arquitectura

Español

La tierra como materialidad de construcción es el tema que convoca mañana a Arquitectos del país

La tierra como materialidad de construcción es el tema que convoca mañana a Arquitectos del país

La actividad, es producto de la alianza fructífera entre la Red Nacional Protierra Chile, el Comité de Tecnología del Colegio de Arquitectos y la Escuela de Arquitectura de nuestra Universidad, con el patrocinio de la Red de Arquitectura y Construcción en Tierra (ARCOT) y de la Cátedra UNESCO de Arquitectura de la Tierra.

Sobre la iniciativa, el académico de la Escuela de Arquitectura de nuestro Plantel y miembro del comité organizador, Carlos Muñoz Parra, explica que tiene por finalidad presentar trabajos académicos y experiencias profesionales asociadas al desarrollo de lo que significa la producción y arquitectura con tierra; es decir, la que se basa en adobe, quincha,  u otros elementos similares, para dejar sentada su importancia como material patrimonial y ancestral

A la vez, también sobresalen otras características que hacen aún más noble este elemento, tales como su abundancia en el planeta y el bajo costo o sustentabilidad que involucra. “Construir con tierra, respecto a la huella de carbono, es lo más bajo que hay en términos objetivos”, enfatiza el arquitecto.

Reposicionar este material

Agrega el profesor Muñoz, que la actividad además busca reposicionar a este material que, producto de los grandes movimientos telúricos que han afectado a nuestro país, ha sido injustamente “desprestigiado”.

“Curiosamente en algún minuto, se pensó a partir de los terremotos, que (la tierra) estaba obsoleta en nuestro país. Sin embargo, a la larga, nos dimos cuenta que se discriminó a este material porque el problema va en cómo se utiliza más que en su constitución”, sostiene.

Porque en el terremoto “los principales edificios que se cayeron eran de hormigón armado”, enfatiza.

En ese contexto, el encuentro pretende “poner en valor un material ancestral y patrimonial, que se proyecta en la sustentabilidad de la construcción, que se ha utilizado de manera exitosa en muchas edificaciones contemporáneas, no tan solo en reconstrucción y restauración patrimonial, sino que en obras presentes y vigentes”.

Unos de los objetivos principales de la actividad es dar a conocer qué se ha hecho en lo que respecta a la arquitectura y la construcción en tierra, tanto en el mundo académico y profesional.

“Se produce un diálogo, y se crean redes que son fundamentales para el desarrollo de intervenciones en el ámbito de la ejecución de obras de arquitectura y construcción”, reflexiona Carlos Muñoz.

Amplio debate

El ENACOT comenzará a las 8:30 horas, con el proceso de acreditación, y considera 17 exposiciones, basadas en investigaciones y experiencias académicas y profesionales.

Ya está confirmada la presencia de representantes de ocho universidades: Arturo Prat, Católica del Norte, de la Serena, de Santiago de Chile, Técnica Federico Santa María, de Talca, del Biobío y de Concepción.

Se suma al selecto grupo la presencia de la Fundación Jofre, entidad sin fines de lucro, cuyo fin es promover el uso de la tierra como fuente de construcción, hermanada con la naturaleza y la historia de las sociedades.

La organización está a cargo de la Escuela de Arquitectura de nuestra Casa de Estudios, donde se han tomado todas las medidas para el éxito de este trascendente encuentro de la especialidad.

Estudiantes de Arquitectura proyectan mejoras para colegios administrados por U. de Santiago

Estudiantes de Arquitectura proyectan mejoras para colegios administrados por U. de Santiago

  • Como parte de su práctica profesional del último verano, ocho estudiantes de arquitectura se abocaron durante seis semanas a diseñar proyectos orientados a realizar arreglos y mejoras arquitectónicas para los liceos industriales de Angol y Nueva Imperial, que administra nuestra Casa de Estudios.

 



Desde el año 2007 nuestra Casa de Estudios administra cuatro establecimientos técnicos profesionales: el Instituto Comercial Eliodoro Domínguez, en Santiago; el Liceo Industrial Presidente Pedro Aguirre Cerda, en Rancagua, y los liceos Industrial de Angol e Industrial de Nueva Imperial, ambos de la Región de la Araucanía.

Como parte de su práctica profesional del último verano, estudiantes de la Carrera de Arquitectura, conformados en dos grupos de cuatro integrantes cada uno, se abocaron durante seis semanas a diseñar proyectos orientados a realizar arreglos y mejoras arquitectónicas para los mencionados liceos de Angol y Nueva Imperial.

Concluidas las propuestas, el siguiente paso es ver la factibilidad de contar con recursos gestionados por las respectivas municipalidades para ejecutar las obras.

Propuestas innovadoras para Nueva Imperial

En el caso del grupo de Nueva Imperial, el proyecto se propone remodelar el establecimiento educacional, con una construcción total de 6.200 metros cuadrados, lo que incluye la construcción de un auditorio.

“El trabajo en un taller es desde un imaginativo, algo que podría ser factible”, explica Tamara Toledo, estudiante de quinto año, quien destaca que en terreno la situación es diferente. “Hay que pensar en la comunidad, en cómo se utilizará el proyecto y respetar las respectivas normas de cada lugar”.

Asimismo, recuerda que al llegar se encontraron con un proyecto antiguo, identificado con la comuna, que había surgido junto a la instalación de la comunidad. “Nuestro objetivo era respetar la conservación y la arquitectura de la zona. Sin embargo, la gente del lugar nos pedía un proyecto distinto y más contemporáneo”, reconoce la estudiante.

