ingeniería

Español

Consorcio Ingeniería 2030 expone plan de acción a Conicyt

Consorcio Ingeniería 2030 expone plan de acción a Conicyt

  • Una  jornada de trabajo con representantes de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, Conicyt, sostuvieron recientemente delegados del Consorcio Ingeniería 2030, integrado por las universidades Católica de Valparaíso, de Concepción y de Santiago.


 



Una  jornada de trabajo con representantes de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, Conicyt, sostuvieron recientemente delegados del Consorcio Ingeniería 2030, integrado por las universidades Católica de Valparaíso, de Concepción y de Santiago, con el fin de mancomunar esfuerzos en pro de un trabajo colaborativo entre ambas entidades.

Participaron en la sesión la ejecutiva de programas de Conicyt, Lotte Bak, y la coordinadora de programas, Cecilia Benítez.

En tanto, la delegación del Consorcio, auspiciado por Corfo, estuvo integrada por el presidente del mismo, Claudio Zaror; el decano de la Facultad de Ingeniería de nuestra Casa de Estudios, Juan Carlos Espinoza, y el director de Nueva Ingeniería 2030 de nuestra Casa de Estudios, Jorge Bravo.

Junto a ellos, los miembro de la Comisión de Alianzas Internacionales del Proyecto 2030: Álvaro Peña y Diego Núñez, por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; Pablo Catalán (y Claudio Zaror), de la Universidad de Concepción, y Aldo Saavedra, Marcela Jamett, Carolina Chávez con Diana Quevedo, por la Universidad de Santiago.

Se enfatizó que el objetivo de este encuentro, organizado por la Facultad de Ingeniería, fue determinar las líneas de acción en el ámbito exterior del país, para lo cual Conicyt manifestó un gran interés por brindar apoyo en el tema de internacionalización universitaria y así incentivar al Consorcio a que siga esa ruta.

Por su parte, el Decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, indicó que “es necesario que nuestro plan de vinculación internacional vaya de la mano con lo que instituciones como Conicyt han ido delineando”.

Agregó que “nuestra Facultad ha avanzado en ese sentido y ahora el proyecto Nueva Ingeniería 2030, actuando como Consorcio, debe definir su línea de vinculación pero considerando lo que Chile y nuestros ingenieros e ingenieras necesitan”.

Para la coordinadora de programas de Conicyt, Cecilia Benítez, estas instancias ofrecen reales oportunidades de integración y, además, la posibilidad de exponer acerca de los concursos y cómo las universidades postulen para ser beneficiarias, en base al mérito científico.

Agregó que la Comisión se relaciona con instituciones de varios países, contactos que pueden gestionarse para apoyar a Nueva Ingeniería 2030.

A su vez, la ejecutiva de programas de Conicyt, Lotte Bak, resaltó que “estrechar un lazo con un Consorcio que reúne a casi 20.000 estudiantes de Ingeniería es un factor diferenciador y el cual fue muy valorado por Conicyt”.

“Por lo mismo, esperamos poder apoyar al Consorcio en todo lo que requieran para que puedan vincularse bien internacionalmente”, enfatizó.

Fiscal Carlos Gajardo aporta a la formación ética y moral de los futuros ingenieros del Plantel

Fiscal Carlos Gajardo aporta a la formación ética y moral de los futuros ingenieros del Plantel

Invitado por la Facultad de Ingeniería de nuestra Universidad, el Jefe de la Unidad de Delitos de Alta Complejidad de la Zona Oriente, fiscal Carlos Gajardo, dictó la conferencia “Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas y sus Directores o Representantes” en el Auditorio del Departamento de Ingeniería Industrial, al que asistieron autoridades, académicos y estudiantes, el pasado miércoles 23 de noviembre.


El decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza Ramírez, se refirió al objetivo de la actividad. “Más que una conferencia o una charla, estamos ante una clase de ejemplos sobre las consecuencias que nos esperan si traspasamos la línea de lo que es ética y legalmente permitido”, advirtió durante la bienvenida al encuentro.


Durante su exposición, el persecutor penal del Ministerio Público, en cuyo currículum destacan investigaciones como los casos Penta y Soquimich por de financiamiento irregular de la política, se refirió a una serie de episodios concretos que se han investigado en el marco de la ley número 20.393, que debutó en 2009 y que establece la responsabilidad penal de las personas jurídicas en los delitos de lavado de activos, financiamiento del terrorismo y cohecho.


Entre estos, abordó los casos Aurus, Salmoneras, Áridos, Universidades, Ceresita, Ilustre Municipalidad de Arica y Cementos, que han sido conocidos a través de distintos medios de prensa nacional. El fiscal se refirió a cada uno desde un modelo que permitió identificar cuándo las instituciones son sancionadas cuando incumplen esta disposición, analizando desde el delito que se comete hasta el sujeto que lo realiza, si la organización en la que trabaja saca provecho de esta situación y si ello es atribuible a una falencia en su modo de operar.


No obstante, Gajardo sostuvo que la norma aún es perfectible y que enfrenta una serie de desafíos en el futuro próximo. “En Chile, las penas de soborno parten con condenas por 61 días. O sea, tiene la misma gravedad para la ley robar un chocolate de un supermercado que usted le pague 10 millones de pesos a un ministro de Estado para que haga algo en su favor”, criticó.


“Las penas que establece la ley de responsabilidad penal de personas jurídicas no son muy altas. Son penas de multa por montos acotados y la gran condena, que es la disolución de la persona jurídica, no está establecida para el delito de soborno, solo para el de lavado de dinero, que no es ninguno de los casos que se hayan investigado hasta ahora. Parecen ser términos legislativos mejorables, porque es importante que las sanciones sean intimidantes y que las empresas no lo piensen dos veces antes de cometer este tipo de delitos”, enfatizó.


Finalmente, insistió en que existen figuras legales que aseguran un mayor éxito en este tipo de indagatorias. En ese sentido, “es importante una política que promueva las denuncias anónimas y que fomente el anonimato”, enfatizó.


El desafío ético y moral de la Facultad de Ingeniería “más grande del país”


La actividad se enmarcó en las celebraciones por los cien años de la Facultad de Ingeniería. “Somos la Facultad de Ingeniería más grande del país”, afirmó el Decano durante el evento. “Tenemos más de 12 mil alumnos que cursan una de las 22 especialidades que dictamos y, sin duda alguna, el hecho de educar tantos ingenieros conlleva también una responsabilidad, no solo en lo que siempre hemos declarado, que es entregar una sólida formación científico-tecnológica, sino que, también, advirtiendo que muchos de ellos asumirán cargos de alta responsabilidad y tendrán que tomar importantes decisiones. Por eso, desde la academia, queremos aportar a su ética y moral”, subrayó.


Al término, la autoridad entregó un obsequio al fiscal como agradecimiento por su participación en la conferencia, la cual fue organizada por el Vicedecanato de Vinculación con el Medio de la Facultad. Su Director, Ramón Blasco Sánchez, estuvo entre los asistentes al encuentro, junto al Director del Departamento de Ingeniería Industrial, Miguel Alfaro Marchant; el Secretario General de la institución, Gustavo Robles Labarca; y la Contralora Universitaria (S), Claudia Pérez, entre otros.


