Facultad de Ciencias Médicas

Español

U. de Santiago titula una nueva generación de enfermeras y enfermeros

U. de Santiago titula una nueva generación de enfermeras y enfermeros

En el aula magna, ante la presencia del secretario general de la universidad, Gustavo Robles, la vicedecana de investigación y desarrollo de la Facultad de Ciencias Médicas, Dra Helia Molina, la directora de la Escuela de Enfermería, Marta Maturana, académicos y familiares de los titulados, se desarrolló la  la titulación de la decimoctava generación de Enfermería de la U. de Santiago.

En su discurso de despedida, Marta Maturana destacó el espíritu de formación entregado por la universidad, recalcando que: “Cada enfermera y enfermero de la U. de Santiago es una persona comprometida con el país, especialmente con aquellos que más lo necesitan”.

La directora de Enfermería agregó además, que como Escuela “queremos que sean profesionales integrales que no sólo se preocupen de realizar un simple procedimiento, sino que además, estén siempre  velando por el cuidado primario y de excelencia de quienes estén atendiendo”.

Por otro lado, la presidenta del Centro de Estudiantes de la carrera, Valentina Ortiz,  quien también quiso estar presente en la ceremonia  instó  esta nueva generación de profesionales a generar cambios sociales. “Sé que ustedes están conscientes de que en la enfermería  hay muchas cosas por mejorar. Hoy está en sus manos poder hacerlo, desde el quehacer disciplinario hacia las políticas públicas”.

Acto seguido, un grupo de estudiantes dedicó una intervención musical a los titulados. Más tarde, los 63 egresados subieron al escenario a recibir su diploma y la lámpara que simboliza el camino de la claridad y el conocimiento, iluminación que brinda el  saber y la interacción respetuosa con el prójimo.

Tras las entrega de diplomas, la directora Maturana, en una emotiva instancia, hizo que los profesionales pronunciaran el juramento Florence Nightingale, quien fuese pionera en enfermería moderna.

El legado de la Escuela

La Escuela de enfermería, tradicionalmente entrega dos reconocimientos en sus ceremonias de titulación. Uno: es el homenaje al compromiso institucional, que a partir de este 2017, se llama Premio Amalia García en reconocimiento a la académica fundadora de la Escuela; y el segundo es el mérito al rendimiento académico, que se traspasa de generación en generación.

Para esta ocasión, el Premio Amalia García recayó en el enfermero Nicolás Jaramillo. Mientras que el premio al rendimiento académico fue entregado por la enfermera titulada Daniela Vargas a sus compañeras de cuarto año, Vania Palacios y Claudia Correa.

En representación de los nuevos profesionales, hablaron los enfermeros Juan Lloncón y Gabriela Loyola. En su discurso de despedida  los profesionales, agradecieron a sus padres, amigos y familiares por acompañarlos en su proceso de estudios.

Loyola y Lloncón rememoraron cuando comenzaron a trabajar en campos clínicos. “Cada uno de nosotros recuerda el inicio de su primera práctica, donde nos creíamos los mejores, hoy nos damos cuenta que apenas éramos unos niños”, ante la carcajada de los asistentes.

Además instaron a sus compañeros  a que “recordemos con cariño lo aprendido en esta institución y cumplamos fielmente nuestro juramento de ser cuidadores de quien lo requiera”. Señalando que “sólo así podremos generar cambios en nuestra profesión”.

Un total de 23 profesionales culminan postítulo en Parto y Nacimiento Consciente

Un total de 23 profesionales culminan postítulo en Parto y Nacimiento Consciente

A la ceremonia de clausura asistieron los Coordinadores del Diplomado, Yennifer Márquez, Juan Carlos Chirino y María del Pilar Plana, además de académicos, y familiares de los certificados.

En marco de la ceremonia de certificación, la coordinadora del programa,  la matrona Yennifer Márquez recalcó que “el postítulo tiene la finalidad de trascender tanto  en las personas que educamos como en su alrededor”.

Fue así, como Márquez, manifestó que como equipo se plantearon el desafío de “cambiar la forma en que están naciendo las guaguas y cómo están pariendo las mujeres y llevarlo a un ambiente de respeto y autonomía”.

