Egresados

Español

Patricia Jorquera, bioquímica y doctora en microbiología: “La Usach me dio bases sólidas para llevar mi carrera a este nivel”

Patricia Jorquera, bioquímica y doctora en microbiología: “La Usach me dio bases sólidas para llevar mi carrera a este nivel”

Recuerda que desde pequeña hacía experimentos, pero también rompía o  desarmaba juguetes tratando de entender cómo funcionaban. Ya tenía esa curiosidad innata que se tradujo a la larga en  querer saber cómo funcionan los virus respiratorios y usar esa información para generar vacunas. Hoy desde la empresa estadounidense de biotecnología, Moderna, recuerda su paso por  la Universidad de Santiago donde estudió Bioquímica, en la Facultad de Química y Biología, y se transformó en una destacada doctora en microbiología, pese a que algunos le decían, cuando inició sus estudios, que los virus no le interesaban a nadie.

Su papá es corredor de propiedades y su mamá administradora de empresas. Su hermana educadora de párvulos, pero del área de la investigación es la única que buscó ese campo. Dio la Prueba de Aptitud Académica y entró el 2001 a la Usach, sin saber que años más tarde se especializaría en Estados Unidos y la pandemia haría entender a sus padres –por fin, dice- la importancia de lo que ella hace.  Es doctora en Microbiología con especialidad en Virología. En Moderna se desempeña en el área de selección de antígenos que van a ir en vacunas, por ejemplo independiente del virus,  su función es entender cómo funciona ese patógeno, cuál es el componente particular de ese microorganismo y si se puede ocupar en una vacuna.

¿Qué recuerdas de tu experiencia en la Universidad de Santiago?

- Me gustaban mucho las clases en la Usach. Nunca reprobé un ramo. En la Universidad de Santiago convergen personas de distintas clases sociales y conoces a gente que viene del ABC1 y otras más modestas, cosa que no ocurre tanto en otros planteles como los privados. Tuve muy buenos docentes y fueron ellos los que me motivaron a seguir la carrera de virología. Las ganas con las que trabajaban y su pasión se contagiaba.

Patricia tiene especiales palabras de agradecimiento para los académicos Eugenio Spencer y Ana María Sandino. “El profesor Spencer tenía el laboratorio de virología en aquel entonces. Yo entré a trabajar con él cuándo comencé a aprender en investigación a finales del 2004 y estuve ahí 2 años. Me interiorice en virología y así fue como postule a un doctorado, porque requería seguir en una carrera en virología. La Dra. Sandino fue mi tutora de tesis en bioquímica, es una mujer muy inteligente y proactiva y fue muy importante verla como se manejaba en el día a día. El profesor Spencer es muy respetado y gracias a él establecí contactos en Estados Unidos; terminé haciendo mi tesis doctoral acá. De hecho fue mi cotutor en mi tesis de doctorado y Ana María  mi tutora de pregrado que fue sobre un virus que infectaba y se reproducía en el salmón (IPNV).

Patricia llegó al país del norte en 2008 a terminar su doctorado en la Universidad de Carolina del Norte y trabajó con virus respiratorios. Hizo un postdoctorado en la Universidad de Georgia, y después, se desempeñó como científica en el Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Facultad otros 3 años. Se perfeccionó en el estudio de virus respiratorios tales como la  influenza, sincicial y Coronavirus. En 2017 se abrió una posición en el CDC (Centers for Desease Control and Prevention), entidad del gobierno en Atlanta, Estados Unidos, que se encarga de estudiar enfermedades infecciosas, donde monitoreaba  los virus de influenza que circulaban en el mundo analizando si aparecía alguno que fuera distinto y si era necesario hacer un upgrade de la vacuna.

A principios del 2019 se fue a Boston e ingresó a Seqirus, una de las tres farmacéuticas más grandes de ese país que produce vacunas de influenza, donde trabajó directamente con el Coronavirus en el laboratorio. Un reclutador de Moderna la ubicó por Linkedin, ya que buscaban una persona que tuviera experiencia trabajando con más de un virus respiratorio y ya estaban produciendo una vacuna para Coronavirus. Empezó a trabajar en septiembre, cuando la firma iniciaba la fase 3 de la investigación; gran parte de desarrollo in vitro ya se había realizado y la vacuna estaba siendo probada en humanos. Ella es una de los cerca de 30 científicos que trabaja en el equipo de enfermedades infecciosas. Pertenece al grupo de diseño de antígeno, donde hay 4 expertos que investigan el genoma de los virus.

¿Qué representa la Usach en tu exitosa carrera profesional?

- La Usach académicamente me dio las bases sólidas para seguir estudiando y llevar mi carrera a este nivel. Si no hubiese aprendido a trabajar en laboratorio y en bioquímica en general no estaría donde estoy actualmente. Aprendí a relacionarme con personas de distintos lugares. Yo nunca consideré salir al extranjero, pero conversar con profesores que si lo habían hecho, escuchar sus experiencias, aprendizajes, lo rico que es salir y absorber otras culturas, me impulsó a continuar mis estudios. En la Usach recibes como un entrenamiento aparte, porque trabajar con pocos recursos te hace ser más imaginativo y encontrar fórmulas de hacer mucho con lo poco que tienes. Aquí en Estados Unidos tu compras un  kit y listo .No se imaginan todo el trabajo que hay detrás. Si falla no tienen idea de cómo arreglarlo tampoco.

¿Adviertes diferencias entre la educación que se entrega en nuestra Universidad con la que observas en Estados Unidos?

- No veo mucha diferencia. Una de las ventajas de estar en EE.UU es que es un lugar donde convergen personas de todo el mundo. En el equipo con que trabajo en Moderna hay personas de Suiza, Australia, Francia y México. Comparando mi formación con la de ellos, no siento que haya una desventaja. Los doctorados en Chile siento que son un poco mejor porque acá duran 4 años, pero tu pregrado y postgrado allá en nuestro país son más largos, te preparan más en el laboratorio. Yo he conocido profesionales que sacan su título de bioquímico sin haber puesto jamás un pie en un laboratorio. Ese año extra de investigación que hacemos en Chile, acá no está. En cuanto a conocimientos, nuestro país tampoco está en desventaja. Trabajando con otros científicos no siento que mi saber sea mayor o menor que el de ellos, sino que es más bien parejo.

El Coronavirus en Chile

Hay preocupación en nuestro país sobre una eventual segunda ola. ¿Qué análisis haces del comportamiento de la población frente a este virus?

