Egresados

Español

Egresado de nuestra casa de estudios crea dispositivo de escaneo láser 3D para la industria minera

Egresado de nuestra casa de estudios crea dispositivo de escaneo láser 3D para la industria minera

Nuestro país es líder en la industria minera a nivel mundial. Considerando su gran cantidad de recursos minerales, se encuentra entre los destinos más requeridos del orbe para la exploración de minerales, lo que se traduce en una importante oportunidad de negocios para la innovación.

Tomando en cuenta estos factores, Miguel Ángel Bustos Valdebenito, titulado de las carreras de Ingeniería en Ejecución Mecánica e Ingeniería Civil Mecánica de nuestro plantel, decidió crear Teicser, empresa que provee de soluciones de integración tecnológica a medida a la industria minera.

Dentro de sus proyectos se encuentra Mill Ray, un sistema de escaneo láser 3D que permite al usuario visualizar las condiciones de revestimientos. Lo que antes tardaba una semana, con este dispositivo el cliente tiene la información del problema en dos horas.

“Como empresa estamos embarcados en la revolución industrial 4.0, con lo que buscamos llevar las tecnologías de vanguardia a la industria”, señala el fundador de Teicser, Miguel Ángel Bustos.

Si bien el equipo comenzó a ser utilizado en el sector minero, se trabaja para implementarlo en diferentes industrias.

Apoyo de Innovo

La empresa es incubada por el Centro Innovo Usach, donde recibe el apoyo a través de financiamiento, redes de contacto, asesoría y un equipo especializado capaz de potenciar emprendimientos.

“Existen varias incubadoras en el mercado, pero la de Innovo tiene un modelo de negocios más atractivo porque no se hace parte de la empresa, sino que se hace parte de las ventas por un periodo determinado”, explica Bustos, quien precisa que es la incubadora la encargada de administrar los fondos que llegan desde Corfo.

La empresa Teicser cuenta con un equipo fijo compuesto por tres profesionales. De ahí se suman otras a los distintos tipos de proyecto, pues son dos las áreas que abarca: integración tecnológica y desarrollo de servicios.

Vínculo con U. de Santiago

El fundador de Teicser destaca el apoyo de la Universidad que lo formó, y reconoce su compromiso con la contribución al desarrollo y a la excelencia. Esto explica, según sus palabras, su búsqueda por seguir ligado de alguna manera a su alma mater, a través del emprendimiento.

“Los profesionales de la Universidad de Santiago nos caracterizamos por nuestro sello social, pero también por la calidad y la excelencia de la formación que recibimos”, asegura el ingeniero.

No obstante su brillante rendimiento académico, Bustos aclara que una vez en el campo laboral “me di cuenta que no me sirvió tanto ser el número 1, si finalmente las habilidades necesarias en la industria van por otro lado, como la comunicación y trabajo interdisciplinario”.

Por lo anterior, el ingeniero recomienda a los futuros profesionales y/o emprendedores, generar vínculos con personas de distintas carreras para tener una visión desde diferentes ángulos. “El trabajo multidisciplinario es fundamental, porque no sirve tener expertos de diversas áreas que no dialoguen entre sí”, enfatiza.

Egresados buscan reproducir metabolitos del maqui en laboratorios sin generar frutos

Egresados buscan reproducir metabolitos del maqui en laboratorios sin generar frutos

El fruto maqui presenta metabolitos beneficiosos para la salud, actuando como antioxidante, reduciendo niveles de azúcar, ayudando a prevenir el cáncer, retardando el envejecimiento prematuro de las células, entre otras características. Sin embargo, su producción es netamente silvestre, estacionaria y propia del sur de Chile.

Considerando sus beneficios y su alta depredación para fines comerciales, surge Propagomisc SpA, creada por los egresados de la U. de Santiago, los bioquímicos Leonardo Pavez y Marcelo Ortega junto al Ingeniero Civil Industrial, Iván Castro, quienes utilizando un sistema tecnológico denominado biorreactor, producen los metabolitos directamente de la planta.

El proyecto incubado a principios del 2018 por el Centro Innovo se encuentra en etapa de desarrollo, y apunta a insertarse en el mercado como polvo en suspensión y cremas cicatrizantes, destacando que la producción de las plantas se estima en 3 meses gracias al desarrollo tecnológico, a diferencia de los 4 a 8 años que requiere para crecer una planta silvestre.

