Ciencia

Plantel adjudica 8 proyectos para estimular el desarrollo de la investigación clínica en el país

Plantel adjudica 8 proyectos para estimular el desarrollo de la investigación clínica en el país

Un total de 8 proyectos fueron adjudicados por la Dirección de Investigación Científica y Tecnológica (DICYT), en conjunto con la Facultad de Ciencias Médicas, FACIMED, para apoyar la investigación, desarrollo e innovación I+D+I en el campo clínico, facilitando el mejoramiento continuo y el impacto en el área de las ciencias médicas que realiza nuestro plantel.

La DICYT financia alrededor de 300 iniciativas de apoyo a la investigación enmarcadas en concursos regulares, de postdoctorandos, ayudantes de investigación y otros. La implementación de este nuevo concurso de “Apoyo a la Investigación Clínica 2019” para académicos con perfil clínico busca diversificar la Investigación que se realiza en la universidad y lograr en el corto plazo resultados publicables en revistas indexadas en WoS o Scopus.

Para la directora de DICYT, Dra. Dora Altbir, “estos planes de trabajo serán ejecutados en un plazo de un año y medio, y apuntan a generar una mayor presencia de nuestra universidad en los campus clínicos en que se forman nuestros estudiantes, aportando a la formación de éstos en el ámbito de la investigación”.

En tanto, la Dra. Victoria Espinoza, vicedecana de Investigación y Desarrollo de la Facultad de Ciencias Médicas, señala que “la cantidad de investigadores en la Facultad ha ido en aumento y este concurso no sólo constituye una oportunidad para el inicio de nuevas líneas de investigación de docentes clínicos, sino que también permitirá la consolidación de aquellas que ya están en desarrollo por parte de equipos académicos en el plantel”.

Los 8 proyectos adjudicados

Por el Departamento de Kinesiología de la Facultad de Ciencias Médicas fueron adjudicados tres proyectos: “Evaluación isocinética de la musculatura de miembro superior en escaladores profesionales y amateur para determinar el riesgo de lesión producto de la actividad deportiva”, del investigador David Arriagada; “Asociación entre la conducta sedentaria y el riesgo cardiovascular en deportistas de la Universidad de Santiago de Chile: Un estudio de caso-control”, dirigido por el investigador José Luis Márquez; y “Efecto hipoalgésico sobre el dolor agudo post-traumático mediante el ejercicio de fuerza de alta intensidad con banda elástica en pacientes hospitalizados por fractura de tobillo”, a cargo del investigador Rodrigo Jiménez.

Sobre este último proyecto del Departamento de Kinesiología, el profesor Jiménez explica que, dado que existe vasta evidencia del efecto hipoalgésico del ejercicio en el dolor crónico, este proyecto tiene el desafío de demostrar los posibles efectos inmediatos y sumativos del ejercicio de alta intensidad en personas hospitalizadas y con dolor agudo. “Desde el punto de vista clínico es muy significativo, puesto que es una herramienta de bajo costo y de fácil realización para el manejo del dolor que las personas hospitalizadas pueden utilizar, sin olvidar los efectos beneficiosos propios del ejercicio en personas con riesgo de disfunción por su condición hospitalaria”, detalla el profesional.  

Por su parte, la Escuela de Medicina de la Facultad de Ciencias Médicas se adjudicó dos proyectos: “Efectos del tratamiento crónico con modafinilo en adolescencia sobre la conducta motora y actividad dopaminérgica”, de la investigadora, Georgina Renard; y “Aplicación de la estrategia de muestreo “Respondent-Driven Sampling” para el reclutamiento de población migrante haitiana viviendo en la comuna de Quilicura: estudio exploratorio”, de la investigadora María Soledad Navarrete.

En tanto, la Escuela de Obstetricia de dicha Facultad obtuvo el financiamiento de la investigación: “Efecto de las intervenciones digitales para la prevención de infecciones de transmisión sexual/VIH”, del investigador Giuliano Duarte.

Dicho proyecto parte de la hipótesis que los jóvenes que participan de una intervención digital basada en videos con enfoque en la prevención de las infecciones de transmisión sexual/VIH tiene más probabilidades de modificar el comportamiento que aquellos que no participan.

El profesor Duarte explica que “nuestro proyecto consiste en evaluar el efecto de las intervenciones digitales basadas en videos para la prevención de infecciones de transmisión sexual / VIH”. El investigador agrega que “dado la masividad del uso en la tecnología, especialmente en el uso de teléfonos móviles, este tipo de intervenciones digitales basadas en videos diseñados por un equipo multidisciplinario incorporando a los incumbentes o población objetiva pueden mejorar los resultados obtenidos hasta ahora en prevención de ITS/VIH, aumentando el conocimiento, aumentando las pruebas o testeos de ITS/VIH y mejorando la autoeficacia y uso del condón”.

Por la Escuela de Ciencias de la Actividad Física, el Deporte y la Salud fue adjudicado el proyecto “Impacto de un programa de juegos orientados previos a la jornada escolar sobre el rendimiento cognitivo y la obesidad en párvulos: Estudio Active-start Kids”, del investigador Omar Fernández.

Por último, el Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias Médicas se adjudicó el proyecto “Staphylococcus aureus metilcilin resistente aislados desde pacientes de dos Hospitales de la Red asistencial del Servicio de Salud Metropolitano: Caracterización de sus factores de virulencia utilizando herramientas de biología molecular”, de la investigadora Yesseny Vásquez.

El proceso de postulación al Segundo Concurso de Apoyo a la Investigación Clínica 2020 se abrirá en octubre de este año.

