Infraestructura

Español

Inauguran obras de remodelación de Gimnasio de la ex EAO

Inauguran obras de remodelación de Gimnasio de la ex EAO

  • Se reacondicionaron los muros y se reemplazó el antiguo piso de parqué por una moderna carpeta especialmente diseñada para ofrecer seguridad a los estudiantes que practican deportes.


Este martes (26) se realizó la ceremonia de reinauguración del gimnasio de la EAO luego que se terminaran los trabajos de remodelación de sus muros, suelo y en la piscina.

A la ceremonia de presentación asistió el rector de la U. de Santiago, Juan Manuel Zolezzi, el vicerrector de Apoyo al Estudiante, Manuel Arrieta y el director del Departamento de Gestión del Deporte y Cultura, Sergio Garrido, quienes valoraron el nuevo estado del recinto.

El gimnasio de la EAO es uno de los lugares más antiguos de la U. de Santiago. No se sabe con exactitud el momento de su construcción pero sí hay seguridad en que hace casi 100 años viene acogiendo a generaciones de estudiantes que practican deportes como el básquetbol, el voleibol, el judo o el karate.

El paso del tiempo tuvo su efecto sobre la estructura del gimnasio. El suelo y los muros que habían soportado terremotos y el uso frecuente por parte de centenares de estudiantes, ya se encontraban deteriorados.

Sergio Garrido comenta que, al observar estos problemas, “estuvimos preocupados de hacer gestiones para conseguir los recursos que, finalmente, se obtuvieron por muchos lados. Para cambiar el piso hubo aportes de la Sociedad de Desarrollo Tecnológico de la U. de Santiago, de la Facultad de Ciencias Medicas, del Departamento de Gestión del Deporte y Cultura, y del Preuniversitario”.

En el suelo del recinto se retiró el antiguo parqué que era riesgoso para los deportistas y se reemplazó por una moderna carpeta de origen holandés, especialmente diseñada para ofrecer seguridad a quienes la utilicen.

“Una vez que se cambió el piso - señala Garrido -, tuvimos que pintar los muros y para eso las autoridades de la Universidad aportaron con todos los recursos necesarios. Eso nos tiene muy contentos”.

La piscina que se encuentra a un costado del gimnasio también fue reacondicionada. Así lo detalla el administrador de recinto deportivo, Mario González.

“Se arregló la estructura de las paredes, se instalaron ventiladores que lanzan aire frío y descongestionan el ambiente, se puso un reloj digital, extractor de aire y un nuevo sistema de control de temperatura de piscina”, explicó el administrador.

“Además - agrega González - en la base de la piscina se cambiaron los filtros que eran un sistema muy antiguo y se recompusieron los azulejos del fondo. Esta es una de las pocas piscinas con azulejos en el país”, indica.

Por otro lado, el vicerrector de Apoyo al Estudiante, Manuel Arrieta, destacó que “todos estos avances se enfocan en mejorar la calidad de vida del estudiante”.

“Seguimos en un plan constante de mejora de espacios para el bienestar de la comunidad y para que los estudiantes hagan sus actividades, sus cursos, sus deportes y entrenamientos en un recinto adecuado, amigable y de buena calidad”, señala el vicerrector.

Sergio Garrido concluye haciendo un llamado a los estudiantes para que aprovechen el gimnasio y la piscina y se inscriban en los cursos que están disponibles.

“Sé que los estudiantes van a cuidar este recinto, ellos siempre cuidan mucho su entorno. Así que están todos invitados a hacer deporte e inscribirse en las diferentes actividades que organiza el Departamento de Gestión del Deporte y Cultura”, concluye Garrido.

Por Álex Araya.

Rescatan patrimonio de la EAO para las nuevas generaciones de estudiantes

Rescatan patrimonio de la EAO para las nuevas generaciones de estudiantes

  • En el marco de los trabajos de recuperación del patrimonio y habilitación de nueva infraestructura de la Universidad, la ex Escuela de Artes y Oficios y sus alrededores ha experimentado un cambio histórico, que no se había visto en 40 años. Con una importante inversión, correspondiente al presupuesto universitario 2013, en el tradicional edificio se han reacondicionado salas, patios, pasillos y su Aula Magna, haciendo honor a su categoría de patrimonio cultural.


El emblemático sector de la Escuela de Artes y Oficios (EAO) de la U. de Santiago ha experimentado un cambio histórico. A través de una importante inversión, correspondiente al presupuesto universitario 2013, se remodelaron salas y diversas zonas del campus con miras a mejorar la calidad de vida estudiantil.

La EAO, en específico, es el sector de la Universidad con una historia más dilatada. Fue en 1886 cuando se asignaron, en lo que era Avenida Chuchunco –actual Ecuador–, los terrenos para la construcción de este edificio que hasta hoy acoge a miles de estudiantes y académicos.

El vicerrector de Apoyo al Estudiante, Manuel Arrieta, asegura que este trabajo, que implica la recuperación de un legado patrimonial, arquitectónico e inmaterial, se ha hecho “pensando en los estudiantes”.

“Es complicado conservar lo antiguo y a la vez modernizar, por eso este trabajo se ha hecho con muy buen gusto y con respeto por la estructura histórica”, señala Arrieta.