Actualización de investigaciones en proceso


Terminada la ceremonia, Gajardo fue consultado sobre una serie de casos que lleva a su cargo.
Respecto a la indagatoria contra el ex presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), Sergio Jadue, quien se encuentra en Estados Unidos y es investigado por presunta apropiación indebida, delito tributario y lavado de activos, confirmó que se solicitará la extradición del ex timonel antes de fin de año.


“La Fiscalía está pronta a hacer una solicitud formal de extradición del señor Jadue que, creemos, debiera ser presentada en el curso del año 2016. El proceso de extradición comienza con la solicitud, formalización que se hace en ausencia y, luego, este trámite continúa en la Corte de Apelaciones. En el caso del señor Jadue, eso es lo que la Fiscalía tiene contemplado”, ratificó.


Respecto al caso Aurus, sostuvo que la nueva audiencia se realizará a fin de mes. “La defensa argumentó que no había sido notificada de algunas querellas que se habían presentado y el Tribunal fijó una nueva fecha para el día 30 de noviembre. Las imputaciones refieren solo al señor Mauricio Peña, pero eso no descarta que en el futuro hayan otras imputaciones”, enfatizó.


Sobre el caso Arcano, indicó que  la solicitud de extradición de Alberto Chang “se encuentra en poder de la fiscalía de Malta” y reconoció que “estos procesos son lentos, por lo tanto hay que esperar lo que resuelva en este caso la jurisdicción de Malta”.


Consultado respecto a si el Ministerio Público citará al ex Presidente Sebastián Piñera a declarar en la investigación por presunta negociación incompatible entre Bancard, sociedad de inversiones del ex Mandatario, y la pesquera peruana Exalmar S.A., el fiscal declinó referirse al tema.

Facultad de Ingeniería celebra 100 años destacando su sello en la formación científica y tecnológica

Facultad de Ingeniería celebra 100 años destacando su sello en la formación científica y tecnológica

Un significativo hito se celebró ayer en el Salón de Honor cuando la Facultad de Ingeniería de nuestra Universidad cumplió 100 años de historia. El aniversario se produce en momentos que esta Unidad Mayor se propone como uno de sus principales desafíos insertarse dentro las primeras 50 a nivel internacional en el ámbito de la ingeniería.

Esta Facultad tiene la misión de contribuir al desarrollo del país a través de la formación integral de ingenieros en distintas especialidades, considerando la investigación en el ámbito de la innovación científica y tecnológica. Para ello, hoy cuenta con nueve Departamentos: Eléctrica, Geográfica, Industrial, Informática, Mecánica, Metalúrgica, Minas, Obras Civiles y Química.

“Una historia y tradición en la formación de ingenieros con una sólida formación científica y tecnológica de sus estudiantes. Esas son las dos piedras angulares que tenemos como Facultad de Ingeniería”, explica su decano, el académico Juan Carlos Espinoza Ramírez.

Hoy la Unidad Mayor cuenta con 12.360 estudiantes de pregrado, 150 académicos de jornada completa, 20 carreras en modalidad diurna y 19 en jornada vespertina, además de 17 programas de magíster, cinco doctorados y 20 postítulos. “Tenemos que adecuarnos a los desafíos que el país y el mismo avance de la ingeniería exigen”, afirma la autoridad.

De técnico a Escuela de Ingenieros Industriales

El origen de la Facultad de Ingeniería se al 15 de Mayo de 1916, cuando por el decreto 262 se crea el Estatuto de Enseñanza Industrial, tras lo cual se impulsa el desarrollo de la ingeniería en Chile. Así, en 1940 se funda la Escuela de Ingenieros Industriales. Tras esto, en 1972, con un nuevo Estatuto Orgánico para el Plantel, se define lo que sería la nueva Facultad de Ingeniería de la Universidad Técnica del Estado. Todo esto ocurre como parte del acelerado proceso de modernización que experimentaba el país y que condujo a una creciente necesidad de desarrollo de la enseñanza técnica.

“La formación que brindaba la Escuela de Artes y Oficios constituyó un aporte relevante a lo que fue el desarrollo industrial de Chile a fines del siglo XIX y principios del XX”, asegura el decano Espinoza, quien incluso recuerda que desde el gobierno se preguntaban cómo era posible que egresaran estos técnicos de tan alto nivel equivalentes a los profesionales de la Universidad de Chile.

A partir de 1936, y en el contexto de la Reforma General de Educación, la EAO es autorizada a entregar grados de Oficio u Operario, Técnico y también el de Ingeniero Industrial. Cuatro años después se funda la Escuela de Ingenieros Industriales, la que bajo la Universidad Técnica del Estado (UTE), creada en 1947, se une a los grados de Técnico de las Escuelas de Minas de Antofagasta, Copiapó y la Serena, de las Escuelas Industriales de Concepción, Temuco y Valdivia, así como al Instituto Pedagógico Técnico.

“Cuando se crea la UTE, en realidad la Facultad de Ingeniería ya tenía bastante tiempo recorrido, formando muy buenos profesionales y con una mística orientada hacia la producción de bienes y servicios”, explica el decano. Es decir, ingenieros que calzaban muy bien con las necesidades de desarrollo industrial del país. “A diferencia de otras instituciones, es un sello que se ha mantenido en nuestra Facultad a lo largo del tiempo, con una sólida formación científica y tecnológica”, agrega.

Un sello al que hoy se suma el aporte que representa el Proyecto Nueva Ingeniería 2030, encabezado por el Dr. Jorge Bravo Chacón. “Lo más importante es lo que dice relación con la innovación y el emprendimiento. Queremos incorporar a nuestros egresados la capacidad de innovar, ya sea al interior del trabajo que estén desempeñando o mediante el desarrollo de una nueva solución. Además, que sean capaces de entregar respuestas creativas e innovadoras al mercado”, detalla el académico del Departamento de Ingeniería Industrial.

Esta iniciativa se impulsó en agosto de 2014 con el objetivo de desarrollar ingenieros de clase mundial, que también sean capaces de cambiar la matriz productiva de Chile. “Se trata de una propuesta histórica”, asegura su director, destacando la participación en el Consorcio 2030 junto a la Universidad de Concepción y la Universidad Católica de Valparaíso. Además, resalta la trascendencia de las misiones al extranjero de académicos que exploran universidades y centros de investigación con los que se están generando nuevos convenios de colaboración.

Innovación para el desarrollo industrial del país

Durante la década del ‘50 la UTE formaba ingenieros industriales en las especialidades de Electricidad, Mecánica, Minas, Metalurgia y Química, además de técnicos industriales en las especialidades de Construcción Civil, Construcción Naval, Electricidad, Forestal, Metalurgia, Minas, Mueblería, Química Industrial y Técnico Universitario Industrial Textil. Ante las necesidades del sector industrial del país, incluso se crearon nuevas carreras, como la de Ingeniería de Ejecución en distintas especialidades.

“El aporte de la Facultad de Ingeniería al desarrollo industrial del país se ha dado a través de la innovación, sin que el concepto estuviera presente en épocas anteriores”, aclara el decano Juan Carlos Espinoza. “Esto consiste en crear nuevos productos o generar mejoras dentro de un proceso productivo, lo que debe significar un impacto importante en la calidad de vida de las personas”, plantea, resaltando los desafíos de la transferencia tecnológica y la vinculación con las empresas.