El objetivo inicial, como explica Tamara Toledo, era mantener la identidad en función de la madera, considerando que se trata de una zona mapuche. “Pero ellos querían algo nuevo. Nos costó cambiar el estilo de diseño y llevarlo a algo más moderno”.

En cuanto a la experiencia adquirida, advierte que “como Universidad trabajamos en Santiago y hacemos proyectos relacionados con esta ciudad. Entonces, la práctica nos da la posibilidad de conocer otros lugares de Chile y trabajar para el resto del país con distintas normas, escenarios y condiciones climáticas. Eso significa un gran aporte para nosotros pensando en nuestro futuro trabajo como profesionales. Nos acerca más a esa realidad”.

Intervención social y educacional en Angol

Respecto del grupo de Angol, la propuesta se centró en una intervención social y educacional, que considera la ampliación y restauración de lo existente, con la construcción de una nave industrial que permita unificar las zonas de talleres. Todo esto, respetando un diseño en función de las necesidades de la comunidad.

Óscar Guerrero, también de quinto año de la carrera de Arquitectura, destaca la importancia de identificar distintas posibilidades, así como las condiciones en las que se encontraba la construcción. “Nos pidieron dejar todos los espacios para talleres en un solo piso, mientras que las salas de clase en la segunda planta”.

En ese contexto, asegura que se deben considerar distintas variables, tanto arquitectónicas como respecto de las opiniones de las personas del lugar. “Son factores que generan cambios en el proyecto inicial, por lo que esas primeras ideas deben ir mejorando y adaptándose al terreno”.

En cuanto a los aportes que genera una experiencia como ésta, el estudiante reconoce importantes cambios en su visión respecto de la actividad profesional. “Cuando empezamos a ver el trabajo en equipo surge la importancia de cómo las ideas de cada uno tienen que apuntar a un conjunto para lograr el objetivo. Siempre existe la posibilidad de realizar proyectos para privados. Pero también es muy valioso ir a un lugar e interactuar con la gente y ver cómo el proyecto ayuda a la comunidad”.

Permanente aporte de la Universidad

El rector, Juan Manuel Zolezzi Cid, tuvo la oportunidad de conversar con los estudiantes y conocer sus experiencias e impresiones del trabajo en terreno realizado durante sus procesos de prácticas.

“Aquí convergen la Universidad, nuestros colegios de administración delegada y la Escuela de Arquitectura. En conjunto hemos diseñado el programa de prácticas porque tenemos necesidades en esos establecimientos de Nueva Imperial y Angol”, detalló la autoridad.

Manifestó que se trata de una experiencia enriquecedora en la que convergen la preocupación de la esta Casa de Estudios y todo el esfuerzo de los estudiantes y profesores de la Escuela de Arquitectura. “Vivir en los internados de los colegios, compartir con las comunidades, pensar en sus necesidades y diseñar proyectos arquitectónicos en terreno son situaciones inolvidables. Considerando además que el 84 por ciento de la comunidad de Angol corresponde a la etnia mapuche”, detalló la autoridad universitaria.

Como encargado de coordinar y supervisar a los estudiantes, el académico Carlos Richards, explicó que esta práctica de gestión de proyectos tiene múltiples ventajas, diferenciándose de los talleres de diseño arquitectónico que se realizan en la Escuela de Arquitectura.

“Ellos toman decisiones de arquitectos. Deben sentir la responsabilidad. Yo los visito, pero no existe una orientación pedagógica, porque de lo contrario se transforma en un taller. Esto es un laboratorio de práctica en terreno”, aclaró el académico.

Asimismo, aclaró que lo primero que descubren los estudiantes es que tomar decisiones de diseño en terreno no solo corresponde a un aspecto teórico. “Las decisiones tienen un efecto práctico, porque estos proyectos habitualmente son postulan a fondos externos, por lo que en la medida que se consiguen los recursos, estos proyectos pueden desarrollarse”, concluyó el profesor Richards.

 

Analizan la vivienda colectiva como una herramienta de transformación urbana

Analizan la vivienda colectiva como una herramienta de transformación urbana

  • En el marco del Taller Vivienda colectiva/Villa Portales, organizado por el Máster Integrado en Diseño Arquitectónico (MIDA), el destacado arquitecto argentino Sebastián Adamo dictó la conferencia "Buenos Aires Material".





“Buenos Aires Material” se tituló la charla que Sebastián Adamo, destacado arquitecto argentino, dictó en el marco del Workshop “Vivienda colectiva/Villa Portales” organizado por el Máster Integrado en Diseño Arquitectónico (MIDA) para iniciar su año académico. 

El evento contó con una alta concurrencia de estudiantes y académicos, y se llevó a cabo el pasado lunes (28) en el auditorio del Departamento de Matemática y Ciencia de la Computación. 

En su presentación el académico de la Universidad de Buenos Aires (UBA) exhibió una serie de trabajos que han realizado en el estudio Adamo-Faiden, proyecto que estructuró en el 2005 con su colega Marcelo Faiden.

En los once años de trabajo en Adamo-Faiden han desarrollado diferentes propuestas para entender la vivienda colectiva, aunque su eje más complejo es la re-descripción de la ciudad.

“Trabajamos en lo que sería la re-descripción de la ciudad, tomamos a la vivienda colectiva como un material para poder desarrollar la ciudad, para transformarla desde un punto de vista más urbano. Tomamos estructuras antiguas agregándole nuevos sentidos y también trabajamos la introducción de espacios que tienen una definición ambigua y que están abiertos a múltiples apropiaciones de los usuarios”, explicó.