-“Mi familia y la de mi esposo están en Chile y estoy preocupada. Se viene el verano allá y la gente no está teniendo las precauciones debidas; es súper fácil relajarse. Como las vacunas han tenido buena eficacia muchos creen que van a estar disponibles a fin de año o en enero de 2021, pero eso no es así. Una cosa es que hayan terminado los estudios clínicos y otra muy distinta es su distribución y que llegue a todos. Sería conveniente que la población continúe limitando contactos, que sigan en sus casas, pero sé que es muy difícil que eso pase en verano. Acá la gente iba a las playas como que no pasara nada, se acabó el verano vino la tercera ola y tenemos más casos de los que teníamos antes.

Si bien Patricia no puede hablar mucho de la inyección de Moderna, remarca que las vacunas de RNA no son estables en el freezer normal, se requieren congelar a -70  y-80 y  seguramente los hospitales en Chile no cuentan con refrigeración de ese tipo para almacenar un millón de dosis, por ejemplo. Un objetivo de Moderna fue modificar la vacuna para ocuparla idealmente a 4 grados que es la temperatura de un refrigerador.

Mientras no llega la inmunidad, la doctora en microbiología recalca que es clave usar la mascarilla y lavarse las manos.” Yo le digo a mis familiares y amigos de Chile que no relajen los cuidados, el virus aún está activo", concluye.

Eva Sánchez, psicóloga: “El modelo educativo de la Usach es integral y entrega fortalezas para todo tipo de cargos”

Eva Sánchez, psicóloga: “El modelo educativo de la Usach es integral y entrega fortalezas para todo tipo de cargos”

El valor de las personas es un tema esencial para Eva Sánchez, psicóloga con mención en psicología social y de las organizaciones. Esa fue la razón principal por la que eligió la Facultad de Humanidades de la Universidad de Santiago para su formación profesional. Es una mujer de constantes desafíos a tal punto que dejó esta misma carrera que cursaba en otra Universidad de la Región de Valparaíso para venirse a Santiago. 
 
Nacida en Rancagua en el seno de una familia de clase media con madre funcionaria del Servicio de Registro Civil y padre Arquitecto,  tuvo acceso a dos mundos distintos que económica y socialmente le dieron mayor valoración y amplitud a su vida. Recuerda que su madre con mucho esfuerzo la crió a ella y su hermano menor; “ella ganaba lo mínimo, no lo pasaba bien en su función de atender público y falleció a consecuencia del cáncer el 2012”, recuerda. La experiencia de su madre tuvo mucho que ver con su decisión de estudiar psicología.
 
El afán de Eva siempre ha sido apoyar a las personas para que se sientan reconocidas, desarrollen su potencial y disfruten de su trabajo, porque “si no estás bien donde pasas gran parte de tu día,hay consecuencias en la calidad de vida, en uno mismo, y me di cuenta que el mayor impacto que podía lograr era a través de las organizaciones, desde el tema más laboral y del desarrollo profesional”, remarca.
 
Dejaste una Universidad para venirte a la U. de Santiago, con todo lo que significaba en términos de movilidad y recomenzar una carrera. ¿Por qué lo hiciste?
 
- Fue una oportunidad de conocer un nuevo mundo, me cautivó, tener un campus tan grande con estudiantes de carreras que te abren la mente a distintas posibilidades, y que se fijan en la persona y no en otras características, me atrajo. Fue una experiencia buena por todos lados. La Usach es muy exigente y eso fue un desafío. Mi vida ha sido de desafiarme permanentemente, de aprender y compartir con otros.
 
En la Usach optó por la mención en psicología social y organizacional, hizo su práctica y buscó trabajo como analista de desarrollo organizacional. Su primer trabajo fue en Marinetti en 2008, una empresa industrial con un mundo masculino que le acomodó. Luego se fue a la Mutual de Seguridad por dos años. Sus pasos la llevaron luego a la multinacional Deloitte y siguió desafiándose, tomando las riendas de su vida laboral. Su interés era desarrollarse y crecer. Creó Brújula Profesional, consultora dedicada a la selección de personal y orientar a quienes buscan trabajo.
 
El 2011, registró la marca en Inapi. El 2013 viajó a Barcelona para estudiar un Master en Dirección de Recursos Humanos. De regreso, se casó. Tuvo dos hijos y tras el postnatal de la segunda, se embarcó de lleno en la tecnología. Armó grupos de whatsapp relacionados inicialmente con Recursos Humanos. Tres meses después ya tenía 50 con más de cinco mil integrantes. Hoy cuentan con 134 grupos de múltiples áreas, más de 10 mil personas y 80 voluntarios. Lo que partió como una aventura  se transformó en una organización, en una idea innovadora que ganó  un premio en la academia Her Global Impact. 
 
Esta organización, luego se formalizó y hoy es la Fundación Comunidad Networking con administradores que están a lo largo de todo Chile e incluso en otros países de latinoamérica,  donde promueven espacios colaborativos, diversos e inclusivos para quienes buscan mejorar su situación laboral y calidad de vida, con oportunidades para emplearse o emprender a través de estos grupos de whatsapp. La Fundación es ad honorem, pero están armando un modelo de negocios social para generar recursos. 
 
La Fundación Comunidad Networking ha tenido reconocimientos internacionales a través tuyo.
 
- Si, el 2019 quedé en el lugar 4 en Chile y este año en lugar 9 de HR Influencer Latam que reconoce a líderes en el área de Recursos Humanos, premio a nivel latinoamericano que funciona por voto popular. Estas nominaciones representan mucho del trabajo que hacemos en la Fundación Comunidad Networking.Yo no tendría la posibilidad de dar un mensaje de empleabilidad y de lo importante que es tener claro hacia dónde quieres ir como profesional,promover buenas prácticas en las organizaciones, sin la labor de la Fundación, que existe gracias a un tremendo equipo, donde la colaboración y la vocación de servicio son valores fundamentales.
 