Investigador de la Facultad de Química y Biología se adjudica primer lugar en concurso Fondecyt Regular

Investigador de la Facultad de Química y Biología se adjudica primer lugar en concurso Fondecyt Regular

Como una propuesta “altamente relevante a la Físico-Química contemporánea”  e “interesante y altamente original”, dado que “los investigadores proponentes demuestran competencia en el área del proyecto y exhiben un pasado de colaboración exitosa en publicaciones conjuntas” fue calificada por sus evaluadores la propuesta del investigador de la Universidad de Santiago, Dr. Marcos Caroli.

En el texto firmado por Edgar Vogel González, Presidente del Consejo Superior de Ciencia, se comunica que la propuesta elaborada por el investigador perteneciente a la Facultad de Química y Biología fue calificada “con 4,900 puntos, ubicándose en el lugar Nº 1 del Grupo de Estudio de Química 2”.

“Está claro que la concesión y una buena calificación de un proyecto Fondecyt son factores de prestigio para una institución y para los investigadores premiados” contestó el Dr. Caroli respecto a los resultados que arrojó el concurso.

“Es igualmente verdad que cualquier calificación se basa en la visión subjetiva de los evaluadores. Así, juntamente con el mérito intrínseco de la propuesta y del currículo de los postulantes, una buena calificación es también el resultado de la suerte de encontrar evaluadores que sintonicen con las propuestas presentadas”.

El proyecto, que lleva por título “Properties and applications of new perichromic probes and theoretical interpretation of their solvatochromism” tiene una duración de cuatro años, y será financiado con un monto total de $ 142.701.000,00.

Además, considera como coinvestigadoras a la Dra. Carolina Aliaga, quien participará en la evaluación de los sensores radicalarios sintetizados y en los estudios de su fotoquímica, y el Dr. Moisés Domínguez, quien aportará al proyecto su experiencia en síntesis orgánica, en simulación y cálculos teóricos de transiciones electrónicas. Ambos académicos pertenecientes al Departamento de Ciencias del Ambiente.

“El proyecto refleja una colaboración consolidada en investigación básica entre las áreas de química orgánica y físico-química del Departamento de Ciencias del Ambiente, lo que asegura su viabilidad” explica el Dr. Caroli sobre las fortalezas del proyecto. también agrega que “la posibilidad de ampliar esta colaboración con el área biológica, con la expectativa de generar productos aplicados, proyecta la propuesta en el futuro, abriendo nuevas puertas hacia una mayor contribución de la Facultad a la investigación básica y aplicada en la USACH”. 

“El proyecto tiene una vertiente experimental y aplicada, y otra teórica. La primera tiene por objetivo básicamente desarrollar nuevos sensores fluorescentes y/o radicalarios, con posibles aplicaciones como marcadores biológicos. En la parte teórica intentaremos contestar, empleando herramientas de simulación y de mecánica cuántica,  a cuestiones que siguen sin respuestas adecuadas, sobre las interacciones soluto-solvente en soluciones de colorantes y su efecto sobre el comportamiento espectral observado”, indicó el Dr. Caroli respecto a sus alcances.

Académico del plantel investiga relación entre desarrollo humano y áreas protegidas

Académico del plantel investiga relación entre desarrollo humano y áreas protegidas

La preservación y cuidado de las áreas protegidas en Chile ha ido cobrando con los años mayor relevancia nacional e internacional. Así lo demuestran algunos proyectos destinados a impulsar esta temática, como la “Creación de un Sistema Nacional Integral de Áreas Protegidas (SNAP) para Chile”, cofinanciado por el Fondo Nacional para el Medio Ambiente Mundial (GEF) a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) durante el año 2015. En esta misma línea, el académico del Departamento de Gestión Agraria de la Facultad Tecnológica, Dr. Francisco Zorondo Rodríguez, desarrolla actualmente una investigación que busca dilucidar la relación que existe entre bienestar y desarrollo humano y la existencia de áreas protegidas.

El Fondecyt titulado “Bienestar humano y manejo sostenible del bosque nativo en Chile rural: ¿existe relación?”, se divide en dos áreas, una de corte ecológica y otra de corte social, y se desarrolla principalmente al sur de la VI región, en la provincia de Cauquenes.

“El proyecto aborda los instrumentos de gestión de planes manejo de bosque nativo y cómo los pequeños propietarios de bosque nativo logran proteger la biodiversidad. Lo que permite el plan de manejo es la extracción formal y legal de productos forestales, pero eso tiene implicaciones sociales que intentamos evaluar. Es decir, cómo el bienestar de la gente cambia una vez que accede a estos instrumentos, pero también abordando los temas ecológicos: ¿qué pasa con aquellos predios que están bajo planes de manejo de bosque nativo y aquellos que no? ¿cómo cambia la biodiversidad?”, explica.

De igual forma, el investigador menciona que se espera entender cómo estos instrumentos de gestión son aceptados por las comunidades, qué tan dispuestos están a aplicarlos, y cuáles son los factores detrás del hecho de que algunas personas decidan no postular a los planes de manejo.

Beneficios de las áreas protegidas

Diversos estudios postulan que la existencia de áreas protegidas impactan positivamente en el desarrollo de las comunidades aledañas a la zona. Como menciona el académico, “las comunas que han invertido en áreas protegidas han aumentado de un 2% a un 4% el índice de desarrollo humano en diez años. Entonces, si las áreas protegidas por el mero hecho de existir contribuyen a un aumento del índice de desarrollo humano, eso es muy significativo”, destaca.

En relación a de qué forma contribuyen al desarrollo, Zorondo explica que son los mecanismos causales lo que justamente tratan de averiguar y ejemplifica: “Uno podría levantar una hipótesis: si pongo un área protegida en una cuenca, lo que voy a tener será mejor agua. Entonces las comunidades agrícolas aguas abajo se verán beneficiadas para poder estructurar una industria agrícola mucho más estable, más resiliente. Pero si no hubiéramos puesto un área protegida en ese lugar, a lo mejor se hubiera talado y se hubieran establecido plantaciones forestales, y ya sabemos que muchas plantaciones forestales disminuyen la provisión de agua”, detalla.