El vicerrector explica que, en específico en el sector EAO “todas las salas se pintaron y se habilitaron con equipos audiovisuales; se instalaron telones y data-show, las ventanas volvieron a su madera original, se les puso vidrio más grueso y se implementó un sistema para oscurecerlas”.   

Arrieta, en ese contexto, llamó a los estudiantes –que ingresan oficialmente hoy lunes 18 de marzo- a hacer buen uso de las instalaciones, sobre todo en un sector lleno de historia como es la EAO.

La EAO vista desde su peluquería

Una de las personas que lleva años trabajando en este entorno es Walter Sobarzo, administrador y jefe de la Peluquería de la Universidad de Santiago.

Sobarzo, quien lleva 27 años desempeñándose como peluquero en el lugar, recibe con alegría los trabajos de habilitación y renovación de la ex EAO, espacio que ya está considerado patrimonio cultural de Chile.

“Este cambio es excelente, fue lo mejor que le pudo pasar a la Universidad”, dice Sobarzo. “Las piletas, por ejemplo, son muy bonitas y ahora, después de unos 15 años, volvieron a funcionar”, acota mientras mira al centro del primer patio de la Escuela.

“La Peluquería comenzó a funcionar en los tiempos de la Escuela de Artes y Oficios –nos relata Sobarzo-. Yo sigo la tradición y tengo un amor tremendo por este lugar. La Universidad es lo mejor que me ha pasado en la vida y este cambio me parece muy acorde a la historia de la EAO”, plantea Sobrazo.

Tal como comenta Sobarzo, miles de estudiantes han pasado por estas aulas y patios que hoy vuelven a mostrar colores y tintes originales, pero adaptándose a la modernidad.

Uno de los cambios más llamativos son las piletas de agua. Sus cañerías tienen más de 100 años y hoy vuelven a funcionar, como también los emblemáticos bebedores que llevaban mucho tiempo en desuso.

Asimismo, se han recuperado las maderas de los pasillos, techos, puertas y se ha hecho un valioso trabajo de limpieza y recuperación de monumentos como la estatua del Alma Máter que se encuentra en el pasillo central que une a los dos patios de la Escuela.

Oportunidad para cambios mayores

Quien tiene sus oficinas en la ex EAO, es el profesor Raúl Thoms.
 
Este reconocido académico también valora los trabajos de reconstrucción que se han hecho y llama a los estudiantes a que lo cuiden y respeten.

“Pero junto con estas obras –señala– se abre  la oportunidad de hacer más por esta Universidad, y mejorarla en todo sentido”.
 

Por Álex Araya.

Remodelación del Paraninfo contempló recuperación de su cerámica exterior original

Remodelación del Paraninfo contempló recuperación de su cerámica exterior original

  • Este complejo de salas, concebido originalmente como Auditórium del Instituto Pedagógico Técnico, ha sido escenario clave de la historia de la Universidad Técnica del Estado y de la U. de Santiago. En este lugar se han realizado múltiples conferencias, seminarios, actos políticos y culturales y hoy, en el marco de las obras de remodelación de la Universidad, se ha reacondicionado, pensando en el bienestar de estudiantes y académicos. Destacan el mejoramiento de la iluminación, recuperación de la cerámica original, restauración de salas y nuevo mobiliario.


Uno de los puntos de encuentro más reconocidos dentro de la U. de Santiago es el Paraninfo, un conjunto de salas ubicado en el sector cercano a la Casa Central, entre la Biblioteca de la Facultad de Humanidades y la Radio Universidad de Santiago, el que también fue remodelado en el marco de las mejoras a la infraestructura universitaria 2013.
 
El Paraninfo es un complejo de cuatro salas donde se han desarrollado clases, encuentros, exposiciones y un sinfín de asambleas políticas organizadas por los estudiantes, así como asambleas de todo tipo, y las visita de los presidentes Eduardo Frei y Salvador Allende. Por su llamativa estructura, casi circular, se ha convertido en un icono de la Universidad.
 
Este espacio, cuya planimetría original se realizó en 1959 por los arquitectos de la Oficina Bresciani, Valdés, Castillo y Huidobro, fue concebido inicialmente como Auditórium del Instituto Pedagógico Técnico de la UTE y lleva el nombre de su ex director y destacado hombre público “Profesor Eliodoro Domínguez Domínguez”.
 
Obras
Con las obras en la U. de Santiago iniciadas en enero, se rescataron las históricas cerámicas originales en sus muros, se cambió el sistema de iluminación, y se reacondicionaron las ventanas en las que se instalaron vidrios más gruesos para evitar el ruido exterior.
 
Además, las salas fueron pintadas y se quitó el cielo falso, con lo que es posible ver la estructura que sostiene el techo.
 
Las salas también fueron equipadas con nuevo mobiliario, como sillas y mesas, así como se incluyó nueva tecnología audiovisual con proyectores de data show y telones para ser utilizados durante las clases como apoyo académico.
 
Los estudiantes que inician su año universitario y comienzan a llegar a la Universidad se sorprenden al ver los cambios realizados en el Paraninfo y en el campus.
 
Fabián  Adasme, estudiante de segundo año de Ingeniería Civil en Electricidad, tuvo algunas clases el año pasado en estas salas y considera que “ahora el lugar se ve mejor”.
 
