán nuevas comunas como Recoleta, Peñalolén y Pedro Aguirre Cerda.

El jefe de la Radio, Arturo Harlen, plantea que la adjudicación del Fondo permite “una gran apuesta, idea de la Directora, pues pondremos al aire la señal Clásica Escena Viva, cuyo objetivo principal es convertirse en un nuevo espacio de difusión online (24 H) amplio e inclusivo para la música chilena, orientado a un público juvenil, usuario de Internet y redes sociales (RRSS). Habrá muchas novedades”.

En esta misma la directora Martínez plantea que es “un enorme desafío para el que hemos comenzado a prepararnos, pero están las competencia y el talento del equipo que ideó un proyecto que esperamos lanzar en abril. Radio Universidad de Santiago, volverá a sorprender con esta nueva señal y lo hacemos con un programa que cuenta con la preferencia de los amantes de la música chilena y el reconocimiento de la crítica especializada”.

Los conductores históricos

La directora, no deja de resaltar el trabajo comprometido del equipo, donde las caras más visibles son los conductores, quienes, a su juicio, han dotado a Escena Vida del sello identitario que lo caracteriza. “No sólo tienen carisma, sino un conocimiento experto que es reconocido en la escena  musical, por lo mismo son invitados como jurado a uno de los concursos más relevantes de la industria: los Premios Pulsar”.

La periodista Muriel Riveros Sierra, recuerda la evolución de “Escena Viva” a través de los años, remarcando que “ha sido un viaje, una experiencia muy relevante para todos nosotros, pues  cada año ha ido creciendo más y más. El primer año se realizó solo en el estudio, en 2015 comenzamos a salir poco a poco, primero a la sala SCD de Bellavista, y ya con el Fondart que aplicamos este 2016 pudimos potenciar el trabajo social con distintos espacios como la Corporación Cultural de San Joaquín, la Fundación Centro Cultural Lo Prado, y el Museo de la Memoria”, indica.

“Escena Viva” también es transmitido por radios comunitarias como Galactika de El Tabo, y Arcoíris de Coyhaique, que han llevado programa fuera de los límites de la Región Metropolitana.

Por su parte, el periodista Pablo Medel, enfatiza  que  el programa ha sido visitado por grandes artistas de la escena musical nacional.

“Hemos tenido artistas desde Inti-Illimani y Quilapayún, hasta los más emergentes como María Colores, Nano Stern, Banda Conmoción, Sinergia, y otros más históricos y consagrados como Emociones Clandestinas, Upa, Mauricio Redolés, Sol y Lluvia y Santiago del Nuevo Extremo”.

A su vez, remarca que el propósito del programa es dar cuenta de todos los estilos musicales posible “como folclore, rock, jazz, cumbia, pop, hip-hop, incluso música romántica, y cantautores. Para ser un programa transversal como queremos, se necesita sacarse los prejuicios y las etiquetas, y tratar de dar cuenta de la totalidad de lo que está pasando en la música chilena”.

Además de la transmisión habitual de 19:00 a 20:00 de lunes a viernes, el programa se repite desde la 1:00 de la mañana, y los sábados desde las 16:00 horas, siempre por las ondas de radio U. de Santiago, 94.5 FM y 124 AM y www.radiousach.cl.
 

Sale a circulación “Cantatas del Café”, placa de la Orquesta Clásica del Plantel

Sale a circulación “Cantatas del Café”, placa de la Orquesta Clásica del Plantel

  • El registro, que contiene las obras “La vida maravillosa y burlesca del Café”, del compositor y músico argentino Jorge Pepi-Alós, y la “Cantata del Café”, del compositor alemán Johann Sebastian Bach, fue dirigido por el maestro Nicolas Rauss. “Nuestra Universidad tiene la vocación para dar clases a través de las artes y de la difusión cultural, en este caso, a través de un disco”, sostiene el director de la Orquesta Clásica de la Institución.

