Dr. Pedro Palominos Belmar, director del Smart City Lab:

“Queremos que nuestra Universidad tenga el primer campus inteligente del país”

Creado en septiembre de 2015, el Smart City Lab busca proveer mecanismos que permitan vincular a los habitantes de la ciudad con la información que requieren para mejorar su calidad de vida, “asegurando que esta información sea útil mediante un proceso de integración y modelación que la haga accesible y potencial”, aclara el Dr. Palominos
“Nuestra meta es que la Universidad tenga el primer campus inteligente del país. Y eso es importante para todos, desde los estudiantes hasta el Rector. Creo que mostrar que este campus maneje conceptos de sustentabilidad y que esté orientado a tener mejores condiciones de calidad de vida para toda la comunidad universitaria es relevante”

Asumió hace casi dos meses la dirección del Centro de Investigación Smart City Lab de nuestra Casa de Estudios, y el ex prorrector, Dr. Pedro Palominos Belmar, ya se trazó metas bastante ambiciosas que espera cumplir en el corto plazo, entre ellas, lograr que nuestra Universidad posea el primer campus inteligente de Chile.


El Dr. Palominos, quien además es el subdirector de Investigación del Departamento de Ingeniería Industrial del Plantel, plantea que tras comenzar a liderar el Centro, sus esfuerzos se iban a concentrar en mejorar la calidad de vida de las 23 mil personas que conviven a diario en nuestra Institución.


“Nuestra meta es que la Universidad tenga el primer campus inteligente del país. Y eso es importante para todos, desde los estudiantes hasta el Rector. Creo que mostrar que este campus maneje conceptos de sustentabilidad y que esté orientado a tener mejores condiciones de calidad de vida para toda la comunidad universitaria es relevante”, recalca.


El Centro de Investigación Smart City Lab nace luego que la Universidad se adjudicara en 2013 un proyecto PMI (Plan de Mejoramiento Institucional) financiado por el Ministerio de Educación, titulado “Plan de mejoramiento institucional para la competitividad internacional, integrando la investigación y desarrollo en Tecnologías de la Información, Psicología y Neurociencias en Ecosistemas de innovación de alto impacto”.


Sin embargo, el proyecto como tal recién se concretó hace poco más de un año, en septiembre de 2015, estableciendo como objetivo central proveer mecanismos que permitan vincular a los habitantes de la ciudad con la información que requieren para mejorar su calidad de vida, “asegurando que esta información sea útil mediante un proceso de integración y modelación que la haga accesible y potencial”, explica.


Para el Dr. Palominos la definición que más se acerca a su filosofía de Ciudad Inteligente es la de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR). “Es una ciudad justa y equitativa, centrada en el ciudadano, que mejora continuamente su sostenibilidad y resiliencia aprovechando el conocimiento y los recursos disponibles, especialmente la Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), para mejorar la calidad de vida, la eficiencia de los servicios urbanos, la innovación y la competitividad”, señala el académico.


Pero agrega que esta definición conlleva obligatoriamente que no se deben comprometer “las necesidades futuras en aspectos económicos, de gobernanza, sociales y medioambientales, y esto implica que cuando se habla de una Ciudad Sostenible, no sólo se debe considerar el ahora sino también el futuro, y a veces eso se nos pierde”.


Compromiso de las autoridades


Hace algunos meses, el Gobierno Regional Metropolitano lanzó el llamado Plan Santiago Ciudad Inteligente, que intentará transformar la capital en una ciudad más inclusiva, con mejor calidad de vida, dando un mayor uso a las tecnologías de la información, entre otros aspectos. No obstante, el Dr. Palominos sostiene que desconoce propuestas de ciudad por parte de las autoridades.


“En las últimas elecciones municipales no vi en los candidatos ninguna propuesta de ciudad, ni nada concreto en relación al mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos. Y esa es una de las principales definiciones de Smart City, es decir, qué sucede con el residente de las ciudades”, precisa.


Acota que, por ejemplo, en Chile más del 80% de la población se está concentrando en ciudades “y esto debe preocupar a futuro”.


“Y a nivel mundial, pronto más de la mitad del planeta va a estar en ciudades. Eso trae consigo un mayor consumo de energía, una mayor contaminación, entre otras cosas, por tanto, las ciudades están pasando a ser objeto de estudio, cuyos resultados deberían preocuparnos en relación a nuestro futuro”, subraya.