Sin embargo, también hace hincapié en los problemas y la poca consciencia de quienes visitan estas zonas, destacando que “ese es el problema, que nosotros, los que vamos a visitar áreas protegidas no dejamos nada en el camino, aunque haya un negocio no nos bajamos a comprar nada, porque ¿qué vamos a comprar algo que no encontramos ya en nuestros espacios? Nos llevamos todo listo, pero sí dejamos cosas: dejamos ruido, basura por momentos. Dejamos costos, pero no beneficios”.

Trabajo con comunidades

Parte importante de la investigación se ha realizado con los permisos y en colaboración a las comunidades de pequeños propietarios de bosque nativo de la Región del Maule. Al momento de finalización del Fondecyt se espera reconectar con estas comunidades y realizar seminarios y charlas en torno a los resultados obtenidos y que van en beneficio de éstas.

Además, el docente menciona que de forma paralela también han participado del consejo consultivo de áreas protegidas de la Región del Maule, donde se encuentra la Reserva Nacional Los Queules, Reserva Nacional Los Ruiles y Reserva Nacional Federico Albert.
Estancia en Zurich 

Actualmente el Dr. Zorondo se encuentra realizando una estancia de dos meses en la ETH (Escuela Politécnica de Zurich), durante la cual trabajará en conjunto al Dr. Claude García con el objetivo de abordar aspectos más teóricos en torno a la investigación.

“El objetivo de la estancia es aprender de las dinámicas que ellos realizan sobre teorías de juegos, aplicado a ciencias ambientales. La teoría de juego se aproxima para entender cómo el ser humano puede tomar decisiones en diferentes contextos y el grupo de este investigador lo desarrolla para entender las dinámicas de las prácticas forestales en ambientes productivos. Por lo tanto, voy a conocer sobre estas teorías para aplicar y entender comportamientos humanos, particularmente cómo la silvicultura y la agricultura puede ser desarrollada con temas más sostenibles, como por ejemplo proteger la biodiversidad”, explica.
 

Liderazgo en investigación y educación científica destaca en la formación de los profesionales de la Facultad de Química y Biología

Liderazgo en investigación y educación científica destaca en la formación de los profesionales de la Facultad de Química y Biología

Creada en 1994, la Facultad de Química y Biología surge con la misión de impartir docencia y realizar investigación, extensión y perfeccionamiento en las áreas de las ciencias de la química, de la biología y de aquellas relacionadas con estas disciplinas.

Desde entonces, la unidad académica que hoy cuenta con seis carreras de pregrado, dos magísteres, cuatro doctorados, dos postítulos y un diplomado, ha destacado por su liderazgo en investigación y educación científica, contando con académicos e investigadores de vanguardia y trayectoria, quienes están a cargo de la formación de los nuevos profesionales.

En ese contexto, en la formación inicial de pregrado, las actividades de carácter experimental abarcan un 70% de las asignaturas en todas las carreras de la unidad, donde los estudiantes asisten a laboratorios de ciencia básica desde el primer semestre, para luego avanzar a laboratorios más profesionalizados, tanto en el área de la química, bioquímica y biología, y desde hace un tiempo en las ciencias farmacéuticas, tras la creación de la carrera de química y farmacia.

Al respecto, la decana de la Facultad, Dra. en Química Leonora Mendoza Espínola, enfatiza que la docencia e investigación son funciones básicas vinculadas a la formación de profesionales en una institución de educación superior como la nuestra.

“Para nosotros lo natural es investigar, es parte de nuestra vida, de nuestra tarea, y de nuestro mayor interés. Combinarlo con la docencia es algo que también está naturalizado. Entonces, se transmite desde que los estudiantes ingresan, y se fomenta durante toda su carrera”, puntualiza la autoridad académica.

Ciencia básica y aplicada

Los investigadores de la Facultad figuran actualmente en Comités Editoriales de revistas científicas internacionales indexadas, editan libros, participan en congresos, son citados en textos de especialidades a nivel internacional y realizan un profuso intercambio académico internacional, a través de redes académico-científicas establecidas por autoridades y académicos.

Dicho estatus le otorga a la Facultad una docencia de primer nivel, resaltando la formación de estudiantes centrada en el desarrollo de la investigación científica y tecnológica, que buscan convertirlos en profesionales de excelencia, con pensamiento crítico, liderazgo científico y que puedan responder a las necesidades del país.

Además de los laboratorios asociados a cada asignatura que se comienzan a impartir desde el primer semestre en las carreras más científicas, esta facultad desarrolla en distintas carreras un mecanismo de asignatura enfocada en vincularlos con la ciencia de manera más formal, denominado Unidad de Investigación.

Según explica la Dra. Mendoza, la unidad, que se realiza entre segundo a quinto año de algunas carreras, busca que el estudiante conozca cómo funciona un laboratorio de investigación en una primera etapa, cómo se financia, cómo formular proyectos, cómo se desarrolla una línea de investigación, cómo se realiza la búsqueda bibliográfica, entre otros. Esta labor está orientada principalmente a las carreras de Química, Bioquímica y Química y Farmacia.

Al finalizar la asignatura, el estudiante termina su propia investigación, con una presentación pública y un informe, que sería el primer producto para informar un resultado científico. Posteriormente, los estudiantes de las carreras de ciencias también tienen un año de tesis experimentalistas, realizadas normalmente en el marco de un proyecto científico.