 





En una ceremonia celebrada en el Salón de Honor del Plantel fue presentado el disco compacto “Cantatas del Café”, álbum interpretado por la Orquesta Clásica de la Universidad de Santiago, junto a solistas invitados, todos bajo la dirección del maestro suizo Nicolas Rauss.

El registro, que contiene las obras “La vida maravillosa y burlesca del Café”, del compositor y músico argentino Jorge Pepi-Alós, y la “Cantata del Café”, del compositor alemán Johann Sebastian Bach, contó con el financiamiento del Fondo de la Música 2016 del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) a través de la Corporación Cultural de la Universidad de Santiago.

Como solistas vocales participaron la soprano Madelene Vásquez, el bajo-barítono Ramiro Maturana y el tenor Alexis Exequiel Sánchez.

El director del Departamento de Extensión del Plantel, Jorge Montealegre Iturra, destaca la iniciativa del maestro Rauss, de rescatar y registrar las obras del disco.

“A mi juicio es un gesto muy significativo, que ojalá tenga mayor proyección, de apertura de nuestros elencos a la música latinoamericana contemporánea y de rescate de nuestros compositores activos y vigentes”, señala.

Y agrega que “lo importante es cuando el proyecto deja de serlo porque ya es una realidad: en este caso un disco, que debe ser completado por la audiencia generosa de quienes se dispongan a escuchar y disfrutar la música”.

Por su parte, el director de la Orquesta Clásica de la Universidad de Santiago, maestro Nicolas Rauss, rescató el actual momento de la agrupación.

“La Orquesta de la Universidad de Santiago se encuentra en un muy lindo progreso y en un muy lindo momento, y con el disco se trata de cristalizar su presencia a través de una obra que es contemporánea y que es muy de su repertorio como Bach”, comenta.

Aclara que a pesar que el público de la música contemporánea es reducido, pero apasionado, “queríamos tratar de ampliarlo a personas que no se atreverían a escuchar música contemporánea, como la cantata de Bach, pero quizás al escucharlo se podrían dar cuenta que también es un mundo interesante”.

Asimismo, el maestro Rauss destaca que a través de este tipo de iniciativas la Universidad demuestra que está en una posición de lanzar nuevos proyectos que remezan el ambiente cultural.

“Creo que es una vocación de la Universidad de Santiago abarcar cualquier tema y dar clases a través de las artes y de la difusión cultural, en este caso a través de un disco”, precisa.

Muy buen resultado

En tanto, el compositor argentino Jorge Pepi-Alós se manifestó emocionado por el disco, afirmando que rara vez todo coincide “para que las cosas resulten en un cien por ciento, y con un resultado muy bueno”.

“Aprovechamos que se dio una conjunción de diferentes estratos donde todos están implicados positivamente, desde la Universidad, la organización, el ambiente de la orquesta y del mismo maestro Rauss, y los cantantes, que tuvieron un entusiasmo increíble para que esto trascendiera”, enfatiza.

Pepi-Alós, sostiene que ya había realizado dos conciertos con la Orquesta Clásica, “y por ello se generó un ambiente muy bueno, y un trabajo serio. Eso se nota y se escucha. De hecho, en el último movimiento pudimos tomar casi 260 compases sin ninguna separación, como si fuera un concierto donde todo está perfecto”.

De igual manera, el músico adelantó que continuará trabajando proyectos en común con la orquesta del Plantel.

El proyecto es auspiciado y difundido por radio Beethoven, representada en el lanzamiento por el periodista Álvaro Gallegos Marino.

“Este disco se publica en un momento muy oportuno, porque da cuenta del actual estado de salud de la Orquesta Clásica de la Universidad de Santiago y de su repertorio. En el disco se produce un diálogo entre la modernidad y la tradición, y es un signo del proyecto que lidera el maestro Rauss, que implica darle cabida a los compositores de nuestro medio”, indica Gallegos.