Rol de la Universidad


Respecto al papel que desempeña nuestra Casa de Estudios en una propuesta de Smart City, el Dr. Palominos aclara que hasta antes de la creación del Centro bajo el alero de la Facultad de Ingeniería, los académicos e investigadores de la Corporación abordaban esta área de forma parcial y fraccionada “y eso no ayudaba a solucionar los problemas”.


“Y la temática Smart City es transversal, en el sentido que va desde temas de contaminación, salud, seguridad, economía, innovación, participación social o ciudadana, y toman relevancia más aun por lo complejo que es la gobernanza de una ciudad. Por tanto, creo que en ese aspecto la Universidad tiene mucho que decir”, argumenta.


En ese contexto, el Dr. Palominos puntualiza que hasta el momento, en el Centro participan grupos de académicos de Ingeniería Industrial, Eléctrica, Informática y Geográfica, y académicos de Arquitectura, Psicología, Matemática y Ciencias de la Computación, y de Facultad Tecnológica, aunque aclara que las puertas están abiertas para todos los académicos del Plantel.


“Nuestro propósito es poder aunar los esfuerzos de varios académicos de las distintas Facultades y Escuelas, porque la dinámica del Centro es que, de acuerdo a los temas, ellos se aúnen para alinearse frente a un proyecto específico”, sentencia.


Más de 50 años de trayectoria en el Plantel


El Dr. Palominos, 58 años, casado, cuatro hijos, comenzó su relación con la Universidad en 1966 cuando ingresó a la Escuela Venezuela, lugar donde actualmente están emplazadas las Escuelas de Psicología y Periodismo del Plantel.


Luego, en 1972 se integra a la Escuela de Artes y Oficios, y alcanzó el grado de Técnico Profesional. En 1976 ingresa a la ex Universidad Técnica del Estado y en 1984 se titula como ingeniero Civil Industrial en la Universidad de Santiago de Chile.


Al año siguiente, en 1985, inició su carrera como docente y tiempo después, alcanzó el grado de magíster en Ciencias de la Ingeniería de la Producción en 1991 en Brasil, y más adelante, el grado de doctor en Ingeniería Industrial en 1996 en España. Además, antes de ser prorrector estuvo a cargo de la Dirección de Calidad y Sistema.


En cuanto a los avances que ha mostrado la Universidad en el área de la sostenibilidad, el académico asegura que a través de los años “se ha ido mejorando”.


“Existe un acuerdo que se firmó de campus sustentable, pero hay que seguir mejorando, principalmente, el uso de la energía porque cada vez se consume más en la Universidad. Se están reparando y adecuando las líneas, pero también hay algunos proyectos de generación de energía fotovoltaica a través de paneles solares, liderados por Ingeniería Eléctrica y Arquitectura”, recalca.


Agrega que a pesar de los esfuerzos, aún subsisten problemas de contaminación de aguas grises (usada) y aguas negras (residual) en el Plantel.


“El agua con que se riegan gran parte de los jardines de la Universidad proviene de pozos, pero el nivel del agua, de las napas, ha ido bajando, por tanto, hay que perforar nuevamente para recuperar el nivel del agua”, aclara.


En ese aspecto, el Dr. Palominos destaca que el Centro que dirige decidió lanzar el pasado 26 de octubre el primer concurso “Smart Ideas”, que, espera, pueda generar proyectos de investigación “que se puedan aplicar y mejoren la vida de los ciudadanos”.


“El campus universitario, que en realidad es prácticamente una ciudad universitaria donde cohabitan en un día entre 22 mil y 23 mil personas, con todos los problemas que conlleva como el agua, la basura, la seguridad, entre otros, hizo que nos propusiéramos este primer desafío, que es este concurso”, comenta.


En la instancia pueden participar todos los integrantes de la comunidad universitaria con el objetivo de presentar sus proyectos de ideas para apuntar a un campus universitario o una ciudad más eficiente, amigable, segura y que favorezca la calidad de vida de sus habitantes, en dos áreas: Smart Campus y Smart City.


Las bases, fechas y requisitos para participar se encuentran disponibles en: www.smartcitylab.usach.cl 

También se puede consultar en el correo: smartcity@usach.cl 

El concurso es patrocinado por la Facultad de Ingeniería, el Departamento de Ingeniería Industrial, el Centro Innovo del plantel, LEIND, e Ingeniería 2030, y es auspiciado por la SDT Universidad de Santiago.

Autor: 
Andrés Zanetti Aránguiz