En el caso de pedagogía, la decana comenta que también tienen “una malla muy experimentalista, además de las asignaturas enfocadas en educación”.  En ese contexto, los estudiantes pueden preparar su trabajo de titulación basados en el método científico, para lo cual cuentan con la asignatura de Metodología de la Investigación previo a la tesis.

En concreto, la decana enfatiza que “nuestros estudiantes, desde que llegan a la facultad hasta que egresan, siempre están en contacto con investigaciones, tanto en el ámbito formal como en la convivencia diaria con académicos, con sus pares, etc., y el hecho de que tengan mayoritariamente investigadores como profesores, particularmente en las ciencias más específicas, hace que ellos informalmente se acerquen a la investigación y puedan relacionarla con el futuro de sus trabajos”, destaca.

Además, la Dra. Mendoza destaca las Iniciativas Estratégicas Participativas impulsadas por Prorrectoría el año 2018, que permitieron otorgar fondos para movilizar a más de 45 estudiantes de la facultad a eventos nacionales e internacionales, remarcando el sello de investigación mediante el incentivo otorgado a los estudiantes.

U. de Santiago lidera estudios sobre efectos del cambio climático en la Antártica

U. de Santiago lidera estudios sobre efectos del cambio climático en la Antártica

Una tendencia del ozono a recuperarse, cambios en las nubes y nieves, resistencia de musgos antárticos a la radiación UV y una enzima antártica que permite deslactosar leche de forma rápida, son algunas de los resultados que han obtenido reputados científicos de nuestra universidad en sus viajes al continente blanco.

Considerado un laboratorio a cielo abierto de 14 mil kilómetros cuadrados, la Antártica es un importante sitio de interés científico para profundizar en el cambio climático debido a las consecuencias que ha provocado el calentamiento global en algunas zonas y su influencia en la regulación del clima del planeta.

En ese contexto, y apegados a su rol científico y tecnológico, los investigadores de nuestro plantel han realizado durante más de una década estudios en la zona, apoyados por las expediciones que cada año encabeza el Instituto Antártico Chileno, y que hoy los posicionan como referentes nacionales y sudamericanos en temáticas como clima por un lado y, por otro, en expertos en Biotecnología, donde la U. de Santiago cuenta con grupos pioneros de investigación en ambas líneas.

Uno de ellos es el grupo de trabajo del Dr. Raúl Cordero, académico del Departamento de Física, quien con un equipo de 10 profesionales visita desde hace 9 años el continente blanco para profundizar en estudios de clima. Sus esfuerzos y constancia les permiten operar desde el año 2015 su propio laboratorio de investigación atmosférica, apegado a la Base Escudero. Esto nos posiciona como la única universidad chilena con una infraestructura de este tipo.

Sobre los trabajos que realizan en torno a la caracterización de la climatología antártica, el Dr. Cordero enfatiza que van en línea con el sello científico- tecnológico de la U. de Santiago, y explica que “si queremos entender qué le va a pasar al clima de Chile y al del hemisferio sur, tenemos que entender bien qué pasa hoy al clima de la Antártica”.

Otro grupo destacado es encabezado por el Dr. Gustavo Zúñiga, académico del Departamento de Biología, quien lidera un grupo de cuatro investigadores en estudios biológicos y moleculares. Todos ellos analizan los impactos del cambio climático en musgos y plantas vasculares.
Sobre los trabajos que realizan en la zona, sostiene que “a nivel país somos el único grupo que está haciendo estudios a nivel del metaboloma, es decir, tratando de caracterizar cuáles son los metabolitos que las plantas producen. Eso es interesante y novedoso, porque hay poco conocimiento de los musgos. Estamos liderando una línea que es nueva en el país”, puntualiza.

Glaciares y nubes

En la zona más nublada del mundo y donde se encuentran las nieves más blancas, realiza sus trabajos el Antarctic Research Group, liderado por el Dr. Raúl Cordero.

Durante nueve años de campañas, el prestigioso equipo de investigadores trabaja en el establecimiento de mediciones que evidencien cambios en la composición atmosférica para estudiar el clima.

Para ello, cada año trabajan en su laboratorio ubicado en la Península Antártica y un poco más hacia el sur, cerca del Polo, en el Glaciar Unión.  “El tipo de mediciones que se hacen en ambas es muy diferente. En la península es muy nublado, por lo que nos enfocamos en las nubes. Cerca del Polo es muy despejado; ahí nos enfocamos en la reflectividad, porque la nieve en esta zona es extremadamente pura y reflectiva, lo que la convierte en muy sensible a pequeños cambios de contaminación ambiental en esa zona. Ambas estudian lo mismo: cómo cambian las nubes y la nieve, que retroalimentan el cambio climático”, comenta el Dr. Cordero.

Según explica el científico, la tendencia observada en el último tiempo da cuenta de un “aumento de la nubosidad producto de una intensificación de los vientos circumpolares. En el caso de Glaciar Unión aún no tenemos clara ninguna tendencia, pero estamos enfocados en la caracterización de cuál es la sensibilidad de la nieve a la contaminación por un lado, y a los cambios de temperatura por otro”.

Además, el científico comenta que hoy la capa de ozono está en recuperación, por lo que el equipo está enfocado en monitorear cómo aumenta el ozono, y cómo influirá en los patrones de vientos y precipitaciones.

En ese sentido, con la disminución del ozono en los últimos 30 años las precipitaciones disminuyeron en un 30% en la zona central, por lo que el científico plantea: “Ahora que el ozono tiende a recuperarse, ¿significará que las lluvias van a recuperarse? No sabemos, puede ser poco probable, pero por eso estamos midiendo”, indica.