Finalmente, el director ejecutivo de la Corporación Cultural del Plantel, Pablo Gutiérrez Verdi, destaca que el proyecto habla del trabajo que ha desarrollado la Corporación Cultural de la Universidad, dado que ha ido incrementando sucesivamente su gestión de proyectos, fondos concursables, acompañado de una capacidad para la generación de vínculos con instituciones externas.

“Si en 2015 se postularon 15 proyectos, este año se participó en 22 fondos concursables, de entre los cuales destaca la adjudicación del programa de Apoyo a Orquestas Profesionales del Fondo de la Música 2016, proyecto que presenta la Orquesta Usach a través del Departamento de Extensión, y que entra en ejecución en el mes de diciembre”, sostiene.

Dicho proyecto permitirá durante el 2017 trasladar la Temporada de Conciertos de la Universidad a distintas comunas de la capital, impactando significativamente en el fortalecimiento del acceso a la cultura a través de la descentralización de nuestros conciertos gratuitos, explica Gutiérrez.

Nicolas Rauss, director de la Orquesta Clásica del Plantel: “En esta Universidad encontré mi lugar”

Nicolas Rauss, director de la Orquesta Clásica del Plantel: “En esta Universidad encontré mi lugar”

  • Antes de incorporarse a nuestra Institución, el maestro suizo estuvo a cargo de las orquestas de Mendoza y Rosario. “Me identifico mucho con nuestra Orquesta. Posee un muy buen estilo y tiene un alto nivel de autoexigencia con una mentalidad de orquesta juvenil, lo que se refleja en los conciertos”, destaca.

 





Son las 19:08 horas de un día miércoles. Los aplausos del público que repletan el Aula Magna de la Universidad de Santiago surgen espontáneos ante la aparición del maestro Nicolas Rauss. Vestido completamente de negro, el director saluda sobre el escenario. Luego, de pie ante sus partituras, se enfoca en los músicos de la Orquesta Clásica del Plantel. Y también en los integrantes del Coro, quienes se encuentran en los asientos laterales del edificio. Todo está listo para el estreno de la ópera "Orfeo y Eurídice", del compositor alemán Christoph Willibald Ritter von Gluck.

“Siempre sufrí mucho con los instrumentos. Hasta el día de hoy no soy capaz de alinear ocho semicorcheas seguidas. Es un problema de motricidad fina”, reconoce Nicolas Rauss. Y si bien cuenta con un piano en una pequeña oficina frente al Departamento de Extensión, advierte que tampoco es cercano a la composición. “A los catorce años compuse algunas obras, pero nunca logré terminarlas. Mi manera de componer es a través de la dirección”, explica.

Habla muy bien francés y castellano, además de un poco de alemán, italiano e inglés. Y si bien solo posee la nacionalidad suiza, donde nació hace 56 años, posee documentación de Uruguay, Argentina y Chile. “Me siento más bolivariano que cualquiera. Sudamérica es un continente de una belleza cultural y étnica formidable. Lo siento como mi propio continente”, asegura.

De Beethoven a la dirección orquestal

En su casa de Ginebra, su mamá tocaba el piano y su papá, la flauta. Ninguno de manera profesional. “Escuchaban música y, además, mi madre hablaba de música. Esto de manera muy cerrada respecto del rock y el pop. Por ejemplo, recién conocí al grupo The Beatles a los 25 años, después de la muerte de John Lennon, cuando viajé a Sudamérica”, recuerda.

Junto a sus tres hermanos, creció en un ambiente que rápidamente lo llevaría a interesarse por la música clásica. “El 'clic' fue Ludwig van Beethoven, con su Sinfonía Pastoral”, revela. Nicolas Rauss tenía diez años y cursaba la educación primaria. “Para mí la música solo era Beethoven y exclusivamente sus sinfonías y oberturas con orquesta. No los conciertos, ni las sonatas y tampoco los cuartetos. Estaban hartos en mi casa”, relata.

