Química y Biología

Español

Proponen cambio radical en el entendimiento de enfermedades crónicas

Proponen cambio radical en el entendimiento de enfermedades crónicas

  • La Gerociencia es la nueva forma de entender la relación entre envejecimiento y las enfermedades crónicas del adulto mayor, centrándose en un enfoque interdisciplinario. El término fue acuñado por el Dr. Felipe Sierra, Director de la División de Biología del Envejecimiento del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, quien ofreció una charla en un seminario organizado por el Departamento de Biología de nuestro Plantel.

 





Convencido de que el concepto de Gerociencia recién está instalándose y que aún falta tiempo para que sea conocido, el Dr. Felipe Sierra, chileno, Director de la División de Biología del Envejecimiento del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, ofreció la charla “Gerociencia: La última frontera en salud contra el envejecimiento” el día de ayer en la Facultad de Química y Biología.

“El envejecimiento es el principal factor de riesgo para la mayoría enfermedades crónicas tales como el cáncer, los ataques al corazón, la artritis, el Alzheimer, entre otros”, explica el Dr. Sierra quien critica el actual enfoque que estudia las enfermedades de forma individual y a la vez profundiza en los desafíos demográficos y de envejecimiento que se vienen pronto para este siglo.

En ese contexto, el Doctor en Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Florida, planteó durante su presentación conceptos relativos a la ventaja y el impacto que significaría entender a través de distintas disciplinas el proceso de envejecimiento en las personas.

Asumiendo que el término Gerociencia es relativamente nuevo, el investigador apela a un cambio de enfoque y que los mismos científicos “se interioricen de la validez del concepto y desde esto, atacar el envejecimiento en vez de atacar las enfermedades específicas”.

“Eso eventualmente se tiene que transformar en política pública pero va tomar tiempo porque es un campo realmente nuevo”, comentó durante el desarrollo de Ciclo de Seminario que organiza el Departamento de Biología de la U. de Santiago.

Respecto a los avances que ha habido en Chile destaca el Centro de Gerociencia para la Salud del Cerebro y el Metabolismo organizado en la Universidad de Chile, financiado a través de un FONDAP, que pronto estará de aniversario, y que ya está empezando a generar proyectos.

Por lo pronto, su mayor interés está en promover las ideas y cambiar el paradigma respecto al enfoque y el entendimiento de cómo actualmente se están abordando, desde el punto de vista científico, ciertas enfermedades degenerativas.

“Creo que es la cultura en lo que hay que trabajar ya que es un asunto nuevo que hay que comenzar a promover. En la medida que los científicos puedan decir: ´viene esta nueva manera de ver las cosas que creo que es importante, vamos para allá´ las políticas de financiamiento deberían apoyar y seguir la idea para que se mantengan y aumenten durante el tiempo. Hay que empezar de a poco”, afirmó.
 

U. de Santiago se integra a red que busca mejorar la enseñanza de la biología

U. de Santiago se integra a red que busca mejorar la enseñanza de la biología

  • Profesores de colegios e investigadores de nuestra Universidad participaron en el curso teórico-práctico de Biología Molecular y Genómica, organizado por la Facultad de Química y Biología del Plantel y la Fundación Allende Connelly. La iniciativa es parte de un proyecto piloto que explora una nueva forma de enseñar ciencia a estudiantes de enseñanza media.

 



A través de la capacitación de profesores de biología y la visita de investigadores de la universidad junto a un laboratorio portátil, estudiantes de enseñanza media perteneciente a colegios municipales podrán aprender y acercarse, tanto en la teoría como en la práctica, a conceptos fundamentales de la biología del siglo XXI.

Esto, gracias al proyecto diseñado por Premio Nacional de Ciencias Naturales 1992, Dr. Jorge Allende, quien hace tres años ideó el proyecto piloto de esta nueva forma de enseñar ciencia que hoy se encuentra en una segunda etapa y ha comenzado a integrar la Universidad de Santiago de Chile, específicamente la Facultad de Química y Biología, junto con otras ocho universidades del país.

“La idea es poder seguir creciendo y cubrir todas las regiones en unos pocos años más”, afirma el Dr. Allende, presente en la charla que dio inicio al curso organizado por el Vicedecanato de Docencia y Extensión de la Facultad de Química y Biología, particularmente, las académicas Dra. Leonora Mendoza y Dra. Carol Joglar.

“La Universidad de Santiago es una de las nueve universidades que van a asumir el escalamiento de este proyecto y va a ser una pieza muy importante, porque permitirá que investigadores de la Facultad visiten una serie de liceos en esta región”, comentó Allende respecto a la iniciativa que pretende mejorar la educación de las ciencias experimentales - en especial, la biología - en la educación secundaria de América Latina con experiencias que ya han resultados exitosas en México, Costa Rica, Uruguay y Chile.

Código genético y biotecnología

El curso, realizado durante la semana la semana del 18 al 22 de julio, abordó temáticas en torno a la Biología del Siglo XXI relacionadas con el código genético, bioinformática y la biotecnología, entre otros temas, mediante la realización de clases teóricas, durante la mañana, y prácticas, durante la tarde, a cargo de profesores, académicos e investigadores pertenecientes al Laboratorio Microbiología Molecular, liderado por el profesor Dr. Claudio Vásquez.