En la oportunidad, además, la académica de la Escuela de Obstetricia, agradeció a la Universidad por permitirle impartir este postítulo y ser la Casa de Estudio que impulsa y promueve el parto respetado, “ya que desde las clínicas y hospitales es difícil generar este cambio porque se tiene en la mentalidad de que este proceso debe ser complejo”.

Por su parte, Juan Carlos Chirino destacó la importancia de generar consciencia del parto. “Cuando alguien se hace consciente de algo, jamás lo olvida y ahora ustedes están a cargo de poner atención en el nacimiento, sólo así vamos a generar grandes cambios a nivel del país en materia de nacimientos, porque sin duda, este proceso nos marca para el resto de nuestra vida”.

Chirino, en sus palabras, también instó a los  profesionales certificados, a no  “olvidar que antes de ser profesionales son personas, porque cuando lo tenemos considerado, se respetan los derechos de cada mujer y de sus familias”.

En representación de los certificados, habló Nicole León, quien señaló las motivaciones para ingresar a estudiar a este postítulo. “Sin duda, como profesionales  nos cuestionamos en algún momento la labor del equipo médico. De alguna manera nos hacía ruido la forma  en la que estábamos realizando el trabajo de gestación y parto. No concordábamos con el manejo intervencionista tradicional y sentíamos que había maneras mejores de hacerlo”, aseguró.

León valoró el aprendizaje que  obtuvo de este programa. “Este postítulo nos ayudó a crecer como seres humanos, porque tuvimos que desaprender para hacernos conscientes de lo trascendental que es la formación del individuo basada en el respeto y amor”, sostuvo.

El postítulo de Gestación del Parto y Nacimiento Consciente abordó temáticas de Fertilidad y Concepción, Gestación Consciente, Parto y Nacimiento, Apego y Lactancia, Puerperio y actividades donde se abordaron experiencias nacionales e internacionales de parto natural.

Paola Astudillo, actual Coordinadora del Patronato Madre-Hijo: Médica titulada por nuestra Universidad destaca vocación de Servicio como impronta clave

Paola Astudillo, actual Coordinadora del Patronato Madre-Hijo: Médica titulada por nuestra Universidad destaca vocación de Servicio como impronta clave

A 9 años de haberse titulado de la carrera de Medicina General que se imparte en el Plantel, la Doctora Paola Astudillo ha consolidado una carrera profesional enfocada en aplicar su vocación, fortaleciendo la atención pública y permitiendo el acceso a la salud a la población más vulnerable.

Tras titularse, la profesional comenzó a trabajar en un consultorio público, donde se percató que la atención no era personalizada y complicaba la realización y el cumplimiento de un plan de salud en la primera infancia, fue entonces cuando la contactó el Dr. Pedro Aguilar, académico del plantel y coordinador del campus clínico en Hospital El Pino,  quien le ofreció incorporarse a la Fundación sin fines de Lucro Patronato Madre e Hijo.

“Me gusta mucho la salud pública. Sin embargo, en el consultorio no tienes a un paciente de manera permanente. Entonces me hizo sentido esta Fundación porque se les puede hacer seguimiento Hasta los 3 años de edad, que son los años más importantes del desarrollo integral de un niño, es donde puedes hacer cambios a través de una familia en condiciones de vulnerabilidad, aplicando tratamientos de salud mental, terapias con kinesiología motora, con fonoaudiología, entre otros”, explica.

Pasión por la Medicina

Paola relata que su gusto por la Medicina ha existido desde siempre. Sus primeros indicios de acercarse al área de Medicina infantil surgieron cuando tenía 10 años, gracias a una de sus tías Pediatra Neonatóloga que atendía a las menores de su familia con una consulta personalizada.

Y pese a que en algún momento pensó en estudiar otras carreras relacionadas, su vocación primó, “yo solo sabía que tenía que atender niños, pero no sabía lo que significaba en la práctica, sobre todo el tema de los turnos, que al principio me chocó un poco”, indica.

