Facultad de Ingeniería U. de Santiago

Premian a ganadores de concurso “Smart Ideas”

La iniciativa lanzada en octubre pasado por el Centro de Investigación Smart City Lab de la Facultad de Ingeniería, distingue a las principales ideas y propuestas de la comunidad universitaria que contribuyen a diseñar tanto un campus universitario, como una ciudad más eficiente, amigable, segura y que, además, ayude a mejorar la calidad de vida de los habitantes.
Esta primera versión del concurso, lanzada en octubre del año pasado, estaba dirigido a toda la comunidad universitaria, es decir, estudiantes, académicos y funcionarios del Plantel, no obstante, para el segundo concurso Smart Ideas, que será anunciado en la segunda mitad de este año, podrán participar todos los habitantes del Gran Santiago.

Luego de más de seis meses de trabajo, el pasado miércoles (5) se premió a los ganadores de la primera versión del concurso “Smart Ideas”, iniciativa organizada por el Centro de Investigación Smart City Lab de la Facultad de Ingeniería del Plantel, y que busca la generación de proyectos de investigación que permitan mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

En la primera categoría, modalidad Smart Campus, es decir, proyectos que apuntaban a mejorar la eficiencia de nuestro campus universitario, el ganador fue Nicolás Ortiz Eguiguren, estudiante de cuarto año de Ingeniería en Ejecución Industrial, con el trabajo “Diseño de un plan de separación y recolección de residuos sólidos para el campus único de la Universidad de Santiago de Chile”.

Nicolás Ortiz, explica que su propuesta es básicamente un sistema de recolección de residuos para la Universidad en base a basureros inteligentes. “Estos basureros son manipulados con sensores que indican el momento óptimo para hacer el retiro de los residuos”, comenta.

Aclara que este sistema está pensado para el campus, pero se puede aplicar en cualquier lugar de la ciudad.  “Me gustaría que esta idea se concretara, porque es muy factible de realizar, pero primero hay que hacer un plan piloto para la Universidad y luego perfectamente se puede implementar en toda la ciudad”, recalca.

Tras él, fue reconocido el estudiante de quinto año de Ingeniería Eléctrica, Francisco Pizarro Cruz, con su proyecto “Punto de acceso WIFI aéreo para cubrir espacios abiertos de la USACH”. La distinción fue recibida por su compañera Pamela Deramond.

 

Ciudad inteligente

 

En tanto, en la modalidad Smart City, que premiaba ideas que contribuyeran a construir una ciudad más amigable y segura, entre otros aspectos, el vencedor fue el estudiante de cuarto año de Ingeniería en Geomensura, Pedro Donoso Ramírez, con su iniciativa “Sistema de gestión eficiente del consumo Hídrico - Lumínico en Plazas”.

“Mi proyecto es tanto para ahorro hídrico como energético. La primera parte, hídrica, son sensores que detectan la humedad cuyo propósito es que se instalen en plazas donde los regadores desperdician mucha agua”, puntualiza.

De esta manera, acota, “los sensores se comunican con un sistema de información geográfica y así se puede detectar el nivel de humedad que tienen las plazas y al mismo tiempo, las hidroválvulas se pueden controlar remotamente”.

Respecto al ahorro energético, el proyecto se centra en las luminarias. “Es un sistema tipo halógeno que detecta movimientos, y por tanto reduce el nivel de intensidad de la luz, es decir, cuando no hay tránsito de personas la luz vuelve a su nivel estándar para no dar la sensación de peligro y no quedar en penumbras”, señala.

Pronto, con el apoyo de la Universidad, Pedro Donoso espera instalar un prototipo en plazas de la comuna de Lo Prado, municipio en el que se desempeña actualmente, específicamente en la oficina de Catastro.

Luego, los galardonados fueron el estudiante de quinto año Ingeniería Industrial Aníbal Román Cortés, y el egresado de la misma carrera, Fernando Ahumada Christiansen, con el trabajo en conjunto “Biosorption / Diseño, construcción e implementación de un sistema de biosorción de metales pesados”.