“Vimos el problema, la necesidad del mercado y quisimos reproducir las mismas propiedades atractivas que posee el maqui, que son moléculas antioxidantes, baja los niveles de azúcar para diabéticos y muchos otros beneficios. Dijimos ‘hagamos que esas moléculas se produzcan en las hojas con nuestro conocimiento y lo que sabemos hacer’”, comenta el egresado Leonardo Pavez sobre el inicio del proyecto.

Fue así como el equipo de egresados de la U. de Santiago inició a comienzos del 2018 el innovador proyecto, que se encuentra en etapa de desarrollo.

La idea de salvar vidas

Desde su infancia, Leonardo Pavez tuvo un gusto especial por la ciencia. Cuenta que en el patio de su casa experimentaba con plantas, insectos y animales, estudiando su anatomía externa.  Más tarde, en enseñanza media, desarrollaría un fuerte interés por las ciencias biológicas.

“Quería tratar de salvar vidas de forma masiva. Entonces, en tercero medio, leyendo sobre la U. de Santiago -que ya me atraía-, encontré la Facultad de Química y Biología. Vi el programa de Bioquímica, su perfil de egreso con énfasis en investigación, que era lo que quería hacer para aportar desde mi profesión a la humanidad”, recuerda.

De su paso por el plantel, rescata los valores que le inculcó así como sus espacios colaborativos. “Conocí a la U. de Santiago por mi hermano, que estudió Ingeniería Civil Metalúrgica. Un día la visité y me encantó que todas las Facultades estuviesen juntas. Hoy guardo muy buenos recuerdos, desde las clases, profesores, el ambiente que es muy enriquecedor; así como el que hayan hartas Facultades, permite tener distintas miradas del mundo en la misma universidad”, comenta.

Sobre Propagomisc cuenta que desde su paso por la universidad, donde fue compañero de carrera junto a Marcelo Ortega, pensaron en crear un proyecto de I+D.

Partieron con una idea sobre lechugas, donde buscaban obtener su vitamina B12 para satisfacer necesidades de vegetarianos, pero la falta de visión comercial no les permitió avanzar.

Incluyeron a su equipo al también egresado del plantel, el Ingeniero Civil Industrial, Iván Castro, con quien materializaron la idea del maqui, adjudicándose el proyecto Innovo a comienzos del 2018

“Optamos por trabajar con el maqui, que es una  planta nativa, atractiva para el mercado, pero que por lo mismo está siendo depredada. Hoy la producción del maqui no es sustentable, porque crece de forma silvestre. La gente va lo cosecha, y depreda el árbol”, recuerda Pavez.

Respecto al avance del proyecto, adelanta que ya lograron reproducir las mismas moléculas del fruto en la hoja, pero en una menor concentración. Ahora están enfocados en alcanzar la misma concentración del fruto.

“En nuestro sistema controlado tecnológico podemos producir en una hectárea lo que produce todo Chile en un año. Ahora estamos trabajando en escala piloto, enfocados en producir la mayor cantidad de compuestos antioxidantes en la hoja, a nivel de laboratorio. Luego continuaremos con su escalabilidad”, indica.

El equipo además estudia las propiedades antimicrobianas del extracto para establecer una futura línea de negocios.

Egresada de Ingeniería Civil en Obras Civiles se consolida como subgerente de Proyectos en Colbún S.A.

Egresada de Ingeniería Civil en Obras Civiles se consolida como subgerente de Proyectos en Colbún S.A.

A los 5 años de edad nació el interés de Susana Morales Díaz en construir maquetas, realizar arreglos constructivos en su dormitorio, y más tarde trabajos voluntarios para el colegio en el ámbito de construcción.

Al postular a la Universidad no dudó en la carrera que quería, apostando por Ingeniería Civil en Obras Civiles, que hoy la posicionan como una de las pocas ingenieras sub 40 en un cargo gerencial.

Con 15 años de experiencia en el área de construcciones, y 11 desempeñándose en el área de proyectos de Colbún, la egresada de nuestro plantel se desempeña desde hace tres años como subgerente de proyectos complementarios y Construcciones, a cargo de 13 personas.
Sobre su paso por la U. de Santiago, asegura que le dio herramientas claves para desempeñarse laboralmente.

“Mi formación inicial fue muy importante, me motivó a despertar la creatividad de resolver problemas. Además, el que estén todas las carreras en un mismo campus es muy valioso, te enriquece, no te encierra en el mundo de la ingeniería y te permite ver lo que es la universidad, un universo y diversidad de ideas; conocimientos, formas de ver el mundo; a nadie se le discriminaba, todos éramos iguales frente al pizarrón, que enseña a valorar los esfuerzos de todos”, puntualiza.