Entre las profesoras asistentes, Carla Opazo, actual profesora de biología del Liceo Carmela Carvajal, calificó “como un gran aporte” la realización de este tipo de cursos, porque acercan “temas como la biología molecular y la genética a los estudiantes”.

“Me inscribí en este curso porque adhiero a la idea de que la ciencia se aprende haciendo y pensando en el futuro que quiero trabajar en la cárcel y llevarlo a los internos. Particularmente, me interesa el tema de la educación en contexto de encierro y me parece súper lindo y sería la primera vez que se hace. Sería una experiencia única”, afirmó la profesora.

Respecto al impacto que ha tenido la implementación del proyecto, el Dr. Allende confirma que los resultados han sido “tremendamente positivos”.  Pero sin lugar a dudas, uno de los elementos fundamentales que rescata el académico perteneciente a la Universidad de Chile, es el cambio que ha habido en la percepción de la ciencia.

“Con la visita de los laboratorio portátil a los colegios, a algunos les cambió totalmente lo que pensaban estudiar y se dieron cuenta que es posible hacer ciencia en Chile de manera entretenida. Por otro lado, es muy  necesario que la sociedad chilena se dé cuenta de su importancia, ya que sin ella nos vamos a quedar atrás como país. Por lo tanto, hay que apoyar la ciencia y la mejor manera es hacerlo a través de la educación.”
 

Prestigiosa revista internacional dedica número especial a obra del Dr. José Zagal

Prestigiosa revista internacional dedica número especial a obra del Dr. José Zagal

  • Cuarenta artículos centrados en diversos temas sobre la electroquímica en honor al trabajo del académico de la Facultad de Química y Biología de nuestra Universidad fueron publicados en el Journal of Solid State Electrochemistry, una de las publicaciones más reconocidas a nivel mundial en este ámbito. 

 





Como un reconocimiento a las contribuciones hechas en el campo de la electroquímica el Journal of Solid State Electrochemistry dedicó un número especial al académico de la Facultad de Química y Biología de la U. de Santiago de Chile.

Cuarenta artículos que cubren una gran variedad de tópicos de electroquímica reúne el número especial del Journal of Solid State Electrochemistry en su última edición dedicada a homenajear al académico de la Universidad de Santiago de Chile.

“La amplia acogida que tuvo este número entre autores de gran prestigio de los más diversos países demuestra la gran visibilidad internacional del Dr. Zagal en la comunidad internacional de la electroquímica, que lo distinguió con este bonito homenaje al cumplir sus 65 años”, afirmó la Dra. Maritza Páez, quien fuera el editor invitado del Journal  y la encargada de escribir el prefacio de la publicación de 390 páginas.

Las investigaciones que ha desarrollado el académico de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago han abarcado diversas áreas de la electroquímica entre ellas: polímeros conductores, electroquímica de complejos metálicos, corrosión, sensores electroquímicos y electrodos modificados.

Sin embargo, su aporte más grandes y de mayor relevancia es en torno al desarrollo de catalizadores de complejos metálicos macrociclicos MN4. “Estos no contienen metales preciosos y son fuertes candidatos a reemplazar al platino en celdas de conversión de energía”  afirma la Dra. Páez, refriéndose  al potencial de la investigación.

“El Dr. Zagal desarrolló un modelo semi empírico que permite predecir y optimizar las propiedades de estos catalizadores, no solo para sus aplicaciones en celdas de conversión de energía (celdas a combustible) sino también para el desarrollo de sensores electroquímicos para una gran variedad de sustancias de interés biológico”, complementó la Dra. Páez.

Entre los científicos que participan de este homenaje se incluyen investigadores provenientes de Gran Bretaña (4), Alemania (4), Holanda (1), Polonia (2) Hungría (1), Francia (3) Italia (3), España (5), Argentina (5)  Brasil (3), Chile (4), Estados Unidos (1), Estonia (1), Sudáfrica (1) Puerto Rico (1), Venezuela (1) y China (1).

Conjuntamente a su prolífica actividad como investigador,  con 200 artículos científicos publicados,  y cuatro libros editados,  el Dr. Zagal ha recibido distinciones de diversas instituciones nacionales tales como: universidades, Conicyt  y  Presidencia de la República  (Cátedra Presidencial).  Además de importantes premios de sociedades científicas internacionales.

Facultad de Química y Biología consolida programa de vinculación con la comunidad

Facultad de Química y Biología consolida programa de vinculación con la comunidad

  • Positivos resultados ha conseguido la presente versión del Programa de Visita de Colegios, organizado por el Vicedecanato de Docencia y Extensión de la Facultad de Química y Biología.



 

Los jóvenes que se integran a esta actividad participan en charlas, talleres y visitas guiadas a los laboratorios, donde son atendidos por académicos, estudiantes e investigadores. Este  año se espera   superar la cifra de 819 alumnos que llegaron el 2015 y que manifiestan interés por el área científica, puntualmente en química y biología.

Visita

El programa considera un recorrido por diversas instalaciones del Plantel, incluyendo aquellos testimonios arquitectónicos de la época de la Escuela de Artes y Oficios, EAO, y de la Universidad Técnica del Estado, UTE.
Luego, se efectúa el trabajo de conocimiento directo de la Facultad de Química y Biología, donde académicos, investigadores y estudiantes los reciben y les explican los recursos tecnológicos, incluyendo la relevante información de investigaciones en desarrollo. 