Por ello, valora que la industria nacional proponga problemas reales que sean resueltos por estudiantes y académicos. “Debemos comprender que los proyectos de ingeniería no sólo generan riqueza, sino que también una serie de impactos que afectan a la población”, añade la autoridad.

En ese sentido, el Dr. Jorge Bravo advierte que los egresados de Ingeniería son reconocidos por su capacidad para resolver eficientemente los problemas a los que se enfrentan, sin importar el ámbito en el que se desempeñen. “Nuestras estrategias contemplan incorporar a las asignaturas el idioma inglés, por ejemplo”, explica.

Nueva Facultad para nuevas necesidades

Ya en la década del ‘70 comienza a impartirse la carrera de Ingeniería de Ejecución en Geomensura y se toma la decisión de promover la formación de un ingeniero civil industrial que consideraba las menciones de Economía de Empresas, Planeamiento, así como Desarrollo y Dirección. A partir del proceso de reforma universitaria iniciado algunos años antes, se dicta, en 1972, un nuevo Estatuto Orgánico, entre cuyas disposiciones crea la nueva Facultad de Ingeniería de la Universidad Técnica del Estado.

Con autoridades designadas durante la dictadura cívico militar, la Facultad imparte las carreras de Ingeniería Civil e Ingeniería de Ejecución a través de los Departamentos de Electricidad, Geodesia, Química, Industria, Mecánica, Metalurgia, Minas y Obras Civiles. Luego se suman las funciones de docencia, investigación, extensión y perfeccionamiento en el ámbito de la ciencia y tecnología de la Ingeniería. Todo esto, en medio del cambio a la Universidad de Santiago de Chile, decretado en 1981.

Con la década del ’90 regresaría la democracia y también la posibilidad de participar más activamente en la elección de las autoridades del Plantel. Se trata de transformaciones que han permitido a la Facultad de Ingeniería continuar con su proceso de crecimiento y consolidación.

Ingeniería al servicio de la sociedad

Hoy, tal como destaca el decano Juan Carlos Espinoza, el Consejo de la Facultad aprobó recientemente la posibilidad de retomar los proyectos de creación de las carreras de Ingeniería Mecatrónica e Ingeniería Telemática. “Hemos invitado formalmente al decano de la Facultad Tecnológica para que nos apoyen, entendiendo que también es un área de interés para ellos”, anticipa. Igualmente se aceptó estudiar la creación de la carrera de Ingeniería en Biomedicina. “En ese sentido, hemos tenido un contacto permanente con el decano de la Facultad de Ciencias Médicas con el objetivo de trabajar de manera conjunta”, advierte la autoridad.

En la Unidad Mayor están convencidos de que es importante preparar un ingeniero que sea capaz de interactuar eficientemente con todas las otras especialidades, pues se trata de una profesión que tiene un carácter transversal a todo el quehacer humano. Es así, como la medicina actualmente se ha tecnificado significativamente.

El decano Espinoza asegura que “cada vez que creamos una nueva carrera, es porque como Facultad hemos detectado que el país requiere de ese profesional. Nos preocupa que se anteponga el nombre de Ingeniería a cualquier cosa para engañar a la gente y vender un producto”. En este sentido, somos muy responsables y consideramos que las

carreras de ingeniería deben dictarse en donde corresponde, en una facultad de ingeniería, asumiendo eso sí que hay especialidades como Agronomía, Forestal  e Ingeniería Comercial, que se han ganado un lugar importante y han aportado al desarrollo del país, sin estar dentro de una facultad de ingeniería. Pero son excepciones no una regla.

Proyectos como Nueva Ingeniería 2030 impulsados por la Facultad permitirían también avanzar en que esta Unidad Mayor pueda ubicarse entre las 50 más relevantes a nivel global. Sin duda, una aspiración que requiere del esfuerzo mancomunado de los estudiantes, académicos y de los funcionarios. Al interior de la Unidad subrayan que este será su principal desafío, el que podrán alcanzar gracias a su reconocida calidad y particular sello como Facultad.

Excelente balance del trabajo de la Facultad

Como parte de la ceremonia de celebración del centenario realizada en el Salón de Honor del Plantel, el Rector de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid,  quien debió ausentarse de la ceremonia por estar participando como expositor en la Conferencia Encuentros de Barcelona, entregó un especial saludo desde España, en el que felicitó a los académicos, estudiantes, funcionarios y egresados de la Facultad, así como a las autoridades y al equipo que con tanto esfuerzo han organizado la celebración del centenario.

“Quiero recordarles que yo egresé del Departamento de Ingeniería Eléctrica de esta Facultad en 1975, y me siento orgulloso de los importantes avances logrados durante todo este tiempo. Por ello, mi deseo es que nuestra Facultad continúe siendo la mejor del país”, manifestó el Rector Zolezzi, junto con destacar a los profesionales que participan en el proyecto de Ingeniería 2030, “quienes están pensando en el desarrollo de una nueva ingeniería para Chile”.

Entre los asistentes a la celebración estuvieron presentes la Vicerrectora Académica, Dra. Patricia Pallavicini Magnere; el Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, Dr. Claudio Martínez Fernández; la Vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurisch; entre otras autoridades de distintas Unidades del Plantel, además del Rector de la Universidad Central, Dr. Santiago González Larraín, ingeniero titulado por la Universidad de Santiago.

Junto a ellos, destacó la presencia de Ramón Escobar Inostroza, el primer ingeniero civil en minas de la Escuela de Ingenieros Industriales, quien a sus 96 años fue reconocido por la Facultad por su relevante aporte en la creación de la Universidad Técnica del Estado.

En su intervención, el decano Juan Carlos Espinoza remarcó la valiosa participación de académicos, estudiantes, funcionarios y egresados de esta Unidad Mayor, a quienes homenajeó por su aporte a la construcción, defensa y proyección de la Facultad de Ingeniería.

Junto con reconocer el trabajo de investigación aplicada de los académicos y la generación de conocimiento que esto implica, el ingeniero Espinoza valoró las 158 publicaciones entre 2015 y lo que va del 2016, así como la presentación de 134 solicitudes de intercambio científico-cultural por parte de los académicos de la Facultad, principalmente para presentarse como expositores en Congresos y desarrollar trabajos en equipos de investigación junto a universidades extranjeras.

Asimismo, resaltó el trabajo realizado en el ámbito de la Vinculación con el Medio, que incluso ha significado la creación de un vicedecanato dedicado a ese ámbito. “Ha tenido una fructífera labor, además de las actividades propias de vinculación que realiza cada uno de los nueve Departamentos que conforman esta Facultad. A esto se suma el apoyo que hemos recibido de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, del Departamento de Comunicaciones de la Universidad y de nuestra Orquesta Clásica”, agradeció.

“Este año, en total, se han firmado siete convenios de colaboración con universidades nacionales y extranjeras, así como otros trece con empresas públicas y privadas”, planteó la autoridad, quien en diciembre próximo asumirá la presidencia del Consorcio de Decanos de Facultades de Ingeniería de Chile (Condefi).

