Corfo

Español

U. de Santiago se adjudica proyecto CORFO de manufactura avanzada

U. de Santiago se adjudica proyecto CORFO de manufactura avanzada

Con ocho líneas de trabajo, el consorcio constituido por la Universidad de Chile y nuestra Casa de Estudios, se adjudicó dos mil 400 millones de pesos para desarrollar el proyecto CORFO titulado “Programa tecnológico estratégico: hacia una manufactura avanzada a partir de la revolución tecnológica”.

La iniciativa fue adjudicada por la Universidad de Chile, y tiene como co- ejecutor a la Universidad de Santiago de Chile, la Universidad Tecnológica Metropolitana, Seguel Robotics SpA, y la Asociación de Industriales Metalúrgicos y Metalmecánicos. Además, cuenta con el apoyo de empresas como GHH Chile SpA, Inmersivo Productora Ltda, MCN Ingeniería, Industria metalmecánica Rivet S.A.

De esta forma, a través de los Programas Estratégicos de Especialización, CORFO generó una hoja de ruta para hacer efectivo un potenciamiento de la manufactura en Chile, con el fin de avanzar desde una manufactura tradicional a una avanzada, para aspirar al aumento de los ingresos a nivel nacional.

Desafíos de la manufactura en Chile

La manufactura avanzada es comprendida como aquella que crea nuevos materiales, productos y procesos mediante el uso de la ciencia, ingeniería y tecnología y se enmarca dentro de la llamada “cuarta revolución industrial”, dado que busca realizar las cosas con un costo lo más eficiente posible.

De acuerdo a las cifras del Banco Central de Chile, entre los años 2008 y 2014, el Producto Interno Bruto ha logrado crecer en un 24%. Sin embargo, la manufactura disminuyó de 11.2 a 9.95 por ciento debido a la escasa proyección internacional y un ecosistema poco favorable.

En este marco, el proyecto CORFO apuesta por el desarrollo y comercialización de la manufactura avanzada mediante la generación de soluciones tecnológicas que tengan impacto en la productividad para capturar nuevas oportunidades de negocio.

Los Proyectos

Dos mil 400 millones de pesos, suma el programa adjudicado que, en un plazo de cinco años -a partir de diciembre de 2018- podrá financiar:  equipamiento para la investigación aplicada, la transferencia de tecnología, innovación y emprendimiento; la construcción de infraestructura; la ejecución de actividades de gestión o administración y la ejecución misma del proyecto.

“En términos estratégicos y apoyándonos en la línea de Ingeniería 2030, hemos buscado potenciar las capacidades de los académicos de nuestra Facultad, relacionándonos con otras universidades para así, lograr captar proyectos de mayor envergadura y, de esta forma, potenciar la matriz productiva para darle valor a través de nuestras tecnologías, tema en el que estamos al debe en el país”, señala el Dr. Cristián Vargas, Vicedecano de I+D de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile.

De esta forma, y gracias a la elaboración de procesos modernos, flexibles y escalables, nuestra Universidad asumió el compromiso como co-ejecutor de la iniciativa mediante dos subproyectos enfocados en manipuladores robóticos inteligentes y en sistemas predictivos de apoyo a la gestión de mantenimiento minero, ideas comandadas por los Drs. Claudio Urrea, del Departamento de Ingeniería Eléctrica, y Gonzalo Acuña, del Departamento de Ingeniería Informática de nuestra Casa de Estudios.

El Dr. Urrea, destacó que "se nos invitó a participar en el rubro automatización, robótica e informática, porque la Universidad de Chile necesitaba apoyo en esas áreas. En base a esto, la propuesta de desarrollo es perfeccionar un robot, que ya tenemos, para que tenga la posibilidad de autorreconfigurarse si falla alguna de sus articulaciones, de manera que el proceso productivo no se paralice. Además, esperamos desarrollar una técnica más precisa y que minimice el consumo energético”. A esto, el investigador añade que la adjudicación es un “verdadero logro para la Universidad y para nosotros como co-ejecutores, ya que se reconocerá el valor de la U. de Santiago".

Trabajo en equipo

Gracias a un trabajo mancomunado, la Dirección de Gestión Tecnológica (DGT) y la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile, a través de la coordinación y regulación, han logrado una mayor producción de las investigaciones aplicadas en la industria de la manufactura.

La entidad perteneciente a nuestra Casa de estudios, DGT, es aquella que se enfoca en la transferencia de los conocimientos de base científica y tecnológica, a través de una constante y eficiente coordinación con los investigadores y estudiantes de la Universidad, apostando  por el fortalecimiento de la innovación y el emprendimiento en todas sus áreas, con el fin de responder a las necesidades de la industria.