Durante su última campaña, el equipo lideró la contribución nacional para el Período Especial de Observaciones en la Antártica de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), con mediciones en superficie y con el lanzamiento de decenas de radiosondas y globos meteorológicos desde la base Profesor Julio Escudero.

En palabras del Dr. Cordero, estas mediciones no solo facilitarán mejores pronósticos meteorológicos sino que, además, permitirán una mejor comprensión de cómo los polos afectan el clima global.

¿Hacia una antártica verde?

Estudiar el impacto del cambio climático en los musgos antárticos es el objetivo principal del equipo que lidera el Dr. Gustavo Zúñiga.  Con cuatro investigadores que van a terreno y un gran equipo de colaboradores en el laboratorio, los profesionales comparan especies que crecen en la zona este y oeste del continente blanco, donde las condiciones climáticas son distintas.

Para ello, el equipo trabaja en las Islas Shetland del Sur, donde hay mayor diversidad de especies. También cuentan con algunos trabajos en el Glaciar Unión, lugar en el que han logrado aislar líquenes, “que son los primeros que aparecen cuando deja de haber hielo y son colonizadores primarios de los suelos. Luego suelen aparecer otras cosas”, enfatiza el científico.

Desde hace cinco años, el equipo toma análisis y registros con el desafío de caracterizar los cambios inducidos en el metaboloma de los musgos antárticos por el calentamiento global.

“Hemos observado que a pesar de que las condiciones parecieran ser desfavorables -en términos de que las temperaturas están aumentando-, los musgos están respondiendo bien. No se observa daño todavía en la mayor parte de las especies, lo cual apoya la idea de muchos respecto a que en un futuro la Antártica volverá a ser verde”, comenta el Dr. Zúñiga.

En esa línea, el científico agrega que “ya se ve que los glaciares están retrocediendo con bastante rapidez, y los sitios que están quedando libres están siendo colonizados por musgos, líquenes, y una de las plantas vasculares que nosotros estudiamos: Deschampsia”.

Sobre los estudios que realizan en territorio antártico, el científico enfatiza que están interesados en identificar qué moléculas son responsables de las propiedades de resistencia y qué genes están asociados a la producción de esas moléculas.

Cabe destacar, que los musgos antárticos son capaces de perder agua y secarse hasta en un 95%, algo considerado como imposible para las plantas de cultivos que actualmente conocemos, ya que al perder un poco de agua -como en sequías- éstas mueren, los cultivos se ven afectados, baja la disponibilidad de alimentos y los precios suben, según explica el Dr. Zúñiga.

El trabajo permitirá al equipo realizar formulaciones para generar productos de interés comercial, como el protector solar que creó el equipo, que actualmente se encuentra en revisión para transferencia tecnológica a alguna empresa.

Investigación desarrollada en la universidad revela mecanismo de sobrevivencia del clavel antártico

Investigación desarrollada en la universidad revela mecanismo de sobrevivencia del clavel antártico

“En general, siempre nos llamó la atención que las plantas vasculares antárticas (Deschampsia antarctica y Colobanthus quitensis) sobrevivan tan holgadamente a las condiciones extremas. Hay que recordar que pasan de estar sin luz y bajo nieve, a luz de 24 horas, la que se acompaña de radiación UV-B constante”, contextualiza Rodrigo Contreras, egresado del Doctorado en Biotecnología de la Universidad de Santiago y actual Senior Scientist de Not Company respecto al origen de la investigación que hoy permite entender los mecanismos y las condiciones de sobrevivencia de las plantas vasculares antárticas, especialmente del Colobanthus quitensis, también conocido como clavel antártico.

En síntesis, el paper “UV-B shock induces photoprotective flavonoids but not antioxidant activity in Antarctic Colobanthus quitensis (Kunth) Bartl”, a través años de trabajo e investigaciones realizadas en el Laboratorio de Fisiología y Biotecnología Vegetal con muestras colectadas en la Antártica,  logró determinar el rol de los flavonoides en la capacidad del clavel antártico para sobrevivir a la radiación UV-B.

“Básicamente C. Quitensis, al estar expuesto a radiación UV-B gatilla la síntesis de metabolitos fotoprotectores que generan un film en las células más expuestas, esto evita que niveles nocivos penetren en la planta. Si lo comparamos con algo cotidiano, C. quitensis sintetiza su propio bloqueador solar”, explica el Dr. Contreras.

Respecto a su aplicación, el Dr. Contreras señala que ya se encuentra patentado un fotoprotector derivado de esta planta. “Basado en su mecanismo de supervivencia, aplicamos el principio de la química verde y la transversalidad que puede lograr un mecanismo biológico, en este caso, propio de las plantas para ser usado en seres humanos”, comenta.

La investigación pertenece a los proyectos AT24120963 correspondiente a la tesis de Doctorado del Dr. Rodrigo Contreras, a los proyectos FONDECYT 3160274 (RC) y 1140189 (GZ) y al proyecto INACH Regular RT_14-17 “Respuestas adaptativas de musgos antárticos al cambio climático”, perteneciente al investigador Dr. Gustavo Zúñiga.

Los autores del paper publicado en la edición de marzo de Environmental and Experimental Botany fueron los Doctores Rodrigo A. Contreras, Marisol Pizarro, Gustavo Zúñiga, Hans Köhler y Pablo Zamora.

 

 

U. de Santiago se adjudica FONDEF para implementar un sistema integrado de intervención en escolares

U. de Santiago se adjudica FONDEF para implementar un sistema integrado de intervención en escolares

En Chile más del 70% de la población padece de exceso de peso según la Encuesta Nacional de Salud (2016-2017), mientras que el 39,8% tiene una prevalencia de sobrepeso  y el 31,2% de obesidad.

Este problema se inicia tempranamente en la infancia, momento en el cual al menos el 25% de los niños de primero básico ya presenta obesidad.