Feria Eléctrica contó con participación de importantes actores de la industria

Feria Eléctrica contó con participación de importantes actores de la industria

El pasado jueves 6 de octubre se realizó la tercera versión de la Feria Eléctrica en nuestra Universidad, instancia en donde se dieron a conocer las innovaciones y emprendimientos en áreas de ingeniería eléctrica, eficiencia energética en los proyectos de la pistola de gauss, horno de inducción, bobina de tesla, vapolio, entre otros. Además se contó con la participación de instituciones públicas y privadas con el auspicio y patrocinio de Ingeniería 2030.

En esta tercera versión, se elaboró una jornada de charlas a cargo de Jorge Yutronic de CORFO, María José Reveco de la Comisión Nacional de Energía y de Nicolás Azócar del Gobierno Metropolitano de Santiago, seguido de charlas de robótica con nuestro académico Claudio Urrea y Rodrigo Quevedo de Robotic Labs SCL, generando una instancia de intercambio de conocimiento y vinculación en materia de eficiencia energética e innovación.

Según palabras de Dr. Humberto Verdejo Fredes, Director del Departamento de Ingeniería Eléctrica, la importancia de esta actividad es que “permite unir tres mundos: la academia, los estudiantes y el sector privado, lo cual favorece la formación transversal del desarrollo de los estudiantes con el fin de alcanzar los más altos estándares en la formación profesional y así responder a los desafíos del sector productivo nacional”.

De esta manera, y de forma inédita, la Feria Eléctrica tuvo la oportunidad de llevar a estudiantes al Showroom Smartcity Santiago de Chilectra y al Centro de Capacitación de ABB University.

Abren concurso de incentivo al patentamiento para académicos de la Facultad de Ingeniería

Abren concurso de incentivo al patentamiento para académicos de la Facultad de Ingeniería

El Decano de la Facultad de Ingeniería agradeció la asistencia y solicitó a los académicos que se sumaran a estas iniciativas. “Como decanato y a través del proyecto Nueva Ingeniería 2030, estamos incentivando estas iniciativas que remitan información relevante a los académicos en lo que respecta a la temática del patentamiento. Hago un llamado a que los académicos revisen las bases y participen de este concurso”, manifestó.

El apoyo que prestará este concurso de “Incentivo al Patentamiento”, consiste en la contratación y financiamiento de servicios de asesoría especializada, orientados a patentar aquellas invenciones que resulten adjudicadas. Los académicos pueden participar en forma individual o en conjunto con otros creadores de la invención. En cualquier caso, en la postulación se debe individualizar a o los inventores y a aquel(los) que tengan participación inventiva o creativa respecto de la invención.

Posteriormente, Saúl Carrillo, coordinador general de la Dirección de Gestión Tecnológica, expuso acerca de los distintos apoyos que esta dirección remite a los académicos que desean patentar y destacó el aporte significativo que la Facultad de Ingeniería ha hecho, históricamente, a las estadísticas de patentamiento.

 

Indicó que “nuestro objetivo es resaltar los avances que la universidad ha logrado en cuanto a innovación y transferencia tecnológica. El día de hoy, nos enfocamos en el proceso de protección, vía patentes, junto con mostrarles y explicarles a los asistentes nuestro formulario oficial. La idea es motivar a los académicos de la Facultad de Ingeniería a que generen invención que, mañana, podamos proteger y comercializar” puntualizó.

 

La actividad finalizó con la presentación de los abogados del estudio Covarrubias, quienes asesoran a la universidad en lo que es propiedad intelectual e hicieron una presentación que destacó ejemplos de innovación, exigencias de la Inapi y exigencias internacionales a la hora de patentar.

 

Esta actividad se enmarcó dentro de los objetivos de la Facultad de Ingeniería, a través del proyecto Nueva Ingeniería 2030, de motivar la generación de nuevas investigaciones que puedan traducirse en resultados de innovación.

 

Las bases del concurso y el formulario se pueden revisar en www.dgt.usach.cl (link is external) o vía mail a Fernando.godoy.a@usach.cl

Plazo final de postulación: 14 de octubre

Juan Carlos Espinoza, decano de la Facultad de Ingeniería: “Mi gestión es una forma de retribuirle a la Universidad todo lo que me ha dado”

Juan Carlos Espinoza, decano de la Facultad de Ingeniería: “Mi gestión es una forma de retribuirle a la Universidad todo lo que me ha dado”

Sin duda que este 2016 es muy especial para la Facultad de Ingeniería de nuestra casa de Estudios, porque hace exactamente 100 años veía su origen, tras crearse el grado de Técnico en la antigua Escuela de Artes y Oficios (EAO), dando inicio a una larga formación de ingenieros de excelencia.

 

Y entre ellos, estaba el actual decano de esta Unidad Mayor de nuestra Corporación, Juan Carlos Espinoza Ramírez  -57 años, casado, dos hijos-, quien fue formado en la Facultad.

 

La autoridad ingresó en 1978 a la carrera Ingeniería en Ejecución en Geomensura. Sin embargo, años más tarde, en 1984, y a días de titularse, decidió integrarse a la carrera de Ingeniería Civil en Geografía, que se había abierto ese mismo año. Fue el segundo egresado de la carrera, en 1988. Por ello, asegura sentirse muy identificado con el Plantel.

 

Fue profesor ayudante de la carrera y al poco tiempo asumió como docente. También ejerció como director del Departamento de Ingeniería Geográfica durante cuatro períodos, y justo le tocó encabezar la unidad en el cambio de milenio. Es el segundo egresado del Departamento que asume el cargo de director, y el primero como ingeniero civil geógrafo.

 

Y en junio de 2014 asumió, por tres años, el decanato de la Facultad de Ingeniería.

 

Desafíos

 

A través de su vasta historia, la Facultad ha enfrentado diversos desafíos. El más reciente es el proyecto Nueva Ingeniería 2030, financiado por  Corfo, e implementado desde 2015 en consorcio con la U. de Concepción y la U. Católica de Valparaíso, planteles que en su conjunto representan el 30 por ciento de los ingenieros que se titulan a nivel nacional.

 

Y al decano Espinoza le tocó estar al frente de este nuevo desafío que busca potenciar la formación de ingenieros para que sean capaces de adaptarse a esta nueva era, con más y mejores herramientas. Pero sobre todo que continúen aportando al desarrollo del país.

 

“Hoy nuestro mayor desafío es que los académicos de la Facultad se vinculen al proyecto, porque va a marcar nuestro rumbo en el mediano a largo plazo. Que sientan que es de ellos, y que tienen mucho que aportar y mucho que obtener”, señala.

 

En ese contexto, el decano Espinoza explica que a poco más de un año y medio de la puesta en marcha del proyecto, se ha decidido reformularlo en el eje estratégico de la gobernanza.

 

“Sentimos que, si bien es un proyecto de la Facultad de Ingeniería, esperamos mejorar aún más la integración de los nueve departamentos que la conforman ”, precisa el decano Espinoza.

 

Por ello, acota, el decanato se ha reunido con cada uno de los directores de Departamento para revisar la composición de los académicos que conforman los respectivos ejes del proyecto “para ver si están alineadas sus visiones personales con las visiones del Departamento y el decanato”.

