Egresados

Español

Aldo Contreras, licenciado en estudios internacionales: “Valoro el sello Usach de transformarnos en agentes de cambio”

Aldo Contreras, licenciado en estudios internacionales: “Valoro el sello Usach de transformarnos en agentes de cambio”

Dejar la Región del Maule y su querido Parral para ingresar a la Universidad de Santiago a la carrera de Licenciatura en Estudios Internacionales en la Facultad de Humanidades fue todo un desafío para Aldo Contreras, desafío que enfrentan muchos estudiantes de provincia. Fue presidente del Centro de Estudiantes de su carrera y hoy prosigue sus estudios en la Usach cursando un Magíster en Políticas Públicas en la FAE, tras realizar un diplomado en descentralización de la Universidad de Chile.
 
Reconoce que siempre le llamaron la atención las ciencias sociales. Tras dar la PSU observó que la Licenciatura en Estudios Internacionales era única en la Usach por su malla interdisciplinaria. “Cuando recorrí por primera vez la Universidad el impacto fue grande.  Esto de que todo esté en un mismo Campus ayuda bastante. Te sientes de igual a igual con cualquiera, te lo inculcan los profesores y la comunidad en general. Valores como el respeto y la inclusión son parte fundamental de la enseñanza junto al rol social que cumplirás al momento de egresar”, remarca con orgullo.
 
Su tesis para optar al grado estuvo dedicada al tema de la descentralización y la hizo junto al profesor Alfonso Dingemans.
 
¿A qué conclusiones llegaste, tomando en cuenta que para el común de los chilenos, este es un país altamente centralizado?
 
_ Uno se da cuenta con un programa estadístico que si bien se hacen reformas para descentralizar el poder en materia administrativa y fiscal, estamos bastante atrasados. Somos un Estado hipercentralizado que poco a poco muestra ciertos atisbos de cambio, pero siempre son insuficientes. Mi evaluación es que son procesos ligados a los tomadores de decisiones, a los políticos que están en su momento, porque al fin y al cabo  tienen que soltar la billetera para que se echen a andar varias cuestiones.
 
Tras los cinco años de carrera se tituló y se transformó en primera generación de su familia en egresar de la Educación Superior Universitaria. Se desempeñó luego en distintos empleos del área fiscal y privada, pero  no perdió contacto con sus profesores, entre ellos con Bernardo Navarrete, con quien trabajó en temas de investigación y ayudantías, tampoco con el cuerpo administrativo y secretarias de la FAHU, a quienes destaca por su constante apoyo.
 
En 2021 optó por el Magíster online en Gerencia de Políticas Públicas de la FAE.  Remarca que los conocimientos siempre tienen que irse renovando y esto se condice con lo que pasa hoy en el país y en el mundo. “Lo que nos enseñan en el Magíster es cómo enriquecer las políticas públicas a partir de distintas perspectivas como género, medioambiente y el sinfín de alternativas que hay en los estados modernos”, explica.
 
¿Por qué elegiste nuevamente la Usach para hacer este postgrado?
 
_Quería seguir ligado a una Universidad de prestigio y lo que más me llamó la atención fueron los distintos electivos que puedes tomar, que  hacen más enriquecedor y complementario el proceso; además quienes componen la planta académica son todos docentes ligados al mundo público y privado con cargos importante en las áreas de Ministerios, Tesorería, Seremis. Aprendes de la experiencia de tus propios profesores.
 
Su rol político
 
No todo fue estudio durante este año y eso hace aún más meritoria tu carrera. También te dedicaste a la política territorial.
 
_Trabajé como coordinador territorial en la campaña de Consuelo Veloso, la primera mujer diputada electa del Maule Sur y se le pidió al equipo posteriormente hacerse cargo del distrito 18 para  la campaña de Gabriel Boric. Aporté en mi rol como analista en Políticas y  Asuntos Internacionales. Asumí labores ejecutivas,de logística y funcionamiento de comandos locales. Apostábamos a acortar la brecha en una región eminentemente de derecha y cuadriplicamos en algunas comunas la votación de primera vuelta.
 
¿Cuán importante ha sido para ti la Usach en mirar con otros ojos la función del Estado y sus instituciones en el nuevo Chile?
 
Haber salido de la Usach fue importante porque migrar desde el campo a la capital es un desafío, que se transforma en un logro al optar por una educación de calidad y ligada al rol que se cumple en comunidad y en la sociedad. La Universidad te deja un sello como agente de cambio que lo llevas donde vayas. El egresado de la Universidad de Santiago siempre va a estar ligado a lo público, al valor del respeto, la justicia, que se inculca en la enseñanza. Nuestra alma mater es un Plantel pluralista con visión de futuro, preocupada por temas ligados a género, derechos humanos, medioambiente, vinculación con el medio que en otras universidades no son asuntos prioritarios. Todo eso te va encantando y motivando a seguir estudiando en la Usach.

Textos escritos por egresados de doctorado de nuestro Plantel están entre los diez mejores libros de Historia 2021

Textos escritos por egresados de doctorado de nuestro Plantel están entre los diez mejores libros de Historia 2021

El 1 de enero el diario La Tercera publicó un ranking de los 10 mejores libros de historia publicados en  2021 y que recomendaba leer este 2022. Dos de ellos fueron escritos por graduados del Programa de Doctorado en Historia de nuestra casa de estudios. 
 
El egresado del programa de Doctorado en Historia de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Aníbal Pérez, presentó en enero de 2021 su reciente libro “Clientelismo en Chile: Historia presente de una costumbre política (1992-2012)” de la Editorial Universidad Alberto Hurtado. 
 
El ejemplar, que ya se encuentra a la venta y que formó parte del proyecto de tesis doctoral del egresado, fue dirigido por el profesor y actual Director del Departamento de Historia de la Universidad de Santiago, Dr. Rolando Álvarez. 
 
En ese contexto, el Dr. Pérez señala que “la apuesta de este libro, es hacer una historia de la post dictadura en Chile, a través del fenómeno del clientelismo político. Lo que pretendí era hacer una historia de cómo funcionó la democracia en Chile, desde abajo, no desde las grandes élites, ni de las instituciones, sino desde los actores sociales y cómo esos actores se articulan con los partidos políticos, en los momentos electorales”.
 
El libro evidencia el comportamiento político en Chile, de cómo se manifiesta la maquinaria en torno a la política y cómo se moviliza el electorado: “El fenómeno del clientelismo político, me pareció el tema de entrada para entender cómo operaba la política desde las sombras de la democracia”, afirmó.
 
Dentro de esa misma línea, el ejemplar, se vincula con otras investigaciones previas que fueron realizadas por el Dr. Rolando Álvarez y la académica Dra. Verónica Valdivia, sobre la alcaldización de la política.
 
“De esa forma despertó mi interés por el clientelismo… Llegué a la conclusión de que, con el sistema institucional chileno, el alcalde es el eslabón que se enlaza con la sociedad civil con mayor claridad y frecuencia, dada la continuidad histórica de las funciones que heredaron los municipios desde la dictadura y que fortalecieron en postdictadura, siendo los alcaldes como caciques territoriales”. 
 
