Consejo de Rectores

Español

Sitio web del Consejo de Rectores reúne iniciativas de sus 30 universidades para enfrentar la pandemia

Sitio web del Consejo de Rectores reúne iniciativas de sus 30 universidades para enfrentar la pandemia

Desde el inicio de la grave crisis sanitaria que vive nuestro país, producto de la pandemia por COVID-19, las 30 universidades del Consejo de Rectores han desarrollado múltiples acciones tendientes a prevenir el contagio y a revertir sus consecuencias.

“Hemos estimado un deber cívico y una responsabilidad propia de la función social que cumplimos, ofrecer y colaborar con todos nuestros recursos disponibles a nuestras comunidades, regiones y, en consecuencia, a todo el territorio nacional”, explicó el vicepresidente ejecutivo del CRUCH y rector de la Universidad de Santiago, Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid.

Desde marzo pasado, las universidades del CRUCH han implementado diversas y crecientes acciones, tanto individualmente como asociadas a otras instituciones de Educación Superior, en ámbitos tan diversos como la fabricación de insumos, la investigación y la información a la comunidad. Además, varias de las universidades se integraron a la Red de Laboratorios coordinadas por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, aportando su infraestructura y equipos de expertos(as).

Lo anterior se ha desarrollado en forma paralela a la implementación de las acciones necesarias para mantener la docencia de pre y postgrado, y así dar continuidad al proceso formativo de más de 380 mil estudiantes.

Secciones del sitio web

El sitio web que hoy se presenta, disponible en el link https://covid19.consejoderectores.cl/,  reúne las acciones que han realizado las universidades del Consejo de Rectores hasta este momento.

Para facilitar su navegación, se ha dividido en cinco ámbitos: Laboratorios, que se refiere a toma y análisis de muestras COVID-19 y la participación en redes de laboratorios; Insumos, que da cuenta de la elaboración de escudos faciales, mascarillas, prototipos de ventiladores, módulos de atención hospitalaria y cabinas de toma de muestras, entre otros; Investigación y Estudios, que incluye a las diversas áreas de conocimiento involucradas; Apoyo a la ciudadanía, que reúne actividades culturales y recreativas, donación de alimentos, lineamientos y asistencia en salud mental; contribución a los Servicios de Salud y profesionales de la salud; e Información a la comunidad, que considera los soportes comunicacionales implementados por las universidades.

La participación y el compromiso demostrado por las universidades ha sido oportuno, masivo, sólido y creciente, y se ha enfocado en los requerimientos específicos de los distintos territorios en los que se insertan las instituciones de Educación Superior.

En términos generales, se evidencia que el 100% de las universidades del CRUCH han desarrollado soportes para informar a la comunidad; 83% están llevando a cabo investigaciones en distintas áreas de conocimiento para contribuir a aportar soluciones a la crisis sanitaria y económica que deriva de ella; el 80% ha fabricado diversos insumos; 66% ha implementado actividades en beneficio de la ciudadanía, en ámbitos como presentaciones culturales o programas de salud mental; y 63% de las universidades participan de la red de laboratorios de diagnóstico y análisis de exámenes de COVID-19.

En específico, respecto a la Universidad de Santiago de Chile, se consignan diversas iniciativas, tales como la participación de sus laboratorios en la red nacional para el análisis de muestras de COVID-19, el desarrollo de prototipos de ventiladores, la realización de diversos estudios sobre los efectos de la pandemia y la generación permanente de material informativo dirigido a la ciudadanía,

Opinión del Dr. Juan Manuel Zolezzi, vicepresidente ejecutivo del Cruch: nuevos desafíos al servicio del país

Opinión del Dr. Juan Manuel Zolezzi, vicepresidente ejecutivo del Cruch: nuevos desafíos al servicio del país

El actual escenario de pandemia por Covid-19, sumado a los efectos del estallido social de octubre pasado, mantiene a nuestro país en una situación compleja en materia sanitaria, social y económica, y la educación superior no está ajena a esta realidad.

En la última década hemos avanzado en reducir la desigualdad educacional, generando políticas de inclusión como ponderación del ranking, acompañamiento y nivelación para estudiantes, entre otras.

En lo más inmediato, las universidades, ratificando su rol y compromiso social, hemos impulsado diversas medidas para evitar el contagio y mantener las clases virtuales, flexibilizando los cobros a raíz de la pérdida laboral de muchos jefes/as de hogar y hemos puesto a disposición laboratorios e infraestructura.

Para resguardar estas iniciativas, seguimos con atención el debate del proyecto de suspensión de aranceles en el Congreso, donde el Cruch presentó un informe que evidencia el impacto económico de $ 146 mil millones en los últimos dos años, cifra equivalente al 75% del Aporte Fiscal Directo que reciben los planteles anualmente.

En cuanto a la emergencia que vivimos debemos repensar los paradigmas y propósitos, asumiendo los problemas globales como la educación, el trabajo, la migración, el uso de datos y otros, con respuestas globales.

Entre los principales desafíos que supone la educación a distancia está en cómo adaptamos la tecnología a nuevas metodologías de enseñanza priorizando los contenidos, considerando la disponibilidad y acceso a los recursos técnicos como la conexión a internet o banda ancha, el soporte, la capacidad de aprendizaje on-offline, la lógica de la instantaneidad y la gestión del tiempo, aportando al desarrollo integral de las y los jóvenes.Todo lo anterior, en consonancia con la misión de las universidades y su aporte al servicio del país; asumiendo un rol activo en este proceso de transición tecnológica, cuya complejidad nos impulsa a dar respuesta a los requerimientos actuales y futuros de esta nueva realidad.

Esta pandemia nos ha demandado acelerar el tránsito de lo presencial a lo virtual, donde la jerarquización de los contenidos curriculares resultará clave para afrontar esta sobrecarga informativa o infoxicación, adoptando nuevas metodologías que permitan resolver problemáticas desde una mirada multidisciplinar; lineamientos que debieran emanar desde el Ministerio de Educación y en el que esperamos ser partícipes.

El Consejo de Rectores, como organismo asesor, seguirá avanzando en su compromiso de fortalecer la calidad de la educación universitaria y su defensa, rol que asumimos con humildad y poniendo a disposición toda nuestra experiencia, porque estamos convencidos que la educación es la base para proyectarnos a futuro como un Chile más democrático, solidario e igualitario.

Suscribirse a RSS - Consejo de Rectores