Nos has contado la importancia que tuvo la Universidad de Santiago en toda tu formación, pero sabemos que estas retribuyendo también lo aprendido 
 
- Así es!, desde hace unos meses estoy trabajando en un proyecto ministerial muy potente, que se inició el año 2018. Es gestionado por la Vicerrectoría Académica y su área de Evaluación, buscando desarrollar iniciativas de apoyo y acompañamiento a estudiantes de 3er año en adelante, para facilitar su transición hacia la especialidad y la finalización de las carreras, mejorando su permanencia, egreso y titulación, así como también, su inserción al mundo laboral. Me siento privilegiada y agradecida de volver a la Universidad, ahora con un rol distinto, con experiencia y visión más amplia, lo que me permite aportar a los espacios formativos de futuros profesionales de mi alma máter. Este proyecto abre un mundo de posibilidades, ya que muestra a los/las estudiantes que no sólo pueden emplearse de forma tradicional, sino que también pueden continuar estudiando a lo largo de toda su vida, especializándose en sus áreas de interés; tener experiencias internacionales; emprender, pueden construir su futuro como quieran y para ello, el punto de inicio es el autoconocimiento. Adicionalmente, se les entregan herramientas para que desarrollen todo su potencial y sean protagonistas de su desarrollo profesional. 
 
Con tu experiencia actual, ¿reconoces el sello de la Universidad de Santiago en la formación profesional?
 
- La mirada del psicólogo/a de la Usach es más social, mucho menos individualista, de trabajo más interdisciplinario y colaborativo, de aportar a través de metodologías, con fortaleza en lo ético. Pesan mucho esos temas. Todo eso hace la diferencia con otras universidades. Yo creo en la diferencia. Tenemos muchísimas fortalezas para el cargo que queramos desempeñar. Nuestra formación es  integral y si nos basamos en el modelo educativo que aborda la excelencia, respeto a las personas, pluralismo, diversidad, colaboración e inclusión, entre otros,de verdad el sello que tiene la formación en conocimiento y desarrollo de habilidades de la Universidad de Santiago es potente.

Centro de Innovación FING colabora con tecnología que higieniza elementos de uso cotidiano con Maletas UV-C

Centro de Innovación FING colabora con tecnología que higieniza elementos de uso cotidiano con Maletas UV-C

En su constante labor de impulsar y acompañar desarrollos tecnológicos que impactan a la sociedad, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, continúa generando redes de contacto y se encuentra colaborando con PROCID, compañía liderada por Patricio Cerda, ex alumno de Ingeniería Civil Eléctrica de la Universidad de Santiago, quien presenta una innovación sobre maletas higienizantes de emisión UV-C.
 
La iniciativa tiene por objetivo esterilizar y desinfectar artículos personales sin la utilización de químicos que son nocivos para la salud y el medio ambiente, atendiendo así las principales necesidades higiénicas que se presentan en la actualidad por medio de la investigación y tecnología, y dando mayor seguridad en la prevención de contagios.
 
Sobre estas labores colaborativas, el director del Centro de Innovación, Alejandro Gutiérrez, comentó que “la idea de estos trabajos en conjunto es apoyar en la validación de las propiedades de la maleta con los distintos laboratorios presentes en la Usach, para posteriormente, prestar colaboración en la fase de comercialización de esta innovación”.
 
Esta sería la primera etapa de colaboración por parte del Centro, ya que consecutivamente, se trabajará con las capacidades del Laboratorio de Prototipado para realizar una versión “2.0” de las maletas, conforme al desarrollo que vaya presentando el proyecto.
 
El egresado Patricio Cerda, destacó la participación innovadora que ha tenidola comunidad académica de la Usach a través de sus centros y laboratorios especializados para desarrollar acciones que van dirigidas al cuidado y contención de la salud en este contexto de pandemia.
 
“El Centro de Innovación ha sido clave para el desarrollo de estos productos innovadores. Este ya es el segundo proyecto que realizamos en conjunto. La Universidad, al tener acceso a docentes y laboratorios, puede ser clave a la hora de verificar y validar las funciones y procesos de productos que se desarrollen”, declaró.
 
La maleta ya realizó su validación sobre espectro electromagnético con la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) y actualmente se encuentra en etapa de testeo acerca el decaimiento bacteriano y viral con el Laboratorio de Investigación y Control de Textiles y Cueros (LICTEX) de la Universidad de Santiago.
 
Maletas esterilizadoras UV-C
 
La innovación lleva por nombre MEP, y en su interior,cuenta con dos tubos fluorescentes UV-C emisores de radiación ultravioleta que corresponden a un tipo de radiación electromagnética con propiedades germicidas que actúan sobre el ADN ARN de virus, bacterias y protozoos, eliminando su capacidad de infección, reproducción y propagación de estos.
 
“La función germicida se concentra específicamente a la longitud de onda de los 254 nm; nuestros tubos concentran casi un 70% de la energía en esa longitud de onda, el resto se convierte en luz visible y un porcentaje muy menor genera ozono ya que se genera con una longitud de onda menor a los 200 nm”, comenta el creador de la innovación acerca de las características específicas que componen la maleta.
 
“Los requerimientos de radiación para inactivar los distintos virus y bacterias dependerá de los segundos que se mantengan los tubos encendidos dentro de la maleta, , donde los parámetros de radiación, han sido trabajados acorde a las recomendaciones de la International Ultraviolet Association”,añadió el ingeniero.
 
El funcionamiento del artefacto es sencillo y seguro, ya que solo se necesita ingresar los objetos dentro de la maleta para posteriormente prenderle con su interruptor comenzando así el ciclo de desinfección de manera automática. Al ser un dispositivo que se abre y cierra de manera hermética puede ser utilizada por cualquier persona, sin tener una capacitación previa, evitando así el contacto directo con la radiación UV la cual es nociva para la salud. 
 
“Puedes comprobar el funcionamiento gracias a un display que muestra un temporizador, y la potencia de los tubos emisores UV-C. Una vez terminado el temporizador la maleta se apaga automáticamente y puedes retirar los objetos dentro”, explicó Patricio Cerda.
 
De esta manera, la función esterilizadora de la maleta permite que elementos de primera seguridad destinados al área de la salud como mascarillas o máscaras faciales, que sean nuevas, pueden lograr un aumento en su vida útil optando al ahorro y reutilización de ciertos productos de EEPs.
 
La expectativa de Cerda es que cada centro de salud, clínica dental, centro de belleza, spa, y/o barbería, cuente con un MEP como implemento para desinfectar los artículos y herramientas que se utilicen previos a la función de sus labores. 
Adicionalmente, el ingeniero comentó que “tenemos una versión PRO para un uso más pesado y continuo (horas de utilización) equipada con sensores de ozono, ya que el ozono puede ser nocivo para la salud. Estos sensores apagarán los tubos si se superan concentraciones sobre los 0.3 ppm”.
 