 

Asimismo, el decano de la principal Unidad del Plantel asegura que también es importante el papel que deben desempeñar los vicedecanos dentro de cada uno de los ejes estratégicos.

 

“Vamos a definir una nueva estructura en la cual los vicedecanos tendrán una acción muy proactiva en definir las políticas de los lineamientos a que cada uno de estos ejes deben tener dentro del proyecto Nueva Ingeniería 2030”, enfatiza.

 

Misiones académicas

 

Otro aspecto relevante de su gestión, es el impulso a las llamadas misiones académicas o las visitas que realizan los docentes de la Facultad a las instituciones más prestigiosas del mundo ligadas a la ingeniería.

 

“En el primer llamado el Comité asociado al proyecto Nueva Ingeniería 2030 aprobó 10 misiones académicas. Ello va a permitir que un total de 28 académicos de la Facultad visiten universidades y centros de excelencia en Estados Unidos, España, Alemania, Dinamarca, Francia y Suecia, con el fin de establecer relaciones y vinculaciones permanentes”, sostiene el decano Espinoza.

 

Además,  se convocó a un concurso de proyectos para equipar los distintos laboratorios el  que ya fue resuelto en una primera etapa.

 

“Se adjudicaron 5 equipamientos en que el monto supera los 100 millones de pesos en total, por lo que cada proyecto va a recibir alrededor de 25 millones de pesos para poder satisfacerse con los requerimientos de cada uno de los equipos de trabajo, que por lo demás, son multidisciplinarios”, puntualiza.

 

Y agrega “estos equipamientos se implementarán en los laboratorios y están orientados hacia la innovación, y podrán ser usados por todos los departamentos de la facultad de ingeniería.

 

Cabe consignar que la Facultad recibe diariamente alrededor de 8 mil estudiantes, imparte 20 carreras (con ingreso PSU), muchas con régimen vespertino, 14 programas de magíster, 4 programas de doctorado, 10 postítulos y 7 diplomados.

 

Vinculación con el medio

 

Pero también al decano Espinoza le preocupa la imagen externa de la Unidad. “Nos interesa cómo nos damos a conocer, por eso reformulamos la página web (http://www.fing.usach.cl), que estrenamos hace unas semanas”, comenta.

 

Pero también adelanta dos proyectos importantes en este campo: “El boletín de la Facultad, porque es necesario que los colegas sepan el trabajo que se está realizando y las actividades que estamos llevando a cabo, y la conformación del Consejo Económico Empresarial de la Facultad”.

 

Este último estará asesorado por connotados empresarios, que aporten desde el punto de vista productivo, y ayuden a establecer los lineamientos para formar a los futuros ingenieros.

 

Paralelamente se deberá crear el consejo directivo o board del proyecto Nueva Ingeniería 2030, que, a diferencia del Consejo Económico Empresarial, tendrá que incorporar decanos o rectores de las universidades del consorcio.

 

Celebración del centenario

 

En tanto, las actividades de celebración del centenario de la Unidad se concentrarán en octubre. Estudiantes y funcionarios de la Facultad encabezarán eventos recreativos y deportivos.

 

“No son muchas las instituciones que han alcanzado los cien años, por tanto es un hito para nuestra Facultad, y como decano me honra ser parte de ello”, señala la autoridad.

 

En noviembre, destaca, se instalará una escultura en los patios de la Unidad, que fue donada, y que simboliza los cien años de la Facultad.

 

“Justamente como se cumplen cien años creo que hay que dejar algo material. Es una alegoría que ya aprobamos, y que mide poco más de dos metros y medio”, precisa el decano Espinoza.

 

Finalmente, la autoridad enfatiza que espera que su gestión sea recordada como impulsora de proyectos relevantes, que quizás no se concreten durante su período, pero que sí sean reconocidos. Y que hubo una contribución efectiva tanto al crecimiento de la Facultad, como al de la Universidad.

 

“En lo personal, a mí esta Universidad me lo ha dado todo, es parte de mi vida. Como en todos los cargos, hay momentos gratos y otros no tanto, pero es parte del trabajo, de estar acá, y de la responsabilidad del cargo. Por eso mi gestión es una forma de retribuirle a la Universidad todo lo que me ha dado”, recalca.

 

Y agrega “cuando uno llega a estos cargos es importante no pasar inadvertido, hay que dejar algo, una huella, o por último que la gente diga ‘trató de hacer algo’, no se quedó ahí y no dejó que esto siguiera con su inercia, sino que por el contrario, trató de cambiar esa inercia y de aplicar un poco más de fuerza”, concluye.

 

Innovación ya es utilizada por distintas entidades: Estudiantes aportan con exitosa aplicación que promueve el reciclaje

Innovación ya es utilizada por distintas entidades: Estudiantes aportan con exitosa aplicación que promueve el reciclaje

Hace casi exactamente un año, el 23 de agosto de 2015, los jóvenes estudiantes de Ingeniería Civil Industrial, Cristian Lara y Alonso Martínez Ojeda, ambos de 23 años, se presentaron en un encuentro internacional entre emprendedores en innovación y tecnología, más conocidas como “hackatones”, con un proyecto que venían trabajando hace un tiempo: una aplicación para dispositivos móviles que respondiera a ayudar al medio ambiente y promover el reciclaje.

 

Así es cómo comienza una larga sucesión de eventos y presentaciones que han ido consolidando a Reciclapp, la novedosa iniciativa, que finalmente superó a sus rivales y les permitió a los amigos acceder a la incubadora Santiago Innova, organizadora del concurso.

 

“Este desafío internacional de diseño y tecnología para impacto social y smart city nos permitió posicionarnos en eventos de concurrencia masiva y acceder a la incubadora, y de esa forma cumplimos nuestra primera meta”, señala Cristian Lara, uno de los fundadores.

 

Pero ¿cómo nace la idea? Cristian Lara explica que una tarde de verano, con más de 33 grados de calor, vio cómo trabajaban los recicladores de base, aquellas personas que se dedican a recolectar material reciclable.

 

“Entonces noté que uno de ellos se cortó con un vidrio o con una lata, y fue en ese momento en que pensé por qué no les entregaran los materiales directamente, y así fue cómo surgió la idea”, evoca.

 

Cabe consignar que según el Ministerio del Medio Ambiente en Chile se generan casi 17 millones de toneladas de residuos sólidos al año, de los cuales 6,5 millones son domiciliarios, y del total sólo el 10 por ciento se recicla.

 

Cristian Lara recalca que a través de Reciclapp cualquier ciudadano, desde su propia casa, puede declarar el material que entregará a los recicladores de base.

 

“Por ejemplo, se puede declarar botellas de vidrio o plástico, latas, cajas de cartón, y papel, y también el día y la hora en que se puede ir a recoger estos materiales. Nosotros mapeamos toda esa información, se la enviamos al reciclador en forma de documento, y ellos con su hoja de ruta hacen el retiro”, detalla.

 

Pasantías en el extranjero

 

Tras ganar la hackatón,  Lara y Martínez buscaron nuevos desafíos para conseguir fondos y continuar con la escalada y el rápido posicionamiento de Reciclapp.