Agregó que “la invitación es ver el clientelismo desde abajo hacia arriba… Cuando uno dice clientelismo piensa en la imagen del perverso político que utiliza a la gente; el enfoque teórico del libro no es un fenómeno que haya que explicarlo solo de arriba hacia abajo, sino también al revés, de cómo la gente usa a los políticos; El clientelismo tiene que ver con redes de reciprocidad, amistad, confianza, lealtad, ritualidad política y movilización electoral”.
 
Por otra parte, el también egresado del programa de Doctorado en Historia de nuestra Universidad, Dr. Fernando Pairicán, presentó en 2020 su libro “Toqui, Guerra y tradición en el siglo XIX”, de Pehuén Ediciones, obra que formó parte del proyecto de tesis doctoral dirigida por el académico, Premio Nacional de Historia 2016, Dr. Julio Pinto. 
 
El Dr. Pairicán relató la idea inicial de esta obra: “El libro trata sobre la historia mapuche, entre el periodo de la crisis del orden monárquico y los primeros años de la república chilena, centrado en el Toqui Mangil Wenu, quien fue uno de los dirigentes políticos del pueblo mapuche en el siglo XIX”.
 
El prólogo del libro del profesor Pairicán, fue escrito por el historiador Dr. Julio Pinto.El académico destacó su experiencia de trabajo con el Premio Nacional de Historia: “El profesor Julio Pinto es un referente desde siempre en el Doctorado en Historia de la Usach y es un experto en temas del siglo XIX.”
 
“Una de las cosas que hizo el programa del Doctorado en Historia es que pude tomar una pasantía en Argentina donde pude conocer a una de mis tutoras, la historiadora Silvia Ratto, donde su tesis está muy presente en los capítulos 2 y 3 del libro. El programa fue clave en el desarrollo teórico y, además, de la mano del profesor Pinto, que me brindó todo el apoyo necesario”, añadió.
 
Como parte de la metodología del trabajo realizado en este libro, el egresado entregó algunos ejemplos de las labores que se realizaron: “Con el profesor Pinto, logramos ponernos en el lado sur del río Biobío, poder interpretar a los mapuches, a través de las fuentes no indígenas que son las que uno puede acceder, y usando la memoria oral, archivos, cuentos, tradiciones, pudiendo realizar una lectura a contra pelo de la frontera y así poder acercarnos al mundo político mapuche del siglo XIX, utilizando la historiografía”, concluyó. 
 
La Facultad de Humanidades resaltó el trabajo de estos dos jóvenes historiadores, formados en nuestra Casa de Estudios, y recomendó a la comunidad de la Usach, su lectura, siendo fieles a la generación de una investigación histórica pertinente para comprender los complejos procesos de nuestro propio presente.

Freddy Boehmwald, doctor en Biotecnología: “Estudiar en la Usach, concebida como agente del progreso humano, es un orgullo”

Freddy Boehmwald, doctor en Biotecnología: “Estudiar en la Usach, concebida como agente del progreso humano, es un orgullo”

¿Se imagina que 10 billones de personas habiten este planeta en 2050? Con una crisis climática como la que hoy vemos ¿cómo podremos alimentarnos? Esa es una de las tantas reflexiones que se hacen en las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Tal vez nuestro entrevistado, Freddy Boehmwald, cuando decidió estudiar Biología y después Licenciatura en Bioquímica en la Universidad Católica de Valparaíso no vislumbraba  el escenario que se venía, pero al ingresar al Doctorado en Biotecnología de nuestra Universidad, se abrió a  trabajar en ideas innovadoras que apuntaban a buscar soluciones que permitan reconectar al hombre con la naturaleza, tanto así que años después se transformaría en fundador de Done Properly, una Food Tech que propone una nueva forma de alimentarnos.

En sus laboratorios de alto nivel desarrollaron ingredientes mediante la fermentación de distintos microorganismos, incluidos hongos y levaduras. El trabajo con la premiada Mycoproteina, una nueva fuente de proteínas sustentable,  ha dado lugar a distintos productos proteicos para sopas, cremas, pan, carne y embutidos. Además crearon un potenciador de sabor natural, que permite reducir el sodio en diversas preparaciones (como el pan) manteniendo la potencia del sabor. ¿Qué le parece?.

Su camino profesional

Freddy siempre quiso ser científico, pero si bien le gustaba la Academia también le llamó la atención el emprendimiento o el  desarrollo de nuevas tecnologías. Fue así como comprendió que su camino era la industria.En 2004 la biotecnología era un boom en el mundo, pero en Chile no había tanta oferta. Fue nuestra Universidad la que se atrevió a impartir un doctorado aplicado. “Yo considero a la Usach  mi alma mater, porque si bien tengo gratos recuerdos de la Universidad Católica de Valparaíso, fue en la Universidad de Santiago donde comprendí el rol fundamental de la Universidad como  catalizador del potencial de las personas y propulsora del avance hacia una sociedad mas justa. Ver a mis amigos y colegas transformarse en grandes profesionales a punta de empuje,  talento y muchas veces a pesar de la falta de oportunidades, fue inspirador. Pertenecer a una Universidad que se concibe a sí misma como agente del progreso humano lo digo sin temor, me llena de orgullo”, destaca.

¿Qué importancia le asignas al doctorado que cursaste en nuestro Plantel?

En esa época el doctorado aún no estaba acreditado. Fui la segunda persona en doctorarme. El primero fue Pablo Zamora. Recibimos un tremendo apoyo de la Universidad de Santiago con un postgrado a la antigua donde teníamos que hacer clases, donde nuestra Casa de Estudios nos daba una beca, que a mí me ayudó durante todo el periodo; además los académicos me recibieron con los brazos abiertos, me dieron una oportunidad, permitieron desarrollarme y ser quien soy ahora. Por eso que le tengo tanto cariño. Trabajé con el profesor Gustavo Zuñiga y aprendí mucho de los extremófilos, de las plantas de la Antártica. Luego se incorporó como profesora del doctorado Jenny Blamey, la ayudé a crear su laboratorio y trabajé en la Fundación Biociencia y Swissaustral, una de las primeras compañías de biotecnología industrial en Chile. Hicimos muchos contratos de investigación y  desarrollamos una línea de productos que son básicamente enzimas. En esos años me dedique intensamente a la microbiología de ambientes extremos y a la biocatálisis.

¿En qué momento surge Done Properly?