Más información sobre PROCID la puedes encontrar en su sitio web www.procid.cl. 

Egresados y egresadas de la Universidad de Santiago

Vicerrectoría de Vinculación con el Medio presenta primera Política Institucional de Egresados y Egresadas

Vicerrectoría de Vinculación con el Medio presenta primera Política Institucional de Egresados y Egresadas

Este viernes 13 de noviembre la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio (VIME) presentará la Primera Política Institucional de Egresados y Egresadas de la Universidad de Santiago de Chile. Ésta definirá qué se entiende por graduado y graduada del Plantel y precisará las áreas en las que se relacionan con ellos, entre otras especificaciones, incluyendo los principios de excelencia del área, como, por ejemplo, responsabilidad y sustentabilidad.

La coordinación y formulación del nuevo procedimiento estuvo a cargo de la Unidad de Vinculación con Egresados y Sectores Productivos¸ perteneciente al Departamento de Vinculación Estratégica de la VIME que, desde su creación en 2019, se planteó como prioridad desarrollar la política institucional y estrategia general de vinculación con egresados/as de la Universidad.

En este proceso la participación de la comunidad universitaria fue fundamental, puesto que en su gestación participaron estudiantes, representantes de las unidades académicas y administrativas del Plantel, los que se dieron cita en distintas actividades realizadas por la Unidad.

Los titulados y tituladas de distintas disciplinas y generaciones invitados  fueron fundamentales en estas reuniones, ya que con sus testimonios se pudo conocer cómo se desenvuelven los estudiantes luego de terminar su proceso formativo en el mundo laboral. Además, entregaron su visión sobre el escenario actual del país y sus consideraciones sobre el futuro de nuestra Casa de Estudios.

Para la vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurisch, la primera política institucional en esta área “viene a consolidar el trabajo que viene realizando la Unidad de Vinculación y además entrega un marco, una dirección de cómo fortalecer los lazos con nuestros egresados y egresadas”.

A juicio de Georgina Durán Lorca, jefa de la Unidad de Vínculos con Egresados/as y Sectores Productivos, el nuevo protocolo “ha sido un trabajo súper satisfactorio, en el sentido de que hay una representación de todas las personas que están involucradas con la temática”.

Respecto al valor de mantener relaciones cercanas con los graduados y graduadas, la vicerrectora Arias explicó que es “un elemento que es clave en el fortalecimiento de la identidad de nuestro Plantel, puesto que son ellos y ellas quienes pasan por el proceso formativo (…) por lo tanto, (egresados y egresadas) terminan siendo los embajadores y embajadoras del nombre, de los valores, pero también de la excelencia académica. Es por eso que mantener, formar, consolidar una alianza con ellos es fundamental para la Universidad”.

Red de agentes de vinculación con egresados y egresadas de la Usach

Durante las reuniones de gestación de la nueva Política de Vinculación con Egresados y Egresadas, surge la idea de conformar una red intrauniversitaria que reúna a distintos representantes de las unidades académicas de la Universidad ¿Su nombre? Red de agentes de vinculación con graduados y graduadas de la Usach. A través del intercambio de buenas prácticas, seguimiento laboral de los/as profesionales y gestión de acciones colaborativas busca fortalecer el vínculo con titulados y tituladas.

En esa dirección, resultó relevante la implementación de actividades de fidelización temprana y secundaria, las cuales pretenden asegurar el fortalecimiento del sentido de pertenencia e identidad usachina. La primera etapa se refiere a todas aquellas acciones que realiza nuestra Casa de Estudios y que están centradas en las necesidades de los futuros profesionales; mientras que las segundas responden a los que cuentan con un grado académico otorgado por la U. de Santiago.

Para Georgina Durán, la Red “es un espacio de colaboración, de aprendizaje colectivo”, que surge “del objetivo, que teníamos desde la creación de la Unidad, de poder contribuir en la consolidación de una cultura y una institucionalización de la vinculación con egresados y egresadas”.

Agregó que este trabajo debe ser a toda escala. Como “VIME y Unidad entendemos que la gestión de egresados y egresadas se hace a multinivel.  Vicerrectorías, Facultades y unidades académicas, tienen la responsabilidad de vincularse con sus graduados y graduadas”.

Una de las personas que ha participado en las actividades de la Unidad ha sido el titulado de Ingeniería Civil Industrial de la Corporación y MBA del Tecnológico de Monterrey, México, Jaime Contreras Soria. Para él “la Usach es un espacio donde encontré herramientas y una red de apoyo para poder desempeñarme súper bien en el espacio profesional”.
Por este motivo es hora de retribuir esta situación, pero “más que devolver la mano a la Universidad, creo que es apoyar a estas nuevas generaciones y seguir potenciado justamente ese espacio de red, que yo creo es tan valioso”, afirmó el actual gerente de nuevos negocios de la empresa Datarunner.

Gabriel Reyes, Licenciado en Estudios Internacionales: “La Usach te permite ser un agente de cambio a partir de experiencias como Servicio País”

Gabriel Reyes, Licenciado en Estudios Internacionales: “La Usach te permite ser un agente de cambio a partir de experiencias como Servicio País”

Estudió Licenciatura en Estudios Internacionales titulándose como analista en políticas y asuntos internacionales, pero Gabriel Reyes tiene una veta social, que lo llevó a integrarse a la legión de profesionales de Servicio País, que administra la Fundación Superación de la Pobreza. Gabriel remarca que es una experiencia absolutamente recomendable y que ojalá que muchos estudiantes de la Usach pudieran vivir.
 
Justamente el pasado 2 de noviembre se abrieron las postulaciones para más de 200 profesionales que trabajarán y aprenderán durante un año en las comunas más vulnerables, rurales y aisladas del país, con el levantamiento de iniciativas dirigidas a  la comunidad y la búsqueda de soluciones innovadoras y sustentables a problemáticas de pobreza.
 
Gabriel Reyes recuerda que desde la enseñanza media su intención fue ingresar a la Universidad de Santiago, ya que su colegio estaba en Exposición con Toesca. Proveniente de una familia de esfuerzo liderada por su madre, asesora del hogar, desde joven trabajó para pagar su matrícula. Contó con la Beca Bicentenario y tuvo que tomar un crédito complementario. La situación socioeconómica por la que pasaba su grupo familiar y el rol social que tiene nuestro Plantel lo impulsaron a llevar su saber y conocimiento a sectores poblacionales donde los profesionales no llegan, con el fin de visibilizar, valorar y activar los recursos en las comunidades para mejorar sus condiciones de vida.
 