En este sentido, entiende la vivienda colectiva como una herramienta de transformación urbana, como una herramienta que permite construir la ciudad que, a su vez, tiene un fuerte lazo con el individuo y la arquitectura. Un encuentro que este arquitecto define como pleno, principalmente por su carácter indisociable entre estas tres partes: individuo-ciudad-arquitectura, y donde esta disciplina se transforma en la herramienta que permite que las ciudades evolucionen en sus modos de habitar.

Modos de habitar

Sebastián Adamo también estudia los modos de habitar de las personas, un eje que le parece relevante, porque da cuenta de que la arquitectura permite el desarrollo de procesos que tienen un efecto en la población.

“Me interesa más enfocarme en los procesos que transforman los modos de habitar, porque me parecen que es un cambio semántico, que en vez de poner el eje en el objeto, que sería la arquitectura, pone el eje en la vida de las personas”, describe.

Para el académico de la Universidad de Buenos Aires (UBA), los modos de habitar se caracterizan por ser procesos dinámicos, es decir, es como un organismo vivo que se transforma segundo a segundo, aunque la arquitectura está sujeta a tiempos más bien lentos, porque la construcción así lo determina.

“Sin embargo, si uno entiende la arquitectura como parte de un trabajo universal y se hace de una forma más colectiva, como pretendiendo ser parte de un medio cultural, sumado a la cantidad de información que podamos sumar hoy , se vuelve algo muy interesante participar de ese dinamismo que va cambiando todo el tiempo”, complementa.

Nueva arquitectura

El especialista trasandino señala que, bajo su percepción, todo el tiempo se puede hablar de nueva arquitectura, aunque plantea que el tiempo en sí mismo es un elemento de transformación. No obstante, prefiere no hablar del presente de su disciplina sino que mantener cierta distancia histórica que le permita que exista una dimensión critica.

“Pero creo que hablar de una nueva arquitectura siempre es positivo y la confianza que ese término implica es interesante para nuestra disciplina”, indica Adamo.

Trabajos destacados

Sebastián Adamo es arquitecto por la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires (FADU-UBA, 2004) y en breve obtendrá su doctorado por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona (ETSAB-UPC).

Sus trabajos han sido compilados en tres libros monográficos y ha sido premiado en la XII Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires (2009) y en la Bienal Internacional de Arquitectura de Argentina (2014).

La  visita de Adamo a esta Casa de Estudios busca consolidar un plan de internacionalización del MIDA, a partir de la invitación de destacados arquitectos Latinoamericanos, de manera que los estudiantes tengan la oportunidad de compartir, discutir y reflexionar sobre temas de arquitectura y experiencias ensayadas que han sido probadas en otros contextos pero que parten de problemas comunes.

Escuela de Arquitectura aporta al mejoramiento urbano de Santiago, en torno a la ex Penitenciaría y el Centro de Justicia

Escuela de Arquitectura aporta al mejoramiento urbano de Santiago, en torno a la ex Penitenciaría y el Centro de Justicia

  • Un trascendental convenio, enmarcado en la metodología de Aprendizaje y Servicio, suscribió la Escuela de Arquitectura de nuestra Universidad con el Ministerio de Justicia, con el fin de mejorar el espacio público en torno a la ex Penitenciaría y el actual Centro de Justicia, en el sector Pedro Montt, cerca de la Estación Rondizzoni del metro.
  • Para lograr ese objetivo se realizará un diagnóstico del barrio, así como un plan maestro con propuestas de ordenamiento y mejoras, lo que representa un aporte concreto del compromiso de nuestra Universidad, estatal y pública, con las problemáticas del país.
  • Los estudiantes de cuarto año de la Carrera, serán quienes lleven adelante el proyecto en el contexto de la asignatura de Taller del segundo semestre, cuyo objetivo es trabajar problemas territoriales o urbanos. De este modo, las y los futuros profesionales tendrán un contacto directo con la realidad, a partir de la solución de un problema específico,  lo que permitirá reforzar el proceso formativo.

 




La Escuela de Arquitectura de nuestra Universidad suscribió un convenio con el Ministerio de Justicia, a través de la Secretaría Regional Ministerial de esa cartera del Área Metropolitana, para mejorar el espacio público en torno a la Ex Penitenciaría y del Centro de Justicia de Santiago, en el sector Pedro Montt, cerca de la Estación Rondizzoni del metro.

El trabajo lo realizarán estudiantes del Taller de Arquitectura de IV año, dentro de la metodología de Aprendizaje y Servicio, lo que permitirá contribuir en la formación de las y los futuros profesionales de arquitectura.

Para lograr ese objetivo transformador, se desarrollará un diagnóstico del barrio y un plan maestro con propuestas de ordenamiento y sugerencias específicas de mejoramiento, según explicó el magíster en educación y profesor asociado de la Escuela de Arquitectura, arquitecto Rodolfo Jiménez Cavieres, uno de los encargados del proyecto.

De esa forma, se identificarán los puntos críticos o conflictivos que implican un deterioro del entorno espacial, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los habitantes del sector.

Con esto se aporta al fortalecimiento de las capacidades del Ministerio, aportando estudios que contribuyan a mejorar el barrio y, a la vez, la formación de estudiantes de Arquitectura comprometidos(as) con las problemáticas sociales urbanas en contextos de complejidad territorial.