Fue en el Centro de Excelencia UC Davis Chile, luego de que entré  al área de bioproductos. Lo que hicimos fue desarrollar microorganismos para el reemplazo de algunos fertilizantes y pesticidas por alternativas biológicas igual de eficientes, pero que no son destructivas con el medio ambiente. Allí conocí a los otros fundadores de Done Properly. Nos dimos cuenta que venía una nueva revolución. Después de los microorganismos para la agricultura, el turno sería para de los alimentos. Sumado al cambio climático, y a las evidencias que la ganadería era uno de los grandes productores de CO2, decidimos buscar alternativas para reemplazar la carne animal. En ese momento Pablo Zamora, quien era director científico del centro, creó Not Company con la filosofía de sacar al animal de la ecuación. Eso fue una inspiración para nosotros, pero quisimos ir un paso más allá: utilizar tecnologías de fermentación para reconectar a las personas con la naturaleza y producir nuevos ingredientes que permitan un sistema de alimentación más saludable y sustentable.

Tenían entre manos algo súper potente…la tecnología de  fermentación

Rompimos un poco el marco de las bacterias con las que habíamos trabajado todo ese tiempo para meternos con los hongos. Son el futuro de la microbiología con condiciones nutricionales súper buenas, ya que producen altas cantidades de proteínas, relativamente fáciles de cultivar y uno puede escalar los procesos para transformarlos en industriales. Done Properly es una compañía de Food Tech, que utiliza la fermentación de precisión para crear distintos ingredientes bioprocesados,  por ejemplo mycoproteinas,  que se pueden utilizar en muchos aspectos como alternativas cárnicas. Es una opción saludable y sustentable para alimentar el mundo del 2050 cuando vamos a estar sobrepasados.

Económicamente la empresa también promete…

La compañía en términos formales se fundó el 2019 y acaba de terminar su fase Seed  para entrar en etapa de escalamiento. Estamos en la mitad de la ronda de levantamiento de capital, ampliando instalaciones y terminando la primera planta piloto para producir nuestros ingredientes. Creemos que Chile es un buen lugar para desarrollar tecnología, escalar y abrirse al mundo. Somos 15 personas, pero este equipo se va a duplicar o triplicar en el corto plazo. Obviamente vamos a recurrir  a los profesionales de la Usach porque tienen el perfil industrial y la resiliencia que el desafío requiere. Ahora queremos iniciar un proyecto con el profesor Ignacio Poblete para escalar junto a la Universidad algunos de los desarrollos que ha hecho Done Properly. Para mí la Usach no solo fue mi lugar de formación, también me sentí acogido de vuelta. Me ofrece seguir desarrollándome en el futuro y eso es invaluable. Me va a acompañar toda la vida.

Diego Urzúa, Administración Pública: “Mi interés por un Chile más justo se acrecentó en los pasillos de la Usach”

Diego Urzúa, Administración Pública: “Mi interés por un Chile más justo se acrecentó en los pasillos de la Usach”

Llegar a Santiago cargado con una maleta de sueños es una realidad que muchos jóvenes de regiones viven antes de su ingreso a la Universidad. En el caso de Diego Urzúa, esta mochila era aún más pesada ya que sus padres no contaban con  medios y en el colegio tampoco sentía que los profesores los incentivaran para ir tras un futuro más promisorio que trabajar en la región donde nacieron. Sin embargo, y es un agradecido de ello, el sistema estatal le brindó las oportunidades para estudiar tranquilo gracias a las becas que recibió y que lo convirtieron en primera generación de su familia en egresar de la Educación Superior.

Diego proviene de Talca donde hizo su enseñanza media en un colegio municipalizado, pero sus expectativas, producto de una fuerte vocación social, se centraban en estudiar Sociología o Derecho. Un hecho puntual lo llevo a conocer  la malla de Administración Pública y con el ímpetu de sus 18 años por cambiar el mundo, dio la PSU el año 2010 e ingresó a la Usach. “En la Universidad aprendí de economía, del mundo de las ciencias sociales, de política pública, y de historia del Estado… Desde allí quería sentir que podía aportar. Postular a la Universidad de Santiago fue mi mejor decisión”. En 2016 defendió su tesis sobre la inclusión laboral de las personas migrantes en Chile, análisis comparado de los acuerdos internacionales que había suscrito el Estado con la ley migratoria del 75. “Tenía un interés muy grande en el tema de derechos humanos y quise abordar esa dimensión desde la política pública”, recuerda.

¿Cómo nace en ti el tema de la innovación social, que posteriormente recorrerá tu trayectoria profesional?

El profesor Mario Radrigán me invitó a participar de un proyecto que estaban realizando varias universidades sobre Escuelas de Formación en Innovación Social. El objetivo era formar estudiantes universitarios que tuvieran interés en desarrollar proyectos. Fue así como me involucré mucho en iniciativas  que tenían que ver con vínculos con el territorio, municipalidades, organizaciones de juntas de vecinos, y comenzó a acrecentar mi interés en innovación social con enfoque en derechos humanos.

En 2016 trabajó en  el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en gestión de proyectos, desde el rol de la administración pública. Se fue acercando al mundo del emprendimiento social y en 2018 le ofrecieron trabajar en la Usach en el Programa de Innovación Abierta, de la Facultad de Ingeniería, donde junto a organizaciones externas a la Usach presentaban desafíos a los estudiantes para que durante un semestre, y a partir de una metodología, se abocaran a abordar problemas y aportar soluciones.

Líder juvenil iberoamericano

Los años de experiencia le permitieron trabajar como mentor de emprendimientos sociales a nivel internacional, fuertemente en Latinoamérica. Participó de una hackaton organizada por MIT y ha apoyado el Rally Latinoamericano de Innovación Abierta.

En este mismo ejercicio de conectar con personas de otros países, este año se le reconoció como miembro oficial de la Red  de Jóvenes Líderes/as Iberoamericanos/as. Su objetivo es empoderar a más jóvenes a transformarse en agentes de cambio pensando en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

¿Cómo visualizas el aporte que los estudiantes de la Universidad pueden hacer en lo cotidiano y aportar a un mejor país, como agentes de cambio?

_He estado en proyectos que involucran a liceos públicos en lo Prado y Cerro Navia, con empoderamiento de jóvenes a través de la innovación social; en proyectos con universitarios para que ellos al momento de que egresen pongan sus conocimientos a disposición de los desafíos que afectan directamente a las personas. Yo siempre destaco un desafío que trabajamos con el Directorio de Transporte Metropolitano. Qué más claro de que los profesionales de la Usach, desde sus distintas visiones y carreras, se pongan a disposición de solucionar los problemas que detectamos en el transporte público, para que sea más inclusivo, más accesible  y que se haga cargo de la discapacidad o de los problemas de acoso.

Los tiempos están cambiando vertiginosamente, pero nuestra Universidad sigue presente en los grandes temas país. ¿Qué sientes por tu alma mater?

_La Usach ha sido muy importante en mi vida como soporte para entender cómo funciona el sistema y a partir de ello cómo aportar y llevarlo hacia lo que yo considero más justo, más solidario, pero creo también que lo que te entrega el Plantel es ese espacio diverso, consecuente y responsable con lo que está sucediendo en el Chile de hoy. Creo además que este compromiso que la Usach tiene con los estudiantes de regiones es potente y decisivo en la formación que uno recibe. Es esa permanente insistencia en que nuestra formación la tenemos que poner al servicio de las personas. En los pasillos de la Usach se habla de la historia de Chile. Desde esa vereda es imposible que alguien pase por la Universidad de Santiago y no se empape del compromiso de justicia social. Yo pude estudiar gracias a un aparato completo de garantías sociales. No puede ser que alguien que haya estudiado en la Usach jamás haya pensado que iba a haber un estallido social, o que existía tanta desigualdad en el país.