La egresada, que además es integrante activa del Comité de Empresas de la Universidad, apuesta a fomentar la inserción femenina en la industria y renovar la visión de la ingeniería en Chile.

“Las mujeres solemos tener una opinión muy integrada, somos capaces de ver un problema desde todas las aristas, de interrelacionarlos y a la vez buscar mejores soluciones, de manera empática y sociabilizada, que es lo que hoy se necesita para resolver los proyectos…Las ingenieras deben confiar en sus conocimientos, atreverse a responder y tomar desafíos”, sugiere a sus pares.

Trayectoria y equidad

Tras realizar su práctica profesional, la entonces estudiante fue contratada por Cypco, donde se desempeñó desde el 2004 al 2008 primero como asistente y luego como jefe de oficina técnica. En el cargo participó en la construcción de obras relevantes como las terminaciones del Portal La Dehesa, Pre Unic Estación Central, edificio de usos múltiples Universidad Diego Portales, ampliación Club de Polo San Cristóbal, entre otros.

Equilibrar estudios y vida laboral no fue fácil, comenta, más aun considerando que comenzó a los 22 años de edad. Sin embargo, asegura que el apoyo de sus compañeros de carrera y comprensión de sus profesores, fue vital para no perder la oportunidad.

Si bien la primera empresa en que participó asegura que fue una gran escuela, no tuvo oportunidades para continuar ascendiendo, por lo que decidió cursar un Magíster.

De inmediato fue recluida por Colbún, donde se sumó el año 2008 como Ingeniera de Proyectos, liderando la construcción de la Central Hidroeléctrica San Clemente, en la VII región.

Sobre su experiencia comenta que estuvo tres años, donde le tocó asumir además el desafío del terremoto del 2010 y labores sociales de reconstrucción.

“Fue duro porque me tocó el terremoto y una paralización judicial por temática civil, y si bien la construcción quedó bien, a la mitad de los trabajadores se le había caído su casa. Decidimos ayudar socialmente a los trabajadores, vecinos, fue bien bonito, nos demoramos 3 meses extra, pero logramos construir y generar energía”, recuerda.

Al finalizar comienza su pre-natal en la séptima región, pero desde la empresa le ofrecen un ascenso a jefe de proyectos civiles y proyectos sociales para el proyecto Angostura.

“El requisito era llenar el embalse y operarlo, fue una propuesta gratificante pero tuve que decidir, estaba la ley promulgada de 6 meses de postnatal pero decidí volver a trabajar a las 84 días. Era una oportunidad y tuve que equilibrar”, comenta.

La empresa le financió un Diplomado en Gestión y Dirección de Proyectos, y tuvo que enfrentar la realidad de ser mamá de un hijo de un año y medio, un recién nacido y un desafío profesional.

La ingeniera recuerda que “fue duro, pero sacamos el proyecto en menos de 2 años, cumpliendo con todas las medidas solicitadas sociales: escuela, camping, desarmamos un puente de vialidad y construimos uno colgante, hicimos senderos, museos, hicimos el 100% del plan comprometido y el embalse empezó a operar en la fecha planificada, y me empezaron a dar más funciones”.

El 2016, considerando sus funciones, la ascienden a subgerente de proyectos y construcciones, donde cumple en junio de éste año tres años. Hoy la ingeniera se encarga además el área de permisos civiles, y todas las mejoras de infraestructura dentro de las centrales, liderando un equipo de 13 personas, casi todas mujeres e ingenieras y constructoras.

“Creo que fui de las primeras mujeres subgerente sub 40, éramos 4 en esa fecha en Chile”, puntualiza. Hoy, con 37 años,  Susana asegura que ascender depende de la postura personal ante la vida y las condiciones culturales, “en mi familia nunca se hicieron diferencias entre hombres o mujeres, tengo dos hermanos y todos hacíamos las cosas sin diferencias”.

Comenta además que ser ingeniera en Chile es difícil, “el hombre entra a la U. y no lo juzgan porque va a ser ingeniero; siempre son quienes tienen los mejores cargos. En cambio como mujer, siempre hay que demostrar, y además nunca dejas de ser también mujer, debes ser integral”, agrega.