Trabajo participativo

La iniciativa de servicio conducirá a un trabajo participativo resultante de la relación que se establece entre la comunidad, los estudiantes y sus profesores guías.

Su alcance será lo que el curso de cuarto año pueda desarrollar dentro del semestre académico.

“En este taller de cuarto año trabajamos con problemáticas territoriales, problemas urbanos y, en lo posible, tratamos de que los casos sean reales o lo más próximos a la realidad. Nos inspira una lógica de responsabilidad social, pensamos que en la formación de los arquitectos es muy importante que aprendan de la realidad y que en sus procesos de aprendizaje puedan también hacer un aporte a la sociedad”, destaca el profesor Rodolfo Jiménez Cavieres.

Añade que “para desarrollar lo anterior trabajamos con la metodología de aprendizaje y servicio que considera la existencia de problemas reales con interlocutores reales, a los que se denomina socios comunitarios. El año pasado nuestros socios comunitarios fueros organizaciones de vecinos afectados por el incendio de Valparaíso. Ahora en nuestra permanente búsqueda de encontrar nuevos casos recibimos el apoyo de la profesora Carmen Gloria Bravo, quien nos facilitó los contactos con el Ministerio de Justicia y específicamente con la Seremi de la Región Metropolitana”.

En cuanto a la importancia de esta cooperación para nuestra Corporación y para la sociedad chilena, el arquitecto indica que “en el caso sobre el cual estamos trabajando, en primer lugar, tiene importancia en la formación profesional de nuestros estudiantes que se enfrentan a un caso real, con interlocutores reales y eso sin duda fortalece la calidad de la formación profesional que reciben. Esto se inserta dentro de objetivos institucionales de Responsabilidad Social Universitaria siendo una respuesta hacia la sociedad”.

En cuanto a la finalidad de esta cooperación, Jiménez resalta que “específicamente, en este acuerdo de cooperación trabajaremos en proyectos de mejoramiento del espacio público en torno de la Ex Penitenciería de Santiago y del Centro de Justicia”.

“Luego de firmado el acuerdo, nos organizaron una visita guiada a las dependencias carcelarias y de justicia que impactó fuertemente a los estudiantes que se enfrentaron a una realidad que les era desconocida. Una vez que se retomen plenamente las actividades académicas desarrollaremos un diagnóstico del barrio, un plan maestro con propuestas de ordenamiento del lugar y proyectos específicos de mejoramiento del sector”, especifica.

Aprendizaje y servicio

El Aprendizaje y Servicio, que es la metodología con la que se está trabajando, “es una práctica pedagógica que se caracteriza por otorgar protagonismo a los y las estudiantes en las distintas etapas del proceso de aprendizaje vinculado a proyectos de intervención en una comunidad con una intencionalidad solidaria”, añade el docente.

Aclara que “se trata de una colaboración recíproca con la población que es co-protagonista del proyecto en la solución de problemáticas comunitarias reales; porque los proyectos de aprendizaje y servicio se caracterizan, entre otros aspectos, por la vinculación que hacen de las prácticas solidarias con los contenidos de aprendizaje y/o investigación presentes en el currículo”.

Especifica que “en la Escuela de Arquitectura trabajamos desde el año 2010 con esta metodología, junto al profesor Carlos Muñoz Parra en el taller de IV año y el profesor la ha continuado en los proyectos de titulación”.

En la actualidad la Vicerrectoría Académica promueve el uso de esta metodología en otras carreras, a través de capacitaciones especiales, “y en Arquitectura se está difundiendo muy bien, tendiendo a un uso generalizado”.

En la imagen que ilustra esta información, se observa el momento en que firma el documento la Secretaria Regional Ministerial de Justicia, abogada Carolina Ocampo Bravo. A su izquierda, aparecen los estudiantes de cuarto año, Osvaldo Soto Zúñiga, Camilo Navarro Pérez y Pablo Becerra Galaz; mientras que, a su derecha, está el magíster en educación y profesor asociado de la Escuela de Arquitectura, arquitecto Rodolfo Jiménez Cavieres.

El Director de la Escuela de Arquitectura, arquitecto Dr. Aldo Hidalgo Hermosilla, manifestó que el equipo docente y estudiantes cuentan con todo el apoyo para esta iniciativa que surge de un taller incluido en la malla curricular, y que -sin duda- ello les ofrecerá una valiosa experiencia a los participantes.

La autoridad manifestó su certeza de que todo resultará según lo programado y que se fortalecerán los lazos creados con el Ministerio de Justicia a través de la Seremi Región Metropolitana.

Escuela de Arquitectura aporta al mejoramiento urbano de Santiago, en torno a la ex Penitenciaría y el Centro de Justicia

Escuela de Arquitectura aporta al mejoramiento urbano de Santiago, en torno a la ex Penitenciaría y el Centro de Justicia


La Escuela de Arquitectura de nuestra Universidad suscribió un convenio con el Ministerio de Justicia, a través de la Secretaría Regional Ministerial de esa cartera del Área Metropolitana, para mejorar el espacio público en torno a la Ex Penitenciaría y del Centro de Justicia de Santiago, en el sector Pedro Montt, cerca de la Estación Rondizzoni del metro.

El trabajo lo realizarán estudiantes del Taller de Arquitectura de IV año, dentro de la metodología de Aprendizaje y Servicio, lo que permitirá contribuir en la formación de las y los futuros profesionales de arquitectura.