Para Paola, estudiar en la U. de Santiago siempre fue su primera opción, según cuenta fue su padre quien le inculcó la pasión por esta casa de estudios, debido a que estudió en el plantel, en la Facultad de Administración y Economía. “Siempre fue la opción, y me gustó más cuando leí su enfoque en salud pública y el hecho de que llegasen tantos estudiantes de todos lados, con un mundo tan universal, que vuelve muy entretenido el conocer todo tipo de personas, ideologías, pensamientos, de clases sociales, uniendo visiones”, sostiene.

Vocación por el servicio social en la U. de Santiago

Con evidente emoción, Paola menciona el cariño que tiene a la U. de Santiago, “hay cosas que mejorar como en todos lados, el tema de estructura y orden no fueron sus mayores cualidades pero el enfoque de la proactividad me sirvió demasiado en mi carrera. Te enseñan a salir, a hacer las cosas, a ser proactivo, a ser parte del equipo; nunca me consideré tan alumna. Se llega al hospital en segundo año de Medicina y ya empiezas a ser parte del entorno. En la USACh te dan muchas responsabilidades y debes hacerte parte de.”, explica.

“Rescato mucho la formación que me dieron mis profesores. Rescato la autonomía que te da la Universidad y su enfoque público. Es algo que agradezco, ya que me permitió desde muy joven conocer la realidad de la salud pública en Chile, mediante los internados. La formación en el plantel te hace sentir la necesidad de ser parte de, y poder hacer cambios, y es por ello que hoy más del 80% de mis compañeros trabajan en el sector público”, agrega la doctora.

Trabajo en la Fundación Patronato Madre e Hijo

Luego que se titulara de Medicina General en el año 2007, la joven doctora se casó y comenzó a trabajar en un Consultorio Público. Motivada por cumplir su vocación de servicio público y social, aceptó el ofrecimiento de uno de sus tutores en Medicina, nuestro académico Dr. Pedro Aguilar, siendo contratada en julio del año 2008 por el Patronato Madre e Hijo.

Junto con desempeñar funciones como Coordinadora Médica y atención de pacientes -gracias a un convenio entre la Universidad de Santiago con la Fundación- la egresada comenzó a impartir docencia a estudiantes del Plantel, quienes realizan pasantías de dos semanas en la Fundación, otorgando apoyo en seminarios, labores asistenciales y actividades de protocolo.

En el centro, la doctora proporciona atención integral a las madres y niños menores de 3 años, según explica “nosotros hacemos control médico que consiste en control nutricional, de desarrollo psicomotor, control de movilidad, control social, entregamos leche maternizada a los menores que la requieren y fomentamos la lactancia materna. También nos derivan muchos niños con alergias a proteínas de vaca que requieren leches especiales y contamos con un stock de medicamentos muy amplio, por lo tanto intentamos tratar las enfermedades de nuestros niños acá”.

La Fundación funciona con aportes de privados, particulares y campañas, fondos con los que garantizan ayuda a niños en situación de vulnerabilidad. También atienden a niños supervisados por programas del Sename, e incluso pueden pesquisar vulneraciones a los derechos de niños que son atendidos en el centro, otorgando un plan de prevención familiar.

Su desafío profesional es claro: “hacer crecer esta fundación, dedicarme a la primera infancia, ojalá acá o si no donde me pueda proyectar trabajando con niños que se encuentren en situación de vulnerabilidad, ese es mi enfoque. Pienso en los niños del Sename y me gustaría ayudar ahí, poder involucrarme en políticas públicas, etc., y tratar de aportar aunque sea con un grano de arena para poder sacar a esos menores de esa organización, devolverlos a su familia y tratar de desarrollar de manera integral esa familia, ese es mi sueño”, explica la doctora.

Investigadores buscan elevar estándares alimentarios en Chile

Investigadores buscan elevar estándares alimentarios en Chile

Un grupo de académicos de la Facultad de Ciencias Médicas junto a investigadores del Centro de Estudios en Ciencia y Tecnología de Alimentos (CECTA) desarrollarán durante catorce meses el proyecto ‘Implementación de un sistema nacional integrado de laboratorios públicos de alto estándar especializados para fortalecer las capacidades analíticas y diagnósticas en calidad e inocuidad alimentaria’.