El programa de la visita incluye charlas, talleres y  visitas a los laboratorios de investigación. Se estima que los visitantes realicen todas las consultas que sean necesarias, a fin de llevarse una visión clara y provechosa de este contacto con lo que puede ser su futuro centro educativo para alcanzar una carrera universitaria en el ámbito de la Química y la Biología. Los jóvenes que acudieron el año pasado -n las 26 jornadas- representaban a 14 comunas de la Región Metropolitana, más colegios de San Antonio (Quinta Región) y Constitución (Séptima Región).

Con posterioridad a ese contacto con niveles de excelencia de nuestra Universidad, numerosos de esos estudiantes aportaron significativamente en la 6ª Feria Científica durante el mes de septiembre, ya que presentaron importantes trabajos.

Constitución

El profesor a cargo de la visita de los residentes de Constitución, Luis Muñoz Canales, agradeció la oportunidad de conocer la Facultad, “lugar donde nos brindaron todas las facilidades para que nosotros pudiésemos ampliar el horizonte de lo que es ciencia para los alumnos".

"Hemos aprendido hartas cosas sobre cómo trabajan aquí en la universidad, los años de experiencia que tienen, los requisitos para entrar, los experimentos con nitrógeno. Todo ha sido excelente, muy  bien organizado”.

El estudiante Cristian Castillo, de 17 años, resaltó “el excelente recibimiento de parte de toda la Facultad, lo que pudimos comprobar en todo momento, sobre todo en la visita guiada a los laboratorios, donde nos respondieron todo lo que consultábamos".

Facultad de Química y Biología reafirma su compromiso con el desarrollo científico

Facultad de Química y Biología reafirma su compromiso con el desarrollo científico

  • En emotiva ceremonia esta Unidad Mayor entregó 128 títulos y grados relacionados con el ámbito de la ciencia y sus disciplinas. En la oportunidad, el decano Dr. Gustavo Zúñiga reiteró el deber de esta Facultad con el desarrollo científico del país y el mundo.

 




En emotiva ceremonia esta Unidad Mayor entregó 128 títulos y grados relacionados con el ámbito de la ciencia y sus disciplinas. En la oportunidad, el decano Dr. Gustavo Zúñiga reiteró el deber de esta Facultad con el desarrollo científico del país y el mundo, y apeló al compromiso de quienes dejan las aulas: “Sepan que el día de mañana la responsabilidad será aún más grande cuando como egresados lleven el nombre de esta Unidad Mayor de la Universidad de Santiago de Chile y tengan que demostrar, en el día a día, la calidad de profesionales y, sobre todo, la calidad de personas que son”.

“Para la Facultad de Química y Biología es un honor certificar que han cumplido con éxito los desafíos y las exigencias propias del estudio superior, asumidas por ustedes y respaldadas con el cariño y la confianza de sus familiares y amistades más cercanas”, añadió la autoridad Zúñiga durante el acto desarrollado el martes pasado (15), en el Aula Magna de nuestra Corporación.

Titulados y graduados

En pregrado, 107 estudiantes recibieron sus títulos de Técnico Universitario en Análisis Químico y Físico, Licenciado en Pedagogía en Química y Biología, Licenciado en Bioquímica y Licenciado en Química.

A su vez, en posgrado, a su vez, se otorgaron 21 certificaciones: siete de magíster en Química, uno en Gestión Tecnológica mención Biotecnología, tres doctorados en Química, cinco doctorados en Microbiología, cuatro doctorados en Biotecnología y uno en el doctorado en Neurociencia .

En representación de los estudiantes de postgrado y durante su discurso, Sebastián Beltrán Castillo, el primer Doctor en Neurociencia de nuestro Plantel, agradeció a su familia y a la Dirección de Posgrado de la Vicerrectoría Académica por la ayuda “mediante sus programas de becas de arancel, becas de ayuda económica y becas de apoyo a la investigación”.

"Los que hoy nos graduamos agradecemos estas ayudas desde lo más profundo de nuestras almas pero, al mismo tiempo, pensamos y sentimos que nuestros esfuerzos solo ratifican y pone de manifiesto que hemos sido una buena inversión para el progreso de la ciencia en el país”, destacó.

 “Tal vez ello les pueda servir de incentivo a nuestras autoridades puedan seguir luchando para incrementar estos aportes  que en gran parte son los que permiten sostener estos programas de estudios”, complementó Sebastián durante su intervención.

Premios especiales

La ceremonia consideró premios a aquellos estudiantes con mejor rendimiento y los que terminaron sus estudios en menor tiempo otorgado por la Fundación Dr. Alberto Zanlungo.

En pregrado los galardonados fueron: Alejandro Torres Riquelme, de la Carrera de Licenciatura en Bioquímica; Nicole Lezana Lindermann, de Licenciatura en Bioquímica; Ricardo Núñez, de Pedagogía en Química y Biología; Juan Marcos Herrera Estrada, del Programa de Regularización en Ciencias Naturales, y Rafael Salamanca, del Programa de Técnico Universitario en Análisis Químico y Físico.