“Que se esté remodelando la infraestructura es una muy buena noticia para la comunidad universitaria”, asegura el futuro ingeniero.
 
En paralelo, Nicolás Rojas, estudiante de Control Industrial, también hace sus apreciaciones sobre las mejoras que se han llevado a cabo.
 
“Me parece súper bien que se haya cambiado el mobiliario y las luminarias. Ojalá que se siga remodelando así la Universidad y que, además, haya respeto por lo que se está haciendo ya que se está invirtiendo en la calidad y la infraestructura”, plantea.
 
El joven estudiante destaca, también, que para la formación académica de los estudiantes, tener un buen entorno influye de manera relevante.
 
“Que los edificios estén como tienen que estar es parte de nuestro currículo como estudiantes –dice Nicolás Rojas-. Entonces, tener una infraestructura presentable, impecable, da una buena imagen de la Universidad para el resto de las personas”.
 
Finalmente, Nicolás Rojas agrega que “por esta universidad transitan muchas personas de Santiago”, por lo que no sólo sería un cambio que beneficia a los estudiantes.
 
Estos estudiantes coinciden en que las mejoras que se han hecho en el campus son muy positivas, pero al mismo tiempo abren un nuevo desafío para toda la comunidad universitaria: mantener las mejoras que ya se han realizado y renovar el impulso para seguir haciendo cambios que beneficien tanto a académicos como a profesores y estudiantes de la U. de Santiago.


Por Álex Araya.

Comunidad universitaria valora nuevas áreas verdes y espacios comunes

Comunidad universitaria valora nuevas áreas verdes y espacios comunes

  • Zonas como la rotonda del Planetario, la Casa Central, Ciencias Médicas y la JAN han sido hermoseadas con plantas, flores y césped para el beneficio de estudiantes, académicos y funcionarios. Todas las áreas verdes cuentan con nuevos sistemas de riego automático y semiautomático y están programados para funcionar de noche. En total se repusieron o se instalaron por primera vez, 12 mil metros cuadrados de césped.


Junto a las obras de remodelación de infraestructura en la U. de Santiago, se realizó, además, un relevante trabajo de ampliación, mantenimiento y hermoseamiento de las áreas verdes y los espacios comunes de la Universidad.

Las obras constituyen un completo proyecto paisajístico que comprende la renovación de los jardines, a través del plantado de árboles, flores y césped nuevo, así como el equipamiento con mesas y asientos en lugares de uso común.

Junto con estos arreglos, se instalaron sistemas de riego automático y semi-automático en todo el campus, los que funcionarán durante la noche y contribuirán a optimizar el trabajo de jardinería.

Los trabajos más importantes en este sentido, se han desarrollado en la rotonda del Planetario, Casa Central, entorno de la Biblioteca Central y Facultad de Ciencias Médicas, entre otras zonas.

Uno de estos sectores remozados se encuentra en el sector del campus cercano a la estación del Metro U. de Santiago, lugar donde funcionan Bachillerato y las Escuelas de Periodismo y Psicología. En esta área se encuentra un espacio común similar a una plaza que es conocida como “Sherwood” por los estudiantes, quienes la han convertido en un simbólico punto de encuentro.

Esta área verde fue ampliada para dar más espacio a los estudiantes y el césped fue renovado junto con nuevos árboles que dan al entorno de la ex Escuela Venezuela un aspecto mucho más agradable para quienes la transitan con frecuencia.

El vicerrector de Apoyo al Estudiante, Manuel Arrieta, valoró el hecho de transformar zonas que estaban prácticamente secas y convertirlas en áreas verdes para el beneficio de los estudiantes.

“La Universidad se ha puesto más bonita, más bella, los espacios de césped los pueden utilizar los estudiantes en actividades que no sean perjudiciales para el campus. Yo diría que ese es el único detalle: tenemos que cuidar los espacios comunes”, expresa el vicerrector.

La autoridad universitaria añade que los cambios en esta casa de estudios no sólo serán favorables para la comunidad interna sino que son positivos también para el barrio en el que se inserta la U. de Santiago.

“Si se observa, no sólo el interior de la Universidad se embelleció. Por ejemplo, en El Belloto las áreas verdes se extienden fuera del campus y eso embellece al barrio”, señala Arrieta.

Mientras, los estudiantes, valoran los trabajos.

Francisca Salinas, estudiante de Periodismo, expresa que “la remodelación es, sin duda, muy positiva. El que haya más verde, se haya puesto más pasto y árboles, es muy bueno para generar más y mejor vida estudiantil en comunidad”.

“Sherwood es un lugar muy frecuentado por los estudiantes y que lo hayan arreglado le da más armonía al entorno”, expresa la estudiante.

Asimismo, Ivo Dragojevic, también estudiante de Periodismo, tuvo la oportunidad de conocer el antes y el después del entorno de su Escuela y opina que se ha “mejorado muchísimo”.

“Me gusta como quedó este lugar, ahora hay más espacio para compartir entre compañeros y al mismo tiempo disfrutar de un entorno súper agradable”, indica.

Finalmente, Ivo llama a cuidar los arreglos que se han hecho. “Ojalá los estudiantes nos comprometamos a mantener estas remodelaciones, para que así se pueda seguir invirtiendo en una mejor infraestructura para todos nosotros”, dice.