Al respecto, la ingeniera recomienda a sus futuras pares a atreverse y aceptar desafíos. “Recomendaría a las futuras profesionales que confíen en lo que saben, que siempre den su opinión, aunque los demás gesticulen. Deben confiar en sus conocimientos, atreverse a responder y tomar desafíos, muchos de los cargos son propuestos a mujeres y éstas los rechazan. Sí, es agotador, pero se puede”, concluye.

Egresado crea innovador sistema de alerta sísmica temprana para personas y empresas

Egresado crea innovador sistema de alerta sísmica temprana para personas y empresas

Se trata de un dispositivo compacto del tamaño de un teléfono que mediante sonidos, notificaciones push-up en el celular y balizas, advierte a sus usuarios de la ocurrencia de terremotos hasta 60 segundos antes, permitiendo afrontar de mejor manera momentos de crisis, mejorar la toma de decisiones, detener actividades de riesgo, buscar refugio e inclusive, aspirar a salvar vidas.

El innovador emprendimiento tecnológico de bajo costo, fue desarrollado en Chile por el egresado de Ingeniería en Ejecución Mecánica de la U. de Santiago, Ariel Césped Osses junto a su equipo, quienes tras el terremoto en Iquique de magnitud 8.2 el año 2014, vieron la necesidad de crear un tipo de alerta temprana.

Sin embargo, no fue hasta que conoció a un machi en un viaje junto a sus amigos al sur de Chile, donde decidió materializar la iniciativa.

Tras una conversación con la autoridad mapuche, quien les comentó sobre las capacidades que tenían los Queltehues –ave que vive a ras de suelo- para predecir los terremotos alertando con graznidos, decidieron hacer pruebas.

Para ello, instalaron detectores de ondas primarias diseñados por ellos mismos en un potrero donde había una colonia de Queltehues junto a cámaras. En un plazo de 24 horas detectaron que efectivamente cuando ocurría un temblor se activaban los sensores y de manera simultánea las aves empezaban a gritar.

“Entonces pudimos demostrar de manera experimental un dicho popular milenario y ancestral. Basándonos en la observación de estos pajaritos y en el desarrollo de tecnologías de bajo costo pero altamente eficiente, a un costo probablemente 100 veces más bajo que las evolucionadas tecnologías mexicanas o japonesas”, indica el egresado.

Creación de la innovación tecnológica

Según comenta el egresado, el proyecto comenzó a materializarse luego que lo presentara como proyecto de tesis de su carrera, el año 2016.

Junto a la evidencia científica que obtuvieron demostrando que el ave evolucionó con la capacidad natural de percibir las ondas de ultra baja frecuencia (0,0001Hz) que anteceden a los sismos, y tras disponer de sensores en distintos puntos del país, lo presentó al Centro Innovo como un emprendimiento tecnológico.

Luego el proyecto, que nombraron “Sysmos SpA”, resultó  ganador en el concurso Despega Usach del 2016, que les permitió viajar a California,  Silicon Valley, donde presentaron el proyecto ante un bootcamp -un concurso de emprendimientos donde obtuvieron el primer lugar- y con el exitoso currículo, obtuvieron fondos de Corfo.

Actualmente, con sensores distribuidos en todo Chile, la compañía ofrece dispositivos para el hogar y para empresas. Se trata de pequeños aparatos que se conectan a través de internet y previo a la ocurrencia de temblores avisa a través de una pequeña alarma y una luz. Incorpora además algunas herramientas útiles en caso de desastre, como radio FM, linterna integrada, batería que permite cargar celulares, y tecnología versátil.

Para empresas permite controlar el mecanismo de acción ante emergencias, cortar ascensores, encender luces de evacuación, activar bocinas de emergencia, liberar los torniquetes de emergencia en un mall, entre otras funcionalidades.

En tanto, el egresado indica que, “además de ofrecer esta tecnología a la gente, nuestro objetivo es fomentar la cultura sísmica. No obtenemos nada con tener la mejor tecnología del mundo si la gente no está preparada para usarla, el desarrollo tecnológico con el desarrollo social-sísmico deben ir de la mano”, puntualiza. Agrega  que junto a ello se encuentran impulsando campañas de educación sísmica, a través de redes sociales y cursos a colegios.

Como parte de las novedades y tras el éxito de su emprendimiento, Césped anuncia que se encuentran ad-portas de lanzar una aplicación para celulares que podrá ser descargada por los usuarios sin necesidad de utilizar otros dispositivos,  seleccionar su ubicación, y la app les avisará cuando ocurrirán los temblores a través de una aplicación push.

