Kinesiología

Español

Académicos Usach resaltan importancia de la kinesiología en la primera línea de la salud

Académicos Usach resaltan importancia de la kinesiología en la primera línea de la salud

La Universidad de Santiago de Chile, a través del Programa de Terapia Ventilatoria en Pacientes con SARS-COV-2 de la Facultad de Ciencias Médicas y su Escuela de Kinesiología, desarrolla un interesante trabajo de apoyo y contribución en la formación de profesionales de la salud que se desempeñan en estas áreas en el contexto de la pandemia global.

En palabras del director del programa, el académico Patricio Canales Salgado, la kinesiología intensiva ha tenido un desarrollo vertiginoso en los últimos 30 años al punto de ser imprescindible en el abordaje de pacientes críticos hoy en día.

El experto se refirió al trabajo diario que estos especialistas y su relevancia en el combate contra el COVID-19. “Básicamente abordamos a los pacientes desde el día 1 que llegan a la unidad de alta complejidad, esto contempla evaluación de la función pulmonar y de aspectos neuromotores en distintos niveles, posteriormente de acuerdo al requerimiento, nos encargamos de mantener de la mejor forma la función cardiorrespiratoria evitando su llegada al respirador mecánico” explicó.

Son múltiples las estrategias para impedir que el escenario más negativo llegue a los pacientes, entre las que se pueden mencionar la fisioterapia respiratoria, uso de dispositivos de oxigenación  de todo tipo, de la ventilación mecánica no invasiva, del manejo de la vía aérea en la intubación y de la ventilación mecánica invasiva (esto incluye, la elección del equipo, programación, instalación, control permanente de la relación ventilador-paciente, y la retirada del dispositivo, que es lo que conocemos como weaning).

“Paralelamente a la terapia ventilatoria, los kinesiólogos trabajamos fuertemente en evitar el deterioro que genera la inactividad física, ya que esto afecta directamente en la sobrevida de los pacientes”, indicó el coordinador del Área Cardiorrespiratoria de la carrera de Kinesiología.
 
Un solo equipo de profesionales

Félix Vidal Carreño, profesor del área cardiorrespiratoria y kinesiólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, comentó que el profesional de la kinesiología es parte indivisible del equipo multidisciplinario de una UCI y su rol es fundamental para lograr los mejores resultados con los pacientes críticos de una unidad de alta complejidad.

“Dentro de su formación, los kinesiólogos adquieren herramientas cognitivas y habilidades blandas que les permiten enfrentar y liderar procesos complejos en la atención crítica. A diario y sobre todo en esta pandemia, el trabajo es en equipo y debemos actuar muy sincronizadamente, tanto con la enfermera, el médico, TENS y fonoaudiólogos; solo de esta manera, los resultados serán mucho más alentadores”, expresó el experto.

Por otro lado, el trabajo coordinado permite minimizar los riesgos de contagio entre el equipo de salud. En contexto de COVID positivo, el abordaje es muchas veces de manera conjunta, favoreciendo múltiples procesos como lo son la deglución, el habla, la activación en cama o a posiciones verticales.

“Es frecuente en estos pacientes que deterioran su oxigenación de manera dramática, que asumamos precozmente la posición en decúbito prono cuando los pacientes están vigiles o también cuando se encuentran ventilados mecánicamente. Dicho proceso debe ser guiado por los kinesiólogos de la unidad, bajo estrictos protocolos de seguridad y que involucran una buena parte del personal”, explicó el también integrante del directorio de la división de kinesiología de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva.

Atención de urgencia

Manuel Gálvez Reyes, académico especialista del área cardiorrespiratoria y kinesiólogo clínico del Hospital San José, aseguró que en el contexto de emergencia, la disciplina ha cobrado más que nunca un valor fundamental para hacer frente a la crisis sanitaria que vive el país.

“La terapia ventilatoria para un kinesiólogo comienza en la urgencia, enfrentando la compleja situación que viven los pacientes con Coronavirus. La evaluación objetiva de la demanda respiratoria por parte del profesional kinesiólogo, permite asistir criteriosamente con los distintos dispositivos que tenemos a disposición”, explicó.

En ese escenario, las y los profesionales se han visto enfrentados en la salud pública a una realidad en la cual, la creatividad, el orden y el conocimiento se hacen primordiales para asegurar una calidad en la atención cuando los recursos se vuelven escasos, lo que en muchas ocasiones ha logrado  generar flujos de atenciones adecuadas.

“La kinesiología en unidades de emergencia intenta poner al servicio del país, lo mejor que tiene esta profesión, reafirmando el compromiso basado en el conocimiento, especialmente para quienes más lo necesitan”, concluyó el académico.