Para lograr ese objetivo transformador, se desarrollará un diagnóstico del barrio y un plan maestro con propuestas de ordenamiento y sugerencias específicas de mejoramiento, según explicó el magíster en educación y profesor asociado de la Escuela de Arquitectura, arquitecto Rodolfo Jiménez Cavieres, uno de los encargados del proyecto.

De esa forma, se identificarán los puntos críticos o conflictivos que implican un deterioro del entorno espacial, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los habitantes del sector.

Con esto se aporta al fortalecimiento de las capacidades del Ministerio, aportando estudios que contribuyan a mejorar el barrio y, a la vez, la formación de estudiantes de Arquitectura comprometidos(as) con las problemáticas sociales urbanas en contextos de complejidad territorial.

Trabajo participativo

La iniciativa de servicio conducirá a un trabajo participativo resultante de la relación que se establece entre la comunidad, los estudiantes y sus profesores guías.

Su alcance será lo que el curso de cuarto año pueda desarrollar dentro del semestre académico.

“En este taller de cuarto año trabajamos con problemáticas territoriales, problemas urbanos y, en lo posible, tratamos de que los casos sean reales o lo más próximos a la realidad. Nos inspira una lógica de responsabilidad social, pensamos que en la formación de los arquitectos es muy importante que aprendan de la realidad y que en sus procesos de aprendizaje puedan también hacer un aporte a la sociedad”, destaca el profesor Rodolfo Jiménez Cavieres.

Añade que “para desarrollar lo anterior trabajamos con la metodología de aprendizaje y servicio que considera la existencia de problemas reales con interlocutores reales, a los que se denomina socios comunitarios. El año pasado nuestros socios comunitarios fueros organizaciones de vecinos afectados por el incendio de Valparaíso. Ahora en nuestra permanente búsqueda de encontrar nuevos casos recibimos el apoyo de la profesora Carmen Gloria Bravo, quien nos facilitó los contactos con el Ministerio de Justicia y específicamente con la Seremi de la Región Metropolitana”.

En cuanto a la importancia de esta cooperación para nuestra Corporación y para la sociedad chilena, el arquitecto indica que “en el caso sobre el cual estamos trabajando, en primer lugar, tiene importancia en la formación profesional de nuestros estudiantes que se enfrentan a un caso real, con interlocutores reales y eso sin duda fortalece la calidad de la formación profesional que reciben. Esto se inserta dentro de objetivos institucionales de Responsabilidad Social Universitaria siendo una respuesta hacia la sociedad”.

En cuanto a la finalidad de esta cooperación, Jiménez resalta que “específicamente, en este acuerdo de cooperación trabajaremos en proyectos de mejoramiento del espacio público en torno de la Ex Penitenciería de Santiago y del Centro de Justicia”.

“Luego de firmado el acuerdo, nos organizaron una visita guiada a las dependencias carcelarias y de justicia que impactó fuertemente a los estudiantes que se enfrentaron a una realidad que les era desconocida. Una vez que se retomen plenamente las actividades académicas desarrollaremos un diagnóstico del barrio, un plan maestro con propuestas de ordenamiento del lugar y proyectos específicos de mejoramiento del sector”, especifica.

Aprendizaje y servicio

El Aprendizaje y Servicio, que es la metodología con la que se está trabajando, “es una práctica pedagógica que se caracteriza por otorgar protagonismo a los y las estudiantes en las distintas etapas del proceso de aprendizaje vinculado a proyectos de intervención en una comunidad con una intencionalidad solidaria”, añade el docente.

Aclara que “se trata de una colaboración recíproca con la población que es co-protagonista del proyecto en la solución de problemáticas comunitarias reales; porque los proyectos de aprendizaje y servicio se caracterizan, entre otros aspectos, por la vinculación que hacen de las prácticas solidarias con los contenidos de aprendizaje y/o investigación presentes en el currículo”.

Especifica que “en la Escuela de Arquitectura trabajamos desde el año 2010 con esta metodología, junto al profesor Carlos Muñoz Parra en el taller de IV año y el profesor la ha continuado en los proyectos de titulación”.

En la actualidad la Vicerrectoría Académica promueve el uso de esta metodología en otras carreras, a través de capacitaciones especiales, “y en Arquitectura se está difundiendo muy bien, tendiendo a un uso generalizado”.

En la imagen que ilustra esta información, se observa el momento en que firma el documento la Secretaria Regional Ministerial de Justicia, abogada Carolina Ocampo Bravo. A su izquierda, aparecen los estudiantes de cuarto año, Osvaldo Soto Zúñiga, Camilo Navarro Pérez y Pablo Becerra Galaz; mientras que, a su derecha, está el magíster en educación y profesor asociado de la Escuela de Arquitectura, arquitecto Rodolfo Jiménez Cavieres.

El Director de la Escuela de Arquitectura, arquitecto Dr. Aldo Hidalgo Hermosilla, manifestó que el equipo docente y estudiantes cuentan con todo el apoyo para esta iniciativa que surge de un taller incluido en la malla curricular, y que -sin duda- ello les ofrecerá una valiosa experiencia a los participantes.

La autoridad manifestó su certeza de que todo resultará según lo programado y que se fortalecerán los lazos creados con el Ministerio de Justicia a través de la Seremi Región Metropolitana.

Experto de la U. de Santiago califica como valiosa la iniciativa que rescata cités

Experto de la U. de Santiago califica como valiosa la iniciativa que rescata cités

  • La decisión de otorgar subsidios para recuperar cités de Santiago, que comenzó a entregar el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, constituye una buena iniciativa, según el especialista en urbanismo, arquitectura y planificación, el académico de la Escuela de Arquitectura de nuestra corporación, Jonás Figueroa. “Cualquier medida que tienda a la protección y transformación de los cités, debe ser entendida como una operación que busca mejorar las condiciones de vida de la población residente y de los propios sectores en donde se sitúan”, enfatizó.