“Reflejo con lo que estoy haciendo en Servicio País, lo que yo hubiese querido tener también; ayudar a las personas con más complicaciones, para que no dejen de creer en sus capacidades y sus metas, que siempre se pueden lograr. Doy fe de ello. Yo quise ser un agente de cambio a partir de mi experiencia al adquirir herramientas y conocimientos para surgir, que la Universidad de Santiago las potenció totalmente”, remarca.
 
¿Cómo te enteraste del Programa Servicio País?
 
- Por la prensa. En ese tiempo trabajaba como ayudante de investigación del profesor Mauricio Olavarría, quien también guió mi tesis. Me interesó mucho porque reflejaba realidades de las cuales me sentía interpretado. Postulé en octubre del 2018. Etapa tras etapa iba entusiasmándome por el aporte que uno puede hacer como profesional fuera de la región donde vives. No solo se trata de que haya una descentralización de los recursos económicos sino que también del capital humano.
 
Actualmente vas a cumplir dos años en Servicio País, trabajando en la comuna de Fresia, en la Región de los Lagos. ¿Podrías contarnos de tu experiencia?
 
- En Chile el voluntariado es conocido como un trabajo no remunerado, pero la lógica del Programa es brindarte el sustento necesario para vivir en una región, dándole un significado más potente al trabajo voluntario. Las localidades donde acudimos tienen altos niveles de vulnerabilidad y aislamiento, entonces el sueldo que recibimos busca capear nuestras necesidades de transporte, alimentación y vivienda. Yo estoy en una pensión y trabajamos acá en Tegualda junto a Lukas, mi compañero de intervención. Yo soy profesional de segundo ciclo. Me pidieron quedarme un año más para continuar con el trabajo en el territorio. Nuestra labor fue hacer un reconocimiento de la estructura de oportunidades de la localidad; caracterizar los grupos humanos que existen y realizar una proyección de soluciones innovadoras para la problemática que la misma comunidad reconoce y considera prioritarias.
 
¿Se trabaja entonces en torno a proyectos que la comunidad se adjudica? 
 
- Así es. Actualmente estamos desarrollando con ellos dos proyectos. Uno es de Sercotec con las socias de la Feria Rural Tegualda y otro del Fondo de Fortalecimiento de Organizaciones de Interés Público, dependiente de Segpres, con un Taller Laboral de Mujeres. Nosotros pusimos a disposición de la comunidad nuestro conocimiento para levantarlos; los ayudamos en los procesos técnicos y se los adjudicaron. Permíteme decirte que no dudaría ningún segundo en recomendarle a los profesionales egresados de la Usach ingresar a Servicio País, porque es una instancia enriquecedora tanto personal como profesional, porque el trabajo con la comunidad que es más directo es una posibilidad de desarrollo en varios ámbitos. Conocer la problemática de la gente es sumamente importante para el desarrollo de las políticas públicas, sobretodo en estos sectores tan aislados. Tras esta experiencia me encantaría quedarme acá en labores relacionadas con el servicio público.
 
A la luz del proceso que estás culminando, ¿cómo relacionas este voluntariado con el aporte que entregó tu formación en la Universidad de Santiago?
 
- Aparte de la contribución académica que fue de excelencia, yo creo que hay un espíritu de los usachinos y usachinas de ponerse al servicio de la comunidad  y que se demuestra en la vocación de servicio público y en el rol de responsabilidad social que muchos reconocemos en nuestra alma máter y que da cuenta del legado y la historia que tiene la Usach al abrir sus puertas a la comunidad y al ponerse al servicio de ella, formando profesionales que contribuyan a su desarrollo no solo económico, sino también social, apoyándolos en las dificultades que puedan enfrentar. Esa es una responsabilidad que asumimos también como estudiantes al ingresar al Plantel y que tratamos de defender y potenciar. 

Con alta participación concluye ciclo “Café Virtual Usach”

Con alta participación concluye ciclo “Café Virtual Usach”

Abordar temáticas claves para enfrentar el mundo profesional y laboral, dentro de un espacio de conversación y esparcimiento, que permita profundizar en temáticas contingentes, fue el principal objetivo del primer ciclo “Café Virtual Usach”.
 
La iniciativa, organizada por la Unidad de Vínculos con Egresados/as y Sectores Productivos de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio contó con siete facilitadores de la comunidad de egresados/as, además de un facilitador para la versión “Empresa”.
 
De acuerdo a la Dra. Karina Arias Yurisch, vicerrectora de Vinculación con el Medio, “la comunidad de egresadas y egresados es un actor clave de nuestra Casa de Estudios, por lo que generar acciones concretas para fortalecer su desarrollo profesional y personal es un objetivo primordial de nuestro quehacer. Sin duda, actividades como Café Virtual Usach avanzan en esa dirección”, destacó.
 
Redes colaborativas
 
La jefa de la Unidad de Vínculos con Egresados/as y Sectores Productivos de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, Georgina Durán, afirmó que “uno de los objetivos de nuestra Unidad es contribuir en el fortalecimiento del sentido de pertenencia e identidad institucional a través de la coordinación y desarrollo de actividades orientadas, principalmente, a estudiantes y recién egresados. El ciclo Café Virtual Usach es una actividad de fidelización temprana que responde a ello”.
 
Sobre los temas abordados en las jornadas, Durán agregó que “respondieron a tópicos relacionados con empleabilidad y transición profesional. Pensamos que nuestros estudiantes, una vez que finalizan su trayectoria formativa, pueden acceder o decidir por diversos espacios de desarrollo profesional”.
 
En específico, las temáticas abarcaron desde el ámbito personal, considerando una propuesta de valor profesional o el desarrollo de una mentalidad innovadora y emprendedora hasta un trabajo práctico, como la búsqueda del primer empleo en el nuevo mundo digital o convertir una red social profesional, como LinkedIn, en un aliado para la búsqueda del primer empleo.
 
Considerando el balance de la iniciativa, explicó que “siempre se pensó como un espacio de encuentro entre estudiantes y egresados/as, a fin de ampliar las referencias de desarrollo profesional y fortalecer el vínculo como comunidad, permitiendo generar redes colaborativas. Siento que eso se cumplió. Las y los egresados quedaron, en muchos casos, conectados con estudiantes y recién egresados para conversaciones futuras”. 
 