Diego Urzúa actualmente está dedicado a la Academia haciendo clases en innovación social en la Usach y otros planteles. Además presta apoyo en la formación de estudiantes de  primer año que lo tienen muy contento, pues dice que  transmite que la Universidad no solo busca formar profesionales, sino también transformarlos en agentes de cambio. También destina parte de su tiempo a proyectos relacionados con migración y derechos humanos

Pablo Moyano, ingeniero matemático: ”En la Usach recibí una formación integral para el desarrollo de mi vida”

Pablo Moyano, ingeniero matemático: ”En la Usach recibí una formación integral para el desarrollo de mi vida”

Pablo Moyano  comenzó en primero medio a vincularse con nuestra Universidad a través de las   olimpiadas y  el campeonato nacional de matemática . Vino a la Usach y se enamoró de su Campus. En ese momento no imaginó que su vida estaría ligada a la Universidad de Santiago de Chile, como dirigente estudiantil y luego como docente en la Facultad de Ingeniería y en la Facultad de Administración y Economía.
 
“Me gustaba mucho el ambiente cultural que había en la Usach. Recuerdo a jóvenes recitando poesía en las cercanías de la radio, o  en el patio de la EAO participando de foros académicos, políticos o recitales de Inti Illimani”, comenta con nostalgia.
 
¿Cómo fueron esos años de estudiante y tu regreso a tu alma mater ahora como profesor?
 
Unamuno decía  que los vientos de la sociedad deben soplar más fuerte en los patios de la Universidad. Constantemente en la EAO recibía boletines de alguna organización o hablaba con académicos, así que me fui involucrando en la política universitaria con mi centro de estudiantes, del cual fui presidente. En esos años nos importaba el financiamiento de nuestros compañeros, tener una buena biblioteca, que se les pagara a tiempo a los ayudantes…esas cosas cotidianas me hizo meterme en lides mayores. En el 2006 ya me dediqué con más energía a la dirigencia estudiantil. En 2009 fue presidente de la Feusach. Fui vicepresidente del Comité de Estatuto Orgánico que trabajó entre 2006 y 2008 arduamente en elaborar propuestas que se plebiscitaron en 2009 y que por problemas de quórum no se aplicó. En el plebiscito del año pasado me tocó votar como profesor por horas clase. 
 
Después de terminar la carrera entiendo que trabajaste y continuaste tus estudios en el extranjero. ¿Recomiendas seguir un master en Europa?
 
Siempre he trabajado en el sector público. Estuve en el Servicio Nacional de la Discapacidad dedicado al análisis de datos y a la estadística, generando insumos para la toma de decisiones. Luego  entré a la Subsecretaria General de Gobierno por 4 años y de ahí me fui a Barcelona a estudiar un Master en Estadística e Investigación Operativa. Fue una experiencia distinta por una gran brecha generacional. Mis compañeros eran bastante más jóvenes que yo pese a que tenía 30 años. Yo me fui con esposa e hijo Y es duro salir del espacio de confort y las redes de apoyo de la familia, pero fue una linda experiencia por el crecimiento personal. Mi master fue en la Universidad Politécnica de Cataluña, UPC, donde estuve casi dos años.
 
Fue una actualización de ciertos conocimientos pero que tienen que ver con el uso de nuevos software o tecnologías, no tanto profundizar en cuestiones teóricas que en el pregrado abundan. Me abrió posibilidades de conocer nuevos ámbitos para mí  como la bioestadística. Hoy trabajo también en la Posta Central aplicando lo que conocí allá. No fue una profundización del conocimiento teórico, sino más bien busque este master para profundizar mi desarrollo profesional. Recomiendo seguir un master después del pregrado. La Universidad de Santiago  tiene un prestigio que con los recientes 7 años de acreditación te da un puntaje superior para postular a Becas Chile.
 
¿Qué se logra en términos personales con hacer un master fuera del país?
 
Te abre el mundo. Uno como provinciano en el último lugar del mundo, puede conocer nuevas realidades, más allá de lo profesional y de los aspectos cotidianos. Estas experiencias te nutren. En lugares tan cosmopolitas como Barcelona conoces otro tipo de realidades, compartes con estudiantes chinos, noruegos y centroamericanos. Estar en ese espacio es muy relevante.
 
Pablo Moyano hace clases a primeros y segundos años de Ingeniería Civil, y en la FAE hizo a primero y segundo año de ingeniería comercial, lo que le llena de orgullo. Solo lamenta que su incorporación como docente se vea limitada por la pandemia
 
“No conocer a mis estudiantes  limita el trato y la relación que podemos formar; muchos de ellos ni siquiera conocen el Campus lo cual es una lástima. Me gusta mucho la historia de las matemáticas, entonces en mis clases  hablo de los matemáticos, y les muestro desde Google Maps el patio de la EAO que tiene dibujado a grandes matemáticos en sus paredes. A pesar de la dificultad que significa el formato virtual producto de la pandemia, a pesar de que contamos con menos tiempo en los módulos de clases, creo que los docentes hemos realizado una gran labor, veo el trabajo en la preparación de las clases y reconozco el gran esfuerzo de mis colegas para entregar todos los contenidos porque tenemos que garantizar que el profesional que egrese sea de excelencia. 
 
¿Qué es para usted la Universidad de Santiago?
 
La Universidad me preparó en ciencias exactas, pero además me dio una formación integral que me ha servido para el desarrollo de mi vida, desde cómo me paro a mirar el mundo. Di mis primeros pasos allí. Es muy gratificante ahora ser profesor de la Usach  y tratar de transmitir lo que yo recibí de la Universidad, es decir formar profesionales de excelencia al servicio de la sociedad. 

Estudiantes y graduadas/os de Postgrados de nuestra Universidad difunden sus investigaciones en congreso virtual

Estudiantes y graduadas/os de Postgrados de nuestra Universidad difunden sus investigaciones en congreso virtual

Con cerca de 40 exposiciones que abordarán diversas temáticas de relevancia científica, se desarrolla la tercera versión del Congreso de Estudiantes, Investigadores e Investigadoras de Postgrado de la Universidad de Santiago de Chile.

Este año, la actividad se realiza en modalidad virtual bajo el lema "Desde la construcción de comunidad universitaria a la democratización del conocimiento interdisciplinario".

El espacio es organizado por estudiantes y egresados/as de nuestros programas de magísteres y doctorados, además de las especialidades médicas, en conjunto con la Vicerrectoría de Postgrado (VIPO).

Su objetivo es divulgar y visibilizar los trabajos de grado y las investigaciones de los/as estudiantes actuales y graduados/as de postgrados de todas las unidades académicas de nuestra Universidad.