A su vez, el emprendedor destaca su pasión por la mecánica desde su infancia y agradece su paso por la U. de Santiago, donde se graduó el 2016.

“Lo que conquista de la Usach es el prestigio que da, sobre todo en el ámbito laboral. Lo agradable de la carrera es que comienzas a ver la parte práctica desde el primer semestre; hay laboratorios interesantes, la teoría de clases se aplica directamente, los profesores son científicos que conocen muy bien el área de Ing. mecánica, y forman ingenieros de alto nivel”, remarca.

Sobre el proyecto, los interesados pueden visitar su sitio web: www.sysmos.cl ; o encontrarlos en sus redes sociales: www.facebook.com/SysmosAlertaSismica/; www.twitter.com/SysmosAlerta; www.youtube.com/channel/UCJo-nq2h4F2UVAwFaG-pTnA?disable_polymer=true; www.linkedin.com/company/11392398/ o en instagram como @sysmos.cl.

“La Universidad de Santiago forma profesionales con conciencia social”

“La Universidad de Santiago forma profesionales con conciencia social”

En 2017, el médico Gonzalo Rubio Schweizer se convirtió en el primer médico de nuestro país en practicar un aborto legal en Chile, tras la aprobación de la ley que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales. En este caso, fue una niña de 12 años quien resultó embarazada producto de una violación.

“Fue un desafío, pero también una obligación ética hacia una niña de 12 años embarazada producto de una violación. Solo me considero un profesional que intenta hacer su trabajo de la mejor forma posible”, afirma.

Si bien este caso generó una alta connotación, para el doctor Rubio era un deber profesional. “Cuando entré a la universidad, no estaba de acuerdo con el aborto porque venía de una educación católica. En la medida que fui avanzando en la carrera, me excluí de la fe y fui conociendo otro tipo de realidades”, sostiene.

Por lo anterior, agrega, le resulta “lo más natural y lógico que, siendo un médico del sector público, que somos los que debemos garantizar el derecho a la salud de las mujeres, lideremos este proceso”.

Hasta la fecha, el médico Gonzalo Rubio ha realizado alrededor de siete abortos legales.

Formación

Gonzalo Rubio Schweizer ingresó a la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago motivado por su educación laica, pluralista y diversa. “Siempre quise estudiar en un plantel público y estatal”, explica.

Una vez titulado de médico cirujano, siguió la especialidad de ginecología y obstetricia, también en nuestro plantel. Y desde entonces trabaja en el Hospital San José.

“Mi vínculo con la salud pública comienza en la Usach. Y no es fortuito que más del 90% de los médicos egresados de aquí trabajen en el sector público”, resalta el Dr. Rubio.

En ese sentido, asegura: “lo que más me gusta de esta universidad es que refleja cómo debería ser Chile, es decir, libre, laico y democrático”.

A los futuros médicos, el doctor Rubio aconseja estudiar mucho. “Como decía el presidente Allende: el primer deber de un estudiante es estudiar. Creo que hay que ser profesionales de excelencia y nunca perder la vocación social”.

“Si uno es educado en una institución del Estado, tiene el deber moral de trabajar para el pueblo, para las mujeres, los trabajadores. En ese sentido, si quieres trabajar para las mayorías y ser un agente de cambio para las transformaciones sociales, la Usach es tu lugar, sin duda”, insiste.

Para el gineco obstetra, la universidad “está formando profesionales con conciencia social, capaces de servir al progreso de Chile. Y en ese sentido, el plantel no forma médicos elitistas y eso es lo que nos caracteriza”.

Casi la mitad de los beneficiados por el financiamiento de Diplomados 2019 son egresados de nuestra universidad

Casi la mitad de los beneficiados por el financiamiento de Diplomados 2019 son egresados de nuestra universidad

A comienzos del presente año se efectuó la convocatoria de postulación para todos aquellos interesados en el programa de financiamiento de Diplomados de 2019. Desde el Departamento de Desarrollo de Personas se emitió una invitación oficial donde indicaba que el periodo de postulaciones estaría disponible en el mes de marzo. Una vez finalizado el plazo se contabilizaron cerca de 30 profesionales que mostraron interés en participar en el proceso.

“Se ha realizado una labor rigurosa y de discusión de alto nivel en las distintas posiciones de cada uno de sus miembros. Cada caso fue evaluado de acuerdo a los criterios definidos con antelación y teniendo una visión amplia para el bien común de sus miembros y de nuestra Institución”, señala Omar Matus, representante del Comité Bipartito de Capacitación.