Cabe señalar que la Unidad de Vínculos con Egresados/as y Sectores Productivos proyecta un segundo ciclo para el 2021, considerando la experiencia y los deseos manifestados por los participantes.
 
Aprender a aprender
 
Macarena Salosny Lagos, egresada de nuestra Casa de Estudios y presidenta de la Fundación Inspiring Girls Chile, encabezó la última sesión titulada "Pensamiento Divergente: Habilidades para los Trabajos del Futuro". 
 
Al respecto, destacó compartir espacios comunes, más allá de la Academia:“por ejemplo, cuando hablamos de videojuegos y la importancia para desarrollar competencias claves para el futuro”.
 
En relación con la importancia de realizar este tipo de iniciativas, involucrando a la comunidad de egresados y egresadas en ámbitos de diálogo, opinó que es fundamental no concebir a las universidades “como fábricas de empleados, sino como espacios abiertos, en los que se les pueda mostrar a las nuevas generaciones las reales oportunidades que tienen en el mundo. Para ello, es importante el diálogo y también el vivir experiencias más allá de la sala de clases”.
 
Sello Usach
 
Por su parte, Cinthya Silva Ramírez, egresada de Ingeniería Civil Mecánica, quien participó en el ciclo, destacó que este tipo de iniciativas contribuyen al desarrollo profesional, “ya que nos pone al día de las nuevas tendencias y habilidades que se buscan en el mundo laboral y que se entrelaza con el personal. Lo mejor es que es un ambiente conocido y mantenemos el vínculo con nuestra alma máter, demostrando y comprobando que todos los alumnos y egresados tenemos el sello Usach”, dijo.
 
Sobre próximas sesiones, considera que estas deberían “ser fijas para cada semestre o año, para que los recién egresados, de esta manera, puedan contar con una ayuda al momento de enfrentar la salida de la Universidad”.
 
Finalmente, realizó un llamado a la comunidad de egresadas y egresados a participar en próximas iniciativas en la materia. “Siempre es un buen momento para estar al día en este mundo cambiante, generar redes y para seguir sintiéndose parte de nuestra gloriosa Usach”, concluyó. 

José Manuel Palacios, alcalde y arquitecto: “Mi paso por la Usach me llena de orgullo. Marcó y definió mi camino profesional”

José Manuel Palacios, alcalde y arquitecto: “Mi paso por la Usach me llena de orgullo. Marcó y definió mi camino profesional”

“Ingresar a la Escuela de Arquitectura de la Usach  era llegar a un mundo distinto al que estaba acostumbrado,  pero fue una etapa muy enriquecedora  de mi vida”. Así recuerda el actual alcalde de La Reina y arquitecto de la Universidad de Santiago, José Manuel Palacios, sus primeros días como estudiante de nuestro Plantel. Comenta que en esta Casa de Estudios aprendió muchas más cosas que aquellas meramente académicas. “Me siento profundamente usachino”, remarca.
 
“Hice en la Universidad de Santiago una gran cantidad de amigos que todavía mantengo; comencé a ver la vida de otra forma porque convives con distintas realidades en término de personalidades, de tipologías de seres humanos, aparte que efectivamente sobre todo en Arquitectura, las características de los compañeros son bien particulares, porque tienen una carga creativa importante que ayuda a generar una sinergia personal y a ponerte desafíos mucho más exigentes que los mismos que te da la carrera y los originales que traías del colegio”, sostiene.
 
¿Por qué eligió a la Usach como su alma máter?
 
- Ingresé a la Escuela de Arquitectura el año 1993. Dos amigos que estudiaban allá me la recomendaron. Desde la perspectiva de lo que yo viví dentro de la Escuela, la carrera de Arquitectura en la Usach tiene ciertas particularidades vanguardistas, en el sentido de ir buscando  nuevos caminos de experimentaciones arquitectónicas a través de la tecnología y otras herramientas que nos fueron enseñando. Recuerdo mucho que nos inculcaban que no había que darle bajada inmediatamente a  lo arquitectónico, sino que debíamos mantenernos en una lógica bastante abstracta hasta tercer año, para no apresurar un proceso que de forma natural debía darse. Cuando ya comenzamos a hacer un poco de arquitectura te das cuenta que el proceso de diseño ya no es forzado sino más bien natural. Es ahí cuando notas que aprendiste el lenguaje arquitectónico.
 
Se advierte en la carrera de Arquitectura  un fuerte sello social, y me llama la atención que muchos egresados se desempeñen en el sector público a diferencia de los titulados en otras universidades. ¿A qué lo atribuye?
 
-Yo conozco y he trabajado con distintos excompañeros de carrera que están en cargos estatales y municipales. Efectivamente, he notado que hay una cantidad importante de egresados de la Usach que entran al mundo público. Me imagino que tiene que ver con la lógica más social de la Universidad. Esto se ve reflejado también en la etapa laboral de sus alumnos, pero pienso que tanto en el mundo público como privado se requieren las mismas competencias. Es más, quizás en el Estado se necesitan aún más y yo creo que las herramientas que te entrega la Universidad son lo suficientemente contundentes para que cualquier egresado se pueda desenvolver en la vida laboral donde le toque estar. Eso a mí me enorgullece de mi carrera porque he visto que eso no pasa con todas las Universidades.
 
Palacios recuerda que cuando ingresó a la Universidad de Santiago,  los profesores le decían que si quería hacerse rico con alguna profesión  la Arquitectura no era el camino,  por lo difícil  que es su campo laboral. “Me di cuenta que la vuelta iba a ser larga para lograr el objetivo que me había propuesto que era el desarrollo de proyectos  de impacto. Trabajé en el ámbito del diseño vinculado al mundo inmobiliario y a la tecnología. De rebote llegué a lo político. Ahí fui moldeando la veta para conseguir mi objetivo que era el desarrollo de proyectos,urbanismo y qué mejor que estar a cargo de una comuna para ejecutarlos y que son los que impactan en  el día a día de las personas. Fue una suerte llegar a ser alcalde, pero también de mucho esfuerzo, con algunos costos, pero valió la pena”, enfatiza.
 
Alcalde, usted se considera un usachino de corazón, ¿qué opinión le merece el trabajo que nuestra Universidad realiza en el campo de la salud por el COVID-19 y el fin de la externalización que promueven nuestras autoridades?
 