En posgrado, en tanto, los distinguidos fueron: Karina Muñoz Becerra, del Programa de Doctorado Química; Juan Pablo Monras, del Programa de Doctorado en Microbiología; Gabriel Nuñez Vivanco, del Programa de Doctorado Biotecnología; Sebastián Beltrán Castillo, del Programa de Doctorado en Neurociencia, yÁngel Osvaldo Olguín, del Programa de Magíster en Química.

La actividad académica contó con la presencia del vicerrector de Apoyo al Estudiante, Manuel Arrieta, quien asistió en representación del rector, Dr. Juan Manuel Zolezzi;  el vicedecano de Investigación de la Facultad de Ciencias, Hernán Henríquez Miranda; autoridades de la FQyB, académicos y familiares de los titulados y graduados.

Primera chilena representante de América Latina en la Sociedad Interamericana de Fotoquímica pertenece a nuestro Plantel

Primera chilena representante de América Latina en la Sociedad Interamericana de Fotoquímica pertenece a nuestro Plantel

  • La académica Carolina Aliaga, del Departamento de Ciencias del Ambiente de la Facultad de Química y Biología, fue escogida por sus pares en la última reunión de la sociedad científica internacional. “Es un reconocimiento a la Universidad y al trabajo que se ha realizado desde hace mucho tiempo acá, desde donde nace la fotoquímica para nuestra región y desde donde se han formado varias generaciones en el área”, manifestó la profesional.

 




Múltiples resultados trajo para el grupo de investigación de fotoquímica de la Facultad de Química y Biología la realización del 25ava reunión de la  Sociedad Interamericana de Fotoquímica (I-APS en sus siglas en inglés) la que después se cinco años volvió a realizarse en América del Sur y por primera vez en Chile.

Uno de ellos fue la designación de la académica del Departamento de Ciencias del Ambiente Carolina Aliaga quien, desde julio, será la primera chilena en ocupar el cargo de representante de Latinoamérica para la organización.

La conferencia, efectuada durante el 24 al 27 de mayo en el Centro de Extensión de la Universidad Católica, tuvo como miembros del comité organizador a los académicos Carolina Aliaga y Alexis Aspee por parte de la de la U. de Santiago de Chile.

“Se fueron muy contentos porque el nivel de la conferencia estuvo muy alto, más allá de las expectativas que tenían” señaló una de las organizadoras de la actividad, la académica del Departamento de Ciencias del Ambiente Carolina Aliaga quien confiesa que “hasta el día el día de hoy sigo recibiendo felicitaciones”.

“Les gustó mucho el nivel científico de los trabajos que se presentaron” comentó la académica miembro del comité organizador de la Conferencia que contó con la colaboración de investigadores de la Pontificia Universidad Católica, la Universidad de Chile y la Universidad Andrés Bello y la asistencia de más de 150 personas, entre estudiantes de pregrado y postgrado, académicos e investigadores de Estados Unidos, España, Alemania y Argentina, entre otros países.

Durante la Conferencia, que tuvo como eje central la fotoquímica, se abordaron temáticas relacionadas con bioenergía, nanocatálisis, fotoluminiscencia, terapias fotodinámicas, química básica y más.

“Con lo más contenta que me quedo es con el aporte que uno puede hacer al desarrollo de la ciencia a través de la cooperación y la instancia que generas para que se hagan nuevas colaboraciones entre investigadores” comentó la profesora quien, fruto del éxito de la Conferencia, resultó designada como representante para Latinoamérica de la I-APS.

“Creo que es un reconocimiento a la organización y lo que se ha hecho hace durante mucho tiempo acá desde donde nace la fotoquímica para Latinoamérica y desde donde se han formado muchas generaciones de fotoquímicos”, agregó la investigadora.

Dentro de las responsabilidades que tendrá en el cargo, la académica de la Facultad de Química y Biología tendrá como misión ser un interlocutor científico para la Sociedad proponiendo speakers para futuras conferencias, reconocimientos para investigadores de trayectoria y para jóvenes investigadores, entre otros temas.

“Creo que un desafío que me corresponde inmediatamente es posicionar cada vez más los nombres de los investigadores que se están iniciando en esta área, promover a los buenos estudiantes y darles visibilidad” planteó la académica respecto a la  nominación.

La Sociedad Interamericana de Fotoquímica tiene más de 600 miembros en la academia, la industria y en el gobierno, que se encuentran desde Norte América hasta América del Sur, contribuyendo a que sus integrantes trabajen en red colaborando con contactos, en sus carreras y con conocimiento.

Estudian nanopartículas para prolongar efectos de drogas usadas contra el cáncer

Estudian nanopartículas para prolongar efectos de drogas usadas contra el cáncer

  • Con el fin de generar tratamientos que sean mejor tolerados por los pacientes, un equipo de la Facultad de Química y Biología investiga el uso de nanopartículas biodegradables que permitan que el adenosín-5'-trifosfato, también conocido como ATP, circule por mayor tiempo en el organismo combatiendo el cáncer. 

 





Con el fin de generar tratamientos que sean mejor tolerados por los pacientes con cáncer, se investiga el uso de nanopartículas biodegradables que permitan que el adenosín-5'-trifosfato, también conocido como ATP, circule por mayor tiempo en el organismo.