El programa de actividades considera mesas temáticas sobre virtualidad; salud y pandemia; educación y contextos sociales; género, interculturalidad y contextos de violencia; ciencia y salud; contextos internacionales y política; entre otras.

Jornada inaugural

El rector, Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid, valoró que la comunidad de postgrado "se proponga aportar a la construcción del conocimiento científico en un Chile de profundas transformaciones, difundiendo las investigaciones del estudiantado y de los/as investigadores/as de postgrado, tanto con la comunidad de la Universidad de Santiago, como con la sociedad en general".

"Este Congreso, que se viene realizando desde el 2019 en su primera versión, ha buscado aportar al conocimiento interdisciplinario avanzado, desde las diferentes facultades, departamentos, institutos, escuelas y programas de postgrado, así como de las más diversas áreas disciplinares", indicó la máxima autoridad del Plantel durante la ceremonia de inauguración de este lunes 22.

Por su parte, el vicerrector de Postgrado, Dr. Cristián Parker Gumucio, señaló que "no hay duda que estamos viviendo en una sociedad del siglo XXI donde el conocimiento es uno de los factores fundamentales para la construcción de esta".

En ese contexto, dijo el Dr. Parker, las instituciones educativas, y sobre todo las de educación superior, adquieren mucha mayor relevancia  sobre todo si, además, consideramos la crisis de las instituciones que atravesamos actualmente.
"Aquí es donde las universidades generan mayor confianza de parte de la ciudadanía y eso es porque somos acreedores de una actividad que precisamente es la producción y reproducción de conocimiento y porque se nos ve desarrollar una labor seria, honesta y que tiene incidencia en la sociedad", enfatizó.

En representación del comité organizador, la graduada del Magíster en Estudios Internacionales, Alejandra Llanos Avendaño, sostuvo que "nuestros esfuerzos han intentado continuar con el legado de compañeros y compañeras de generaciones previas, quienes iniciaron este recorrido de integración, comunicación de conocimiento y creación de identidad como estudiantes de postgrado de la Universidad de Santiago de Chile".

"De esta forma, quisiéramos reconocer y valorar la transmisión histórica de los valores propios de nuestra Universidad, transversales a nuestra formación, y que a su vez se plasman en nuestros intereses y proyectos de investigación como estudiantes de magísteres, doctorados y especialidades médicas", puntualizó.

Modalidad

Al finalizar, la estudiante del Doctorado en Estudios Internacionales, Lucía Castillo Lobos, entregó información de interés respecto a la organización del Congreso y del formato virtual preparado para este año, que involucra dos elementos principales.

En primer lugar, se consideró la creación de un sitio web (https://sites.google.com/usach.cl/2020-congreso-postgrado/inicio) gestionado por el equipo organizador con el fin de difundir material relativo al congreso. En este habrá resúmenes, posters, audios, fotografías y otros materiales relacionados con lo compartido por el grupo de expositores/as.

El segundo aspecto tiene que ver con las mesas temáticas, que este año serán seis. "Estas posibilitarán el encuentro e intercambio de ideas entre estudiantes y graduados/as de postgrado en torno a diferentes perspectivas disciplinares", dijo Lucía Castillo.

Estas reuniones virtuales estarán desplegadas durante dos semanas y permitirán la creación de un diálogo entre expositores/as, participantes y moderadores/as, en un contexto de virtualidad.

Revisa a continuación la ceremonia inaugural:

 

Germán Moncada: “El Magíster en Ciencias de la Ingeniería de la Usach abrió mi mente a pensar, a crear nuevas cosas”

Germán Moncada: “El Magíster en Ciencias de la Ingeniería de la Usach abrió mi mente a pensar, a crear nuevas cosas”

Convertirse en actor era el sueño que tenía Germán Moncada al concluir su enseñanza media. Sin embargo, su padre de profesión contador, fue quien lo impulsó a abandonar esa idea y optar por una carrera tradicional. Tal vez es uno de los ejemplos de tantos que existen en nuestro país que ven en las tablas su futuro, pero prima el tema económico por sobre el arte. Y no está arrepentido, porque fue en la propia Universidad de Santiago, que pudo también dedicar parte de su tiempo a electivos que llenaron en cierta medida esa vocación. Entró a estudiar Ingeniería Civil Industrial a la Facultad de Ingeniería y en el Campus conoció a quien es su esposa; fue profesor asistente de nuestra Casa de Estudios y hoy ocupa un alto cargo en el Ministerio de Obras Públicas.
 
“Los años que estuve en la Universidad de Santiago fueron los mejores de mi educación. La Usach fue mi casa y mi trabajo”, resalta expresando el espíritu usachino que lleva impregnado a flor de piel. 
 
Germán ingresó a nuestro Plantel en 1999 y egresó el 2005. Abordó paralelamente su tesis de Ingeniería Civil Industrial con un Magíster en Ciencias de la Ingeniería que cursó en nuestra misma Corporación. Si bien era imprescindible salir al mercado laboral para ganar su primer sueldo, el amor por nuestra Institución parecía retenerlo, según el mismo recuerda. “Mi esposa me insistía en que terminara pronto la tesis”, comenta. Algunos de sus compañeros siguieron el camino del postitulo en el extranjero, pero él lo hizo en la Usach, donde además se desempeñó por un tiempo como profesor asistente en el Plantel. “Cuando postulé al Magister tenía que obtener la licenciatura en ciencias de la ingeniería, así que comencé a hacer clases de administración de la producción a estudiantes de Ingeniería en Ejecución, durante el día y en el vespertino. Con el dinero que ganaba pude costear el pago de la carrera y me quedaba para pagar algunas cuentas y darme algunos pequeños gustos”, expresa.
 
Cuéntanos de esta experiencia doble de estar en clases y hacer clases…
 
La diferencia del Magíster con el pregrado es que tú no recibes la educación formal del pregrado sino que debes abocarte a la realización de determinados trabajos que vas discutiendo en conjunto con tus profesores. Teníamos una línea investigativa. Era mucho más libre y me gustó más que el pregrado. Si bien teníamos los mismos académicos que nos hacían clases, la educación es más personalizada dado que son cursos con un menor número de estudiantes. Le tomé mucho cariño a esos últimos dos años. Tú eliges tus cursos y profesores. Me sentía aún más motivado. 
 
¿Recomiendas hacer un Magíster en nuestra Casa de Estudios?
 
Absolutamente. El Magíster en Ciencias de la Ingeniería en la Usach es científico, más académico que un MBA por ejemplo. Me enseñó a generar nuevas soluciones… puedes investigarlas o incluso crearlas. La Ingeniería debería ser así. Muchos colegas encasillan las soluciones a los problemas según los ramos que tuvieron en el pregrado. Ingeniería es ocupar todas las herramientas que la Universidad te entrega.
 
Comenta que como profesor universitario asistente, conocía a muchos de los estudiantes del pregrado diurno. En vespertino fue un poco más complejo porque los alumnos provienen de empresas o instituciones y ya tienen experiencia trabajando. 
 