En base a esto, el Coordinador de Operaciones y Finanzas de esta Dirección, Rodrigo Morgado, señala que “como DGT, tenemos una coordinación constante con los diferentes grupos de investigación que se generan en nuestra Institución, y a su vez, de manera externa, desarrollamos una organización y gestión centralizada con las otras universidades que participan en vinculación con nosotros".

De esta forma, la Universidad de Santiago de Chile, mediante este trabajo colaborativo, se ha logrado destacar por su compromiso con el país, en el marco de la ciencia y tecnología, poniendo a disposición diferentes entidades para lograr el mejor desarrollo de los trabajos de investigación.

Por su parte, el Vicedecano de I+D, complementa señalando que “la Facultad de Ingeniería siempre ha estado vinculada con la DGT, ya que así, se puede trabajar de manera colaborativa y no se duplican esfuerzos. Por esto, el desarrollo de este proyecto será totalmente coordinado con la Dirección de Gestión Tecnológica, con el fin de posicionar nuestra Casa de Estudios y a nuestros académicos, que son los garantes de que Chile puede generar grandes avances en tecnología”.

U. de Santiago participa en construcción de motores a hidrógeno para reducir huella de carbono

U. de Santiago participa en construcción de motores a hidrógeno para reducir huella de carbono

Un 25% de la huella de carbono que produce la industria minera proviene del uso de combustible, que considera el uso de cerca de 4 mil litros de diésel diarios por un camión en el transporte de mineral, según un análisis realizado por Corfo tras participar en la Cumbre de Cambio Climático (Cop 22) en 2016.

A raíz de las cifras, la entidad decidió potenciar iniciativas denominadas cobre verde, es decir, sin huella de carbono. En ese contexto, abrió dos proyectos para impulsar un cambio en el tipo de combustible utilizado en la industria.

Uno de ellos, es el proyecto tecnológico estratégico: “Desarrollo de Sistema de Combustión Dual Hidrógeno-Diésel para Camiones de Extracción Mineros”, que busca producir hidrógeno en base a energía solar y abastecer al transporte minero para reducir la huella de carbono.

El programa, posee un costo total de $12 mil 500 millones -de los cuales $3 mil 500 millones son otorgados por Corfo-, y será desarrollado durante los próximos cuatro años por el consorcio chileno austriaco compuesto por Alset, la U. de Santiago, la U. Católica, NTT Data de Japón, la Compañía Minera del Pacífico, BHP Chile, Anglo American Sur, Engie, Caterpillar y Komatsu Cumming.

Respecto al rol del Plantel en la iniciativa estratégica, el director del Programa Centro de Economía del Hidrógeno y académico del Departamento de Ingeniería Química, Dr. Ricardo Vega Viveros explica que deberán estudiar la cadena de suministro, potencialidad en el mercado chileno, logística e inteligencia tecnológica para monitorear los procesos. 

En tanto, sobre la invitación a colaborar remarca que: “para nosotros es muy importante, porque se reconoce una capacidad habilitante en temas del hidrógeno en Chile y especialmente en el Centro. El proyecto nos da un campo de trabajo sobre el cual aportar y trabajar directamente con expertos a nivel internacional”.

Camino a un Centro Nacional del Hidrógeno

Actualmente, los denominados proyectos verdes a nivel nacional son escasos, por lo que los expertos en la materia llaman a diversificar la parrilla energética, siendo el hidrógeno una muy buena fuente gracias a las características que otorga nuestro país para producirlo.

En ese contexto, la iniciativa considera una fase de laboratorio, de ensayo y de transferencia tecnológica, donde el consorcio debe empaquetar el resultado para un proyecto comercial.

De tal manera, en un plazo de dos años deberá tener un prototipo operando en faena y en cuatro años, ya se podría tener un equipo funcionando.

En cuanto a las ventajas del uso de Hidrógeno, el director del Programa sostiene que "los motores de combustión cuando utilizan hidrógeno como combustible, expelen vapor en forma de agua, a diferencia del diésel que genera grandes cantidades de CO2, afectando con ello, al cambio climático y al calentamiento global".

Por otra parte, el Dr. Vega afirma que esta innovadora iniciativa permitirá aunar fuerzas a nivel nacional entre todos los programas relacionados al hidrógeno, y evolucionar hacia la creación de un Centro Nacional del Hidrógeno.