El estudio es liderado por la Dra. Patricia Díaz, académica de la Facultad de Química y Biología del Plantel, y se desarrolla en el marco del proyecto Fondecyt Postdoctoral 2016 (3160837) "Uso de nanopartículas con circulación prolongada para la administración de ATP en tratamientos anticancerígenos", en el que la académica y su equipo probarán nuevas formas de aplicación de drogas anticancerígenas, basadas en nanotecnología.

Explica la investigadora que cualquier tipo de droga que sea administrada en el cuerpo humano con fines médicos requiere de un tiempo de circulación en el organismo para ejercer su acción terapéutica.

Ejemplifica que los antibióticos se administran cada ocho horas para mantener cierta concentración plasmática en el organismo, que impida que los microorganismos proliferen nuevamente. Pero existen otras moléculas como el ATP que son rápidamente degradadas, por lo que se requiere aplicar dosis muy altas y continúas para tener un efecto terapéutico, lo que no es beneficioso para los pacientes.   

Por lo mismo, el uso de la nanotecnología permitiría proteger a las drogas de la degradación y aumentar el tiempo en que circula, potenciando su acción terapéutica.

“Debido a que las drogas están encapsuladas en las nanopartículas las enzimas que las metabolizan no pueden unirse, por ello están protegidas de la degradación. En consecuencia las drogas aumentan su tiempo de vida media y con ello prolongan su efecto terapéutico”, explica la Dra. Díaz.

Mejores tratamientos

La ventaja de usar el ATP como anticancerígeno es que los efectos secundarios que produce son menores a los de otras drogas. Pero su desventaja radica en que se degrada muy rápido al ser reconocido por las enzimas del organismo. Ello genera la necesidad de utilizar otras estrategias para la administración de la droga como el uso de nanopartículas con propiedades biodegradables y biocompatibles.

Detalla la investigadora que “un valor positivo de usar el ATP es que sus efectos secundarios son muy bajos o tolerables para los pacientes, pero al degradarse rápidamente pierde su potencial como medicamento”.

“Por ello, queremos encapsular el ATP en nanopartículas biocompatibles, lo cual permitirá incrementar su vida media, utilizando además otras estrategias para hacerlas invisibles al sistema inmune de modo que puedan estar en circulación mayor tiempo, para que no sean internalizadas por las células y se produzca una liberación extracelular del ATP. Con ello esperamos que exista más droga disponible para ejercer un efecto anticancerígeno prolongado”, explica.

El principal objetivo de la Dra. Díaz es probar la eficacia del uso de las nanopartículas de ATP para el tratamiento del cáncer.

Resume: “Espero demostrar que el encapsulamiento en nanopartículas, permite aumentar la biodisponibilidad de la droga en comparación con la biodisponibilidad de la droga administrada de manera convencional. Además, otro objetivo del proyecto es analizar el posible efecto sinérgico de la administración del ATP en combinación con otras drogas de uso común para el tratamiento del cáncer”.

“Este efecto sinérgico permitiría eliminar un mayor número de células cancerígenas y ello sería muy provechoso sobre todo para pacientes con estadios avanzados de cáncer, los cuales, como sabemos, tienen una baja expectativa de vida debido a que los tratamientos convencionales son poco efectivos en ellos”, complementa la investigadora.

Por otro lado, usar tratamientos basados en nanotecnología permite reducir el número de dosis aplicadas a los pacientes. “Otra de las ventajas de este tipo de tratamientos es que como producen una liberación sostenida en el tiempo de las drogas, podemos tratar a los pacientes cada una, dos o más semanas dependiendo de la capacidad de encapsulación de la droga y de cuánto tiempo dure circulando en el organismo, a diferencia de los tratamiento convencionales donde se aplican dosis de medicamentos cada 8 o 24 horas”, detalla.

El proyecto se lleva a cabo en el Laboratorio de Farmacología y cuenta con el patrocinio del Dr. Juan Pablo García- Huidobro, también investigador de la Facultad de Química y Biología. 
 

Prueban con éxito vacuna contra bacteria que amenaza producción salmonídea nacional

Prueban con éxito vacuna contra bacteria que amenaza producción salmonídea nacional

  • La investigación liderada por la directora del Departamento de Ciencias del Ambiente de la Facultad de Química y Biología de nuestra Universidad, Dra. Brenda Modak (en la fotografía, primer plano), combate la alta mortalidad de salmones en Chile, fenómeno que, según los últimos estudios realizados por la industria, se debe en un 90% de los casos a la presencia de la peligrosa bacteria “Piscirickettsia Salmonis”.

 





Con exportaciones que superan los US$ 4.000 millones, según el informe de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura correspondiente al año 2016, el salmón continúa ubicándose como uno de los principales productos más exportados del país.

Pese a los constantes virus y patógenos que han afectado a la industria, ésta ha logrado sobreponer su producción, sin perder el escaño. Sin embargo, desde hace unos años, después del virus ISA y la Necrosis Pancreática infecciosa, apareció la bacteria “Piscirickettsia Salmonis”, actualmente responsable de un 90% de la mortandad de la especie.