En septiembre de 2006 a pocos días de dar su examen de grado ya se disponía a ingresar a su primer trabajo formal en el Ministerio de Obras Públicas donde se mantiene hasta el día de hoy, pero con una carrera funcionaria que lo tiene encumbrado en un relevante cargo. Con anterioridad, había hecho su práctica en Metrogas.
 
Luego de  tres años en el MOP como ingeniero de proyectos se convirtió en jefe del área y triplicó su sueldo inicial. Al año lo reclutaron para Aeropuertos transformándose rápidamente en Jefe del Departamento de Aeropuertos y se hizo cargo de todas las licitaciones de terminales aéreos.  “Sacaba un proyecto por año, lo que era bastante. Mi primer aeropuerto fue el de La Florida, en La Serena. El diseño arquitectónico lo hace la Dirección de Aeropuertos del MOP. A nosotros nos corresponde el proceso de entregar en concesión el terminal aéreo por una determinada cantidad de años. El concesionario hace las obras y explota el aeropuerto, recuperando su inversión. Mi trabajo es que dichas condiciones estén ajustadas a las expectativas del sector privado, formalizar el proceso de licitación y adjudicar el contrato de concesión”, remarca. La estrella de su historial fue el megaproyecto del Aeropuerto Arturo Merino Benítez; actualmente está en el proceso de licitación del aeropuerto El Loa de Calama. 
 
A menudo se habla de la burocracia del Estado; del hacer siempre lo mismo… hay cierto temor al cambio. En este crecimiento ¿cómo te ayudó el Magíster a proyectar tu labor?
 
Yo creo que el haber hecho el Magíster fue fundamental para mi apertura de mente. Eso no te lo da el pregrado. Es esa libertad de reflexionar la que no te encasilla. Es cierto, en el Estado la respuesta es para qué cambiar si así lo hemos hecho siempre. Yo motivo a mi equipo para que pensemos más, porque si bien lo anterior puede ser correcto, siempre hay mejores formas de hacer las cosas. El pregrado te da el conocimiento, pero el Magíster te enseña a no encerrarte en una sola cosa… más que a innovar, tal vez a mezclar herramientas que ya existían. La innovación en el aparato público es mucho más compleja puramente hablando.

Salomé Villa, Doctora en Lingüística Aplicada en Evaluación de Idiomas: “La Usach te abre puertas en el extranjero”

Salomé Villa, Doctora en Lingüística Aplicada en Evaluación de Idiomas: “La Usach te abre puertas en el extranjero”

Salomé Villa  ingresó a Bachillerato de nuestra Universidad en 1997, pasó por Obstetricia en la Facultad de Ciencias Médicas, pero sería en la Facultad de Humanidades donde encontró su real vocación: la Licenciatura en Lingüística Aplicada con especialización en traducción en inglés y japonés, carrera que la llevaría a viajar por el mundo, sumar un Magíster y un Doctorado que hoy la posicionan como una incipiente investigadora.“Si bien la vuelta fue larga igual tiene sentido porque lo que yo hago en lingüística es evaluación, que es un paradigma bastante más positivista que el resto y más cercano a las ciencias, creo  que nunca habría llegado a la educación con mi formación en el colegio, porque las humanidades me cargaban”, asegura.
 
Su vida académica y profesional es bastante promisoria. Tras dar su examen de grado, hacer su práctica profesional en Greenpeace y titularse en el pregrado como traductora, el destino la llevó a hacer clases de inglés en un Colegio de la Fundación Belén Educa y a aceptar luego la coordinación del departamento de inglés. Ahí se enamoró de los niños y decidió cursar dos años de pedagogía en un plan especial para profesionales. Luego puso su saber a disposición de quienes deseaban postular a MBA en el extranjerodesde Nova Consultores donde dictaba clases particulares; hizo diseño de curriculum para varias universidades y  firmas de abogados hasta que en 2011 se motivó a ir por más.
 
Su siguiente paso era salir del país a perfeccionarse.Postuló a las Becas Chile y abordó un avión rumbo a Australia para hacer su Magíster en University of Melbourne. El 2013 volvió a Chile para participar en el grupo elaborador de los estándares en pedagogía en inglés de la Universidad Alberto Hurtado y fue coordinadora académica de la carrera, además de asumir la coordinación de las prácticas profesionales. Sin embargo, la evaluación de idiomas era su prioridad y el doctorado era su horizonte; el lugar la prestigiosa Universidad de Lancaster en Inglaterra. Ha sido acreedora de múltiples reconocimientos, entre ellos, en 2017 recibió el Assessment Research Award que otorga el British Council. Presentó un póster en el Language Testing Research Colloquium que es la conferencia más importante de lenguaje testing en el mundo organizado por la International Language Testing Association, cuando estaba en su segundo año de doctorado y de ahí ha presentado todos los años siguientes. Fue una de las fundadoras de LAALTA, Latin American Association for Language Testingand Assessment, de la que es la actual presidenta.
 
En tercer año de su doctorado  postuló a un Erasmus, una beca de movilidad en Europa, para trabajar con una investigadora en Alemania de la Universidad de Bremen.
 
En 2018, tras dar su examen de candidata a doctora postuló a un Doctoral Dissertation Grant, de la International  Research Foundationfor English Language Education (TIRF)  y se convierte en la primera chilena que se lo gana y la tercera de Latinoamérica.
 
En febrero de 2020 se tituló de doctora en lingüística aplicada y de regreso en Chile tras  adquirir un compromiso académico con la Universidad Alberto Hurtado, volvió a esa universidad como académica investigadora. Es permanente invitada a participar como panelista en distintas conferencias de evaluación de idiomas.
 
Tu currículum es extenso y son numerosos los premios y reconocimientos que has recibido. A la luz de esta trayectoria ¿cómo crees  que te marcó la Universidad de Santiago desde aquel momento de ingresar a Bachillerato hasta tu titulación en la Facultad de Humanidades?
 
La Usach es mi alma mater. Siempre la vi como una universidad destacada y fue un orgullo entrar y ver una diversidad de gente increíble; compartir con personas de mucho bagaje cultural. Me gustaba  el nivel de exigencia académico, había que estudiar harto, quemarse las pestañas. Esa exigencia me puso presión,pero satisface el ego académico, aquella  sed de querer ser más.
 
¿Cómo influyó nuestra Universidad en tus deseos de salir al mundo y optar al Magíster y Doctorado que lograste?
 
Muchas de las oportunidades que se me abrieron fueron por haber estudiado en la Universidad de Santiago. En Chile la gente toma decisiones laborales según donde estudiaste y la Usach me abrió muchas puertas. Eso siempre ha sido un gran apoyo, donde vaya llevo la marca de una Universidad potente en mi curriculum,  una Universidad con prestigio. También para postular a la Beca Chile fue muy importante donde estudié.
 
¿Recomiendas seguir el camino profesional  que tu tomaste?¿Te sentiste plenamente capacitada con los conocimientos adquiridos en el pregrado para salir al mundo y buscar la posibilidad del postgrado en el extranjero?
 