De los 30 candidatos que postularon a la financiación, solo nueve fueron los seleccionados por el Comité Bipartito de Capacitación para erigirse como benefactores del Financiamiento de Diplomados 2019. “El sentido de la ética y coherencia en este proceso ha sido nuestra hoja de ruta y ha permitido abrir una oportunidad para la capacitación en áreas que sin duda serán de un aporte en cada rol que se desempeña en nuestra universidad”, afirma el representante del Comité Omar Matus sobre los criterios de selección y los posibles aportes de los profesionales agraciados a nuestra institución.

Presencia USACH

Uno de las estadísticas más reveladoras que ha dejado el proceso de selección para el Financiamiento de Diplomados 2019 es sin duda la elevada presencia de egresados de nuestro plantel en el escrutinio final. Y es que de los 9 profesionales que han logrado una postulación exitosa, 4 son alumnos egresados de nuestra universidad. Esto significa que casi la mitad de los ganadores han sido formados en las aulas de la Universidad de Santiago, situando a esta institución a la vanguardia en educación y formación de futuros profesionales de éxito.

El Departamento de Desarrollo de Personas, en conjunto con el Comité Bipartito de Capacitación, agradeció el interés de perfeccionarse y participar en las actividades de formación disponibles para la comunidad universitaria.

Ex estudiantes de la U. de Santiago crean línea de productos para protegerse de los rayos UV

Ex estudiantes de la U. de Santiago crean línea de productos para protegerse de los rayos UV

De acuerdo a la OMS, la tasa de cáncer de piel en nuestro país ha aumentado de 20 a 25 casos por cada 100 mil habitantes, ubicándose como el tercer tipo de cáncer más común, según el sondeo de los últimos cinco años.

Con estos datos, los ingenieros químicos de la Universidad de Santiago, José Rodríguez y Francisco Chávez, desarrollaron en 2015 la idea de crear un jabón de uso diario elaborado con extracto natural, descubierto y avalado por el dermatólogo Thomas B. Fitzpatrick. Se trata de un helecho centroamericano que ayuda a la protección de los rayos UV.

El proyecto se origina en el curso Preparación y Evaluación de Proyectos e Industria de Bioprocesos, impartido por el académico, Dr. José Luis Salazar. “Pensamos agregarle un atributo a un producto de uso diario para que así salgamos protegidos de la casa. De esta forma se nos ocurrió un jabón con protector solar”, explica Rodríguez.

Posteriormente, los jóvenes postularon la iniciativa al concurso Lions Up, alcanzando el segundo lugar. Con el fondo que obtuvieron en esta instancia, pudieron comprar los insumos de laboratorio y parte de las materias primas.

Un año más tarde, se adjudicaron 25 millones de pesos en fondos de Corfo, tras postular a Capital Semilla. El monto fue utilizado para elaborar otros dos productos, además del jabón: shampoo y acondicionador.

De esta manera, actualmente la empresa Antuv cuenta con una línea de tres productos en el mercado, y si bien hasta ahora las ventas se han orientado a las ferias de emprendimiento, ya existen acuerdos formales con tiendas del retail para usar sus plataformas web. Del mismo modo, preparan su propio portal digital y también evalúan su ingreso a canales tradicionales, como farmacias.

Adicionalmente, agrega Rodríguez, analizan postular a nuevos fondos para ampliar la cartera de productos y otros programas para internacionalizarse. Por otro lado, junto a la Corporación Nacional del Cáncer y el municipio de Las Condes, buscan realizar charlas en colegios sobre la importancia del uso de protectores solares.

Formación académica y emprendimiento

Para el ingeniero químico, la formación académica en la U. de Santiago está ligada a su motivación por emprender. “La perseverancia es algo que caracteriza a los estudiantes de esta universidad y eso es fundamental para emprender”, asegura.

“Para aquellas personas que estén pensando emprender, les aconsejo no escuchar los testimonios de quienes han fracasado en este camino, pues es netamente perseverancia”, sostiene el gerente de Antuv.

Agrega que “nosotros llevamos meses trabajando por amor al arte, sacando lo mínimo, pero sabemos que esto va a rendir frutos en algún momento”.

También destaca que en el plantel “me enseñaron a aplicar la teoría y a querer sobresalir más allá de un cargo. Yo tenía la convicción de ser más que un ingeniero en un puesto gerencial. Quería ser un aporte para la comunidad y eso es ser usachino”.