“Se prevé que la tecnología del hidrógeno es competitiva para grandes usos tales como metro, Transantiago, trenes, barcos, submarinos, entre otros, lo que puede configurar que si la demanda crece, los costos serán mínimos”, agrega el director.

Programa Centro de Economía del Hidrógeno

El programa surge a raíz de una propuesta realizada por el ex seremi de Energía de la Región Metropolitana, José Miguel Arriaza al Vicedecanato de Vinculación con el Medio y al de Investigación y Desarrollo de la Facultad de Ingeniería, manifestando un profundo interés en que la U. de Santiago tomara el desafío del hidrógeno.

La propuesta tuvo una rápida acogida en académicos de distintas Facultades del Plantel que trabajaban temas relacionados liderados por el Departamento de Ingeniería, quienes se unieron al programa oficializándolo en noviembre del 2016, con el objetivo de generar, mantener y fortalecer en nuestro Plantel una capacidad tecnológica habilitante relativa a la economía del hidrógeno, que se constituya en un vector comercial de energía.

Entre los hitos del Programa destaca la firma de un convenio de cooperación con la Universidad de Esslingen en Alemania, efectuado a fines del 2015, a través del que ambas instituciones buscan potenciar actividades colaborativas en el desarrollo de un centro de competencias del hidrógeno.

Así también, el equipo realiza continuamente trabajos de diagnóstico y estudios sobre la generación y potencialidades que tiene el uso del hidrógeno.
 

Programa estatal presenta en el Plantel lineamientos para transformar a Chile en un país competitivo

Programa estatal presenta en el Plantel lineamientos para transformar a Chile en un país competitivo

Transformar a Chile en un país competitivo a nivel mundial, con una industria que presenta altos niveles de productividad y tecnología; que sea innovadora, sofisticada y sustentable, es la misión estratégica del Estado, y que impulsa a través del Programa Chile Transforma.

Surge así el estrecho vínculo de nuestra Casa de Estudios con diversos proyectos de Corfo y del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, enfocados en el crecimiento del país, entre los que destaca el proyecto combustión dual hidrógeno-diésel para camiones de extracción mineros.

Inmersos en el trabajo colaborativo que se realiza, la Facultad de Ingeniería lideró la Charla “Chile Transforma: Economía productiva y diversificada", ofrecida por el director nacional del Programa estratégico dependiente de Corfo y el Fondo de Inversión Estratégica (FIE), Carlos Ladrix.

La instancia tuvo como objetivo presentar a académicos e investigadores de nuestra Casa de Estudios la política de transformación productiva y los desafíos en materia de productividad, diversificación y sofisticación en los sectores tradicionales de nuestra economía.

Respecto a la instancia, el decano de la Unidad Mayor, Juan Carlos Espinoza Ramírez sostuvo que se trata “de un área prioritaria para el desarrollo del país”.

En ese sentido, destaca la serie de programas que se alinean con las especialidades que se desarrollan en la Facultad de Ingeniería, siendo de vital importancia aunar esfuerzos para continuar avanzando.

“Es importante conocer la mirada del Gobierno en término del desarrollo productivo del país, para poder focalizar el desarrollo de la Facultad de Ingeniería en función de estas áreas prioritarias”, puntualiza.

Fomentando colaboraciones

A partir de la creación del Programa Chile Transforma el año 2014, el Estado se propuso superar las brechas existentes para alcanzar el desarrollo mediante inversiones estratégicas en áreas de alto impacto para la economía nacional, siendo la academia el principal motor de conocimiento.

En ese contexto, el Dr. Cristián Vargas Riquelme, Vicedecano de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Facultad de Ingeniería sostiene que la charla busca acercar las posturas entre la academia y el Estado.

“Como Facultad de Ingeniería necesitamos generar más innovación, ser referentes en el sector productivo del país. Con esta visita, creemos que es importante consolidar la actividad de los investigadores y académicos de nuestra Facultad”, sostiene.

Por su parte, el decano Espinoza enfatiza que la Unidad Mayor trabaja activamente por continuar mejorando, asegurando que existe un potencial interesante a explotar a través de sus 9 departamentos.

Asegura a su vez, que “el país requiere una mirada interdisciplinaria y transversal a todos los departamentos y Facultades del Plantel”. Esto considerado que al año 2030, Chile plantea ser  líder mundial en tecnologías de concentración solar y en producción de minerales no metálicos y cobre de baja emisión para la industria de autos eléctricos y ERNC.


 

Suscribirse a RSS - Corfo