 

Por Álex Araya.

Promueven rescate patrimonial de la ex Escuela José Abelardo Núñez

Promueven rescate patrimonial de la ex Escuela José Abelardo Núñez

  • Proyecto es impulsado por el egresado de Educación General Básica de la U. de Santiago, Miguel Alfonso Gimeno, quien busca el reconocimiento de este inmueble como patrimonio nacional. Este plantel fue la primera Escuela Normal de Chile y Latinoamérica y en sus dependencias, actualmente, la U. de Santiago imparte las carreras de Educación General Básica (EGB), Filosofía y Periodismo.


Un inédito proyecto de rescate de la memoria y patrimonio de la ex Escuela Normal Superior José Abelardo Núñez, desarrolla el egresado de Educación General Básica de la Universidad, Miguel Alfonso Gimeno.

De acuerdo a su impulsor, esta iniciativa busca “resignificar el Sector 8 de la U. de Santiago, mediante una serie de hitos o acciones, generando un proceso de puesta en valor o patrimonialización que resalte su trascendencia histórica, lo proteja y genere puntos de encuentro que enriquezcan tanto a las comunidades de la Universidad, a los normalistas de la JAN y a la sociedad en general”.

Esta investigación se enmarca en el Diplomado que el profesor Gimeno cursó en Patrimonio, Comunidad y Cultura Local (2012), de la Facultad de Humanidades de la Universidad, pero el origen del estudio es la Tesis de Pregrado del mismo autor, que tuvo como eje rescatar inicialmente la memoria de la JAN, redescubriendo elementos formativos y de su historia pedagógica

La ex Escuela Normal fue fundada el 14 de junio de 1842, bajo el nombre de “Escuela Normal de Preceptores”, como un primer esfuerzo en la profesionalización de la formación del profesorado de primaria.  

Originalmente, la JAN se ubicaba en el Portal de Sierra Bella, en la Plaza de Armas de Santiago. Es en 1889 cuando se construye su edificación definitiva, frente a la Escuela de Artes y Oficios –entre las avenidas Chuchunco y Latorre-, en donde funciona prácticamente de forma ininterrumpida hasta 1973.
Según ilustra Gimeno, es durante el centenario de Chile cuando esta Escuela es bautizada con el nombre de “José Abelardo Núñez” (JAN), en homenaje al principal gestor de la gran reforma del sistema normalista.

En el Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo (1929), junto a la JAN se construye el edificio que hospedará a la Escuela de Aplicación Anexa a la Normal, llamada “Escuela República de Venezuela”, en donde los futuros maestros normalistas llevarían a la práctica los conocimientos teóricos aprendidos. Esta escuela acoge actualmente a los estudiantes de Psicología, Periodismo y Educación Básica, en calle Ecuador.

Las 17 Escuelas Normales que existían en Chile debieron suspender sus clases en 1973. Según comenta Gimeno, los militares argumentaron su decisión por dos motivos: la “situación de anarquía” en que se desenvolvía la Enseñanza Normal y la “necesidad de reestructurar administrativamente estos establecimientos educacionales.
La Universidad Técnica del Estado (UTE) recibe el terreno y los inmuebles de la JAN en 1974 y el mismo año se crea la carrera de Educación General Básica, en la Facultad de Educación, con la incorporación de parte de los estudiantes normalistas.

Posteriormente, uno de los acontecimientos determinantes para la JAN, en propiedad de la ya  U. de Santiago de Chile, fue el terremoto de 1985, lo que “motiva un desmantelamiento progresivo, por orden de ciertas autoridades de la Universidad, por aquel tiempo intervenida por la dictadura militar”.

En este contexto, y según la investigación realizada por Gimeno, en 1985 la  Municipalidad de Estación Central “intentó gestionar un incipiente proceso de patrimonialización, solicitando al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) la nominación de la JAN como Monumento Histórico”.

Miguel Gimeno busca materializar su proyecto de activación patrimonial con actividades de carácter comunitario e institucionales. Entre otras iniciativas, propone la realización de talleres de recuperación de la memoria –con participación de normalistas y comunidad universitaria-; integración de la JAN a una posible ruta del Circuito Cultural de Santiago Poniente; realización de un documental alusivo; recreación en 3D de la edificación JAN; exhibición de fotografías y relatos; y nominación del Sector 8 como Sector JAN, entre otras acciones.

El proyecto y la investigación se han llevado a cabo con el apoyo de la Facultad de Humanidades (FAHU), la Asociación Nacional de Profesores Normalistas y el Centro de ex alumnos de la JAN, y el Archivo de Documentación Gráfica y Audiovisual (DGA) U. de Santiago. Además, ha sido relevante el aporte del Museo de la Educación Gabriela Mistral y el Departamento de Construcciones de la U. de Santiago, entre otras instituciones.

Rector tras supervisar avance de obras en el campus: “Todo va a estar operativo para el regreso a clases”

Rector tras supervisar avance de obras en el campus: “Todo va a estar operativo para el regreso a clases”

  • La máxima autoridad universitaria destacó que se haya “redescubierto un patrimonio que estaba a la vista de todos pero que hoy se ha recuperado” y, además, que las obras se estén realizando con enfoque en los estudiantes.