Encuentro de estudiantes y académicos de contabilidad de la UTE celebra 60 aniversario de su egreso

Encuentro de estudiantes y académicos de contabilidad de la UTE celebra 60 aniversario de su egreso

“Al cumplir sesenta años de egresados, la camaradería, el compañerismo y la cooperación mutua, que se mantiene hoy presente, fue el centro de este emotivo reencuentro de amigos y compañeros de estudios de tantos años”, cuenta orgulloso Jorge Bustamante, antiguo profesor de nuestra universidad y coordinador principal del evento.

Para este grupo de alumnos y de profesores, que desde hace 60 años han dejado su huella en la historia de nuestra universidad, celebrar este encuentro es motivo de orgullo. La Universidad de Santiago, además de ser una institución de prestigio académico, es también un lugar de cohesión entre personas que trabajan juntas y logran fraguar amistades que después de tantos años se mantienen vivas.

Homenaje a profesores

“El motivo principal de este evento fue el reencuentro con nuestro querido y recordado maestro Julio Bosch B., a quien rendimos un homenaje muy sentido. Pionero y difusor de la contabilidad en Chile y países latinos por sus clases magistrales y textos editados, junto a Luis Vargas V., ambos considerados como padres de la contabilidad chilena”, señala el profesor Jorge Bustamante sobre la importancia que para los egresados del año 1959 tuvieron estos profesores tanto en el plano académico de la contabilidad como en la faceta personal.

Con este sentido homenaje los profesores de contabilidad de la carrera de Pedagogía en Contabilidad del Instituto Pedagógico Técnico de la antigua Universidad Técnica del Estado quisieron poner en valor la relevancia de celebrar un encuentro tan emotivo. Para ellos,  conmemorar el 60 aniversario de su egreso supone un hito histórico por haber sido capaces de conservar una relación de tantos años y con un simbolismo importante.

En palabras del grupo, mandan un mensaje a los que hace más de medio siglo fueron sus referentes: “Estimados Maestros: La siembra ha sido abundante y generosa, y la cosecha inmensa y trascendente. ¡Gracias!”.

Egresados de nuestro plantel inauguran primera planta chilena de deshidratado solar para frutas

Egresados de nuestro plantel inauguran primera planta chilena de deshidratado solar para frutas

Con la presentación del proyecto 100% renovable que busca potenciar la energía solar de nuestro país utilizando 100 paneles solares, apoyar a pequeños y medianos agricultores, y aumentar el valor nutricional de productos hortofrutícolas, comenzó a operar de manera oficial el primer deshidratador solar nacional de agroproductos.

La innovadora planta a escala piloto industrial que se encuentra ubicada en la comuna de Litueche, Región de O’Higgins, fue creada por los egresados de nuestro plantel, el Ingeniero Civil Químico y Magíster en Ciencias de la Ingeniería, Francisco Vásquez, y los egresados de Ingeniería Civil Eléctrica, Braulio Rossel y Patricio Meneses, quienes junto a un equipo de profesionales constituyeron la consultora Roda Energía.

Tras su inauguración, efectuada el pasado jueves 3 de abril en Litueche, el egresado Francisco Vásquez comentó que “estamos orgullosos de lo que logramos implementar como equipo de trabajo, más aun considerando que participamos tres ex estudiantes de la U. de Santiago”.

A su vez, el egresado destacó la formación adquirida en el plantel para lograr sus objetivos. “Nuestra universidad nos forma como ingenieros todo terreno. Si tienes que ensuciarte las manos debes hacerlo con tal de identificar problemas, detectar posibles soluciones e implementarlas de manera efectiva”, enfatiza.

Innovación y proyecciones

Según comenta el equipo, la iniciativa que comenzaron a gestar el año 2014 fue posible gracias al apoyo de FIA, y fue ganador del concurso de innovación “Impacta energía”, organizado por el Ministerio de Energía, Laboratorio de Gobierno y CORFO, que solicitaba ideas novedosas en el área energética para solucionar problemas del sector agropecuario.

El proyecto consiste en una planta de secado de fruta que funciona bajo un sistema cerrado de agua caliente obtenida a través de 100 paneles solares, irrumpiendo con el modelo tradicional que suele utilizar la exposición de las frutas directo al sol o gas natural.

Además, considera una reserva energética para continuar secando productos cuando se acaba la luz del día.

Si bien el proyecto espera comenzar a operar de manera industrial y comercializar sus productos el 2020, el equipo comprobó exitosamente el funcionamiento del diseño de ingeniería. Durante este año continuarán tomando muestras y experimentando con secado para afianzar la elaboración de sus productos.