- Es súper importante darle dignidad a cada uno de los integrantes de esta familia de la U. de Santiago. Apoyar a los menos acomodados dentro de la cultura de la Universidad siempre va a ser elogiable y destacable.  Hay distintos mecanismos y fórmulas, pero lo más importante es  que eso tenga una llegada real y eficiente con los trabajadores que necesitan sobre todo en este tiempo de un apoyo mayor de sus empleadores.Respecto al rol de la Universidad  en pandemia lo considero muy positivo. Te cuento que en la municipalidad tenemos un convenio de colaboración con la Usach. He estado trabajando con Rodrigo Martin respecto a temáticas viales, como Américo Vespucio 2; el Parque Mahuida que estamos postulándolo a ampliarlo al doble.  Yo noto en el fondo que más que un compromiso, hay una vocación y una ansiedad por satisfacer esas temáticas dentro de la estructura docente de la Usach. Eso siempre se agradece porque si está esa inquietud, ese trabajo se hace con los mismos alumnos, desde los que están partiendo hasta los egresados y empiezan a conformar equipos con los profesores seniors. Estamos trabajando con varias Universidades, pero siempre la Usach ha destacado desde sus investigaciones y por sus plazos. Me llena de orgullo y satisfacción que con el tiempo la Universidad de Santiago se siga prestigiando y eso no pasa con todas las Instituciones; está peleando la punta y no se queda en una zona de confort, donde se encuentran la mayoría.
 
¿Qué es para usted la Universidad de Santiago?
 
- El paso por la Usach me cambió la vida. Entré siendo una persona y salí otra. No tengo más que agradecimientos a la Usach. Fue una etapa de mucha alegría, de muchos sueños, sacrificio y esfuerzo, pero esas son parte de las herramientas que te deja este proceso educativo.  Esos trasnoches y meses continuos de trabajo con poco tiempo para sociabilizar con los amigos, se tradujeron en una valoración mucho mayor y resultados concretos. Producto de ello hoy puedo estar en un cargo que me llena de orgullo, porque fue parte de un trabajo de 15 años de forma continua de mucho sacrificio. La enseñanza que recibí en la Usach, más allá de lo técnico, fue fundamental para que mi labor de alcalde sea bien valorada por los vecinos en las próximas elecciones. La Usach es mi alma mater, marcó y definió mi camino profesional. Me siento usachino y profundamente orgulloso de haber tenido las condiciones para desarrollar proyectos y lograr mi realización personal, con variables como el trabajo de equipo y el apoyo familiar.

Javiera González, Ingeniera Civil Industrial: “Estudiar en la Usach te entrega competencias humanas y sociales para ser profesional de excelencia”

Javiera González, Ingeniera Civil Industrial: “Estudiar en la Usach te entrega competencias humanas y sociales para ser profesional de excelencia”

Javiera, fue ganadora en la categoría Emprendimiento de 100 Mujeres Líderes 2020, premio otorgado por El Mercurio y Mujeres Empresarias,por su labor con la empresa Inclusiv Chile, de la cual es cofundadora y que nace el segundo semestre del año 2019,con la intención de promover, generar y apoyar nuevos trabajos para personas con capacidades diferentes.
 
La ingeniera civil industrial de nuestra Universidad recalca que, desde el momento en que decidió qué estudiar y dónde estudiar, siempre supo que su carrera sería una herramienta para cumplir con su vocación de ayuda al más necesitado.  “Desde pequeña quería cambiar el sistema. En enseñanza media fui a todas las charlas y ferias del postulante, buscando aquella carrera con la que cumpliera mi anhelo”. Un ingeniero en construcción le recomendó la Ingeniería Civil Industrial.
 
El mismo año que rendía la prueba de selección universitaria, su madre padecía un cáncer muy invasivo. Conversaron en familia y recuerda que decidió sacar primero la Ingeniería de Ejecución, para que su hermano menor también tuviese la oportunidad de ingresar a la Educación Superior, ya que las condiciones económicas se habían complicado.
 
Tenías las condiciones para entrar a estudiar directamente la Ingeniería Civil Industrial y se entienden las razones que te hicieron optar por la Ejecución, pero ¿por qué te decidiste por la Universidad de Santiago para ir tras ese sueño?
 
- Porque entré al Proyecto Explora de la Usach e hice los cursos de monitora en física experimental. Siempre dije que la U. de Santiago era la Universidad del pueblo. Mi mamá es profesora de Física y mi papá, si bien pasó por la Educación Superior, no terminó su carrera. Ambos trabajan en el área de la educación. Mi mamá durante mi primer año  de carrera estaba ya con el cáncer. Yo no tenía becas y gracias al esfuerzo económico de ellos pude pagar.
 
Siempre he sentido a la Usach como mi casa. Todos los años regreso a ver a la gente que trabaja allá. Son muy importantes. He establecido muchos lazos, especialmente con los administrativos del Departamento de industria. Tengo mis hadas madrinas allá.
 
Y en lo profesional, ¿qué te dejó la Universidad de Santiago para tu proyecto de vida?
 
- Tengo la suerte de haber estudiado lo que yo quise y donde yo quise hacerlo, que es algo que no todos pueden cumplir. Soy una agradecida de mis padres por el sacrificio que hicieron, porque si bien yo tuve las notas y el puntaje para ingresar, fueron ellos los que no me cortaron las alas, pese al difícil momento económico por el que atravesaba la familia. Elegí la Usach porque no solo te da las herramientas técnicas. En el fondo en cualquier Plantel tú consigues esas habilidades, pero a mí me importaba la parte social que es lo que me ha movido toda la vida, y aquí las encontré. Yo quería cambiar el mundo y aun persigo ese sueño.
 
Inclusiv Chile: la búsqueda del cambio
 
Javiera cuenta que mientras estudiaba Ingeniería Civil Industrial, trabajó en el Ministerio de Desarrollo Social en la puesta en marcha del Ingreso Ético Familiar. Hizo su tesis en Kidzania sobre procesos de mejora continua y rediseño de procesos. Viajó a México donde estuvo un año en ese país gracias a un proyecto sobre herramientas de administración femenina que ella misma creó. Luego fue voluntaria de América Solidaria en Colombia en un proyecto para apoyar la pacificación de esa nación. De regreso en Chile, trabajó en la multinacional española, IDOM, hasta que decidió formar, junto a su hermano Ramiro, Inclusiv Chile, basada en el “Good bussiness”, pues tiene como eje la inclusión social de personas con capacidades diferentes. “La pobreza y la desigualdad se ve aún más acentuadas en personas y familias en situación de discapacidad”, expresa.
 