Escuelas Chilenas de Kinesiología definen sus políticas académicas en nuestra Universidad

Escuelas Chilenas de Kinesiología definen sus políticas académicas en nuestra Universidad

El pasado 24 de agosto, la U. de Santiago recibió a Directores de Escuela de Kinesiología de todo Chile, desde Iquique hasta Puerto Montt, el encuentro contó con la participación de Universidades estatales, del G9 y de universidades privadas con el objetivo de proponer, definir y liderar políticas orientadoras para la formación de los profesionales del área.

La ASECK, se gestó en agosto de 2016 en el marco del XX Congreso Nacional de Kinesiología realizado en Valdivia en la Universidad Austral de Chile, institución que organizó el primer encuentro de Directores de Escuelas, donde se acordó la conformación de una Red que asociara institucionalmente a todas las Escuelas del país. Desde allí, en posteriores reuniones se han establecido los estatutos de la organización

La reunión, en la que fue sede la U. de Santiago, tuvo como hito la elección de Consejo Directivo, el cual quedó constituido por el periodo 2018-2020 por: Presidente, Dr. José Luis Márquez Andrade de la Universidad de Santiago de Chile; Vicepresidente, el académico Jorge Molina Blamey de la Universidad del Desarrollo; Secretario general, la académica Andrea González Hasbún, de la Universidad Católica del Maule; Tesorera, la profesora Angélica Moreno de la Sede Iquique de la Universidad Arturo Prat.

Junto a ellos, fueron nominados como delegados: Prof. Jorge Campillay de la Universidad Santo Tomás en el Área Norte, Dr. Andrés Orellana Uribe de la Universidad de Valparaíso en el Área Centro, Prof. Claudio Villagrán de la Universidad Finis Terrae en la Región Metropolitana, y el Prof. Ricardo Arteaga de la Universidad Austral de Chile, en el Área Sur y Austral.

Respecto a la convocatoria, el Jefe de Carrera de Kinesiología, expresó que “la participación de más de la mitad de los Directores de Escuela del país, desde Iquique hasta Puerto Montt y con la participación de Universidades estatales, del G9 y de otras universidades privadas nos ha dejado muy satisfechos, felices, agradecidos y a la vez comprometidos con liderar a esta asociación académica”. Además, el recién electo presidente de la ASECK señaló que por ahora “la tarea inmediata es reunir al Consejo Directivo para delinear las acciones a seguir en el corto, mediano y largo plazo e iniciar las acciones que permitan obtener la personalidad jurídica”.

Kinesiología innova en la vinculación con los profesionales de sus campos clínicos

Kinesiología innova en la vinculación con los profesionales de sus campos clínicos

Las prácticas en los campos clínicos son fundamentales en el proceso de formación de los estudiantes de las carreras relacionadas con el área de la salud. Sin embargo, muchas veces no existe una retroalimentación que respalde que lo que se ha enseñado en las aulas esté alineado con la experiencia clínica que viven los estudiantes. Pues, en general, se evalúa el desempeño de los alumnos a través de pautas y rúbricas, dejando de lado el contexto terapéutico y si responde a las necesidades que tiene el programa de estudio.

Patricio Canales, coordinador académico de la línea básico clínica, explica que en Kinesiología “está trabajando en un modelo que vincula notablemente a todos nuestros clínicos con la Universidad. No solo nos interesa que reciban a nuestros estudiantes en el hospital, sino que también se hagan parte del diseño didáctico del curso”. En este sentido, la vinculación con los profesionales del mundo clínico permite conocer de mejor manera los resultados de aprendizaje esperados de la asignatura, además de facilitar el traspaso progresivo del control en el campo clínico.

“Estamos favoreciendo una mirada socio-constructivista del proceso de enseñanza y aprendizaje. Nos preocupamos de potenciar el contenido y alinear el equipo docente (clínico y de aula), con el propósito de favorecer el desarrollo de habilidades de nuestros alumnos", explicó el Coordinador, quien también agregó que parte de los desafíos de esta nueva metodología es “articular las bases conceptuales, principios biológicos y mecanismos que rigen el movimiento humano y/o la disfunción de este con la praxis”.

En la actualidad, ya se han conformado cuatro equipos de profesores en las áreas de: neurológico, cardio-metabólico, respiratorio y músculo-esquelético, provenientes de los Hospitales San José, El Carmen y los docentes de aula, para las asignaturas de Disfunción del Movimiento Humano, Evaluación de la Función-Disfunción y Estrategias de Intervención en Función y Disfunción. Quienes trabajan, de manera conjunta, en generar espacios de discusión para nuevas propuestas, modelos y mejoras a un programa académico de excelencia.

La carrera espera responder a las expectativas de los campos clínicos, generar líneas de trabajo, desarrollar y potenciar las unidades de interés en conjunto, para luego traspasar las barreras formativas y poder contribuir a las necesidades que tiene el país. Por lo que, desde cualquier mirada, esta simbiosis es positiva.

Suscribirse a RSS - Kinesiología