Ante este escenario, académicos de Facultad de Ciencias Médicas de la U. de Santiago, el Centro de Estudio en Ciencia y Tecnología de Alimentos de (CECTA) y Centro de Innovación en Tecnologías de la Información para Aplicaciones Sociales (CITIAPS), en colaboración con investigadoras de la carrera de Nutrición y Dietética, de la Facultad de Medicina de la Universidad del Desarrollo, implementarán un sistema integrado de intervención que evalúa tres aspectos: alimentación saludable, actividad física y entornos comunitarios, con el objetivo de fomentar la participación social en Ciudad Sur, asociación de municipios que agrupa las comunas de Lo Espejo, El Bosque, Pedro Aguirre Cerda, La Granja, San Ramón y San Joaquín.

Respecto a la ejecución del proyecto la Dra. Helia Molina Milman, decana de la Facultad de Ciencias Médicas, señaló que este FONDEF "es un proyecto grande que nos ha permitido hacer una alianza estratégica con una universidad privada de alto nivel técnico, y trabajar directamente con los Municipios de Ciudad Sur, lo que nos permite trabajar en determinantes de la salud y factores de riesgo tan importantes como el tema nutricional". En esta misma línea, agregó que la temática a tratar “es de la más alta prioridad nacional, ya que uno de los más grandes problemas que tiene Chile es la alta carga de enfermedades crónicas, y en esta alta carga, la obesidad tiene un tremendo peso específico”.

Alfabetizar en salud

El Dr. Tito Pizarro, jefe de proyecto y  vicedecano de Docencia de la Facultad de Ciencias Médicas, señaló que la iniciativa cuenta con el apoyo de JUNAEB, la Asociación de Ferias (ASOF), quienes brindarán apoyo con la oferta de alimentación saludable en la escuela. A ellos se suma, la Escuela de Ciencias de la Actividad Física, el Deporte y la Salud (ECIADES), quienes capacitarán a profesores  de las comunas participantes para la implementación de una hora de ejercicio diario en los establecimientos considerados en proyecto.

La Universidad de Sao Paulo, también  sera parte del FONDEF evaluando el proceso, gracias a la vasta experiencia de su Escuela de Salud Pública en este tipo de intervenciones.

"Vamos a capacitar a la comunidad educativa, a los papás y profesores, en actividad física, para que estén más dispuestos a realizarla", señaló el doctor Pizarro, quien agregó que parte de la intervención estará enfocada en "modificar la oferta de alimentos para que los alumnos adquieran productos fuera de la escuela o en sus alrededores, sean de mejor calidad nutricional, de lo que se encargará CECTA U. de Santiago. 

José Luis Palacios, sub director de CECTA, señaló que “como centro hemos trabajado hace siete años en la re-formulación de alimentos, en instancias en las cuales, hemos intervenido desde Valdivia a Santiago en la disminución de nutrientes críticos en alimentos artesanales, para poder mejorar la calidad nutricional. El gran desafío es lograr el cambio no solo dentro de la escuela, sino también, generar un entorno saludable a través del aumento de la oferta de alimentos saludables".

Palacios agregó que para ello los agentes que venden alimentos “deben incorporar alimentos saludables atractivos para los niños. Para esto contamos con el apoyo de CODEMA, ASOF, Ruta Saludable, que son asociaciones de pequeños productores y feriantes, que serán un gran aporte en el desafío".

Para ello, se elaborará una aplicación para teléfonos móviles, a cargo de CITIAPS, en la que padres y profesores puedan “informarse fácilmente y saber dónde hay ferias, máquinas de ejercicios comunitarias, ciclovías recreativas o qué está haciendo su consultorio más cercano en tratamientos para la obesidad infantil”, relató el Dr. Pizarro.

El académico agregó, además, que como equipo “esperamos ver, al final de los tres años que dura el proyecto, niños más saludables y con conocimiento claves en actividad física y nutrición. Nuestra meta es que este sistema de intervención integral pueda ser aplicado en todas las comunas de Ciudad Sur y ojalá en todo el país".

Las palabras del jefe de proyecto, son compartidas por las de la máxima autoridad de esta Unidad Mayor, quien señaló que “no se puede tratar la obesidad como un tema individual, sino que hay que evaluar cuáles son las políticas públicas a nivel local y nacional que son facilitadoras para que la gente tome las mejores decisiones en relación a su alimentación. En este sentido, este proyecto va a dejar enseñanzas y productos de alto interés para el país, que podrán ser replicadas en otros espacios".

Planetario USACH cumple 34 años e incorpora nuevo proyector óptico

Planetario USACH cumple 34 años e incorpora nuevo proyector óptico

Los 14 de marzo son días astronómicos: el nacimiento de Albert Einstein, la muerte de Stephen Hawking, el día de Pi y la inauguración del primer –y único, hasta el momento- Planetario de Chile.

Desde la llegada del proyector Carl Zeiss, a fines de la década del sesenta hasta hoy, han pasado muchos sucesos: el hombre llegó a Luna, comenzaron las misiones espaciales, las sondas nos han enviado valiosa información de nuestro Sistema Solar, los telescopios son cada vez más potentes y precisos para descubrir el Universo y hasta planeamos una misión a Marte.

Planetario también ha tenido cambios, ya que después de muchos años, al antiguo proyector óptico de estrellas Carl Zeiss modelo VI, le llegó compañía: el sistema de proyección digital Power Dome-, uno de los más modernos del mundo, que combina 8 proyectores VELVET logrando una imagen única de alta resolución (4K) proyectada en 360°. Así nuestro Planetario combina dos tecnologías (análoga y digital) que entregan a nuestros visitantes una experiencia inolvidable.

