Se encuentra usted aquí

El Costanera Center “es un monumento de la economía capitalista”

  • Rodrigo Vidal cree que el edificio más alto de América del Sur es una muestra de una sociedad discriminadora que quiere mostrar su exitismo económico. “El Costanera Center nos recuerda lo más bonito de Estados Unidos, de Europa y de los países desarrollados, sin embargo, cuando vamos en el Metrotren podemos ver la pobreza de la India, aquí mismo, en Pedro Aguirre Cerda”, sostiene el académico.
  • El director Vidal cuestiona además la tardanza en la ejecución de ocho obras de mitigación vial anunciadas por el MOP para contrarrestar el impacto de la mega infraestructura, que, según advierte, desencadenará atochamientos nunca antes vistos en el país.

El edificio Costanera Center aún no se ha inaugurado y ya es una obra paradigmática en el país, al erguirse como la edificación más alta en América del Sur, con 300 metros de altura y 70 pisos.

Para el director del Magíster Integrado de Diseño Arquitectónico (MIDA), de la Escuela de Arquitectura, Rodrigo Vidal, la gran infraestructura es “un símbolo de la economía de mercado”. Los gobiernos, plantea, necesitan dejar sus legados, como “los grandes edificios de altura de Dubai; las grandes autopistas urbanas, centros comerciales, barrios chic, aeropuertos de lujo, algún puerto extraordinario o lugares cinco estrellas que se construyen como símbolo del exitismo económico de esta sociedad”.

Pero no sólo la ineludible presencia del Costanera Center en la ciudad ha provocado comentarios. La polémica se ha centrado en el impacto vial que la obra generará en sus alrededores. “En conjunto con la aledaña Torre Titanium y los edificios cercanos, se va a generar un impacto de 25 mil vehículos sobre la zona, lo que ocasionará tacos y atochamientos no vistos hasta ahora”, plantea el académico Vidal.

“Cuando genero proyectos como la Costanera, autopistas urbanas o la Autopista Vespucio, lo que estamos construyendo son vías del siglo XXI, para una ciudad del siglo XIX, con un trazado antiguo, con calles estrechas y semáforos cada 125 metros, por lo tanto, antes de la determinación de ingeniería tengo que poner a la mesa a los especialistas del MOP junto con los del Serviu, para que se pongan de acuerdo cómo van a conectar estas dos realidades”, agrega el arquitecto.

Obras de mitigación
Respecto de las ocho obras de mitigación que anunció el Ministerio de Obras Públicas (MOP), Vidal advierte que estos trabajos debieron comenzar junto con la construcción del Costanera Center y no después. “¿Por qué la municipalidad o la ley no exigen que estas obras se realicen en paralelo a la construcción del edificio para que entren en funcionamiento en conjunto?”, cuestiona el arquitecto respecto de estas obras que comenzarán en octubre y tendrán un valor de 500 millones de dólares. “Desde el punto de vista de la ingeniería, son muy buenos proyectos, pero sólo eso”, ya que no contemplan a la ciudad y a sus habitantes en todo su conjunto, agrega el experto.

Pero eso no es todo. Aunque considera que estas obras son soluciones interesantes, una vez que se terminen, de aquí a dos años más, “en Santiago vamos a tener casi dos millones de automóviles y siete millones de habitantes, es decir, estas obras de nuevo van a colapsar y eso tiene que ver con la forma de cómo estamos pensando la ciudad”, explica el académico.

Según el arquitecto, lo más importante es determinar dónde vamos a desarrollar la urbe, “si vamos a invertir en mejorar las rutas, el equipamiento, las viviendas, los barrios, las plazas, el comercio, los malls. O el Estado va a generar solamente piso para que el privado haga lo que quiera”, se pregunta Vidal.

“Vivimos en un país tremendamente discriminador. Mientras tengamos este modelo de país, con una economía de mercado exacerbada, donde la democracia la tenemos más de nombre que de participación, cuando sigamos con soluciones parche, y sigamos alimentando carreteras para ciertos sectores de la población, vamos a hacer buenos proyectos de ingeniería, pero no vamos a resolver el problema principal que es la mala calidad de vida, social y ambiental”, enfatiza el experto.

“El Costanera Center nos recuerda lo más bonito de Estados Unidos, de Europa y los países desarrollados, sin embargo, cuando vamos en el Metrotren podemos ver la pobreza de la India, aquí mismo, en Pedro Aguirre Cerda”, sostiene, finalmente, el director Vidal.