 




A comienzos de junio, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo comenzó la entrega de subsidios enfocados a restaurar cités y viviendas antiguas emplazadas tanto en el centro de Santiago como en comunas aledañas. Ello, en el marco de un plan piloto que busca mejorar las condiciones de las residencias que se encuentran comprendidas en tales emplazamientos, en ámbitos como su habitabilidad, espacios públicos y salubridad. En lo concreto, se destinarán 5 mil UF (unidades de fomento), 250 por vivienda.

De acuerdo a lo dispuesto por el Minvu, para optar al subsidio los requisitos establecen que “los inmuebles deben tener deterioro físico en instalaciones y/o estructura, las familias beneficiarias deberán estar preferentemente en condición de vulnerabilidad social y los cités deberán poseer atributos de valor patrimonial, pero no ser Monumento Nacional ni estar en Zona Típica”.

Para el especialista en urbanismo, arquitectura y planificación, el académico de la Escuela de Arquitectura de nuestra corporación, Jonás Figueroa, la iniciativa gubernamental está bien encaminada, desde la perspectiva que va en rescate de una construcción de grandes propiedades estructurales y parte importante de la historia chilena.

La optimización del espacio, es una de las principales características del cité. “En Chile, la tipología cité tiene la virtud de multiplicar el número de fachadas de una manzana, considerada esta última como la unidad básica de la organización de la traza física de una ciudad”, dice Figueroa.  En ese sentido, “las 4 fachadas convencionales que posee una manzana, pueden ser incrementadas en 6 u 8, de acuerdo al número de cités que ésta posea, optimizando la ocupación del suelo por usos relacionados con la vivienda”, añade. 

Recuperación

Respecto a la recuperación de cités, el académico Figueroa expresa que “cualquier medida que tienda a su protección y transformación debe ser entendida como una operación, que busca mejorar las condiciones de vida de la población residente y de los propios sectores en donde se sitúan”.

Estima que tales edificaciones tienen ventajas comparativas, en relación a otras soluciones habitacionales contemporáneas.

“La tipología cité es un antecedente de los actuales condominios, pero sin las limitaciones urbanas que éstos presentan tales como accesibilidad, privatización del espacio público y localización”, expone Figueroa.

“Como medida que busca optimizar el aprovechamiento del suelo de las zonas interiores de una manzana, es una excelente tipología urbana que podría ser actualizada con el fin de aplicarla en las operaciones de renovación y densificación de las áreas centrales a modo de pasajes o galerías residenciales”, opina.

El urbanista destaca que la iniciativa gubernamental, va más allá de reacondicionar una vivienda en mal estado. En la medida, hay un reconocimiento a los altos niveles originales de construcción y arquitectura que tienen los cités, y que fueron en su génesis una solución mancomunada entre el sector público y privado por encontrar una solución al problema habitacional.

“En nuestro entorno barrial, tenemos varios cités de muy noble arquitectura y mejor construcción, que se constituyen en exponentes de una virtud pública y privada por resolver los temas relacionados con la vivienda: Matucana, Esperanza, etcétera”, reseña.

Jonás Figueroa, es un reconocido urbanista. Durante la celebración que se llevó a cabo en nuestro Plantel,  a raíz del Día del Patrimonio Cultural, comandó el recorrido que pasó por el corazón de nuestra universidad: la legendaria Escuela de Artes y Oficios (EAO). En esa instancia, entregó -a una amplia audiencia- datos históricos y arquitectónicos en torno a tan emblemática edificación.

Experto de la U. de Santiago califica como valiosa la iniciativa que rescata cités

Experto de la U. de Santiago califica como valiosa la iniciativa que rescata cités


A comienzos de junio, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo comenzó la entrega de subsidios enfocados a restaurar cités y viviendas antiguas emplazadas tanto en el centro de Santiago como en comunas aledañas. Ello, en el marco de un plan piloto que busca mejorar las condiciones de las residencias que se encuentran comprendidas en tales emplazamientos, en ámbitos como su habitabilidad, espacios públicos y salubridad. En lo concreto, se destinarán 5 mil UF (unidades de fomento), 250 por vivienda.

De acuerdo a lo dispuesto por el Minvu, para optar al subsidio los requisitos establecen que “los inmuebles deben tener deterioro físico en instalaciones y/o estructura, las familias beneficiarias deberán estar preferentemente en condición de vulnerabilidad social y los cités deberán poseer atributos de valor patrimonial, pero no ser Monumento Nacional ni estar en Zona Típica”.

Para el especialista en urbanismo, arquitectura y planificación, el académico de la Escuela de Arquitectura de nuestra corporación, Jonás Figueroa, la iniciativa gubernamental está bien encaminada, desde la perspectiva que va en rescate de una construcción de grandes propiedades estructurales y parte importante de la historia chilena.

La optimización del espacio, es una de las principales características del cité. “En Chile, la tipología cité tiene la virtud de multiplicar el número de fachadas de una manzana, considerada esta última como la unidad básica de la organización de la traza física de una ciudad”, dice Figueroa.  En ese sentido, “las 4 fachadas convencionales que posee una manzana, pueden ser incrementadas en 6 u 8, de acuerdo al número de cités que ésta posea, optimizando la ocupación del suelo por usos relacionados con la vivienda”, añade.