La misión de este centro de divulgación científica es difundir la astronomía, cultura y ciencias. Recibimos a todos quienes deseen conocer el Universo, sin importar su edad, género, color de piel, situación económica, política o social. Tenemos la certeza que, como dicen constantemente los astrónomos, somos polvo de estrellas, y eso nos hace iguales en el Universo.

Queremos que todos se encanten con la belleza de las estrellas, por eso tenemos una oferta que incluye nuestra cartelera fulldome con películas para grandes y chicos; constantes charlas gratuitas en las que astrónomos y científicos de diversas áreas nos acercan a la ciencia; Jornadas de Observación Astronómica que a veces son el primer contacto de muchas personas con un telescopio; conciertos de música en vivo que nos recuerdan que la belleza del universo es magia; y múltiples talleres y actividades para que los más pequeños entiendan fenómenos astronómicos jugando y que sueñen con ser astronautas, astrónomos, o creadores de naves espaciales.

Agradecemos a todos quienes han aportado en este viaje: a la Universidad de Santiago de Chile, al nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación;  a CORFO, por ayudarnos a llevar nuestro trabajo a otros países; a nuestro gran aliado, CONICYT y a todas las instancias gubernamentales que respaldan en nuestros proyectos. A los Observatorios e Instituciones Científicas, por compartir conocimiento.

A todos los astrónomos y científicos que participan en la difusión de la astronomía y ciencia. 
A cada colegio que nos prefiere para acercar a sus estudiantes a las estrellas.
A esos papás que optan por entretener a sus hijos con astronomía.
A todos los que deciden venir a Planetario y se sienten viajando por el Universo.
A los medios de comunicación y su compromiso con la difusión astronómica.
Y a todos los trabajadores de Planetario USACH, que dan vida a este proyecto.

Hace 34 años abrimos la puerta del Universo a Chile. ¡Que este viaje no termine jamás!

#Planetario34Años

U. de Santiago crea Centro de Investigación en Litio y Aplicaciones de Minerales Avanzados

U. de Santiago crea Centro de Investigación en Litio y Aplicaciones de Minerales Avanzados

Contribuir a mejorar la competividad global de la industria minera extractiva de minerales de alto valor, aportando soluciones integrales que aborden el proceso extractivo y sus aplicaciones en distintas áreas productivas, es el objetivo general del proyecto Centro de investigación en Litio y Aplicaciones de Minerales Avanzados.

La iniciativa, liderada por nuestra casa de estudios a través de la Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo e Innovación, surge en línea con su preocupación histórica por el desarrollo del país, con el fin de aportar innovaciones científico-tecnológicas y soluciones creativas.

Al respecto, el prorrector de nuestro Plantel, Jorge Torres Ortega, comenta que la iniciativa busca “otorgar soluciones innovadoras e integrales a la industria nacional e internacional de minerales avanzados, que permitan proteger el medio ambiente, las relaciones con el entorno, la generación de aplicaciones novedosas y con alto valor tecnológico, además de mejorar la contribución económica de la explotación de estos minerales para el país, insertos en las distintas industrias”.

En el proyecto participan los equipos de DGT y VRIDEI, encabezados por la Dra. María José Galotto y el vicerrector Dr. Julio Romero, el equipo de trabajo del Dr. Alonso Arellano y académicos de la Facultad de Ingeniería, además de aportes de la VIME, a cargo de la Dra. Karina Arias.

Trabajo en el Salar de Llamara

Con un equipo consolidado y de vasta trayectoria académica y científica, nuestra casa de estudios, que cuenta con un conjunto de infraestructura, laboratorios y personal capacitado para realizar actividades de investigación, desarrollo e innovación relativos a la industria del litio, ya se encuentra realizando estudios en el Salar de Llamara, ubicado a 141 kilómetros al sudeste de Iquique, en la Región de Tarapacá.

Allí nuestra universidad cuenta con una concesión de 5.900 hectáreas, de las cuales 300 fueron compradas por nuestra institución para desarrollar el Centro, y las 5.600 hectáreas restantes fueron facilitadas por un privado, para que la U. de Santiago pueda realizar estudios en la zona.

En ese sentido, la directora del Departamento Gestión Tecnológica, Dra. María José Galotto López destaca que “la ventaja comparativa y competitiva de nuestra universidad la da, además, el acceso que tiene al Salar de Llamara, lo que se trasforma en un laboratorio a cielo abierto donde se puedan realizar actividades de exploración en condiciones extensas y privilegiadas, permitiendo posicionar a la Universidad de Santiago como un potencial líder en investigación en tecnologías avanzadas para la minería”.

A cargo de la exploración de los recursos presentes en el salar, de material sólido tales como rocas específicas, y en representación del Departamento de Metalurgia, que estudia procesos para hacer más eficiente la extracción de material, se encuentra el Ph.D. en Ciencias de la Ingeniería, Alonso Arellano Baeza.

Sobre el proyecto, el Dr. Arellano destaca la larga trayectoria de nuestro plantel realizando estudios en salares, desde la U. Técnica del Estado, y que asegura hoy fortalece su trabajo con la adquisición de la concesión.

“En este lugar las posibilidades de hacer investigación, desde la exploración, extracción y procesos, y de poder darle un valor agregado al material que se extraiga, le da una gran oportunidad a la creación de un centro de litio y tierras raras, que es un gran plus para nuestra universidad, que posee una gran capacidad de investigación y desarrollo científico tecnológico”, explica el Dr. Arellano.

A su vez, el experto  destaca los usos del litio, que van desde medicamentos a tecnología aeroespacial, como aleaciones, energía para baterías y electromovilidad, entre otros.