 

En noviembre de 2015 se presentaron ante unas 15 mil personas en el fiiS, el festival internacional de innovación social más grande del país. Un mes más tarde, se inscribieron como los primeros estudiantes de la U. de Santiago en ganar el concurso de emprendimiento universitario más grande en Chile y Latinoamérica: el Jump Chile.

 

“Fuimos ganadores en 4 categorías y obtuvimos un capital semilla de 5 millones de pesos, una pasantía en el extranjero, específicamente en Bolivia, oficinas en la aceleradora de negocios regional Co-Work por un año -valorado en 6 millones de pesos- y el acceso directo al concurso Geek Camp”, sostiene Lara.

 

Una vez en Bolivia dieron marcha a planes piloto en las ciudades de Santa Cruz de la Sierra, El Alto y la capital La Paz. “Fuimos muy bien recibidos, nos reunimos con algunos ministros bolivianos y logramos nuestro objetivo que era constituir la empresa en ese país”, subraya.

 

A medida que avanzaba el proyecto se fueron integrando nuevos participantes. A Cristian y Alonso se unieron Ian Bofill y Christian Torreblanca, también estudiantes de Ingeniería Civil Industrial. Luego el grupo se completó con Bárbara Urrutia, estudiante de Ingeniería Comercial, Manuel Fonseca, estudiante de Ingeniería Civil Industrial de la U. de Chile, y Efraín Rebolledo, Ingeniero Informático egresado de la U. Técnica Federico Santa María y actual programador de Microsoft.

 

De vuelta en Santiago, se convirtieron en el equipo Chileno más joven en ingresar a la principal aceleradora de Latinoamérica y la cuarta a nivel mundial: Start-Up Chile. Este gran paso les permitió levantar fondos por 25 millones de pesos más un programa de aceleración que iniciaron hace unas semanas.

 

Pero eso no es todo. A principios de agosto sumaron un nuevo triunfo: esta vez fue el GeekCamp que reunió a inversionistas y mentores de todo el mundo, particularmente de Silicon Valley.

 

Ello les permitió levantar fondos por al menos 60 millones de pesos y además los inversionistas presentes los premiaron con 2 distinciones especiales: al de mejor “pitch” o presentación y al mejor “business model” o modelo de negocio, por lo que ya están agendando una gira por Latinoamérica y Estados Unidos para fines de este año.

 

“Vamos a visitar por tres semanas Colombia, particularmente Bogotá y Medellín, y Ciudad de México en noviembre, y a fin de año iremos a Silicon Valley luego de obtener una pasantía”, adelanta Lara.

 

Además, el proyecto será uno de los primeros emprendimientos en Chile en ser parte de las aplicaciones dentro de la aplicación Messenger de Facebook.

 

¿Por qué el éxito de Reciclapp?

 

Cristian Lara, ahora CEO de Reciclapp, trata de explicar el éxito de la aplicación en tan poco tiempo -que según inversores tiene un valor de 1.000 millones de pesos-, y recuerda que siempre fueron muy bien recibidos en regiones.

 

“Yo nací en Villarrica, en la región de la Araucanía y siempre noté una mayor cercanía de la gente de regiones con la temática “verde” y el reciclaje, porque son estilos de vidas que pueden permitir esto. Por ejemplo, en el sur se impulsaron las bolsas ecológicas en los supermercados, por eso creo que el proyecto ha sido más exitoso en esa zona”, argumenta.

 

Actualmente el equipo trabaja con las municipalidades de Concepción, Temuco y El Monte, y pronto con las de Lautaro, Chillán, Valparaíso, Limache y Estación Central. Además, mantienen conversaciones con los municipios de La Serena y La Florida, en la capital.

 

Asimismo, Cristian Lara enfatiza que la aplicación, que por ahora está disponible sólo para dispositivos con sistema operativo Android, incluye la mayor base de datos de recicladores de base.

 

“Tenemos una base de datos de recicladores más grande que la del mismo ministerio del Medio Ambiente. Tenemos una gran cercanía con ellos, son más de 250 repartidos en unas 35 ciudades aquí en Chile. En Bolivia son más de 400 recicladores con los que estamos contactados. Entonces este es un proyecto donde ganamos todos. Ganan las municipalidades porque reducen la cantidad de basura, ganan los recicladores, y ganamos nosotros”, asegura.

 

Para el próximo año el equipo proyecta estar trabajando en 20 ciudades en Chile y Bolivia, además de estar operando en Colombia, México y Estados Unidos, puntualmente en California.

 

Apoyo de la Universidad

 

A su vez, Cristian Lara puntualiza que sin el apoyo de nuestra Corporación el proyecto no habría prosperado.

 

“Por mi parte tuve que postergar los estudios, pero con el respaldo de la Universidad, porque ellos entienden que el adjudicarnos algunos fondos, muchos de ellos de la Corfo, nos exige dedicarnos 100 por ciento al proyecto, y en ese sentido la Universidad nos respeta y nos apoya”, recalca.

 

En ese contexto, Lara destaca el apoyo del Departamento de Ingeniería Industrial (DIIND) del Plantel. “Por ello queremos agradecer a nuestro DIIND, porque desde un inicio se preocuparon por nosotros, y están constantemente llamándonos, puntualmente el director, Miguel Alfaro Marchant, y los profesores Juan Sepúlveda Salas y Marcela Rosinelli Contreras”, concluye.

 

Departamento de Ingeniería Geográfica recibe equipamiento de última generación

Departamento de Ingeniería Geográfica recibe equipamiento de última generación

La Dirección Nacional de Fronteras y Límites del Estado (Difrol), del Ministerio de Relaciones Exteriores, hizo entrega en comodato, un conjunto de equipos geodésicos al Departamento de Ingeniería Geográfica del Plantel. El convenio fue firmado por el Director de la Unidad, Dr. Belfor Portal Valenzuela, y la directora Nacional de la Difrol, Ximena Fuentes Torrijo.

 

Tras la ceremonia, el Dr. Belfor Portal explica el beneficio que representa para los estudiantes del Departamento el aporte de la institución gubernamental.

 

“Los equipos permitirán que la formación de nuestros futuros ingenieros, sobre todo de la carrera de Ingeniería de Ejecución en Geomensura, que es de muy alta demanda a nivel nacional, sea de la mayor calidad, contribuyendo así al desarrollo del país”, sostiene.

 

Asimismo, el Dr. Portal destaca el beneficio económico para la Unidad al incorporar los nuevos equipos, entre ellos, GPS satelitales, gravímetros, paneles solares y radios de referencia.

 

“Estos equipos son muy caros en el mercado, por tanto, para nosotros representa un beneficio enorme, porque tenemos más instrumentos disponibles para los estudiantes”, subraya.

 

Cabe consignar que no es primera vez que el Departamento de Ingeniería Geográfica se ve favorecido con este tipo de comodatos. Muchas instituciones han hecho entrega de equipos, entre ellas, el Instituto Hidrográfico de la Armada, que hace unos años donó equipos fotogramétricos para el uso de los estudiantes.

 

Por su parte, la directora Nacional de la Difrol, Ximena Fuentes Torrijo, destacó que con el convenio se ayuda a la formación de los futuros ingenieros del Plantel.