La bacteria que daña el tejido a nivel intracelular, provoca inapetencia extrema en el pez, lo que puede generar una disminución en su producción y afectar la calidad del producto, debido a que presentan erosiones cutáneas, extensas áreas descamadas y problemas en sus órganos internos.  

En palabras de la Dra. Brenda Modak, directora del departamento de Ciencias del Ambiente, de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago,  la investigación cobra especial relevancia para la industria ya que “la salmonicultura es una de las principales entradas económicas de nuestro país, que compite directamente con Noruega en cuanto a producción de salmones a nivel mundial. De tal forma, todo lo que signifique avanzar en el control de enfermedades de salmones es de alta importancia”, explica.

Estudios previos

El estudio surge cuando la investigadora química, especializada en productos naturales y aplicaciones biológicas, analizaba la planta “Heliotropium”, que crece de manera silvestre en el desierto de Atacama, la cual reproduce un exudado resinoso, que la recubre y lo utiliza como mecanismo de protección. Al percatarse de sus propiedades antioxidantes y anti-microbacterianas, la académica se propuso averiguar si el mecanismo sería útil para la defensa de animales.

En ese contexto, y tras un par de años desde que se desatara la crisis en la industria acuícola, tras los problemas derivados del virus ISA, la Dra. Modak junto a un equipo multidisciplinario de la Facultad de Química y Biología de la Universidad, comenzaron a realizar pruebas de laboratorio en peces, obteniendo resultados positivos. Los estudios continuaron con otros virus, como es el caso de la necrosis pancreática infecciosa que también producía una alta mortalidad en la industria salmonera, en donde también obtuvieron buenos resultados.

Tiempo después apareció la bacteria Piscirickettsia Salmonis, siendo la responsable de causar un 90% de mortandad en las salmoneras debido a la dificultad de atacarla con antibióticos sintéticos de uso común.

Teniendo en consideración las propiedades antibacterianas de algunos compuestos de la planta, cuya actividad antibacterial y bioestimulante había sido comprobada con anterioridad, la académica presentó un nuevo proyecto Fondecyt, que inició en marzo del año 2014, con el objetivo de probar estos componentes en salmones ya infectados.

Combate de Piscirickettsia Salmonis

Han transcurrido 3 años desde que comenzaron las pruebas con un selecto equipo de investigadores de los laboratorios de química de productos naturales, inmunología y virología. Según explica la Dra. Modak, los estudios partieron con pruebas simples, seleccionando los compuestos puros que podrían combatir el desarrollo de la bacteria.

“Nos fue relativamente bien y tomamos los compuestos que habían sido buenos. Como se trata de una bacteria intracelular no basta solo con probar si los compuestos son activos directamente sobre la bacteria, sino también hay que ver si son activos en la bacteria dentro de la célula”, indica la académica.

Luego, desarrollaron el crecimiento celular de la bacteria, para dar paso al trabajo in vitro, en donde obtuvieron varias pruebas positivas. Con los resultados obtenidos, dieron paso a las pruebas In Vivo en peces de agua dulce.

“Suele ocurrir que los adyuvantes, (la sustancia que aumenta la formación de anticuerpos), cuando se le inyecta al pez deja una aureola marcada, que no es malo, pero es feo, y como los salmones se exportan, a los consumidores no le gusta que llegue con esa calidad. Entonces, lo primero que vimos cuando inyectamos bacterias con Filifolinona (extracto de la planta), es que no deja ninguna marca, lo cual era un gran resultado”, sostiene la investigadora.

Agrega que pese a que ya cumplía las expectativas, descubrieron otros factores no esperados, “además los salmones se ponen con la piel más brillante y bonita, ese era un plus que no estábamos buscando, y hemos visto que con este compuesto, las bacterinas (vacuna a base de células inactivadas), han aumentado también el efecto inmuno-estimulante frente a la infección de Piscirickettsia Salmonis”, explica.

Tras comprobar la efectividad de los compuestos resinosos, que demostraron una reducción del tamaño y desaparición total de la formación de células de bacterias en estudios in vitro e in vivo, la investigación atraviesa su etapa final, esperando concretar durante este semestre un acuerdo con alguna empresa de salmones para probar la inyección en salmones de cultivo en agua salada.

La investigación es financiada por un proyecto Fondecyt Regular con una asignación de 160 millones de pesos y una proyección de 4 años. Mientras que la investigadora no descarta patentar la vacuna y crear consensos con la industria para utilizarla una vez finalicen los estudios.
 

Prueban con éxito vacuna contra bacteria que amenaza producción salmonídea nacional

Prueban con éxito vacuna contra bacteria que amenaza producción salmonídea nacional

  • La investigación liderada por la directora del Departamento de Ciencias del Ambiente de la Facultad de Química y Biología de nuestra Universidad, Dra. Brenda Modak (en la fotografía, primer plano), combate la alta mortalidad de salmones en Chile, fenómeno que, según los últimos estudios realizados por la industria, se debe en un 90% de los casos a la presencia de la peligrosa bacteria “Piscirickettsia Salmonis”.

 





Con exportaciones que superan los US$ 4.000 millones, según el informe de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura correspondiente al año 2016, el salmón continúa ubicándose como uno de los principales productos más exportados del país.