La Universidad te da la solidez curricular para enfrentar nuevos desafíos como los que decidí asumir yo con un Magíster en Australia y el Doctorado en el Reino Unido. Pienso que las carreras de la Usach tienen un muy buen nivel de profesionales. No me imagino una carrera que no te permita dar un paso más allá. El  perfil de  estudiantes que entra a la Usach es excelente. Tuve compañeros muy capaces, muy estudiosos. Lograr nuestras metas es una mezcla de ambas cosas. Hoy estoy celebrando mi primera publicación indexada como investigadora. El paper se realizó con el proyecto de la Universidad de Bremen, cuyo resultado fue el Erasmus al que postulé. Ahora estoy preparando uno sobre mi tesis y postulé a un fondo en investigación internacional del British Council para la prueba Aptis. Queremos investigar qué impacto global tiene utilizar una prueba de este nivel, respecto a la toma de decisiones institucionales.

Francisca Wiff, psicóloga: “La pandemia replanteó la forma de buscar trabajo y de aceptar o no sus condiciones”

Francisca Wiff, psicóloga: “La pandemia replanteó la forma de buscar trabajo y de aceptar o no sus condiciones”

Salió a los 17 años del colegio y entró a la Escuela Militar. Cuando le dieron de baja médica, estudió dos años Química y Farmacia en la Universidad de Concepción. Le gustaban las matemáticas, pero decidió dar un giro radical y estudiar psicología en la Usach.

En 2012 entra a la Facultad de Humanidades de la Universidad de Santiago donde reconoce que se abrió a un mundo variado de gente que ofrecía este gigantesco Campus único al centro de la ciudad.  Durante su paso por nuestro Plantel formaría parte del desarrollo de la nueva malla curricular. 

Hizo su práctica en investigación de mercado, pero chocó con una pared al momento de buscar trabajo. Ahí decidió ir por el camino de Recursos Humanos y no se equivocó. Ingresó a una empresa outsoursing, Gs BPO, como Analista de Desarrollo Organizacional haciéndose cargo de la mayoría de los procesos y la implementación del sistema de gestión por competencias de la compañía. Luego, pasó a  Take UP  donde participó en un Proyecto de la OIT de comunicación interna y buenas prácticas laborales, para el mejoramiento de relaciones laborales. Siguió su trayectoria como Consultora en  Recursos Humanos en Hotelera Solace,  para diseñar e implementar de gestión de personas de sus hoteles. Estuvo en PWC y en EY, donde descubrió que en las Big4 predominan los egresados de la Usach. Francisca hoy es Gestor de Clima y Desempeño en CMPC

¿Por qué crees que en consultoría predominan nuestros egresados?

_ En la Usach aprendes a enfocarte mucho en la innovación y pensar diferente, entonces, en un trabajo no es necesario que nos den todas las herramientas para sacar un producto de alta calidad. Somos muy versátiles. En mi práctica en marketing no tenían que decirme “esto es una percepción y se analiza así”, lo sabía porque me lo enseñaron en la Universidad. Un egresado de la Usach tiene la capacidad de relacionar los conceptos, porque todas las materias se interconectan. Se va entrelazando el curriculum. El egresado de nuestro Plantel aplica el “más por menos”. En nuestra Casa de Estudios había paralizaciones, pero volvíamos a clases con una realidad diferente y una flexibilidad al cambio total, que nos sirvió para el futuro.

Ranking destacado

Francisca fue nominada este año en el certamen internacional HR Influencers y ocupó el puesto 11, donde también destacaron dos egresadas de nuestra Universidad.
HR Influencers está compuesto por profesionales de distintas áreas de los Recursos Humanos que influyen y enriquecen el ambiente laboral. En este sentido, el ranking reconoce a profesionales que destacan en cuatro ejes: deslumbrar por su experiencia, inspirar a otros a tomar acción, compartir sus conocimientos, además de contar una voz y punto de vista auténticos.

Eres muy importante para muchas personas que buscan empleo con la publicación de tus ofertas laborales en redes sociales. ¿Cómo partió esa idea?

_ Después del estallido social y antes de la pandemia, muchos de mis conocidos quedaron cesantes y comencé a compartirle a ellos listados de ofertas de empleo a través de Linkedin, hasta que decidí abrirlos a todos los que quisieran recibirlos, todos los días y ordenadamente Para el estallido aparecían alrededor de 10 a 15 ofertas. Un año atrás, en el momento más duro del COVID, esta cifra bajó diametralmente. Ahora son 25 a 35 ofertas diarias. No publico aquellas que son poco éticas, y algunas que rayan en lo ilegal. Antes publicaba ofertas que enviaban en grupos de whatsapp, ahora son los propios reclutadores los que me piden que muestre sus ofertas y otras personas me etiquetan.

¿Crees que hay menos gente buscando trabajo realmente como aseguran algunos empresarios o cambio el paradigma?

_ No creo que haya menos gente buscando trabajo. Yo me apego al análisis estadounidense del tema. Lo que pasa es que la gente se ha replanteado por qué trabaja y cómo quiere trabajar. Si antes trabajaba 45 horas a la semana y casi no veía a sus hijos, hoy se preguntan si quieren ese estilo de vida por un determinado sueldo. La pandemia replanteó lo que la gente quiere exigir dentro de un  empleo, como decía el INE sobre los 600 mil pesos se reciben muchas postulaciones. El trabajador se puso más exigente con las empresas y estas deben ponerse a tono con esas exigencias. No hay aprovechamiento de los recursos del Estado como el IFE, sino hay un cambio de modelo. La empresa debe replantearse para qué quiere al trabajador y cómo quiere que trabaje. Con esto del teletrabajo, muchos se han dado cuenta que es más conveniente trabajar desde el hogar y se toman su tiempo para encontrar ofertas laborales con esas condiciones. En EE.UU no han dicho que se estén aprovechando de los bonos del Estado, sino se están replanteando la forma de trabajar.

¿Que ha representado la Usach en tu exitosa carrera desde la psicología organizacional?

_ La Usach es súper flexible y me permitió tener amigos de otras carreras, porque hay vida dentro y fuera de la Universidad, lo que me ayudó a abrir un poco más mi mente. Profesionalmente recibí el sello Usach que es reconocido en el mercado y eso facilita muchas cosas en la vida, porque te entrega conocimientos vigentes y más allá. No tuve que salir y actualizarme para insertarme en lo laboral. Dentro del círculo de mi generación la gran mayoría de mis ex compañeros trabajan en el sector privado en importantes empresas. Ninguno esta cesante. Nuestra Alma Máter enseña a valorar lo humano y por eso la ética de sus profesionales se hace notar. Yo tengo un diplomado en finanzas corporativas, otro en gestión de innovación y estoy terminando uno en dirección estratégica del talento, pero donde voy recomiendo a mis colegas que tomen sus diplomados en la Usach porque les dará otra mirada, la mirada de la Universidad de Santiago.