Este martes (12), el rector de la U. de Santiago, Juan Manuel Zolezzi, inspeccionó el estado de avance de las obras de remodelación que buscan mejorar las instalaciones en amplias zonas del campus, tales como la Escuela de Artes y Oficios y el sector de la ex Escuela José Abelardo Núñez, entre otros.

Tras el recorrido, el rector dijo sentirse muy conforme por el gran trabajo que se ha hecho en poco tiempo -desde fines de enero- y destacó que una remodelación de esta magnitud no se había hecho hace unos 40 años en el Plantel.

“Una cosa importante es haber redescubierto el patrimonio de la EAO, de la UTE y de la U. de Santiago, que estaba a la vista y hoy se ha podido recuperar. Especialmente todos los materiales históricos como ladrillos, maderas y cerámicas que hoy no se fabrican. Ese ha sido un trabajo extraordinario”, destacó el rector Zolezzi.

Otro esfuerzo destacado por la autoridad, fue el cambio a nivel de iluminación. Se cambiaron muchos focos y ampolletas tradicionales, por iluminación Led. De este modo, según el rector, “se nos abre el apetito de poder proyectar ese cambio a toda la Universidad”.

“El primer desafío va a ser instalar la iluminación Led en la Escuela de Artes y Oficios. Eso nos conviene desde todo punto de vista ya que se ahorra energía, los costos de mantención son menores y, además, se contribuye a evitar el calentamiento global”, indicó Zolezzi.

Las importantes obras en el campus universitario contemplan el mejoramiento de salas, gimnasio, áreas verde, oficinas, muros, baños, esculturas, pinturas, conexión eléctrica, entre muchos otros aspectos.

 “Yo creo que hay que agradecer el esfuerzo de directivos y personal de Administración Campus que han permitido que estemos en esta relevante etapa hoy”, dijo el rector.

Los trabajadores a cargo de la remodelación aún se encuentran avanzando en los últimos detalles de las obras, no obstante, el rector asegura que todo va a estar operativo para que los más de 20 mil estudiantes regresen a clases el lunes 18 de marzo con normalidad.

“La preocupación de todos es que estemos el día lunes, sin falta –señaló Zolezzi-. Probablemente algunas cosas se podrán terminar el otro fin de semana, pero todo estará operativo para el normal inicio de clases”.

Disposición para recuperar murales

La máxima autoridad del Plantel aprovechó la oportunidad para reconocer que hubo cierto problema con la empresa respecto al borrado de algunos murales pintados por los estudiantes en el campus.

Al respecto, Juan Manuel Zolezzi declaró tener total voluntad para conversar y resolver el problema junto a los estudiantes, lo antes posible.

“Estamos a disposición para recuperar esos murales y apoyar a los estudiantes en ese trabajo, especialmente cuando estamos en un año tan especial en que se cumplen 40 años desde el inicio de la dictadura”, expresó el rector.

“Hay todo un desafío, está la voluntad absoluta. Yo como rector asumo el compromiso de resolver esto prontamente”, puntualizó.

Remodelación con enfoque en los estudiantes

En total, los trabajos tendrán un costo cercano a los 450 millones de pesos, los que corresponden al presupuesto universitario 2013, por eso Zolezzi hizo un llamado a cuidar las instalaciones, especialmente “en universidades como la nuestra, estatales, que normalmente no tienen los recursos para este tipo de cosas”.

El rector expresó: “Hemos destinado, de nuestro presupuesto, una cantidad importante de recursos pensando fundamentalmente en los estudiantes. El enfoque está en ellos: mejores baños, mejores salas de clases, mejor calidad de vida y espacios”.

“Queda mucho por hacer, pero ya partimos. Queremos continuar haciendo avances, a mediados de año o el próximo año. Queremos seguir avanzando en el tema, por eso, la idea es que cuidemos entre todos y podamos ir sumando mejoras y no reparando lo que ya se hizo”, agregó.


 

Equipo de profesionales, técnicos y trabajadores recupera patrimonio arquitectónico de la Universidad

Equipo de profesionales, técnicos y trabajadores recupera patrimonio arquitectónico de la Universidad

Proyecto de remozamiento, financiado con recursos propios, restaura fachadas, pasillos, salas y elementos ornamentales, develando el antiguo rostro de la Escuela de Artes y Oficios y de la ex Universidad Técnica del Estado. El prorrector Pedro Palominos felicitó a los trabajadores por su esfuerzo, en tanto éstos reconocieron sentirse emocionados por recuperar, con su trabajo, la historia arquitectónica de la Universidad.

Un equipo conformado por profesionales, técnicos y trabajadores de la Unidad de Construcciones de la Dirección de Administración y Finanzas y de la sección de Mantenimiento de Administración Campus, está culminando por estos días con un inédito y arduo trabajo de remozamiento de las instalaciones de la U. de Santiago, obras con las que se está recuperando el patrimonio arquitectónico e histórico de nuestra Casa de Estudios.

La ejecución de este proyecto es posible gracias a un esfuerzo financiero de la Universidad, con cargo al presupuesto 2013, por un monto cercano a los 450 millones de pesos.

El principal objetivo de los trabajos es mejorar las condiciones de los distintos inmuebles del Campus, orientado al bienestar de los estudiantes, aún cuando el beneficio es para toda la comunidad universitaria.