Pese a los constantes virus y patógenos que han afectado a la industria, ésta ha logrado sobreponer su producción, sin perder el escaño. Sin embargo, desde hace unos años, después del virus ISA y la Necrosis Pancreática infecciosa, apareció la bacteria “Piscirickettsia Salmonis”, actualmente responsable de un 90% de la mortandad de la especie.

La bacteria que daña el tejido a nivel intracelular, provoca inapetencia extrema en el pez, lo que puede generar una disminución en su producción y afectar la calidad del producto, debido a que presentan erosiones cutáneas, extensas áreas descamadas y problemas en sus órganos internos.  

En palabras de la Dra. Brenda Modak, directora del departamento de Ciencias del Ambiente, de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago,  la investigación cobra especial relevancia para la industria ya que “la salmonicultura es una de las principales entradas económicas de nuestro país, que compite directamente con Noruega en cuanto a producción de salmones a nivel mundial. De tal forma, todo lo que signifique avanzar en el control de enfermedades de salmones es de alta importancia”, explica.

Estudios previos

El estudio surge cuando la investigadora química, especializada en productos naturales y aplicaciones biológicas, analizaba la planta “Heliotropium”, que crece de manera silvestre en el desierto de Atacama, la cual reproduce un exudado resinoso, que la recubre y lo utiliza como mecanismo de protección. Al percatarse de sus propiedades antioxidantes y anti-microbacterianas, la académica se propuso averiguar si el mecanismo sería útil para la defensa de animales.

En ese contexto, y tras un par de años desde que se desatara la crisis en la industria acuícola, tras los problemas derivados del virus ISA, la Dra. Modak junto a un equipo multidisciplinario de la Facultad de Química y Biología de la Universidad, comenzaron a realizar pruebas de laboratorio en peces, obteniendo resultados positivos. Los estudios continuaron con otros virus, como es el caso de la necrosis pancreática infecciosa que también producía una alta mortalidad en la industria salmonera, en donde también obtuvieron buenos resultados.

Tiempo después apareció la bacteria Piscirickettsia Salmonis, siendo la responsable de causar un 90% de mortandad en las salmoneras debido a la dificultad de atacarla con antibióticos sintéticos de uso común.

Teniendo en consideración las propiedades antibacterianas de algunos compuestos de la planta, cuya actividad antibacterial y bioestimulante había sido comprobada con anterioridad, la académica presentó un nuevo proyecto Fondecyt, que inició en marzo del año 2014, con el objetivo de probar estos componentes en salmones ya infectados.

Combate de Piscirickettsia Salmonis

Han transcurrido 3 años desde que comenzaron las pruebas con un selecto equipo de investigadores de los laboratorios de química de productos naturales, inmunología y virología. Según explica la Dra. Modak, los estudios partieron con pruebas simples, seleccionando los compuestos puros que podrían combatir el desarrollo de la bacteria.

“Nos fue relativamente bien y tomamos los compuestos que habían sido buenos. Como se trata de una bacteria intracelular no basta solo con probar si los compuestos son activos directamente sobre la bacteria, sino también hay que ver si son activos en la bacteria dentro de la célula”, indica la académica.

Luego, desarrollaron el crecimiento celular de la bacteria, para dar paso al trabajo in vitro, en donde obtuvieron varias pruebas positivas. Con los resultados obtenidos, dieron paso a las pruebas In Vivo en peces de agua dulce.

“Suele ocurrir que los adyuvantes, (la sustancia que aumenta la formación de anticuerpos), cuando se le inyecta al pez deja una aureola marcada, que no es malo, pero es feo, y como los salmones se exportan, a los consumidores no le gusta que llegue con esa calidad. Entonces, lo primero que vimos cuando inyectamos bacterias con Filifolinona (extracto de la planta), es que no deja ninguna marca, lo cual era un gran resultado”, sostiene la investigadora.

Agrega que pese a que ya cumplía las expectativas, descubrieron otros factores no esperados, “además los salmones se ponen con la piel más brillante y bonita, ese era un plus que no estábamos buscando, y hemos visto que con este compuesto, las bacterinas (vacuna a base de células inactivadas), han aumentado también el efecto inmuno-estimulante frente a la infección de Piscirickettsia Salmonis”, explica.

Tras comprobar la efectividad de los compuestos resinosos, que demostraron una reducción del tamaño y desaparición total de la formación de células de bacterias en estudios in vitro e in vivo, la investigación atraviesa su etapa final, esperando concretar durante este semestre un acuerdo con alguna empresa de salmones para probar la inyección en salmones de cultivo en agua salada.

La investigación es financiada por un proyecto Fondecyt Regular con una asignación de 160 millones de pesos y una proyección de 4 años. Mientras que la investigadora no descarta patentar la vacuna y crear consensos con la industria para utilizarla una vez finalicen los estudios.
 

Prueban con éxito vacuna contra bacteria que amenaza producción salmonídea nacional

Prueban con éxito vacuna contra bacteria que amenaza producción salmonídea nacional

  • La investigación liderada por la directora del Departamento de Ciencias del Ambiente de la Facultad de Química y Biología de nuestra Universidad, Dra. Brenda Modak (en la fotografía, primer plano), combate la alta mortalidad de salmones en Chile, fenómeno que, según los últimos estudios realizados por la industria, se debe en un 90% de los casos a la presencia de la peligrosa bacteria “Piscirickettsia Salmonis”.