Javier Oyanedel, Ingeniero Comercial, director de marketing en Verizon: “El éxito es suma del saber y la perseverancia”

Javier Oyanedel, Ingeniero Comercial, director de marketing en Verizon: “El éxito es suma del saber y la perseverancia”

Siempre tuvo claro que quería ser ingeniero comercial y le apasionaba el marketing. Un profesor de economía en tercero medio le proporcionó conceptos básicos; pensó esto es lo mío y no se equivocó. Rindió su enseñanza media en el Verbo Divino y en el Saint George donde aprendió inglés y fijó su atención en dar una buena Prueba de Aptitud Académica. Las universidades estatales estaban dentro de su horizonte y la Usach fue la elegida. El profesor Rojas de la FAE con el que tenía extensas conversaciones sobre posicionamiento y segmentación le dijo un día que el  marketing es el puente entre la empresa y los consumidores, frase que hasta ahora usa y aplica, porque es hacer que los productos o servicios que una empresa fabrica los conozca el consumidor y se produzca ese puente.

Ingresas en 1978 a la Facultad de Administración y Economía. ¿Qué recuerdas de esa época?

_Yo tenía una buena impresión de la Usach. Mi primera opción fue la UC, por puntaje no quedé. En la U. de Chile podría haber ingresado en segundo semestre. No quise esperar y en la Usach la carrera era nueva y fue muy motivante desarrollarla. Quise ser uno de los primeros en egresar. Antes era administración de empresa. Yo entré con ese cambio. No me arrepiento para nada. Tuve excelentes profesores. Egresé en 1982. De los 75 compañeros solo 5 salimos sin repetir ningún ramo. Yo provenía de un colegio de hombres, por lo que entrar a la Universidad fue además súper entretenido. En la Educación Superior nadie te dice las cosas que debes hacer. Yo iba a clases en la Usach porque me interesaba, no porque tenía que ir obligado a aprender. Tuve amigos de todos los niveles socioeconómicos y de regiones. Tres años después de egresar fui profesor ayudante en la Universidad Católica de Ingeniería Comercial en el ramo de estrategia empresarial.

Háblame un poco de tu trayectoria que te lleva a una de las más grandes empresas de telefonía de los Estados Unidos. ¿Cómo llegas a ser director de marketing en Verizon?

_Mi sueño en la Universidad era transformarme en product manager de una empresa internacional. En la década de los 80 buscabas empleo en el Cuerpo B de El Mercurio. Ahí encontré  a Johnson & Johnson Chile, multinacional estadounidense dedicada a fabricar dispositivos médicos, productos farmacéuticos, de cuidado personal y hoy vacunas. Buscaban un representante de ventas para el área médica. Fui algo así como visitador médico. Esa experiencia me sirvió mucho porque pude saltar al marketing con una primera experiencia en ventas. El gerente general me comentó que hacía clases en la Universidad Católica para la carrera de  Ingeniería Comercial y me permitió ser su profesor ayudante. Después de unos años escalé a segment manager, a cargo de compras de materias primas. Luego postulé a la empresa inglesa Reckitt conocida en Chile por los productos Nugget y fui su product manager: esta empresa terminó de formarme en el área de marketing. Me tocó la suerte de representarla en un workshop internacional. El gerente de marketing no pudo asistir a un evento internacional y el gerente general tampoco. Me mandaron a mí. Me la jugué y presenté como cualquier otro gerente. A los dos meses me llamaron a trabajar a la casa matriz en Londres con tan solo 29 años y me transformé en el primer latinoamericano en esa empresa en la capital británica. Fue un cambio brutal porque Londres es gigantesco, hay más recursos, acceso a agencias de publicidad, ahí aprendí mucho. Años después volví a Chile. Fui gerente de marketing durante 3 años en Almacenes Paris; luego 4 años en Telefónica, sin saber nada de telecomunicaciones. Me correspondió hacer el cambio de marca de CTC a Telefónica.

¿Con ese curriculum pensaste en volver a salir del país?

_Primero quise independizarme, porque ya me conocían en el mercado por estas dos grandes empresas. Seguí siendo asesor de Telefónica y fui tomando clientes en otras áreas. Uno de esos fue CGS una empresa con base en Nueva York que me invitó a unirme como empleado.  Me fui con mi esposa, pero pedí llegar a Seattle porque mi hermano era gerente de marketing de Microsoft y además cliente de CGS. Fui account manager para Microsoft cuatro años. En Seattle tiene oficinas corporativas T mobile, uno de los tres carriers más importantes de EEUU con capitales alemanes, donde arribé después. Me cambié a Sprint en Miami por razones familiares, hasta que me contactaron de Verizon para ser su director de marketing de segmentos estratégicos, donde el área que dirijo es responsable de los segmentos militar (activos y veteranos); profesores, área médica, estudiantes universitarios, seniors, jóvenes, bomberos, policías y niños.  En población, unos 160 millones de potenciales clientes, casi la mitad del país.

¿Cuál es la clave de tu éxito y la importancia que la Usach tuvo en tu formación?

_La Usach definió lo que yo quería hacer. Trabajo en una empresa internacional en un gran mercado. La Universidad me dio conceptos básicos, pero también la forma de enfrentar los problemas, la estructura organizativa, el orden. No es conocimiento por si mismo, es la forma de enfrentar cómo hacer las cosas que te sirve para todo. Puedo tener un problema con un gerente que me dice que no está funcionando un tema. Mi formación me hace analizar cuáles son las causas, las posibles soluciones... uno tiene una estructura de trabajo que me lo dio la Usach, que no te la enseña el colegio. La experiencia ayuda, pero esa estructura básica, aquel marco de referencia, me lo entregó la Usach. Estoy muy agradecido de mi Alma Máter, por eso cuando dicto charla en la Universidad voy encantado porque quiero devolver lo que mi Casa de Estudios me entregó, todas aquellas herramientas para enfrentar los desafíos del mercado en que uno está. Siempre he sentido que soy el mejor en lo que hago y esa confianza ayuda en tu desarrollo profesional. Cuando me titulé como Ingeniero Comercial de la FAE me creí el cuento. Postulaba a empleos; les decía yo soy bueno, por esto, esto y esto. Quizás pensaban que era prepotente, pero no me importaba porque lo apoyaba con argumentos. No hay que tener miedo a decir lo que uno siente, pero también hay que saber escuchar. No porque vengas de Harvard o de la Universidad Católica eres el mejor. Si aquellas compañías que te mencioné me contrataron fue porque pensaron que yo era el mejor para ese cargo y estudié en la Universidad de Santiago. La seguridad es fundamental en cualquier labor. Si un estudiante de la Usach está bien preparado y se lo propone, va a lograr todas sus metas. Lo importante son los conocimientos y la confianza en sí mismo. Una carrera exitosa depende de la perseverancia, de la seguridad en los conocimientos que adquiriste en la Universidad, de tener claro lo que quieres, y una cuota de suerte con oportunidades que no debes dejar pasar.

Páginas

Suscribirse a RSS - Egresados