Has sido distinguida con este premio de El Mercurio y Mujeres Empresarias en el área Emprendimiento, ¿qué importancia le asignas en este logro a tu paso por la Usach? 
 
- Este reconocimiento ha sido un gran respaldo al trabajo desarrollado en Inclusiv Chile y ahora solo queda trabajar más fuerte y generar más redes de apoyo para seguir avanzando en nuestro propósito de visibilizar las competencias de las personas en situación de discapacidad. Hay que ser también referente para muchas otras mujeres, más en el contexto de pandemia que estamos viviendo. La Usach es considerada una de las mejores en la formación de Ingeniería. Tenemos grandes profesores que me permitieron jamás olvidar mi veta social y desarrollarla permanentemente. Estar en la Usach te entrega competencias humanas y sociales y estudiar en el Departamento de Ingeniería Industrial te entrega las competencias profesionales de excelencia.
 
Javiera González, se suma a la Dra. Ana María Sandino, directora del Laboratorio de Virología, en la categoría Ciencia y a la Dra. Carla Hernández, de la Facultad de Ciencia, en la categoría Educación, que recibieron este año el importante reconocimiento de El Mercurio y Mujeres Empresarias.
 

Alejandra Izquierdo, profesora de Estado para la Educación Técnico Profesional: “En la Usach adquirí un gran crecimiento personal y profesional”

Alejandra Izquierdo, profesora de Estado para la Educación Técnico Profesional: “En la Usach adquirí un gran crecimiento personal y profesional”

Fue segunda generación de egresados del Bachillerato en Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad de Chile, pero le gustaba la naturaleza y el medioambiente. Siguiendo esa orientación decidió hacer un giro y estudiar ecoturismo durante tres años y medio. Luego se inscribió en un diplomado sobre gestión de empresas sostenibles de la Pontificia Universidad Católica; postuló a las becas Técnicos para Chile y partió a una pasantía en tendencias del turismo y marketing de destinos a Alemania. Pese a todo, quería volver al país y dedicarse a lo que ella con el tiempo consideraría su gran pasión. Todavía en Europa y ya cerrando su experiencia formativa, postuló a un liceo comercial de Santiago y fue invitada a hacer clases de marketing turístico; tomó el avión de regreso y se instaló en el aula.
 
Fue la primera experiencia en una institución formal como profesora que tuvo nuestra entrevistada de este Soy Usach, Alejandra Izquierdo, y se enamoró de la educación. A poco andar hizo un postítulo para docentes técnicos que dictaban clases, pero que no contaban con título de profesores. Estuvo un año y medio en la Universidad Católica de Valparaíso, y quiso formalizar su recientemente descubierta vocación en un Plantel tradicional, de reconocida trayectoria, con historia pedagógica y un sello social.
 
Fue así como se enteró que la Universidad de Santiago contaba con un Programa de Regularización para obtener el título de Profesor de Estado. Se dirigió al Departamento de Educación de  la Facultad de Humanidades y desde ese instante se convirtió en usachina de corazón y cursó el plan de estudios de cinco semestres académicos. De su familia nuclear,  Alejandra fue primera generación de ingresar a la Universidad.
 
¿Qué te impulsó a continuar tus estudios en la Universidad de Santiago?
 
-Trabajaba en el Liceo Comercial A-24 Presidente Gabriel González Videla de la comuna de Santiago, donde hasta hoy permanezco. Me llamó la atención la preocupación que tenían los académicos por el sello Usach. Yo tenía claro que no estaba en cualquier Plantel. A diferencia de mis colegas tuve una experiencia universitaria antes, pero no me marcó. No me siento de la U. de Chile pese a haber estado allí. Me siento de la Usach. La calidad humana y profesional de los docentes y administrativos con los que tuve contacto esos dos años y medio fue increíble.
 
¿Cuál es, desde tu área de formación, el sello Usach que nuestro Plantel brinda a sus egresados?
 
- El sello Usach que me marcó fue lo social, quizás por ser pedagoga. Antes no miraba mi entorno como lo comencé a percibir ingresando a mi alma máter, porque venía de otro mundo. Un mundo que en las aulas de la Usach se amplió. Cambió mi mirada social. Ese sello se vio plasmado también en mi seminario de título que se orientó a una investigación de cómo un Liceo Técnico Profesional dentro de la cárcel de Colina 1 es una oportunidad de reinserción para los internos. 
 
Alejandra se tituló como profesora de Estado para la Educación Técnico Profesional el año 2018 y hoy es docente por derecho y no de hecho. Dice sentirse orgullosa de pertenecer a un establecimiento educacional dependiente de la Municipalidad de Santiago, que recibe a  estudiantes vulnerables y donde a diario entrega todo de sí para sus alumnos. “Desde mi primera experiencia cuando ingresé al colegio y me di cuenta que me gustaba ser profesora, quería ser un aporte real. La beca de pasantía implicaba que tenía que poner al servicio de mi país durante dos años lo que aprendí en Alemania. Educar es para mí también un aprendizaje y sigo aprendiendo de mis alumnos”. 
 
¿La Universidad de Santiago sigue presente en tu vida?
 
- La Usach significó para mí un gran crecimiento y desarrollo personal y profesional. Me dio la oportunidad de conocer a grandes pedagogos y obtener de ellos sus experiencias replicables. Hice entrañables amigos en el Plantel. Ha significado una forma mirada distinta de ver mi entorno y plantarme sobre lo que quiero para mí y para mis estudiantes. 
 
La Usach sigue presente.  El Liceo Comercial A-24 Presidente Gabriel González Videla de la comuna de Santiago, en el que trabajo, es centro de práctica de nuestro Plantel y me siento orgullosa cuando recibo y convivo con los futuros profesores que provienen de mi Universidad, porque sé que se convertirán en excelentes profesionales. El año pasado inicié un Magíster en Currículum y Evaluación que por razones de salud no pude continuar, pero tengo la esperanza de retomarlo pronto. Desde mi labor como profesora recomiendo día a día a mis alumnos ser constantes en su aprendizaje y si su objetivo es transformarse en un profesional de excelencia tengan como horizonte la formación de la Universidad de Santiago de Chile.

Páginas

Suscribirse a RSS - Egresados