 

“De esta forma ayudamos a la formación de futuros profesionales en esta área de las ciencias de la Tierra. Estos son equipos que tienen una aplicación práctica porque enseñan los conceptos básicos para este campo”, expresa.

 

A su vez, la funcionaria de Gobierno recalca que una vez más se fortalecen los lazos entre la Corporación, particularmente entre el Departamento de Ingeniería Geográfica, y la Difrol.

 

“Existe un estrecho lazo entre ambas instituciones. Nosotros hemos contado con muchos ex estudiantes y docentes del Departamento, algunos han trabajado con la Difrol y otros lo siguen haciendo. Ellos han aportado con su conocimiento a esta delicada labor de demarcación de la frontera de Chile, y con el mantenimiento de las estructuras que simbolizan los límites”, precisa.

 

Líderes a nivel nacional

 

En tanto, el decano de la Facultad de Ingeniería de nuestra Casa de Estudios, Juan Carlos Espinoza, puntualiza que el convenio significa un gran apoyo para el Departamento de Ingeniería Geográfica.

 

“Este comodato es un gran apoyo para la Unidad en términos de equipamiento de última generación porque nos permite ampliar nuestro espectro de instrumentos respecto al que ya disponíamos, especialmente los GPS satelitales”, asevera la autoridad.

 

En ese contexto, el decano Espinoza recalca que el convenio ratifica el prestigio del Departamento enfocado en las ciencias de la Tierra.

 

“Desde su creación, esta Unidad ha liderado a nivel nacional, principalmente en Ingeniería en Ejecución en Geomensura en las áreas de minería y vialidad, y en los ámbitos en que se requiera la dimensión métrica para los proyectos de ingeniería. Son nuestros profesionales los que siempre han estado liderando en ese campo”, enfatiza.

 

A la ceremonia, que se realizó en dependencias del Departamento de Ingeniería Geográfica, asistieron académicos y docentes de la Unidad, además de autoridades de Difrol, entre ellas Mariana Durney Meneses, directora de Límites, Efraín Olivares Godoy, jefe del Departamento de Operaciones -y ex académico del Plantel- y Juan Pablo Benavides, funcionario del Departamento de Operaciones.

 

¿Qué es la Geodesia?

 

En términos prácticos, la geodesia es la ciencia que estudia la forma y las dimensiones de la Tierra, y es básica para otras disciplinas, como la topografía, la fotogrametría, la cartografía y los sistemas de información geográfica.

 

El Dr. Portal explica que ha habido una evolución histórica que ha llevado a que todas las carreras relacionadas con el espacio geográfico se hayan unido en el Departamento que dirige.

 

“Por ejemplo, actualmente Ingeniería Civil Geográfica está asociada a la planificación territorial, y Geomensura, antes Geodesia, aporta la parte cartográfica, milimétrica, para que se realice una ordenación territorial como corresponde a la ingeniería”, asegura el académico.

 

Y agrega “finalmente el Departamento integró Ingeniería en Ambiente que ordena el territorio justamente desde el punto de vista ambiental, utilizando las técnicas de ingeniería que aporta la geomensura. Entonces se crea un circuito virtuoso en términos de potencialidades de ordenación de territorio”, concluye.

 

Concurso promueve patentamientos entre académicos de la Facultad de Ingeniería

Concurso promueve patentamientos entre académicos de la Facultad de Ingeniería

Con el objetivo de fomentar la participación de los académicos de la Facultad de Ingeniería en procesos de innovación basados en creaciones e inventos que se generen a partir del conocimiento científico y tecnológico, es que la facultad en conjunto con la Dirección de Gestión Tecnológica (DGT) y el proyecto Nueva Ingeniería 2030 abrieron un Concurso de Incentivo al Patentamiento dirigido a los profesores de esta unidad académica. Para resolver dudas en torno al tema, el equipo técnico de la universidad dictó un seminario de Propiedad Intelectual el pasado jueves (11).

 

La actividad, realizada en el Salón Alerce del Hotel Plaza San Francisco, contó con la participación de cerca de 30 académicos de las diferentes carreras que componen la Facultad, quienes pudieron conocer en mayor detalle diferentes aspectos vinculados a la temática.

 

Así, se revisaron temas como el contexto institucional de la I+D+i; rol de la propiedad intelectual (PI) en el proceso de innovación; resultados de investigación y su forma de protección; identificación de los distintos mecanismos de protección de los resultados de investigación; estrategia de protección de resultados de investigación: cuaderno de laboratorio y disclosure (proceso a través del cual los investigadores dan a conocer su tecnología a las oficinas de transferencia y licenciamiento).

 

El seminario fue presidido por el Dr. Juan Carlos Espinoza, decano de la Facultad de Ingeniería, quien exhortó a los académicos a utilizar los recursos disponibles en la universidad en esta materia.

 

Contexto Institucional

 

El coordinador general de la Dirección de Gestión Tecnológica, Saúl Carrillo, explicó a los asistentes los pasos involucrados en el proceso de investigación aplicada hasta llegar a la transferencia tecnológica y comercialización de los productos, enfatizando en la necesidad de seguir una ruta de desarrollo tecnológico que permita diversificar la economía del país que actualmente se basa en los recursos naturales y donde la inversión en I+D+i a nivel nacional es reducida.

 

En este sentido, el esfuerzo de los investigadores de la Universidad debe “apuntar a las necesidades de la industria”, explicó Carrillo, quien además planteó que es posible fortalecer este trabajo al interior de la Facultad de Ingeniería de tal manera que permita mejorar los indicadores de esta unidad académica y del plantel.

 

Por ejemplo, en 2014 la universidad presentó un total de 27 solicitudes de patentes de  invención, mientras que el 2015 fueron 28, de esta cifra 7 y 8 solicitudes fueron aportadas por la Facultad de Ingeniería.

 

Innovación para el desarrollo del país

 

En la jornada también estuvieron presentes Loreto Vera y Fernando Venegas, asesores de la Universidad y miembros del Estudio Federico Villaseca. Antes de iniciar su presentación, este último se refirió a los tratados de libre comercio. “La propiedad intelectual tiene que estar al servicio del desarrollo económico de la nación. Si no lo vemos de esa manera, no encuentro ninguna ventaja de suscribir tratados internacionales que lo único que hacen es seguir aumentando nuestros estándares de protección si eso no se condice con la realidad local”.

 

Además, Venegas indicó ser muy crítico del sistema de innovación nacional, por considerarlo poco armónico producto de falta de diálogo entre las diferentes instancias de financiamiento. A lo anterior, se suma que Chile tomó el camino de investigar por etapas, lo que históricamente ha generado problemas a las universidades públicas, pues tienen que competir por recursos teniendo una serie de restricciones desde el punto de vista legal que se han ido subsanando con el tiempo.

 

Concurso

 

En el concurso pueden participar todos los académicos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile, que tengan una invención patentable con impacto económico potencial para la industria o la sociedad. Las postulaciones se recibirán en la Oficina de Partes de la Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo e Innovación hasta el 23 de septiembre a las 16.00 horas.