Junto con descubrir la música del compositor alemán Felix Mendelssohn, asisitía a conciertos y estudiaba partituras. “A esa edad ya quería dirigir, pues me interesaba la música orquestal de varios autores”, afirma. Y si bien dentro del Conservatorio de Música de Ginebra primero debió pasar por la dirección coral, su objetivo era la dirección orquestal. De hecho, a los 17 años comenzó a investigar sobre Johann Strauss, Anton Bruckner, Jean Sibelius, Bohuslav Martinu y todos los compositores post románticos.

Los inicios de su carrera sudamericana

A fines de 1984 Nicolas Rauss decidió trasladarse a Uruguay, luego de terminar sus estudios en el Conservatorio. “Me enamoré de una uruguaya que estudiaba órgano y dirección coral, también en Ginebra, con quien me casé”, detalla. Hoy, divorciados, tienen una hija que vive en Suiza, donde realiza una maestría sobre canto, y un hijo en Uruguay que toca la guitarra. Además, una nieta.

“Intenté regresar a vivir a Suiza, pero finalmente me quedé en Sudamérica. Si bien volví a Europa a realizar algunos cursos, aquí comencé a hacer mi carrera, entre Uruguay, Argentina y Chile”, rememora. Precisamente a mediados de los '90 se instala en Argentina, donde, a través de la música, conoce a la que sería su segunda esposa. Con ella, profesional de la flauta, tiene una hija de 19 y un hombre de 17 años. Este último, baterista. “Mis cuatro hijos se relacionan muy bien entre ellos, a pesar de las distancias”, revela con satisfacción.

Es entonces cuando comienza a dirigir de manera titular las Orquestas de Mendoza y Rosario. Y también una orquesta en Uruguay, como director principal invitado. A esto se suma su relación musical con Chile, a partir de 1999. “Fue un reemplazo en Temuco y Valdivia para dirigir la Novena Sinfonía de Beethoven con la Orquesta Sinfónica, invitado por su director David del Pino, que también dirigió en la Universidad de Santiago”, comenta.

Mientras participaba como director invitado del Departamento de Música de la Universidad Católica, su relación con la Orquesta Sinfónica de Chile, entre 2005 y 2007, se estrechaba aún más. Algo similar se repitió entre 2012 y 2013, periodo en el que Nicolas Rauss comenzó a frecuentar la Universidad de Santiago. Paralelamente, continuaba dirigiendo de manera titular la Orquesta de Rosario.

Más música en las escuelas públicas

En 2015 toma una importante decisión: instalarse en Santiago para dedicarse a tiempo completo a la Orquesta Clásica del Plantel. “No funciona tener dos orquestas titulares, y no solo por una cuestión de tiempo. Es algo de afectividad. Uno pone su afecto en la orquesta titular. De alguna manera, en esta Universidad encontré mi lugar”, asegura.

“Esta Orquesta es de un tamaño ideal”, agrega, argumentando que cuenta con un formato y un repertorio muy interesantes. “Me identifico mucho con esta Orquesta. Posee un muy buen estilo y tiene un alto nivel de autoexigencia con una mentalidad de orquesta juvenil, lo que se refleja en los conciertos”, valora el director.

Y así como plantea la deuda que tiene el país con la educación pública, destaca que la Orquesta de la Universidad de Santiago es la única del sector poniente en la ciudad. “Tenemos la misma tarea de la Universidad en cuanto a aportar conocimientos a una gran zona. En nuestro caso, a través de la música”, explica.

Y si se trata de la contingencia, no duda en referirse a las erróneas políticas públicas respecto de la música. “¿Por qué en las escuelas enseñan un lenguaje escrito y no uno musical? ¿Por qué tantas horas dedicadas a entender teoremas y tan pocas a comprender la expresión artística?”, pregunta. La respuesta radica en la necesidad de introducir más música en los establecimientos, proponiendo algo muy concreto. “Cinco minutos diarios donde los estudiantes escucharan en silencio, en la sala de clases, distintos estilos musicales”, exige.