Desde enero, y luego durante todo el período de receso del Plantel, el equipo de trabajo ha realizado faenas de remodelación de distintos edificios, restaurando fachadas, muros, pilares y vigas, remozando elementos de ornato y áreas verdes, tanto en la Escuela de Artes y Oficios como en el ala norte del Plantel, en las Salas del Plan Común, Paraninfo y la zona de la ex Escuela José Abelardo Núñez.

En un encuentro breve con gran parte del equipo de trabajo en la Escuela de Artes y Oficios, el prorrector Palominos felicitó a los trabajadores por su esfuerzo, señalando que “esta ha sido una tarea conjunta…  y hay un componente emocional importante en este proyecto de remodelación y restauración… no recuerdo un hito de esta naturaleza que haya abarcado la parte antigua de la EAO y la parte norte de la Universidad Técnica del Estado. Los trabajadores se  han sacrificado y hoy se ven los frutos, es una alegría para ellos que su trabajo se vea y sea valorado. Están contentos y los felicito por lo que han hecho”.

Restaurar patrimonio

La restauración, realizada con especial dedicación y minuciosidad por los trabajadores -varios de ellos formados en la Universidad Técnica del Estado- ha dejado al descubierto otro rostro de la Universidad, que llama a reconocer su larga historia y particular belleza, escondida bajo capas de pintura, pasta muro o cemento. Es así como reaparecen antiguas molduras, colores y vetas originales de la madera en la Escuela de Artes, cerámicos y ladrillos en los inmuebles de la recordada UTE.

Para el arquitecto Felipe Reyes, jefe del Departamento de Construcciones y a cargo de los trabajos de restauración, “lo que hemos hecho es poner en valor la arquitectura de la Escuela de Artes y Oficios y la Universidad Técnica del Estado, que no todo el mundo conoce y valora, únicamente quitamos las capas que tenían pintura, rayados, para que la comunidad tenga el privilegio de saber que pertenece a una institución con mucha historia. Estamos hablando de una Universidad que data del 1800, con todas su etapas”.

Explica el profesional que la Escuela de Artes y Oficios es monumento nacional, no así los edificios de la ex UTE, no obstante estos inmuebles “tienen un valor implícito, por el tipo de arquitectura modernista muy relacionada con la Villa Portales, y eso también lo hemos rescatado, descubriendo pinturas y materiales originales”.

En opinión del arquitecto Felipe Reyes, este proyecto de restauración tiene un sentido muy profundo para la comunidad universitaria. “En la medida que la gente sabe del lugar donde está, lo cuida, porque esto no es el sitio donde vengo a estudiar o trabajar, sino un espacio donde estoy y ése es un verbo curioso, estar es pertenecer y permanecer, cuando uno toma conciencia de esa pertenencia, se valora”.

Vivencias

Egor Montecinos, asesor del administrador el Campus, Víctor Avendaño, se formó en esta Universidad como ingeniero civil geógrafo y para él ha sido una experiencia de gran significado participar en la restauración de su Universidad. “Para mi ha sido maravilloso participar en la recuperación de muchas cosas que yo vi cuando entré a la Universidad, sus colores, la fuente. He estado a cargo de recuperar el pino oregón, en los pilares, puertas y ventanas y nos hemos sacrificado mucho para hacerlo, pero es algo que me ha dado mucha alegría”.

El profesional recuerda que el año 1985 la fuente de la EAO era “maravillosa”, pero después se transformó en algo muy distinto. “Ahora estamos recuperando esa fuente que tantos recuerdos les trae a algunos académicos. Estar participando de este cambio me llena de orgullo”, señala.

De forma similar piensa el jefe de Mantenimiento, Dagoberto Miranda, quien explica que avanzar en las obras exigió trabajar en horarios extendidos, sábados y domingos, sin embargo recalca sentirse “doblemente orgulloso” de haber participado en el rescate de la historia de la Universidad.

"Durante algún tiempo hubo cambios que a veces no eran del agrado de uno, pero cuando surge este proyecto todo vuelve. Yo estudié acá, mi vida, mi adolescencia están acá. Esta parte es la más linda de la Universidad y cuando se tapó la pileta y sus flores fue triste, por eso cuando empezamos a recuperarla nos produjo un enorme agrado, nosotros revisamos archivos, fotos antiguas, esos recuerdos volvieron y  fuimos rescatando la auténtica UTE”.

Dagoberto Miranda afirma que lo más hermoso son los recuerdos de los “cachorros” en la pileta. “Aquí era el cachorreo, porque aparte de ser un adorno era un espacio de diversión, pero ellos la cuidaban, y lo mejor es que ahora la vamos a recuperar”, concluye.
 

Universidad ultima obras de remodelación de instalaciones con orientación a estudiantes

Universidad ultima obras de remodelación de instalaciones con orientación a estudiantes

Los trabajos que se han desarrollado desde fines de enero, durante el receso, incluyen todas las salas del Plan Común en el área norte del Campus; la Escuela de Artes y Oficios, el sector de la ex Escuela José Abelardo Núñez, que comprende las Escuelas de Periodismo y Psicología, Biblioteca Central, entre otras instalaciones.