Recuperación

Respecto a la recuperación de cités, el académico Figueroa expresa que “cualquier medida que tienda a su protección y transformación debe ser entendida como una operación, que busca mejorar las condiciones de vida de la población residente y de los propios sectores en donde se sitúan”.

Estima que tales edificaciones tienen ventajas comparativas, en relación a otras soluciones habitacionales contemporáneas.

“La tipología cité es un antecedente de los actuales condominios, pero sin las limitaciones urbanas que éstos presentan tales como accesibilidad, privatización del espacio público y localización”, expone Figueroa.

“Como medida que busca optimizar el aprovechamiento del suelo de las zonas interiores de una manzana, es una excelente tipología urbana que podría ser actualizada con el fin de aplicarla en las operaciones de renovación y densificación de las áreas centrales a modo de pasajes o galerías residenciales”, opina.

El urbanista destaca que la iniciativa gubernamental, va más allá de reacondicionar una vivienda en mal estado. En la medida, hay un reconocimiento a los altos niveles originales de construcción y arquitectura que tienen los cités, y que fueron en su génesis una solución mancomunada entre el sector público y privado por encontrar una solución al problema habitacional.

“En nuestro entorno barrial, tenemos varios cités de muy noble arquitectura y mejor construcción, que se constituyen en exponentes de una virtud pública y privada por resolver los temas relacionados con la vivienda: Matucana, Esperanza, etcétera”, reseña.

Jonás Figueroa, es un reconocido urbanista. Durante la celebración que se llevó a cabo en nuestro Plantel,  a raíz del Día del Patrimonio Cultural, comandó el recorrido que pasó por el corazón de nuestra universidad: la legendaria Escuela de Artes y Oficios (EAO). En esa instancia, entregó -a una amplia audiencia- datos históricos y arquitectónicos en torno a tan emblemática edificación.

Construyen modelo tridimensional de la EAO con moderna tecnología láser

Construyen modelo tridimensional de la EAO con moderna tecnología láser

  • Académicos de la Escuela de Arquitectura y del Departamento de Ingeniería Geográfica, registraron las características arquitectónicas y geométricas de la ex Escuela de Artes y Oficios, en el marco de un proyecto piloto tendiente a construir modelos tridimensionales de las dependencias universitarias que permitirán, a su vez, la protección del patrimonio.

A partir de una iniciativa de los académicos de la Escuela de Arquitectura, Gastón Herrera, y del Departamento de Ingeniería Geográfica, René Zepeda, este viernes (6) se realizó un escaneo tridimensional del sector de la Escuela de Artes y Oficios (EAO) con tecnología láser. Esto, con el propósito de construir un modelo detallado de dicha zona del campus.

Según señalaron los académicos, el “barrido láser”, permitirá, entre otros aspectos, contar con información detallada a nivel milimétrico sobre la infraestructura y facilitar, así, la protección del patrimonio.

El académico Gastón Herrera sostuvo que la idea de registrar el campus surgió luego de un primer escaneo aéreo que mostró información general de nuestro campus.

“El escaneo que se había realizado sobrevolando la Universidad es incompleto. Nuestra intención es complementar esa información con un registro a nivel de suelo que disponga detalles sobre los muros, las grietas y desplomes, por ejemplo”, afirmó Herrera.

“Este es un piloto que nos servirá para aprender a realizar el procedimiento y, a partir de los resultados que obtengamos, presentaremos un proyecto de investigación en el que participará la Escuela de Arquitectura y el Departamento de Ingeniería Geográfica, junto a una empresa externa”, señaló el académico de la Escuela de Arquitectura, agregando que, los datos “serán de utilidad para la administración del campus y la protección de todos nuestros edificios”.

En tanto, el profesor del Departamento de Ingeniería Geográfica y miembro de la empresa que ofreció el equipamiento para el escaneo, Geocom, Ariel Silva, indicó que la iniciativa puede tener una aplicación muy amplia en nuestra Universidad y sentar un precedente para otros planteles o zonas patrimoniales.

“La tecnología que hemos aplicado hoy es sumamente innovadora. Tenemos un escáner terrestre que es muy utilizado en el ámbito de la geomensura y, además, un escáner portátil que se ocupa mucho en Europa y Estados Unidos pero que en Chile aún no es muy común”, afirmó Silva.

“Todo este equipamiento nos dará acceso a una representación altamente precisa que graficará los elementos presentes en la ex Escuela de Artes y Oficios y que permitirá, a las autoridades del Plantel, tomar decisiones sobre esta histórica zona patrimonial de nuestro campus, sin necesidad de intervenirla o gastar mayores recursos”, puntualizó el académico del Departamento de Ingeniería Geográfica.
 

Jefe de División del Minvu analiza los problemas del urbanismo en Chile

Jefe de División del Minvu analiza los problemas del urbanismo en Chile

  • En la inauguración del año académico de la Escuela de Arquitectura, el jefe de la División de Desarrollo Urbano del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, Pablo Contrucci, abordó temas como la segregación urbana, las construcciones de alto impacto, la baja incidencia de la ciudadanía en la planificación y la falta de protección del patrimonio arquitectónico en el país.

Un detallado diagnóstico sobre los principales problemas que presenta el urbanismo en Chile, expuso este viernes (25) el jefe de la División de Desarrollo Urbano del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), Pablo Contrucci, en el contexto de la inauguración del año académico de la Escuela de Arquitectura.