 

Las bases y formulario de postulación se pueden revisar en la página www.dgt.usach.cl

 

Emprendedores son distinguidos por Ingeniería 2030

Emprendedores son distinguidos por Ingeniería 2030

El pasado miércoles (10) fueron premiados los estudiantes del Plantel que participaron en la primera versión del torneo de innovación y emprendimiento Lions Up, organizado por la Facultad de Ingeniería, en el marco del proyecto Nueva Ingeniería 2030, en alianza con la Dirección de Gestión tecnológica de la U. de Santiago (DGT), y destacados inversores de la industria nacional y el mundo de la innovación y el emprendimiento.

Por más de cinco meses, 258 estudiantes trabajaron en 79 proyectos de innovación, con el objetivo de desarrollar soluciones innovadoras para problemas reales y cotidianos, que afectan tanto a las personas como también a pequeñas y grandes empresas.

La ceremonia de premiación contó con un saludo por parte del decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, quien destacó el esfuerzo y compromiso de los estudiantes y los académicos que los acompañaron en este proceso.

Por su parte, el director del proyecto Nueva Ingeniería 2030, Dr. Jorge Bravo Chacón, destacó  la capacidad de los estudiantes del Plantel para enfrentar los desafíos.

“Fue una experiencia muy enriquecedora, los jóvenes tienen una impresionante capacidad de innovación, de trabajo y esfuerzo, además de una gran creatividad. Creo que son capaces de presentarse en cualquier parte del mundo”, señaló.

Asimismo, el Dr. Bravo recalcó el apoyo a la iniciativa de la Facultad y de nuestra Casa de Estudios.

“La fortaleza del proyecto no solo estuvo en la gran calidad de los estudiantes, sino también en el apoyo de la Facultad de Ingeniería de nuestra Universidad, de la Corfo, y de Start-Up Chile que nos ayudó con los mentores jóvenes que vinieron de todas partes del mundo a hacer una pasantía en Chile, contando sus experiencias de innovación y emprendimiento”, resaltó.

A su vez, el Dr. Bravo alabó la alta calidad de los proyectos.

“El nivel es muy alto. Hay proyectos que son extraordinarios y por eso creo que hay que trabajar con ellos para que tengan un patentamiento y aseguren su innovación y podamos llegar al mercado a la brevedad”, subrayó.

Los ganadores

Los proyectos se distribuyeron en cuatro desafíos que debieron enfrentar los estudiantes: “Impacta Empresa”, el que se enfocó en resolver los problemas reales de las empresas asociadas a la Asociación de Exportadores y Manufacturas (Asexma). “Buenos Vecinos”, desafío que tenía por objetivo resolver problemáticas viales de la comuna de Estación Central.

“Smart Campus”, enfocado en resolver problemáticas que afectan el día a día de quienes trabajan y estudian en la U. de Santiago, y “Desarrollo de Prototipos”, dirigido a quienes ya presentan un proyecto más avanzado o un primer prototipo que perfeccionar.

En “Impacta Empresa”, fue reconocido el proyecto Ecoliner, de los estudiantes Camila Pereira, Antonio Quilaqueo, Daphne Moreno. La iniciativa resuelve la problemática de los rollos de papel liner de las empresas, los que actualmente se desechan junto con la basura residencial.

También fue reconocido el proyecto Enerbless, de los estudiantes Sebastián Lazo, Cristián Leyton, Nicolás Gómez, Joaquín Soto, Felipe Liberona, Camilo Villalobos. La iniciativa resuelve la necesidad de una empresa de tener sistemas de producción de bajo costo, sumando eficiencia energética.

Otro reconocimiento recayó en Kümetun, de los estudiantes Felipe Olguin y Nicolás Montenegro. El proyecto permite resolver el exceso de polución dentro de las empresas, la que puede generar enfermedades respiratorias.

Asimismo, destaca el proyecto Heat Recovering, que soluciona el problema de la Empresa de Conversiones San José, encargada del pintado y reacondicionamiento de vehículos especiales como ambulancias, carros de policía, minibuses, cuyo horno de elaboración propia sirvió como base para implementar mejoras en términos de eficiencia energética. Fue realizado por los estudiantes Adolfo Caroca, Cristóbal Urbina.

Finalmente, fue reconocido el proyecto Soluwelt de los estudiantes María Belén Vargas, Ayleen Celedón, Ignacio Cid y Fernanda Paredes. La iniciativa permite reutilizar como abono las resinas termoplásticas, que pueden tardar hasta 500 años en degradarse, tras dárselas como alimento a varias larvas del escarabajo “tenebrio molitor”.

María Belén Vargas, estudiante de Ingeniería Industrial, destaca el apoyo del Departamento para la concreción del proyecto.

“Nos asesoró el profesor Daniel Gálvez, y nos ofreció el LAIN (Laboratorio de Emprendimiento e Innovación, del cual es director) para que trabajáramos allí. El Departamento, en general, se portó muy bien con nosotros”, aseguró.

Respecto a la posibilidad ingresar al mercado con la iniciativa, María Belén Vargas señaló que Topcolor, la firma que patrocinó el proyecto “nos mostró su interés de seguir trabajando con nosotros, porque el proyecto le permite a la empresa acceder a más certificaciones para poder exportar”.

El siguiente paso es continuar perfeccionando la iniciativa y crear un prototipo. “Queremos hacer una especie de compost formado por las larvas, pero de plástico”, explicó.

En tanto, en los restantes desafíos fueron premiados en “Smart Campus” el proyecto BuyFast de los estudiantes Sebastián Bobadilla, Tania Soto, Eduardo Reinao, Gabriela Baeza y Javier Moraga.

La iniciativa se enfocó en la necesidad de informar a través de una aplicación para dispositivos electrónicos, acerca de la ubicación de los quioscos y restaurantes cercanos o al interior del Plantel, con todas sus características, lo que favorecería la logística y el reciclaje.

Sebastián Bobadilla, estudiante egresado de Ingeniería Industrial, detalla que para viabilizar el proyecto hicieron pruebas “manuales” previamente.

“Fuimos tomando los pedidos de un quiosco en particular, con papel y lápiz. Y de esa manera logramos entender que la aplicación podía funcionar porque redujimos los tiempos de espera en más o menos un 60 por ciento”, sostuvo.

El estudiante, a su vez, enfatiza el apoyo de los mentores en el proyecto.

“Cada vez que fuimos a las mentorías del Lions Up, ellos nunca tuvieron ningún problema en respondernos o incluso en darnos algún medio de contacto para continuar creciendo con el proyecto. En ese sentido fueron de gran apoyo y aprendimos un montón”, subrayó.

En el desafío “Buenos Vecinos” se reconoció el proyecto Sate o Sistema de apoyo al transporte escolar, de los estudiantes Alan Vergara, Mario Inostroza, Roberto Sandoval. El objetivo de la iniciativa es apoyar a los transportistas para escoger las mejores rutas posibles, en términos de tiempo.

Finalmente, en el desafío “Desarrollo de Prototipos” fue premiado el proyecto Sistema de monitoreo de Signos Vitales en Pila de Lixiviación, de los estudiantes Marco Henríquez, Andrés Soto y Patricia Vargas. El objetivo de la iniciativa es conceptualizar y desarrollar una plataforma de monitoreo de ayuda en la toma de decisiones en tiempo real, basado en la teoría de sensorización y procesamiento de data.

Páginas

Suscribirse a RSS - ingeniería