Obras de remodelación y mejoramiento de las instalaciones se realizan desde fines de enero en distintos sectores del campus de la U. de Santiago, trabajos que tienen como objetivo principal mejorar la atención y el servicio a los estudiantes, quienes en un número superior a los 20 mil ingresan a clases el próximo 18 de marzo.

El proyecto de remozamiento se ejecuta con recursos propios por un monto aproximado de 450 millones de pesos correspondientes al presupuesto universitario 2013.
 
Este lunes (4) el prorrector Pedro Palominos, verificó el avance de las distintas faenas en ejecución, durante un recorrido en que estuvo acompañado por el secretario general del Plantel, Gustavo Robles, la vicerrectora Académica, Fernanda Kri, y el administrador del Campus, Víctor Avendaño, entre otras autoridades.

Remodelación

En el área norte, el proyecto de remozamiento incluye trabajos en todas de las salas de las asignaturas del Plan Común. En éstas se realiza recuperación de muros, cambio de ventanales por termopaneles, retiro de cielos falsos, dejando al descubierto la estructura original, pavimentos de porcelanato e instalación de luminarias LED, un moderno sistema que permitirá ahorrar del orden del 55% de energía eléctrica.

También se considera la renovación de mobiliario, con la instalación de proyectores de multimedia, telones y cortinas blackout, todos equipos orientados a optimizar la realización de clases.

En  tanto, en la Escuela de Artes y Oficios se está llevando a cabo un minucioso trabajo de recuperación del inmueble, que data de 1861, trabajando en puertas, ventanas, pilares y vigas, para dejar al descubierto la madera de pino oregón, con su color y veta originales. Trabajos similares se ejecutan sobre los muros, dejando los ladrillos a la vista. Las aulas de este edificio también se dotarán de equipos tecnológicos de última generación, además del reemplazo de ventanales y cortinaje.

La Biblioteca Central, el Gimnasio de la EAO, la Escuela de Arquitectura y el edificio de Bachillerato también han sido remozados.
 
Proyecto paisajístico

A los trabajos de remodelación, se suma un proyecto paisajístico de hermoseamiento del campus con renovación de jardines y áreas verdes, lo que permitirá recuperar sectores áridos y transformarlos en césped. Hasta el momento se han realizado trabajos en la rotonda del Planetario, Casa Central, Bachillerato, entorno Metro U. de Santiago, entre otras zonas.

Se considera también la instalación de sistemas de riego automático y semi-automático en todo el campus, lo que permitirá mantener las áreas verdes durante la noche y hacer más eficiente el trabajo de jardinería durante el día.

Tras su recorrido por las distintas obras, el prorrector Pedro Palominos se mostró muy complacido por los avances y felicitó al equipo de trabajo liderado por el administrador del Campus, Víctor Avendaño, quienes trabajaron durante todo febrero.

 “Tengo una muy buena impresión de las obras en términos de mejorar los estándares de la Universidad, creo que estos trabajos impactarán mucho a los estudiantes y a la comunidad universitaria en general, porque es muy positivo llegar a un espacio agradable, armónico, con mucho verde. Estamos en la dirección correcta, recuperando nuestros estándares en infraestructura”, recalcó el prorrector Palominos.

La autoridad adelantó que la mayor parte de estos trabajos estará concluido antes del lunes 18 de marzo, cuando está previsto el inicio de clases.

Autoridades inauguran modernas salas de clases en ex Salón Bulnes

Autoridades inauguran modernas salas de clases en ex Salón Bulnes

  • La nueva obra fue valorada por el presidente de la Federación de Estudiantes de la U. de Santiago, Sebastián Donoso. “Para nosotros es una promesa cumplida tras varios meses de espera, que el ex Salón Bulnes sea nuevamente para los estudiantes. Es un espacio muy agradable y demuestra que hay una preocupación hacia nosotros”, expresó.


Un cómodo recinto para uso docente que consta de nueve modernas salas de clases, del más alto estándar, ubicadas en el ala oriente del ex Salón Bulnes, inauguraron este jueves (27) autoridades de la U. de Santiago, encabezadas por el rector Juan Manuel Zolezzi, junto con el prorrector Pedro Palominos, el decano de la Facultad de Ingeniería, Ramón Blasco, y otras autoridades de esta Unidad Académica Mayor y del Plantel.

Es un espacio de 578 metros cuadrados, con aulas que serán destinadas para el pregrado, principalmente, pero que también podrán ser utilizadas por programas de postgrado. Las nuevas instalaciones estarán disponibles para todas las unidades académicas de la Universidad que las requieran.

En la jornada vespertina, albergarán el trabajo y desarrollo del Centro de Adiestramiento Industrial (CAI)  de la Facultad de Ingeniería, unidad que capacita a trabajadores en diversas especialidades del sector productivo.

La nueva infraestructura permite un mejor aprovechamiento de la iluminación natural, cuenta con mejores elementos de seguridad en caso de emergencias, un acogedor mobiliario, climatización, conexiones a Internet, proyectores data show, entre otros.  

El rector Zolezzi expresó su complacencia por la obra, ya que se trata de infraestructura que beneficia directamente a los estudiantes. “Representa un enorme orgullo, porque estamos haciendo un aporte importante para que nuestros estudiantes cuenten con mayor comodidad y condiciones para su desarrollo académico y personal”, expresó.