Lo primero que harán las especialistas –“un equipo 100% femenino”, destacan, provenientes de áreas como la salud pública, la química, la biología y los alimentos- será establecer un diagnóstico sobre las limitaciones en capacitación, equipamiento o gestión que existen en los laboratorios que actualmente funcionan en nuestro país. Este proceso se extenderá hasta febrero.

Luego, propondrán un modelo nacional de gestión del sistema que permita acortar las brechas existentes entre los distintos recintos, mediante capacitaciones y evaluaciones de desempeño. Dicho modelo deberá ser adoptado formalmente por todos los servicios públicos involucrados, a través de instrumentos oficiales, y puesto en marcha.

De esta manera, se espera lograr un funcionamiento armónico de estos centros bajo estándares nacionales e internacionales de calidad.

“Chile viene desde hace muchos años queriendo ser potencia alimentaria, al mismo nivel que Europa y Estados Unidos”, sostiene la directora del proyecto y académica de la Facultad de Ciencias Médicas, Dra. Helia Molina.

En ese sentido, indica que “queremos estar al nivel más alto y eso requiere mucha sintonía interna, sinergia, complementariedad y que todos los actores remen en la misma dirección, lo que a veces no ocurre por la competencia entre ellos y la falta de comunicación, cosa que hace que se pierdan recursos”.

La académica explica que “algunos laboratorios funcionan muy bien en el SAG, otros en el ISP y otros en Sernapeca, pero lo que queremos es tener un sistema coordinado con la mejor gente”.

Entre las actividades programadas en el marco de este estudio, el equipo confirma una reunión con expertos nacionales durante el mes de marzo y un simposio internacional en abril para discutir temas complejos para el área alimentaria.

La iniciativa es financiada por el Fondo de Inversión Estratégica (FIE) y fue adjudicada a través de un proceso de licitación pública impulsado por la Agencia Chilena para la Inocuidad y Calidad Alimentaria.

Académicos del Plantel detectan falencias en usabilidad de tecnologías en educación

Académicos del Plantel detectan falencias en usabilidad de tecnologías en educación

“Este programa es un avance para la salud de las mujeres”. Así lo señaló el director del nuevo Diplomado Dr. Patricio Vásquez, en el marco de la clausura  del Programa. En la instancia, a la que asistieron, autoridades de la Facultad de Ciencias Médicas, académicos, amigos y familiares de los certificados, el Dr. Vásquez señaló con orgullo que este programa es innovador a nivel nacional, ya que los estudiantes tienen la posibilidad de realizar una práctica con pacientes guiada por el equipo docente y con equipos de última generación.”

El coordinador del Programa  agradeció a la Facultad de Ciencias Médicas y la U. de Santiago por  impulsar este Diplomado, e instó a los estudiantes a que “en el ejericicio diario de su profesión recuerden todo el acervo cultural, competencias, herramientas y actitudes que les entregamos para que sean unos buenos ultrasonidistas”.

Tras la entrega de certificados, se reconoció al Dr.Nasslo Castro,  ginecólogo del Hospital Claudio Vicuña de San Antonio, quien obtuvo  el premio por excelencia académica.  El Dr. Castro, se refirió  a la importancia del diplomado, ya que “permite mantenerse actualizado, sobre todo en esta área que requiere de profesionales capacitados y con conocimientos al día”.

El Diplomado en Ultrasonido Ginecológico y Obstétrico, tuvo como finalidad que los profesionales desarrollaran capacidades para el diagnóstico mediante el óptimo uso de equipos de alta resolución en imagen bidimensional, doppler color y velocimetría doppler, con tecnología 3D y 4D.

Durante los meses de estudio, los 45 estudiantes  profesionales, que participaron de esta primera versión, aprendieron a utilizar tecnologías de última generación que les servirán para detectar posibles enfermedades en mujeres y prenatales.

Páginas

Suscribirse a RSS - Facultad de Ciencias Médicas