En ese contexto, la reciente adjudicación de un Fondart permitirá que la Orquesta visite durante el próximo año distintas comunas de la Región Metropolitana. Incluso, compartir escenarios con orquestas integradas por niños y jóvenes. “Nuestro trabajo tendría un sentido mayor si es que aumenta la música en las escuelas”, anticipa.

Interpretar la esencia a través de la partitura

Nicolas Rauss reconoce no disponer de ninguna colección de música. “En ningún caso representan íconos para mí. Es algo muy abstracto. Solo he tenido un pequeño busto de Beethoven que me regaló una profesora a los once años. De hecho, escucho muy poca música. Solo se trata de un valor testimonial”, advierte.

Y es que para el director suizo, lo esencial está en la partitura. “No es la obra, sino que un código a través del cual debo llegar hasta la idea abstracta que pudo haber generado el compositor. No es la música. Solo una expresión de ella puesta en código”, detalla. “Lo fascinante es interpretar las sensaciones que tuvo el autor, como si fuera la primera vez. Que no sea una pieza de museo, sino que una vivencia de ahora. Hacer latir el corazón de un papel”, añade.

Recientemente dirigió la Orquesta y el Coro del Plantel en “Cámara a toda Orquesta”, concierto al aire libre en plena Alameda. “Hubo gente que incluso se levantó a bailar vals”, recuerda. Un formato similar que se repetirá el próximo 21 de diciembre, cuando la Orquesta ofrezca un concierto frente a la Casa Central de la Universidad.

Además, destaca la publicación en formato de CD de las obras “La cantata del café”, de Johann Sebastian Bach, y “La vida maravillosa y burlesca del café”, del compositor y académico de la música Jorge Pepi. Un material discográfico editado por la Corporación Cultural Universidad de Santiago de Chile y financiado por el Fondo de la Música del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

The Beatles, Queen y cuentos sudamericanos

Sus viajes entre Santiago y Mendoza son frecuentes. “Es increíble cómo hablando el mismo idioma, las mentalidades son tan alejadas. Hoy es casi más distinto un argentino de un chileno, en cuanto a idiosincracia, que un alemán de un italiano. Es algo muy curioso”, plantea Nicolas Rauss.

Cada cierto tiempo viaja a Ginebra a ver a su mamá, quien a sus noventa años todavía toca el piano con amigas. En esa misma ciudad viven sus tres hermanos, quienes en algún momento también se han relacionado con la música. También mantiene contactos y visitas con orquestas de Brasil, Uruguay y Alemania. En este último caso, una orquesta juvenil del Estado de Baviera.

Hace dos años y medio vive en el Barrio Yungay, muy cerca de la Universidad de Santiago. Disfruta del fútbol, aunque asegura que nunca podría apoyar a un equipo como una expresión de nacionalismo. “Eso es muy suizo, considerando su ubicación geográfica. Hemos aprendido a perder el nacionalismo pasional”, asevera.

Junto a The Beatles, también destaca al grupo Queen. “Tengo un ídolo en la música rock: Freddy Mercury”, asegura. En cuanto a la literatura, se define como un lector de cuentos, con autores como el argentino Jorge Luis Borges, el uruguayo Eduardo Galeano y el peruano Mario Vargas Llosa. De los chilenos, Pedro Lemebel, Isabel Allende y José Donoso. Y también el francés Guy de Maupassant.

Y si bien su nicho es la música clásica, reconoce que indagar en nuevas tendencias musicales le permite, en el caso de la dirección, acceder a otras posibilidades. “Abre la corporalidad, sin dejar de lado la música a la que me dedico. Excepcionalmente he dirigido el concierto de Víctor Jara Sinfónico y en Argentina un concierto con un grupo de rock”, resalta. Incluso, dentro de la música clásica, su interés se centra en lo menos convencional. “Por supuesto que rescato cosas de lo que escucha el público más comercial, pero también busco más allá de lo conocido”, concluye.