A juicio de la autoridad, aún se debe mejorar más en espacios para la docencia. “Sabemos que las necesidades son muchas más que las disponibilidades. No obstante, es un esfuerzo importante, que ha sido promovido por la Facultad de Ingeniería, en conjunto con la Rectoría y el Departamento de Construcciones, que realizó y ejecutó el proyecto”.

La máxima autoridad, junto con agradecer a la Facultad de Ingeniería la cesión de estas nuevas salas a otras unidades académicas, enfatizó en que una mejor infraestructura no sirve de nada si no existe calidad y la esencia misma de lo que es la academia universitaria. “Lo más importante es el espíritu académico que nos llevará a usar estas aulas”, puntualizó.

Decano Blasco

Por su parte, el decano de la Facultad de Ingeniería, Ramón Blasco, agradeció a quienes hicieron posible la nueva infraestructura para uso docente. “Nuestro interés es aportar con estas instalaciones para mejorar la actividad académica de toda la Universidad. No cabe duda que lo importante es la formación y la calidad de quienes imparten los cursos”, comentó.

La autoridad académica felicitó al equipo de arquitectos que diseñó el recinto de aulas. “Se han preocupado de hasta los más mínimos detalles, la alegría de estar en este lugar se refleja incluso en el color del piso. (…) esperamos que sea cuidado por sus usuarios”.

En tanto, la nueva obra fue valorada por el presidente de la Federación de Estudiantes de la U. de Santiago, Sebastián Donoso. “Para nosotros es una promesa que se cumple tras varios meses de espera, que el ex Salón Bulnes sea nuevamente para los estudiantes. Es un espacio muy agradable y demuestra que hay una preocupación hacia nosotros”, concluyó.
 

Reinauguran piscina temperada de la Universidad

Reinauguran piscina temperada de la Universidad

  • Además de las reparaciones estructurales se efectuaron importantes mejoras en su sistema de climatización y extracción de aire. Desde ahora cuenta también con camarines, muros de cerámica, una caldera de primer nivel y un moderno cronómetro digital mural.
  • Profesores de natación aseguraron que es uno de los mejores recintos universitarios de su tipo del país.


A más de dos años del terremoto del 27F, mega sismo que produjo importantes daños en sus instalaciones y que obligaron a mantenerla cerrada, este viernes (31) fue reinaugurada la piscina temperada de nuestra Universidad.
    
Al recinto deportivo, que fue reparado en su integridad por el Departamento de Construcciones del plantel, se le efectuaron, además, importantes mejoras en su sistema de climatización y extracción de aire. Cuenta también, desde ahora, con remodelados camarines, muros de cerámica, una caldera de primer nivel y un moderno cronómetro digital mural.
    
Las nuevas obras beneficiarán a unos 450 estudiantes de créditos deportivos de formación integral, de la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física, de talleres de natación libre, de la Rama de Natación, además de los funcionarios que deseen participar en cursos especiales ofrecidos por el Departamento de Deportes.
    
El prorrector Pedro Palominos sostuvo que la reconstrucción de la piscina era una tarea pendiente de la Rectoría a partir del terremoto de 2010, por lo que valoró su reapertura.  “Es una magnífica piscina. Mis felicitaciones a los directivos y personal de los departamentos de Deportes y de Construcciones por su esfuerzo enfocado a este logro”, sentenció.
    
En tanto, el director del Departamento de Deportes, Sergio Garrido, agradeció a las autoridades superiores de la Universidad la voluntad de reparar esta emblemática instalación deportiva. “La espera valió la pena, pues hoy tenemos una piscina de excelente calidad, que se une al resto de los recintos deportivos que nos enorgullecen y nos prestigian”, comentó.
    
Agregó que se trata de un lugar digno y óptimo “para que nuestros estudiantes realicen actividades deportivas. Es parte de una política actual de la Universidad, en cuanto a reparar constantemente las instalaciones que usan nuestros estudiantes”, manifestó.
    
El profesor Garrido también extendió sus agradecimientos a los profesores y especialistas que contribuyeron con su experiencia y conocimientos al diseño y reconstrucción de la piscina temperada, especialmente a Víctor Maureira, del Departamento de Construcciones, y a Daniel Valdés, experto en química de aguas.
 
Piscina universitaria de primer nivel
La reconstrucción de la piscina temperada de nuestro plantel la posiciona como uno de los mejores recintos deportivos universitarios del país. Así lo reconoció el director de la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y profesor de natación de la carrera, Eugenio Ducoing.
    
“Me siento afortunado, como docente, de hacer clases en un recinto de esta naturaleza. Los estudiantes deben sentirse orgullosos de esta piscina, que deben cuidar, querer y aprovechar”, sostuvo.
    
En la misma línea opinó el profesor de la Rama de Natación del Departamento de Deportes, Cristián Espíndola. “Es una piscina de lujo; estamos muy contentos”, aseveró.
    
Las nuevas instalaciones fueron usadas de inmediato por los estudiantes de la Rama de Natación, quienes bajo la dirección del profesor Espíndola realizaron distintas demostraciones de entrenamiento ante las autoridades e invitados a la ceremonia.
 

Páginas

Suscribirse a RSS - Infraestructura