Rol social, productivo y acreditación institucional

Sobre la impronta histórica de nuestro plantel, que desde sus inicios busca contribuir al crecimiento y desarrollo de nuestro país, destaca el foco importante que da a la transferencia y la gestión tecnológica.

En esa línea, el prorrector Torres afirma que “cuando se presentó la posibilidad de tener acceso privilegiado a una concesión minera, nos pareció una excelente instancia para formar un centro que se dedicara exactamente a investigar sobre minerales y que pudiese generar aplicaciones en minerales avanzados, para que se pueda generar una industria y tecnología que aporte al país”.

Por su parte, la Dra. Galotto sostiene que “el hecho que la universidad cuente con más centros de investigación de primer nivel, entre los que se encontrará el Centro del Litio, nos va a permitir afrontar la acreditación de nuestra casa de estudios de manera más sólida, presentando una investigación colaborativa, interdisciplinaria en temas emergentes a nivel país con la solidez que dan los académicos de nuestra casa de estudios”, puntualiza.

Además, el equipo de expertos destaca la posibilidad de que el Centro permita a nuestra universidad, generar vínculos efectivos a nivel internacional con otras universidades para intercambios de experiencias, de conocimientos y de apoyo, y que, además, dé acceso a contribuir con actores y ambientes fuera de nuestro país.

“Será un impacto realmente positivo y que permitirá mostrar afuera que la Universidad de Santiago es un polo de I+D+i en Latinoamérica”, concluye el prorrector Torres.

Físicos del plantel diseñan detector de partículas de alta energía para incluir en satélites

Físicos del plantel diseñan detector de partículas de alta energía para incluir en satélites

Revolucionar la ciencia chilena busca un equipo de profesionales de la U. de Santiago y la U. de Chile, quienes en conjunto lideran la construcción de Suchai II y III, nanosatélites de 10x10x30 centímetros con un peso aproximado de 3 kilos cada uno, que buscarán ser lanzados próximamente al espacio para contribuir al conocimiento nacional en ciencia satelital.

El objetivo de la innovación es estudiar los fenómenos que ocurren en la magnetósfera y la ionósfera terrestre que causan impacto sobre la vida cotidiana, tales como poder predecir el comportamiento de la ionósfera durante el desarrollo de tormentas geomagnéticas, que es relevante para la navegación basada en el uso de GPS.

En su desarrollo, uno de los dispositivos que cobra vital importancia es la incorporación de un detector de partículas de alta energía.

Si bien, actualmente esta tecnología existe, suelen ser de gran tamaño y costo. Es por ello que al ser invitado a conocer el proyecto, el académico del Departamento de Física, Dr. Ernesto Gramsch Labra, asumió -hace poco más de medio año- el desafío constructivo.

Junto al investigador trabaja el estudiante de cuarto año de Ingeniería Física, Nicolás Eugenio Herrera, quien fue invitado por una de las líderes del proyecto de nanosatélites, la académica de nuestro plantel, Dra. Marina Stepanova.

El dispositivo, que permitirá rastrear e identificar partículas de alta energía tales como neutrones, protones y electrones, buscará ser -en su construcción final- de dimensiones ínfimas, lo que implica un desafío respecto a la tecnología existente. Además, deberá ser tolerante a la radiación y luz solar en el espacio, para evitar su desgaste.

Al respecto el Dr. Gramsch comenta que el detector medirá neutrones, protones y electrones, “que otorgan información respecto a los plasmas espaciales presentes en la atmósfera, que deflectan la mayor parte de los campos magnéticos y las partículas que vienen del sol. Uno de los objetivos, es estudiar las tormentas solares y los efectos que tiene sobre la tierra”, explica el físico.

Proyecto

Cabe destacar que la magnetosfera terrestre es una región altamente dinámica que rodea a la tierra, donde el campo magnético es dominante, y que la protege contra las partículas cargadas de alta energía provenientes del Sol. Allí, los iones del plasma solar -que son partículas cargadas- interaccionan con las líneas del campo magnético, siendo deflectadas alrededor de la Tierra.

De tal manera, entender la distribución de presión del plasma, es vital para evaluar su estabilidad.

Según explica Nicolás, para poder detectar las partículas utilizan láminas de silicio, que suelen usarse en celdas solares y hasta en los lectores de código de barra que se usan en los supermercados.

“El satélite que se lanzó (Suchai I) tiene incorporado algo similar, pero no era lo más específico, es lo mismo que se usa en otros satélites, pero no tiene la misma finalidad, entonces se busca especializarlo más a los requerimientos que tiene la órbita y al rango de energía que se quiere medir”, comenta el estudiante.

En tanto, el dispositivo deberá ser capaz de enfrentar problemas asociados a su liberación en el espacio. Entre éstos, el Dr. Gramsch explica que el principal es “la radiación que rompe todos los circuitos electrónicos y empiezan a degradarse”.

Es por ello que incluirán detectores y electrónica que sea menos sensible a la radiación y, a su vez, a la luz solar.

Se espera que el detector mida menos de 2 x 2 x 8 centímetros, ya que a menor tamaño será más óptimo. Mientras, el equipo ya se encuentra realizando pruebas en el Laboratorio de Óptica y Semiconductores del Dr. Gramsch, donde están midiendo partículas alfa y rayos X, obtenidas de detectores de humo.

Sobre su participación en el proyecto, el estudiante afirma que significa un gran aporte a su formación. “Es genial, porque se trata de una instancia que te permite integrar todo lo que has aprendido en la carrera, aplicarlo, y ver cómo se puede implementar todo el conocimiento obtenido”, puntualiza.

La dupla pretende terminar el dispositivo en un par de meses, mientras que su prueba final al interior de los satélites dependerá de la obtención de fondos para el lanzamiento de Suchai II y III.

 

Páginas

Suscribirse a RSS - Ciencia