“Fue una idea que tomamos con bastante ambición desde un principio. Se presentaron muchas dificultades, pero también muchas oportunidades, considero que las supimos tomar, trabajar junto a FIA y a Impacta Energía, que nos dieron un gran respaldo. Ver la planta funcionando hoy es para nosotros cumplir un sueño”, comenta el egresado Braulio Rossel.

El ingeniero eléctrico, quien tuvo dentro de sus roles diseñar los sistemas hidráulico y de control, agradece las herramientas adquiridas en su unidad académica, que asegura le permitieron lograr “que la planta funcione de manera autónoma en un 80%, dejando al operario la supervisión, además del ingreso y retiro de la fruta, que es algo que me enorgullece”, afirma.

A diferencia de los productos secos que se comercializan tradicionalmente, los producidos por el equipo aseguran que conservarán hasta un 60% de sus propiedades nutricionales, sin necesidad de incluir aditivos ni colorantes.

En tanto, a largo plazo evitará la emanación de alrededor de 100 toneladas de dióxido de carbono al medio ambiente y trabajará de manera inclusiva con productores locales.

Egresado de nuestro plantel crea la primera empresa chilena de paneles solares para departamentos

Egresado de nuestro plantel crea la primera empresa chilena de paneles solares para departamentos

Como un proyecto que permite revolucionar las formas convencionales de obtener energía en Chile y potenciar la industria de energía solar mediante el encapsulamiento de celdas solares, se presenta Cell Chile, el innovador emprendimiento creado por el ingeniero civil mecánico de la U. de Santiago de Chile, Gonzalo Pacheco Parra.

La iniciativa promueve el uso de paneles solares creados en Chile a bajo costo para los consumidores que quieran independizarse de la red eléctrica. Además, ofrece alternativas en la forma y tamaño de los paneles, que permiten ajustarse a los requerimientos del usuario, reducir cuentas de luz desde un 20% hasta un 100%, y evitar la emisión de 50 kg. de CO2 al año.

Así lo explica el egresado de la U. de Santiago, quien fue fundador de ESUS, el equipo solar de nuestro Plantel, donde ejerció por varios años como director; es CEO de Movener, que transforma autos convencionales a eléctricos; y ha sido impulsor de una serie de proyectos e iniciativas nacionales de alta innovación respaldado por Corfo, buscando lograr revolucionar el transporte en Chile y Latinoamérica.

Respecto a su nueva iniciativa, que sugiere “una vida Off-Grid”, usando las ventanas de departamentos y hogares para producir energía solar, comenta que “la población aumenta y los requerimientos energéticos también, así como los edificios están aumentando en vertical. Hoy los únicos productos que existen son para los techos de las casas, no existía un producto para los departamentos, y quienes viven en ellos quedan excluidos de hacer instalaciones fotovoltaicas surgiendo ahí la necesidad”, puntualiza.

Cell Chile

Inspirado en su trabajo desarrollando alternativas amigables con el medio ambiente y accesibles para los consumidores en el ámbito energético, el egresado de nuestra Casa de Estudios, junto a sus socios, Vladimir Ovalle y Gustavo Lagos, presentó el proyecto a Corfo, donde recibieron asesoría y una pasantía en la Universidad Konstanz, de Alemania.

En la capacitación, los profesionales aprendieron el proceso de fabricación de paneles solares y recibieron formación en auditoría de calidad, lo que les permitió diseñar sus máquinas y hacer su propia empresa en Maipú, donde actualmente tienen su línea de producción.

Hasta ahora la venta de este tipo de paneles solo podía ser importada desde China. Sin embargo, la fabricación del equipo chileno presenta una diferencia importante: dar adaptabilidad al cliente, en forma, tamaño y generación energética, que va desde 1 watt hasta lo que el cliente requiera.

La instalación de los kit que ofrece el emprendimiento, puede ser realizada por los mismos usuarios o por la empresa, permitiendo adosar a cualquier ventana los paneles, y almacenar en cajas especiales la energía, que permiten desconectarse de la red eléctrica.

Sobre su formación, el egresado destaca el aporte que significa en su carrera “tengo un cariño especial a la universidad, en el sentido que fue la cuna que gestó todo este tipo de iniciativas”, enfatiza.

Para conocer más sobre esta iniciativa que se encuentra en verde, se puede visitar el sitio: www.cellchile.com.

Páginas

Suscribirse a RSS - Egresados