 





Con exportaciones que superan los US$ 4.000 millones, según el informe de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura correspondiente al año 2016, el salmón continúa ubicándose como uno de los principales productos más exportados del país.

Pese a los constantes virus y patógenos que han afectado a la industria, ésta ha logrado sobreponer su producción, sin perder el escaño. Sin embargo, desde hace unos años, después del virus ISA y la Necrosis Pancreática infecciosa, apareció la bacteria “Piscirickettsia Salmonis”, actualmente responsable de un 90% de la mortandad de la especie.

La bacteria que daña el tejido a nivel intracelular, provoca inapetencia extrema en el pez, lo que puede generar una disminución en su producción y afectar la calidad del producto, debido a que presentan erosiones cutáneas, extensas áreas descamadas y problemas en sus órganos internos.  

En palabras de la Dra. Brenda Modak, directora del departamento de Ciencias del Ambiente, de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago,  la investigación cobra especial relevancia para la industria ya que “la salmonicultura es una de las principales entradas económicas de nuestro país, que compite directamente con Noruega en cuanto a producción de salmones a nivel mundial. De tal forma, todo lo que signifique avanzar en el control de enfermedades de salmones es de alta importancia”, explica.

Estudios previos

El estudio surge cuando la investigadora química, especializada en productos naturales y aplicaciones biológicas, analizaba la planta “Heliotropium”, que crece de manera silvestre en el desierto de Atacama, la cual reproduce un exudado resinoso, que la recubre y lo utiliza como mecanismo de protección. Al percatarse de sus propiedades antioxidantes y anti-microbacterianas, la académica se propuso averiguar si el mecanismo sería útil para la defensa de animales.

En ese contexto, y tras un par de años desde que se desatara la crisis en la industria acuícola, tras los problemas derivados del virus ISA, la Dra. Modak junto a un equipo multidisciplinario de la Facultad de Química y Biología de la Universidad, comenzaron a realizar pruebas de laboratorio en peces, obteniendo resultados positivos. Los estudios continuaron con otros virus, como es el caso de la necrosis pancreática infecciosa que también producía una alta mortalidad en la industria salmonera, en donde también obtuvieron buenos resultados.

Tiempo después apareció la bacteria Piscirickettsia Salmonis, siendo la responsable de causar un 90% de mortandad en las salmoneras debido a la dificultad de atacarla con antibióticos sintéticos de uso común.

Teniendo en consideración las propiedades antibacterianas de algunos compuestos de la planta, cuya actividad antibacterial y bioestimulante había sido comprobada con anterioridad, la académica presentó un nuevo proyecto Fondecyt, que inició en marzo del año 2014, con el objetivo de probar estos componentes en salmones ya infectados.

Combate de Piscirickettsia Salmonis

Han transcurrido 3 años desde que comenzaron las pruebas con un selecto equipo de investigadores de los laboratorios de química de productos naturales, inmunología y virología. Según explica la Dra. Modak, los estudios partieron con pruebas simples, seleccionando los compuestos puros que podrían combatir el desarrollo de la bacteria.

“Nos fue relativamente bien y tomamos los compuestos que habían sido buenos. Como se trata de una bacteria intracelular no basta solo con probar si los compuestos son activos directamente sobre la bacteria, sino también hay que ver si son activos en la bacteria dentro de la célula”, indica la académica.

Luego, desarrollaron el crecimiento celular de la bacteria, para dar paso al trabajo in vitro, en donde obtuvieron varias pruebas positivas. Con los resultados obtenidos, dieron paso a las pruebas In Vivo en peces de agua dulce.

“Suele ocurrir que los adyuvantes, (la sustancia que aumenta la formación de anticuerpos), cuando se le inyecta al pez deja una aureola marcada, que no es malo, pero es feo, y como los salmones se exportan, a los consumidores no le gusta que llegue con esa calidad. Entonces, lo primero que vimos cuando inyectamos bacterias con Filifolinona (extracto de la planta), es que no deja ninguna marca, lo cual era un gran resultado”, sostiene la investigadora.

Agrega que pese a que ya cumplía las expectativas, descubrieron otros factores no esperados, “además los salmones se ponen con la piel más brillante y bonita, ese era un plus que no estábamos buscando, y hemos visto que con este compuesto, las bacterinas (vacuna a base de células inactivadas), han aumentado también el efecto inmuno-estimulante frente a la infección de Piscirickettsia Salmonis”, explica.

Tras comprobar la efectividad de los compuestos resinosos, que demostraron una reducción del tamaño y desaparición total de la formación de células de bacterias en estudios in vitro e in vivo, la investigación atraviesa su etapa final, esperando concretar durante este semestre un acuerdo con alguna empresa de salmones para probar la inyección en salmones de cultivo en agua salada.

La investigación es financiada por un proyecto Fondecyt Regular con una asignación de 160 millones de pesos y una proyección de 4 años. Mientras que la investigadora no descarta patentar la vacuna y crear consensos con la industria para utilizarla una vez finalicen los estudios.
 

Páginas

Suscribirse a RSS - Química y Biología