Aníbal Román precisa que la idea nace de su estadía en el norte del país. Como se sabe, el norte de Chile es una zona de mucha actividad minera, y hay muchos relaves inactivos y abandonados por mineras que han sido irresponsables, que afectan la vida de las personas que viven alrededor, y que, quizás, el Estado nunca los reguló”, recalca.

Agrega que, revisando artículos, “supimos que en India, a través de un mecanismo físico-biológico a base de una biomasa de ajo y cebolla, se están extrayendo metales pesados de los suelos y de las aguas”.

Es decir, enfatiza, “con desechos, por ejemplo, de un restaurant, usan esta materia prima para el prototipo de este filtro que funciona a base de esta biomasa para el desprendimiento de las partículas de metales pesados de la tierra o del agua. Ese proceso se llama biosorción”.

Por tanto, subraya, “es posible concretar el proyecto en el corto plazo porque las materias primas no son caras, hablamos de cebolla y ajo, y por tanto, se puede llegar a algún arreglo con restaurantes, por ejemplo”.

Cabe señalar que, técnicamente, la biosorción es un proceso pasivo de captación de iones metálicos que permite la reutilización de residuos precedentes de procesos agrícolas e industriales, por lo que es considerada una alternativa ecológicamente “amigable”.

Finalmente, fue reconocido el estudiante de Ingeniería Industrial Fabián Barrales Palma, con su iniciativa “Red social deportiva comunal”.

 

Concurso en alza

 

Esta primera versión del concurso, lanzada en octubre del año pasado, estaba dirigido a toda la comunidad universitaria, es decir, estudiantes, académicos y funcionarios del Plantel, no obstante, para el segundo concurso Smart Ideas, que será anunciado en la segunda mitad de este año, podrán participar todos los habitantes del Gran Santiago.

Para el director del Centro de Investigación Smart City Lab de nuestra Casa de Estudios, Dr. Pedro Palominos Belmar, el concurso es un primer paso para mejorar la calidad de vida de la gente.

“Esta es una semilla para que la gente empiece a pensar cómo puede tener una mejor calidad de vida. Y ese es un gran aliciente para nuestros estudiantes y para nuestra Universidad, para convertirse en un modelo, en términos de ser un campus sustentable, y también ayudar a la ciudad de Santiago”, remarca.

Asimismo, explica que se decidió expandir la iniciativa a toda la ciudadanía porque, enfatiza, es relevante escuchar los problemas estructurales y de calidad de vida que los aquejan.

“Creo que hay que escuchar lo que piensa la gente sobre los temas que están ocurriendo, por ejemplo, cuando los alcaldes anuncian que van a instalar un consultorio o que se va a construir un edificio, no siempre se les consulta a los ciudadanos, y no solo por el tema constructivo, porque también está el tema vial, o el tema seguridad”, indica.

Por tanto, subraya, “es importante escuchar lo que piensa la gente, que es la que sufre o se beneficia de las soluciones que se proponen. Además, los ciudadanos también deben hacerse cargo de las soluciones cuando los sistemas son bastante complejos, como el Transantiago, la contaminación, la basura, el manejo de residuos, la seguridad ciudadana, la educación, la salud, entre otros temas”.

Del mismo modo, el Dr. Palominos destaca la participación de los estudiantes del Plantel en la competencia.

“Creo que es un logro que nuestros estudiantes hayan hecho propuestas, que, en general, por supuesto siempre pueden ser mejorables, pero es un primer paso. También sería un logro que alguna de las ideas que fueron premiadas finalmente sean plasmadas, eso sería signo de que estamos en un buen camino”, argumenta.

Y añade “nosotros, como comunidad universitaria, somos parte de la ciudad y también podemos colaborar desde acá, desde Universidad, creo que este tipo de eventos ayuda y ennoblece nuestra Institución”.

Autor: 
Andrés Zanetti Aránguiz