Invitado por las autoridades de dicha Unidad Académica, Contrucci, arquitecto de la Pontificia Universidad Católica, especializado en temas urbanos y de gestión de proyectos, con experiencia académica y política, detalló, ante los futuros arquitectos, los que, a su juicio, son los principales desafíos que el gobierno, expertos y la sociedad en general, deberán enfrentar para mejorar el desarrollo urbano en Chile.

Para Contrucci, el urbanismo en el país “tiene una deuda con la ciudadanía”, la que no estaría siendo mayormente considerada en la elaboración de políticas estatales.

“Lo que hoy conocemos en Chile como participación ciudadana, no es otra cosa que las expresiones de quienes ya tienen poder”, asegura el arquitecto.

“Cuando hemos visto que algunos proyectos de construcción han logrado ser detenidos por la ciudadanía, en realidad es porque son comunidades donde hay políticos, artistas, profesionales o gente con acceso a la prensa. Sin embargo, en muchas otras zonas, los vecinos no tienen acceso a esos medios y sus reclamos no son conocidos y no tienen mayor efecto”, critica el jefe de División.

En relación al cuidado del medioambiente, Pablo Contrucci asegura que, “pese a que ha habido avances en la materia, estamos claramente más atrasados que otros países de América Latina donde los temas ambientales son también temas urbanos”.

Particular preocupación manifienta el representante del Minvu, en cuanto a la segregación barrial en Chile, problema que califica como “un fracaso de las políticas estatales” y “consecuencia de dejar al mercado a cargo de nuestras mayores ciudades”.

Como solución a todos estos problemas, el profesional propone “cambios en la institucionalidad y en los modelos de gestión”.

“Es necesario cambiar el papel que juegan los ministerios en materia de urbanismo. Las autoridades debemos planificar de una manera distinta. Ya no podemos seguir tomando decisiones, como se hace en Chile, sin dejar abierta la posibilidad de discusiones. Esa planificación explícita y estática que no considera a la ciudadanía, nos impide incorporar visiones que podrían ser altamente favorables para los proyectos urbanos y, en definitiva, para todas nuestras comunidades”, concluye el jefe de la División de Desarrollo Urbano del Minvu, Pablo Contrucci, en el marco de la inauguración del año académico de nuestra Escuela de Arquitectura.
 

Estudiantes de Arquitectura disponen de nuevo espacio para su trabajo creativo

Estudiantes de Arquitectura disponen de nuevo espacio para su trabajo creativo

  • Gracias a una alianza entre la Escuela de Arquitectura, la red Universia y la marca 3M, los futuros profesionales cuentan con una sala remodelada para el trabajo en equipo, dotada además de una pantalla de 40 pulgadas para la proyección de trabajos en ejecución.

Desde este miércoles (16), las y los estudiantes de la Escuela de Arquitectura podrán hacer uso de una sala renovada y equipada con elementos que facilitarán el trabajo en equipo, en el denominado “espacio creativo”.

Los cambios en esta sala -también conocida por el gran árbol que se encuentra en su interior- fueron producto de un inédito acuerdo entre la Escuela, la red Universia y la marca  de productos y servicios innovadores, 3M.

A partir de esta alianza, el espacio utilizado por los estudiantes, principalmente, en sus horas libres, ahora dispondrá de productos de 3M como Post-It y papelógrafos, además de una pantalla de 40” donde se podrán proyectar trabajos de los estudiantes o material audiovisual, en un ambiente agradable y colorido.

El nuevo espacio fue inaugurado en una ceremonia presidida por el rector de la Universidad, Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid, con la presencia del director de la Escuela de Arquitectura, Dr. Aldo Hidalgo Hermosilla, representantes de las entidades participantes del acuerdo y otras autoridades de nuestra Universidad.

Al concluir dicha ceremonia, Aldo Hidalgo manifestó que este nuevo entorno “será de gran ayuda para incentivar el trabajo creativo e interactivo de nuestros estudiantes”.

“Además -agregó el académico-, disponer permanentemente de elementos como los Post-It, pequeñas hojas de papel autoadhesivo, o las cintas masking tape será muy útil en nuestros trabajos cotidianos”.

El director de la Escuela informó que a partir de este acuerdo entre Arquitectura, Universia y 3M, “hemos empezado a proyectar nuevas actividades en conjunto, como por ejemplo, charlas con expertos. Sin embargo, para ello, es importante que los estudiantes hagan buen uso de este renovado espacio, aunque no me cabe duda que así será”.

En tanto, el Director Comercial de Universia Chile, Juan Carlos Del Sante, sostuvo que el objetivo de la institución que representa, “es fomentar la innovación y el vínculo entre las universidades y las empresas”.

“Lo que queremos es que este acuerdo sea el comienzo de muchos trabajos conjuntos, con actividades que vayan en beneficio de toda la comunidad”, aseveró Del Sante.

En la misma línea, el gerente comercial de 3M, Gonzalo Arano, manifestó que su propósito, como empresa, con este proyecto en la Escuela de Arquitectura, es “darle vida a un espacio y hacerlo funcionar de manera dinámica”.

“Queremos que este sea un lugar donde los estudiantes puedan compartir, expresar sus ideas a través de nuestros Post-It y generar eso que nosotros llamamos la chispa, primer impulso que luego, a través del trabajo constante, produce innovación, ideas y proyectos novedosos que benefician a toda la sociedad”, concluyó el representante de la empresa en la ceremonia de inauguración del renovado espacio creativo de la Escuela de Arquitectura.
 

Páginas

Suscribirse a RSS - arquitectura