 

Orquesta Clásica y Coro del Plantel estrenan exitosa ópera Orfeo y Eurídice

Orquesta Clásica y Coro del Plantel estrenan exitosa ópera Orfeo y Eurídice

  • Con un Aula Magna repleta, la obra del compositor alemán Christoph Willibald Ritter von Gluck fue presentada en un inédito formato. “Es muy interesante esta idea de una ópera con una apuesta no habitual de mimos, quienes doblan a los personajes que interpretan los cantantes”, explica Nicolas Rauss, director de la Orquesta Clásica. El espectáculo se presentará nuevamente el 7 de diciembre a las 19:00 horas.

 






Este miércoles fue estrenada la ópera “Orfeo y Eurídice”, del compositor alemán Christoph Willibald Ritter von Gluck, en su versión original de París de 1744, protagonizada por la Orquesta Clásica de la Universidad de Santiago de Chile, dirigida por el maestro Nicolas Rauss, junto al Coro del Plantel, bajo la dirección de Andrés Bahamondes.

Se trata de una producción artística que ofrece una novedosa puesta en escena, pues además de la Orquesta y el Coro, incluye al tenor Rodrigo del Pozo, en el rol de Orfeo, y a las sopranos Paulina González y Carolina Grammelstorff, como Eurídice y Amor, respectivamente.

Junto a ellos, se suma el trabajo de la Compañía de Mimos Corpus Movens, dirigida por Leopoldo Martínez, quien interpreta al Barquero, además de Gabriel Riquelme (Orfeo), Juliette Tillería (Eurídice) y Daniela Pacheco (Amor y Furia).

Una propuesta diferente y excepcional

Luego de la presentación, el maestro Nicolas Rauss explicó que “gracias a que tenemos el contacto con un gran tenor chileno, que es Rodrigo del Pozo, quien posee notas agudas, entonces podemos ofrecer la versión original, por primera vez en Chile, y que Gluck escribió para París en 1774”.

Asimismo, resaltó lo que considera una propuesta muy diferente a lo ofrecido habitualmente. “Es muy interesante esta idea de una ópera con una apuesta no habitual de mimos, quienes doblan a los personajes que interpretan los cantantes”, explicó el director de la Orquesta Clásica.

En ese sentido, aseguró que “es una propuesta excepcional que estuvo muy bien acompañada por la gente, lo que demuestra que incentivar con algo distinto realmente resulta muy interesante para los asistentes”.

Vinculación entre comunidad interna y externa

Uno de los tantos asistentes al estreno fue la Vicerrectora de Vinculación con el Medio del Plantel, Dra. Karina Arias Yurisch, quien destacó la presentación por tratarse de “un espectáculo de primer nivel, de gran calidad, que nos enorgullece tener como Universidad de Santiago”.

Además, resaltó la gran concurrencia de integrantes tanto de la comunidad universitaria como del público en general. “Estas son las instancias que nos permiten mantener un contacto directo con la comunidad, en este caso, desde un diálogo artístico”, resaltó.

Por su parte, el coordinador de los elencos vocacionales, Rodrigo Díaz Riquelme, explicó que el concierto representa un hito para la programación de la Orquesta y Coro. “Es la primera vez que se realiza una ópera íntegra con producción nuestra. Es algo para pensar respecto de las futuras programaciones, en cuanto a ofrecer espectáculos de similares características, considerando que la gente lo disfrutó mucho”, advirtió.

Cabe destacar que la ópera se presentará nuevamente el próximo 7 de diciembre a partir de las 19:00 horas, también en el Aula Magna de la Universidad de Santiago de Chile, sumándose a las aproximadamente cuarenta presentaciones que han ofrecido los distintos elencos durante este año.
 

Páginas

Suscribirse a RSS - Cultura